ARTÍCULO: “Débiles del Orden y Débiles Armadas”

LEER EN “El Correo de España”: https://elcorreodeespana.com/opinion/771356406/Debiles-del-Orden-y-Debiles-Armadas-Por-Cesar-Bakken.html

 

 

“¡Ay mísero de mí, y ay infelice! (…)”. Permitidme el guiño a Segismundo (*), personaje clave en la historia de las letras hispanas y que viene más a colación que nunca en este estado de arresto domiciliario en el que la pseudo dictadura bolivariana espenola nos ha sumido.

¡Ay, España, quien te ha visto y quien te ve, ahora tornada en Espena!. Un país más propio de un cuento de los Hermanos Grimm o Andersen, que de la realidad del siglo XXI. Aunque, siendo justos con nuestro país y con las artes, más se corresponde Espena a una comedia de los siempre vigentes Hermanos Marx (la sutileza narrativa audiovisual satírica del genio Berlanga parece ya drama realista comparado con la situación de Espena, hay que irse al surrealismo desbocado de los Marx).

Este disparatado arresto domiciliario y cierre masivo de empresas y negocios, que nos va a sumir en la peor –y más absurda – crisis económica de la historia, está auspiciado por los que nos obligan a soportar tamaño delirio: las débiles del orden y las débiles armadas, ambos cuerpos que, hasta hace 45 años, eran Fuerzas. Todos conocéis las instrucciones que el Ministerio de Defensa ha dado hace pocos días a las Débiles del UME, para que conozcan las mínimas normas de cortesía, respeto y civismo para interactuar con los que les pagamos el sueldo; a fin de que no se repitan esperpénticas escenas como la violenta reducción de una peligrosísima señora a las puertas de un supermercado, a manos de los cuerpos de élite de las Débiles armadas…

Debemos tirar de ironía, sarcasmo y humor –toneladas de humor – para no caer en la tentación de pensar con objetividad y analizar el por qué las Débiles armadas no cumplen con el cometido que les impone la Constitución y su juramento militar. Ídem ocurre con las del orden. Las únicas labores, de facto, de ambos cuerpos es velar por el cumplimiento de las absurdas normas del Gobierno y reprimir al pueblo a base de multas, detenciones y mamporros… por el tremendo delito de querer trabajar o ejercer su derecho a la libertad de movimientos y de reunión. Para las Débiles son cuestiones baladí – pues casi nunca intervienen en ellas – la invasión bárbara, el libre albedrío de los violentos separratas y etarras, el vandalismo callejero de ambos grupos y de los comunistas, bandas latinas, y etnias conocidas por todos. El mercadeo impune de mafias de la droga, la complacencia con los okupas (salvo Hogar Social… ¡cómo se atreven esos cabrones peligrosos y patriotas a querer ayudar a familias españolas!) y un largo etcétera de gentuza que pulula a sus anchas por las calles de Espena.

Lo más enojoso del asunto es que, como buenos esbirros pusilánimes, echan balones fuera y achacan su inactividad y su traición a España, y a los españoles de bien, a los poderes judicial y político. Pero, paradójicamente, protegen 24h. al día a todos y cada uno de los miembros de estos poderes… ¡Hay que ver las astracanadas que sustenta el maldito dinero!. También son ángeles de la guarda de narcotraficantes, violadores, pederastas y delincuentes de todo pelo… ¡vamos, la profesión más admirable sobre la Tierra!. ¿No saben lo que es el honor, la lealtad, la sensatez, la justicia social? ¿No saben lo que es la dimisión laboral por no poder ejercer tu profesión, o la rebelión por el mismo motivo? ¡Qué va! Se está tan bien yendo armado por la vida, con licencia para matar y aporrear por doquier, si en algún momento peligra su integridad; y expoliando, sometiendo y vejando a sus jefes (o sea, los ciudadanos de a pie que les pagamos con nuestros impuestos) y con un sueldo vitalicio.

Que los funcionarios son parásitos lo sabe cualquiera que tenga dos dedos de frente, pero sólo lo decimos los que no tenemos ni miedo ni intereses socioeconómicos con ellos. Las Débiles son el peor tipo de funcionario, pues defienden –y por lo tanto sustentan –a todos los demás.

Ayer me pararon dos miembros de las Débiles. Me preguntaron que a donde iba. Les dije que no iba, venía de intentar comprar, pero las enormes colas me lo habían frustrado. Me pidieron la lista de la compra… (piden el ticket, pero como les dije que no había comprado, improvisaron esta genialidad). Claro, no pude evitar reírme aludiendo que, a mi edad, todavía soy capaz de hacer la compra sin lista o, simplemente, improvisando. Me obligaron a enseñarles la cartera. Supuse que era una nueva estúpida manera de pedirme la documentación… ¡pero qué va! Sólo querían ver mi cartera. Me dijeron que la guardara y les pregunté que si no tenían curiosidad por ver más cosas mías. Contestaron que querían ver la cartera porque para comprar hay que llevarla y así justificaba que no me estaba saltando el confinamiento comunista. Les dije que para comprar sólo hace falta dinero, el cual no nace en las carteras ni es inherente a ellas. Si llevo cartera es porque es obligatorio ir documentado, y es el lugar más cómodo para llevar la documentación, y de paso, si me da la gana y lo tengo, el dinero. Se tomaron esto como una afrenta, sobre todo por mis risas y mi absoluta muestra de irreverencia ante estos seres armados. Empezaron a exigirme respeto, pero como yo sólo respeto a las personas con intelecto y que antes me respetan, seguí mi camino, entre risas, diciendo que sintiéndolo mucho tenía que dejar tan interesante conversación, para que no me cerraran los supermercados. Mientras ocurrió esta tontería, varios amos de perros estaban con sus bestias a la vista mía y de los esbirros del comunismo, saltándose las prohibiciones de estar en un parque, jugando con sus perros, antes o después de que cagaran y mearan en una zona prohibida al tránsito humano. No les dijeron nada y se fueron con su coche patrulla a buscar a otros ciudadanos honrados y trabajadores a los que tocar las pelotas arbitrariamente.

 

(*) Segismundo pasó de preso a Rey. Ojo con eso.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: