ARTÍCULO: “El blanco, en el punto de mira del racismo”.

 

El verbo racializar no existe. Neologismos absurdos como este denotan el, cada vez más enorme, solar intelectual en el que habitan los políticos de Espena.

Esta mujer (hasta que ella demuestre lo contrario, yo no pienso indagar sus genitales) que ha dimitido a los 2 días de ostentar su absurdo e hiperfinanciado cargo público llamado: “Directora de diversidad étnica”, ha dado quizás el paso más tétrico de la historia de Espena: dimitir por ser blanca, demostrando así que la diversidad que fingía defender, no era tal, sino que era etnicismo, racismo y xenofobia hacía ella misma: una mujer de piel blanca.

Lo tenía todo este personaje para ostentar ese cargo, y más aún: comunista de Podemos, femirroja radical, licenciada y masterizada por doquier, promotora cultural de 1.001 desmanes psicóticos públicos… todo, lo tenía todo… por eso le dieron el cargo. Pero tras mirarse bien al espejo, se dio cuenta de que algo fallaba: era blanca, y por lo tanto objetivo de sí misma. Sí, a eso hemos llegado. Ya no basta que el mayor pecado y delito de Espena, sea ser hombre, blanco, heteroxesual y español… ahora han dado otra vuelta de tuerca, la enésima. Tuerca que está ya tan apretada y con la arandela tan laminada que jamás podrá volver a aflojarse.

Y lo peor, o lo mejor según el imbécil iletrado, o el letrado que lo mire; es comprobar que cual puerco en su cochiquera enfangada, este personaje público se regodea rebozándose y representando a un Ministerio de Igualdad, que aboga, tan tranquilamente, por la desigualdad. De las paradojas, hemos pasado a la más siniestra perversidad, que es aquella que procede de los analfabetos bárbaros otrora denigrados por cualquier civilización y ahora afamados, aplaudidos y adinerados con nuestros impuestos.

Es imposible explicarles la incongruencia de sus actos, pero de momento todavía es posible que personas como yo puedan compartir con personas como vosotros, estas hediondeces, más propias de milenios pasados (ojo, no siglos, ¡milenios!). Han acabado con miles de años de evolución humana, pero por lo menos no tienen todavía el derecho de aniquilar el talento, el intelecto, el talante, los cojones, los ovarios y el raciocinio de una minoría que –pese a estar cada vez más silenciada– todavía podemos poner una pica en el Flandes del sentido común.

Por cierto, que esta mujer que es el ocaso cultural se llame Alba, que es el amanecer, es una patada en la entrepierna de cualquier alma noble y sensata.

Nos vamos a divertir sufriendo los desmanes de estos psicópatas analfabetos. Podrán quitarnos todo, pero jamás nos quitarán la alegría de estar vivos y ser españoles.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: