ARTÍCULO: Ser covidiota o no ser covidiota, esa es la pregunta.

El orbe occidental se divide en 4:  muy covidiotas, covidiotas, no covidiotas y algo covidiotas. A su vez, los 2 primeros son parte de la plandemia y los 2 segundos no. Voy a definiros someramente, queridos niños, lo que son estas 4 categorías, porque si no dominamos el lenguaje y sus conceptos, no podemos abordar nada, ni hacer un diálogo y, ni muchísimo menos, llegar a algún conocimiento certero o, cuanto menos, consensuado. Hagamos caso a esta sabia afirmación, de una puta vez: “Los límites de mi mundo son los límites de mi lenguaje”  (Wittgenstein).

1/ Muy covidiotas: personajes que siguen el discurso oficial mundial, desatendiendo a cualquier rigor científico, moral, lógico e intelectual. Para ellos, un virus que no existe (todavía no ha sido aislado y eso lo reconoce hasta el discurso oficial) causa una enfermedad que jamás puede existir al carecer de etiología. Rizando el rizo de su memez, afirman que es una enfermedad en la que los asintomáticos son también enfermos. También rebuznan que los bozales son imprescindibles (toda la ciencia, el puto sentido común y los propios fabricantes dicen que no sirven para los virus) y se lo ponen hasta cuando están solos en el coche o en su casa. El confinamiento es imprescindible. Creen que tener fiebre es una muerte segura. Niegan nuestro sistema inmunológico y adoran el test PCR cuyo ideólogo dejó claro que no sirve para detectar enfermedades víricas (y lo suicidaron por ello, tras darle el Premio Nobel de química: engordar para morir). Defienden que cuando fumas (esto es colosal pues se protegen de una enfermedad respiratoria… y son fumadores), comes o bebes, el virus se anula.

Vale, nivel de pensamiento de la secta más cutre que haya asolado la vida de algunos humanos. “Tenemos una nave espacial lista para llevaros a todos a un planeta lejano donde seremos felices. Dadme todo vuestro dinero para ser pasajeros de ella”.

2/ Covidiotas:  personajes acojonados por un virus que no existe, pero que “mata”. Seres que desconocen que la mortalidad no tiene nada que ver con la mortandad. Saben que los bozales no sirven pero “algo hacen, mejor llevarlo que no y por eso han de ser obligatorios”. El confinamiento es necesario, pues lo dice papá Estado, en el cual creen con feroz vehemencia.  Personajes pusilánimes y temerosos de su condición de mortal, por lo cual hacen de una falsa mortandad dogma de fe.

3/ Algo covidiotas: Esto no es una pandemia, sino una plandemia orquestada por las élites para esclavizarnos aún más. Es la ruina económica de Occidente y el mayor liberticidio de la historia. Pero está muriendo gente, pese a no ser por la falsa covid-19. Algo pasa. Inoculación por vacunas, gerontocidio, eutanasia de Estado y etc. Pero un virus nuevo está actuando, pese a que todavía no haya sido descubierto. Así que aceptamos congojavirus como animal de compañía y asumimos el protocolo anti-covid.

4/No covidiotas. Personas inteligentes (mental y emocionalmente). Desapegados del sistema muchísimo antes de la creación del congojavirus y la plandemia. Sabemos que este virus existe, pero es uno más de la gripe de toda la vida. Afecta al grupo de riesgo de siempre: ancianos inmunodeprimidos y no ancianos con severas enfermedades respiratorias o inmunológicas. Los muertos “extras” que tampoco son más que otros años, lo son por abandono médico y eugenesia a través de vacunaciones. Nos descojonamos o lloramos amargamente, según el estado de ánimo de ese día, de ver como a (casi) todos los fallecidos les meten en el saco del COVID, sin autopista, por supuesto: no vaya a ser que se sepa el motivo real de un deceso. Flipamos en colores con los otros 3 grupos descritos y asumimos que nuestra vida acabó hace mucho y estamos totalmente sometidos a ellos. Por suerte, asumimos nuestra condición mortal y, por lo tanto, sabemos que al final la victoria será nuestra.

¿A qué grupo perteneces tú, querido niño?

2 comentarios para “ARTÍCULO: Ser covidiota o no ser covidiota, esa es la pregunta.”

  1. Rafael López Says:

    Buen artículo, César.

    Yo pertenezco al primero, igual que tu.

    Saludos,

    Rafael

    • joseignacioh Says:

      “Pito-pito”: repito:
      Por lo que se, en Suecia no es obligatorio el uso de masacarilla (o bozal) y el % de muertos es menor que en España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: