RELATO: “Queridísima Estelada”

Queridísima Estelada:

 

Últimamente me he preguntado si todavía recordarás nítidamente aquel trío (“ménage à trois” me parece muy sofisticado) que te montaste conmigo y el amor de tu vida. Fue la noche del 2 de octubre de 2003. Hace ya tanto de aquel fatídico día y peor noche en tu piso compartido, y aledaños, de Lavapiés, que por eso me dirijo a ti, Estela, a fin de curiosear por tu abúlica memoria. Parece mentira lo que entre los mass media y mi hipermnesia se puede llegar a recordar tan vívidamente. Nunca me gustó mirar para otro lado ante los oprobios, ni siquiera los del recuerdo, bien lo sabes. Habiendo compartido tanta vida, en tiempo y vivencias, con una felona como tú, necesitaría mil páginas para abordar tus afrentas hacia mí, pero me centro en esta, que además está radiantemente de moda en esta España desquiciada, plutocrática, endogámica, cleptocrática, alelada, nepotista y oligárquica.

Mi bendita o maldita memoria, según lo que evoque, fue despertada por este grotesco suceso hace ya un par de años, gracias a la impertinencia de los mass media, que engalanaron mi quijotera con la foto de un abogado/diputado del partido fascista catalán y etarra CUP, con un talento y afición sublimes como abogado defensor de terroristas, acompañada de un nombre: Benet Salellas. Inmediatamente saltaron las alarmas en mi atolondrada cabeza y te puse un güasap con la foto y el nombre para confirmar mi sospecha de que se trataba de él, del tercer miembro de aquel trío madrileño nocturno, del amor de tu vida. Como si del final de una mala película se tratara, me confirmaste que , efectivamente, el asesino era el mayordomo.

Por suerte para mí (no sé si para ti también), fue un trío tántrico, psicosomático… qué se yo, pero no fue un acto sexual al uso, por supuesto, pues sólo estuvo en tu pérfida mente. Menos mal, porque hubiera parecido algo así como el típico chiste malo de: “esto son un francés, un inglés y un español…”, pues yo era tu novio (o pareja, o compañero o cualquier otra manera que tenías de llamarme menos novio) y el amor de tu vida era gay (un burgués no puede ser maricón). Pero vaya… esta peculiaridad de la identidad sexual de este despreciable individuo sólo la sabíamos por entonces él y yo (lo de él lo supongo, lo mío no, pues te lo dije esa misma noche, tras conocerlo, y me lo confirmaste años después, tras haberme cambiado como novio, pareja, compañero… por él). Empatizo mucho con psiques ajenas, quien bien me conoce bien lo sabe.

Desde que la “memocracia” (gobierno de los memos, una enfermedad incurable y pandémica) permite que los etarras y fascistas sin tapujos puedan ostentar cargos políticos en España, los mass media me han agasajado, y martirizado, con pantagruélicos banquetes informativos sobre este mentecato y su grupo de tarados catalanes. En varios e-mails posteriores en los que te puse al día de la realidad de tu ex-pareja/compañero me confesaste tu desinterés y desconocimiento de toda la realidad sociopolítica actual, pero como al igual que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento, el de la realidad sociopolítica no exime de que yo te diga lo que me de la gana (que es algo así como “lo que me salga de los cojones” pero en fino, como si el contexto fuera una cena familiar y no una reunión de amigos). Obviar las humanidades, la historia, la sociopolítica, la filosofía, etc. es el mal más extendido en España, sobre todo entre personas muy inteligentes como tú, pero enormemente necias a la vez. Tantos años de estudio para ser arquitecta dan como resultado un exquisito dominio de la construcción de edificios, sublimes conocimientos en arte, desborde de creatividad… pero nula formación sociopolítica, que es lo que rige todo lo demás y, por lo tanto, hay que conocerlo como el abecedario.

Mi hipermnesia no alcanza el extremo de recordar la fecha de una cena de hace 14 años, pero a donde no llega aparece Google. Sé que fue el 2 de octubre porque el día siguiente fue el juicio en la Audiencia Nacional contra varios integrantes del Comando Barcelona de ETA, a dos de los cuales (Daniel Morell y Sergio Orge) defendía el amor de tu vida. Antes de que nos presentaras, y tras más de un año que me hablabas de él casi al nivel de los mass media de ahora (recuerda que hasta mi compañero de piso de unos meses antes, Andrés, conocía a este tipo y a su pandilla de secuaces gerundenses y hablabais de ellos) creía que iba a conocer al único abogado altruista, benévolo, filántropo y encantador del mundo, pues así me lo habías vendido y yo, por entonces, no usaba internet para nada. Si la hubiera usado, con solo googlear “Benet Salellas abogado” me hubiera topado con un tipo de aspecto irrisorio y nauseabundo a partes iguales, o desiguales según te pille el humor al mirar la foto, y hubiera leído su biografía. Este tipo era el capo del bufete familiar donde trabajaba de penalista tu amor, su padre, que ya no es un peligro para la humanidad pero sí para San Pedro y sus querubines. De casta le viene al galgo… en este caso, sobre todo, la rabia. Un bufete encargado de defender a terroristas de ETA y la Yihad, okupas, fascistas catalanes que queman banderas de España en actos públicos, comunistas, etc. El caso es que no lo hice y le saludé al llegar como quien recibe a un amigo. No obstante, habiendo yo dejado Derecho en cuarto y tras varios encontronazos con la ley, sabía que abogado y bondad es un antagonismo en el 100% de los casos, aunque sigo esperando esa excepción que confirma toda regla, que creí de veras iba a ser tu adorado amigo gerundense.

Lo de la excepción se evaporó como esos dos peces de hielo de la canción de Sabina, pues al nada de entrar nos contó a qué venía a pernoctar a tu casa, pues tú no lo sabías, ¡hasta ahí llega tu pasotismo! A la mañana siguiente iba a defender a los etarras, que habían sido detenidos por hacer de su casa un piso franco para ETA, no para todos los miembros, pues necesitarían el Palacio Real y estarían apretados, ojo, sino para varios. Dijo que era inconcebible que este Estado fascista que, según él, es España hubiera acusado a sus dos clientes por el mero hecho de ser dos hombres jóvenes y no a la anciana que vivía frente a su piso, pues el soplo era que en la planta de tal piso de Barcelona estaba el piso franco, pero sin saber cual de las dos puertas que había era. Eso era prejuzgar en base a prejuicios fascistas, según él, porque una anciana ha de ser inocente de antemano y dos jóvenes no. Que fueran realmente los que alojaron a miembros de ETA a él le daba igual… aunque era verdad y así nos lo contó y se quedó tan ancho el notas. Claro, que para ancho el juez de la Audiencia Nacional que absolvió a estos dos terroristas…tú y yo sabemos más que todo un juez de tan alto tribunal, somos cojonudos, como la sección de reconocimiento del Sargento de Hierro.

Sin duda sufrí algún tipo de estado de shock, lo que acababa de contarme era lo último que imaginaba oír, por delante incluso del famoso: “Yo soy tu padre” que le soltó Darth Vader a Luke; pues no entiendo como según me dijo eso no reaccioné a lo Charles Bronson, ya que estoy citando pelis. Pero como bien dice una ley de Murphy: “ninguna situación es tan mala como parece, puede empeorar”. Lo que no sabe el tal Murphy este es que cuando una mala situación no se ataca y ataja de inicio, se desboca y no para nunca de crecer y de emponzoñarlo todo. Fíjate a lo que ha llegado tu amado desde esa noche, googlea un poco y alucina o hínchate de orgullo. Tras cenar y averiguar que este tío era mala gente, maricón (esa noche no sabía que era un burgués) y alcohólico crónico y agudo (agudo es el que se emborracha, crónico el que bebe todos los días sin emborracharse, y las 2 cosas el que está todos los días pedo) bajamos al Candela, un famoso bar flamenco lleno de gitanos, extranjeros y otras personas de dudoso bienvivir, que estaba al lado de tu piso compartido. Allí fue donde la caja de Pandora se abrió a tope y si no fuera porque por entonces mi cabeza ya era calva y la parte que no me la rapaba al 0,5, hubiera vuelto a tu casa con unos pelos tipo la loca de los gatos de los Simpson.

Me sigue asombrando que nunca me hayas dicho nada coherente relativo al altercado que este extraviado mental, este energúmeno colosal, protagonizó en el Candela. Tras decirle que me había licenciado hacía menos de un año en Ciencias Políticas y estaba preparando un proyecto para una beca de investigación sobre mi teoría de que los grupos terroristas españoles han sido siempre mafias y no movimientos ideológicos ni revolucionarios… empezó el follón. Tu amigo Gandhi nos obsequió con gritos, insultos hacia mí, violentos golpes en la mesa, amenazas también hacia mí, amagos de dejar el bar y reiteradas huidas a la barra cagándose en todo lo que para él era cagable. Aquí te recuerdo algo que me jodió mucho: ni tú ni yo recordamos coger pasta para salir, sólo teníamos para una consumición y este tipo, haciendo gala de su catalanidad, no nos invitó a nada y se tomó 5 o más tercios de cerveza, Mahou roja por supuesto, pues es antiespañol pero no gilipollas. Ya que le diste alojamiento y cena gratis bien podía haber tenido el detalle o habernos hecho un préstamo a bajo interés. No me extraña que los Bancos importantes catalanes hayan salido por pies una vez que este tipo y sus gañanes han alcanzado el poder.

Respondí a su fascismo de la única manera que no hay que hacerlo: sin violencia verbal y/o física. Todavía no me lo explico, porque soy muy vehemente y tengo mucha mala/buena hostia, y un tío que me grita que apoya a ETA, a Terra Lliure, al GRAPO, (al FRAP no lo conocía el indigente intelectual) a la Yihad; que odia a España, que somos todos fascistas criminales genocidas, que oprimimos y masacramos a Cataluña, intuyo que desde mucho antes de que existiera España, Europa y el Planeta Tierra. Eso sí, me gritó (con mirada de psicópata) un insulto que me hizo mucha gracia: “¡Principito!” en referencia al del libro francés. Si por entonces llego a tener el tatuaje que llevo ahora con un dibujo de ese libro, se lo enseño y le da un merecido soponcio. La explicación a mi pasividad está clara, sufrí una obnubilación temporal debido a tu inquisidora presencia y al respeto inicial que para mí merecían los adorados e idolatrados amigos de la que era mi novia por entonces. Eso sí, rebatí con datos reales todos y cada uno de sus delirios, alcé también la voz para que entre sus gritos me oyera. Le humillé culturalmente. Pisoteé su atrofiado discurso sin compasión. Cómo se cabrean los fascistas cuando les demuestras las mentiras de su odio.

En el extremo del esperpento llegué a darle de nuevo la mano en tu casa tras tu insistente petición a ambos de que “hiciésemos las paces”. Joder, nunca he sido tan gilipollas en mi vida. Esa sí que es la excepción que confirma la regla de mi tolerancia cero con los fascistas. Tras irnos cada mochuelo a nuestro olivo, tú y yo compartíamos uno y él estaba en otro aledaño ,pared con pared, se me olvidó el altercado pues me asaltaste sexualmente como nunca lo habías hecho, parecía que te había pagado o algo, o que éramos parte de una escena erótica de película. Con los años comprendí que tu lascivia inaudita de esa noche respondía a alguna perversidad tuya, a la que yo he dado en llamar jocosamente “trío”, tras saber que ya por entonces –y hasta antes de conocerme– el tipejo este era para ti “el amor de mi vida”. Permíteme que te recuerde algo que ese piso de Lavapiés me evoca: la noche en que me dijiste que tú ya no me gustabas y que yo estaba pensando en otra mientras estaba intentando dormir en tu cama. El motivo era que esa noche estaba pegado a ti, sin estar palote. Cuando lo estaba, que era casi siempre, me decías que sólo te quería para follar. En fin.

A la mañana siguiente me recuperé de mi estado de imbecilidad de la noche anterior y lo primero que hice fue consultar con una abogada penalista sobre que el abogado defensor de dos etarras me había dicho que eran culpables e iba a defender su inocencia ante la Audiencia Nacional. Me contestó lo que yo sabía, que no se podía hacer nada por la confidencialidad entre cliente y abogado y el derecho a defensa que tienen todos, aunque sean culpables. Desde ese día mi relación con este etarra fue de odio brutal mutuo, como me confesaste que te dijo. Lógico, alguien como él que odia tanto, debido a su psicopatía genética y alimentada en la adoctrinadora dictadura catalana post-transición, ¿cómo no iba a odiarme? Cómo me gustaría otro cara a cara con él ahora que ya pasó mi enajenación mental transitoria. Siempre tendré la curiosidad de saber lo que le respondías cuando despotricaba de mí. Porque como siempre le defendías cuando hablaba de él, supongo que en el colmo de la paranoia harías lo mismo conmigo, pues tú de ideología sociopolítica andas más escasa que de ropa uno que se está duchando. Mi odio sí que está justificado, cualquier persona de bien lo sabe, menos tú y Cocomocho & secta de tarados.

Cada uno es libre de juntarse con quien quiera y ya los demás que juzguen y se relacionen con quien quiera también. Pero de lo que nadie es libre es de mediatizar la vida de su pareja en base a mentiras, provocar con el engaño falsas expectativas, erróneas realidades y actos que nunca se hubieran producido. Cambiaste mi destino. Llenaste mi presente de mierda y mi futuro de incertidumbre. El futuro es una suma de presentes. Me jodiste el presente, me jodiste el futuro, o me lo cambiaste. Tras dejar lo nuestro mi vida mejoró profesional y sentimentalmente, y así sigue (cuando digo “profesional” hablo de ejercer una profesión, no de ganar dinero con ella, el dinero no me interesa, ni cobro ni pago peajes a la vida).

“La duda es el principio de la sabiduría” (Descartes, el del “cogito ergo sum”) Yo siempre dude de ti, argumentos me dabas más que de sobra, pero mi ceguera se superpuso a la duda.

“La palabra se ha dado al hombre para que pueda encubrir su pensamiento” (Talleyrand) Cuántas mentiras te aguanté, hasta que la verdad afloró, de una manera u otra la verdad siempre aflora, todo se sabe y se hace justicia. La pena es que, muchas veces, esa justicia llega tarde y el daño es ya irreparable. Los egoístas manejáis a la gente como marionetas y sólo alguien tan perspicaz como yo pudo descubrir tu engaño y tras 3 años de errores vitales continuados por mi ignorancia de tu mentira, retomar el timón de la nave de mi vida y volver a poner proa al norte, como el verniano capitán Hatteras.

Al poco de lo del Candela me dejaste, una vez más. Esta vez alegaste que nunca habías visto cabreado y fuera de sí a Benet, un hombre de paz (como su adorado amigo Otegui) , adorable y todas esas mierdas que tu mente barruntó. Que sólo yo era tan malvado como para sacar de sus casillas a alguien así y que eso no ibas a consentirlo para tu vida, no querías a alguien como yo en ella. Y por eso me dejaste. ¡Cojonudo! El ultrajado e insultado por un etarra fascista catalán, que además era tu novio, era el malo y el otro el bueno. Normal, tenías planes de futuro con él y el amor es ciego. Menos mal que hasta tu hermana, que fue la que te presentó a este parásito, nos dijo: “Ya me han dicho que el otro día fatal con Benet. No me extraña, se le ha ido la olla totalmente defendiendo a ETA” al año y medio, cuando defendió a Al Qaeda, dijo lo mismo. Menos mal , alguien de tu entorno que pensaba coherentemente como yo. ¡Menuda sorpresa te llevarías!. Acabo con tu hermana diciéndote que me dijo, sin yo preguntárselo: “mi hermana hace cosas muy raras, inexplicables, como enamorarse locamente de Benet en cuanto se lo presenté”. Obviamente yo sabía de este sentimiento hacia él, pues saltaba a la vista en cada uno de tus comentarios. Querer o desear a alguien ajeno a tu pareja no es malo, al contrario, es necesario. No podemos vivir obcecados. Ese fue mi error, yo sí me obcequé contigo y no sólo no veía a otras… sino que no te veía a ti. Por supuesto al poco volvimos a ser pareja. Qué puto desquicio el nuestro.

Para no aburrirte con lo que sabes de sobra, sólo decirte cómo averigüé que me habías dejado por él. Tras la enésima vez que cortaste conmigo, yéndote a vivir a Londres sin billete de vuelta, sin proyecto laboral o formativo alguno, a un piso compartido y a trabajar en un pub… con 30 años y casi recién licenciada en arquitectura. Fue una sutil manera de dejarme, sabiendo que yo no te seguiría en esa loca aventura pues ya había estado 15 días en Londres y no quería volver, y que en esas fechas me estaba labrando un porvenir como creativo audiovisual y literario en España y, lo más importante, que no creía en las relaciones a distancia y menos bajo esas circunstancias de irse “porque sí , no sé a qué y no sé cuando volveré”; y ni se me pasaba por la cabeza abandonar tanto tiempo a amigos y familiares. Pero sin duda recordarás que no insististe lo más mínimo en que te acompañase. Creo que sobran las conclusiones. A los pocos meses cortamos oficialmente, por lo menos por mi parte, tú ya lo hiciste cuando decidiste irte. El caso es que en ese tiempo yo era bastante Zambombo contigo. Zambombo es un estupendo personaje calzonazos, protagonista del buen libro: “Amor se escribe sin hache” de Jardiel Poncela. El libro, y mi conducta de entonces, la resume Poncela así: “(…) Porque el hombre es el ser más ingenuo de la Creación, y donde la mujer pone cálculo, él no pone más que simpleza”.

Pasamos aproximadamente un año separados. Yo en Madrid, Eivissa y Córdoba. Fui tan Zambombo que durante ese tiempo no quise estar con nadie. Estaba emocionalmente enajenado. El resto de mi vida era feliz, mi estupidez solo era en esto. De hecho prosperé mucho en mi trabajo y en mis experiencias vitales y humanas. El caso es que mientras yo era Zambombo tu eras Mata Hari… Me escribiste un e-mail desde Londres diciéndome que querías volver conmigo, que nuestra historia no había acabado y que si patatín, patatán, cuando lo que tocaba era un “colorín, colorado, este cuento se ha acabado”. Yo me lo creí y como el gilipollas que era en todo lo relativo a ti, acepté, piqué el anzuelo y te llamé al día siguiente desde el trabajo. Soltaste carrete y me dijiste que era todo un error, que ya habías cambiado de idea y que leyera otro e-mail posterior. ¡Joder, en menos de 24 horas!. Fui a un ciber esa noche y leí que pasabas definitivamente de mi. Imagina mi cabreo (cuando las 2 únicas opciones son hundirse o cabrearse, elijo la segunda). Ahí mandé a tomar por culo a Zambombo, aunque tardé 6 meses en volver a tener relaciones con otra mujer, porque Zambombo nunca se fue. El motivo de tu esquizofrenia sentimental hacia mí, que me ocultaste en estos e-mails, fue que el etarra había ido a visitarte a Londres y te habías liado con él. ¡Vaya! Qué distracción más tonta la tuya. Luego empezasteis una relación sentimental a caballo entre Londres – Gerona. Y Navarra (donde viviste después) – Gerona. Tras volverle gay (tiene cojones la cosa) decidió dejarte y tú a él, tras ver que ni rendía en la cama y estaba siempre borracho y no te hacía ni caso, pues lógicamente se rompió vuestro idilio. Y viviendo yo felizmente en Córdoba, decidiste contraatacar y asediarme hasta que lograste que volviéramos a ser pareja. Me fui a vivir a Eivissa, una vez más, y te invité a que vinieras por segunda vez comigo a mi isla, y ¡zas! Otra vez apareció Zambombo.

Si me hubieras dicho la verdad te hubiera aconsejado métodos infalibles para mantener vuestra relación: cortarte el pelo a lo Anna Gabriel (en esa época a lo abertxale, que esta era desconocida), cambiarte el nombre añadiéndole una “da” que sabes es lo que más le pone al tarado provinciano este, confeccionar un traje de pubilla de encaje (es el traje regional de las catalanas)y recibirle así en la cama, follar con barretinas, qué se yo, había tantos remedios para lo vuestro. Pero Benet es tan catalanista que lo que más le tira es la butifarra…

Y como antes se pilla a un mentiroso que a un cojo, pues yo te pillé, pues te conocía bien y sabía que me la estabas jugando. Eso sí, sólo te hice confesar que habías estado con el etarra en Londres y luego os habíais visto en Navarra y Gerona, pero sólo en plan amigos que se enrollaron sin tener sexo y que nunca fuisteis pareja. Anda que… ¡qué tan Zambombo no era! Menos mal que tu diario me desveló con los meses toda la verdad que yo sospechaba, aquella madrugada en la que estando tú fuera de Madrid lo dejaste al pie de la cama y a la vista, como para que me tropezara y todo, joder. Quería leer algo y cogí algunos libros aledaños a él… y al abrir ese descubrí que era tu diario. Hojeé rápidamente hasta llegar a ver las palabras clave que me interesaban y leí anonadado y asombrado todo el proceso mental que te llevó a dejarme y a liarte con el etarra. “El amor de mi vida” lo llamabas. “(…) no puedo dejar escapar esta oportunidad de estar, por fin, con él (…)” Tras sobrevivir a eso, previa comprobación con los más afamados grafólogos del mundo para asegurarme que lo habías escrito tú y huir despavorido esa mañana a Ciudad Real para capear el temporal con un amigo, te dejé para siempre y, esta vez sí, maté al bonachón de Zambombo definitivamente.

Al par de días volví a la escena del crimen para recoger mi equipo de música. Tus lágrimas de cocodrilo (que tantas veces había visto ya) me empaparon la camiseta al sollozo de: “No me dejes, por favor, no me quiero perder tu vida”. Te dejé las cosas claras, jamás podría volver a tocarte ni sentir algo que no fuera desprecio por ti. En la escalera te pregunté para finalizar.”¿Cómo pudiste mentirme tanto durante tanto tiempo?” “Porque si te hubiera dicho la verdad me hubieras mandado a tomar por el culo”, contestaste. “Efectivamente, ahí te mando”.  Tiempo después dijiste que “te había violado” al leer tu diario. ¿Por qué lo dejaste a mi vista junto a otros libros? Sabes que jamás he husmeado en cajones ajenos, ni ojeado móviles ajenos furtivamente (cosa que tú si hacías con el mío, pero yo no tenía nada que ocultar), creo que el destino te jugó una mala pasada dejando tu diario ahí… hasta él estaba ya cansado de tus mentiras y de que estuvieras dirigiendo mi vida erróneamente en base a ese y otros engaños. Sería curioso verte como acusada en un juicio de lo que sea y que te hubieran pillado por, pongamos como ejemplo, unos e-mails y llamadas tuyas que te delataron: “Señor juez, esas pruebas no sirven, es mi intimidad, no me viole y decláreme inocente”

Con los años se me olvidó toda esta mezquindad, ya ni me acordaba del etarra, me la sudaba. Con el tiempo todo pasa, el tiempo todo lo cura, ya sabes. Volvimos a retomar un ligero contacto como medio amigos (un amigo es algo importante, no hay que confundirlo con nuestra pequeña relación tras lo de la escalera). Pero debido al surgimiento de la CUP y al poder que en ella, lógicamente, ha tomado el ex-amor de tu vida, volvió a asediarme tu traición de hace años.

¿Sabes que tu ex-amor es diputado y portavoz de la CUP (y líder del sector duro… él que no tiene ni cuarto y mitad de media hostia) cobra por ello 60 mil euros anuales de nuestros impuestos y se está forrando con toda esta pantomima separatista en la que él si cree, así está de tarado. Por lo menos los políticos separatistas que están por encima de él (que tampoco son muchos, su cargo es bastante alto ya) pasan de todo y sólo quieren robar y manejar a las masas de extraviados mentales para este fin. Lo que sí sabes es que tiene 11 propiedades inmobiliarias…¡y defiende a los okupas y está en contra del capital y de la propiedad privada! jajajaja. Un antisistema que vive de puta madre en el sistema, como toda la piara de dirigentes de la CUP y partidos aledaños. Pero tú no difieres mucho de él, pues me dijiste que ves fenomenal que tenga todas esas propiedades… sigues sin saber qué es la incongruencia, la hipocresía, el expolio al pueblo… normal, tú tienes 3 propiedades, algo es algo y has cobrado de un Ministerio español, y fuiste voluntaria (pagando, ergo financiando) a un campo de trabajo cubano, ese régimen comunista dictatorial. Y has ido a ganar dinero a Qatar, trabajando como una privilegiada mientras cientos de miles de trabajadores son esclavos legales allí y el pueblo vive bajo el yugo y el crimen sistemático de la Sharia que rige en esa teocracia fascista ultracapitalista para su élite gobernante que, además, financia a la Yihad. Sois tal para cual, tanto monta monta tanto. ¿Qué coño te va a importar a ti que este tipo esté sembrando Cataluña de odio irracional, supremacista, racista y mezquino?¿qué esté arruinando la vida de varias generaciones adoctrinándolos desde párvulos para su criminal causa? Si ya lo supiste aquella noche de la cena y el Candela y te la sudó.

¿Qué es mejor/peor, ser extraviada mental o malvada? Tú te empeñas en mostrarte como lo primero ante mí… pero hay actos que por mucha intención que tengan han de ser juzgados desde la imparcialidad de los hechos acaecidos. “La historia nos juzgará” Certero axioma humanista. Esquizofrenia colectiva no significa razón. Tú estuviste en aquella cena de Lavapiés y en el Candela, estábamos solos los 3. Cuando erais pareja defendió como abogado a miembros de Al Qaeda, estuviste en Gerona y viste con quien se relacionaba y lo mal que te trataba (eso me lo dijiste tú) y mil cosas más. Su padre estaba vivo entonces, ¿no conociste a ese imitador de Karl Marx? ¿ni a su hermano que, cómo no, es también diputado de la CUP ahora? No, a mí no me la cuelas más. Eres peor que él porque dices no ser consciente de ello. ¿Eva Braun fue nazi o sólo fue la pareja sentimental de Hitler? Piénsalo.

Espero que algún día logres que la bondad y el sentido común se apropien de una parte, aunque sea pequeña, de tu cerebro. Sólo así podrás dejar de hacer tanto daño a las personas que te quieren, porque estoy seguro de que tu pareja actual –si es que todavía la conservas– también está siendo engañado por ti y es, como lo fui yo, un Zambombo de tomo y lomo.

Aunque aprendí mucho de esos años contigo, viví en mis carnes una variante emocional o gilipollesca total del Síndrome de Estocolmo, fallo mío pero mereció la pena para conocer la parte más oscura de la psique humana. Freud se habría hinchado a tomar apuntes contigo, aunque igual se le hubiera ido todavía más la mano con la farlopa que tomaba, a fin de celebrar tener una paciente tan jugosa como tú.

De todas maneras esta perversidad tuya en hacer “tríos” la vi y te lo dije desde el inicio de nuestra relación, cuando me llevaste al teatro Gurdulú de Leganés, con la excusa de ver a mi amigo Picota recitar su versolipsis… y sabías que estaría allí tu ex-novio, Jose “el orejas” como yo le apodaba y que decía que yo era “un macarra”, bueno, lo que dijo textualmente fue: “¿cómo puedes estar con ese macarra?”. Me exhibiste ante él y tuvisteis una discusión de la hostia, conmigo delante. Normal, él era otro Zambombo y se cabreó de que le restregaras a tu nuevo ligue por la cara, máxime cuando ese nuevo ligue era tan guapo, culto, inteligente, simpático y atractivo en general como yo… y esto no es que lo diga yo, que todavía tengo una abuela y con 103 añitos, sino que me lo diste a entender diciéndome: “contigo por fin puedo fardar de estar con un tío guapo y atractivo de verdad. Te puedo enseñar bien por ahí”.

Por supuesto que en nuestra relación hubo cosas buenas y muy buenas, pero viciadas por tu egoísmo e interés personal que te llevó a ocultarme algo tan malo que anula todo lo bueno. No es muy grato saber que estuve con una persona que estaba locamente enamorada de otra y que hasta que no se lió con ella no me abandonó. Y que esa otra era quien era. Vaya tela, menos mal que no tengo ni vergüenza ni orgullo, pero tampoco soy de piedra… bueno para ti fui una piedra pómez.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: