LUYS COLETO: Cómo han diseñado el horror los antipatriotas y traidores militares para los próximos dieciocho meses.

Grosso modo, apretada síntesis. Estados de alarma, excepción, sitio. Guerra, enemigo, movilización, alerta, cobertura, emergencia, combatiente, criptografía, mando único, operaciones, confinamiento, frente, honor, rastreos, abandono de sí mismo, abastecimiento, resistir para avanzar, espíritu de equipo, disciplina, sacrificio, moral de victoria. Uf, qué pesadilla fraseológica, agrego.

Operación militar para aniquilar nuestras libertades

Siniestro y repulsivo y baboso lenguaje militar desde marzo (hibridado a otra forma de militarización, la “sanidad”). Obviamente, es lo suyo ya que estamos asistiendo a una operación psicológica militar (psy-op) de falsa bandera. Contra su propia población. Marca OTAN/Bilderberg. En ese sentido, el uso y abuso del lenguaje bélico deviene ineludible. Y mucho más en las sociedades turbocapitalistas del primer mundo en la que no cotizan al alza, precisamente, las consideraciones éticas. El lenguaje guerrero permite al opresivo Leviatán reclamar los mayores “sacrificios”, incluso la supresión más arbitraria, descarnada y tiránica de nuestras – no otorgadas por ellos- libertades fundamentales.

A principios de mayo, mientras los gallifantes discutían acerca de las yenkas de las fases de “desescalada”, se filtró un brevísimo informe del Ejército de Tierra, de apenas tres folios, casi telegráfico, que auguraba lo que iba a suceder durante los próximos meses. Los militares españoles no son augures, obvio. Antipatriotas y felones, sin más. Rastreros escribas del globalismo, además de coguionistas a través de sus cuadernos de estrategia del CESEDEN (Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional), vía IEEE, Instituto Español de Estudios Estratégicos.

Dos años de espanto, salvo reacción

El informe del ejército de tierra aseguraba que la falsa pandemia volvería. Regresaría con fuerza, probablemente a mediados de noviembre (casi lo clavan). Entonces, nuevos confinamientos, pero se reaccionaría más ágil y velozmente. La existencia de un mayor porcentaje de personas que hayan pasado ya la enfermedad en su primera oleada reduciría la gravedad y duración de esta segunda oleada. Durará tres o quizá cuatro meses, aunque volvería a aparecer, ya muy debilitada, el invierno siguiente, a finales de 2021. Para entonces, vacuna “salvadora”. Según los milicos, la “normalidad” arribaría a partir de la primavera de 2022, y sería casi completa durante el verano de ese año.

Con la inestimable ayuda de los fraudulentos papayatest, todo perfectamente diseñado, lo propio de las PLANDEMIAS. Excepto que resistamos. Y digamos NO. En fin.

Una respuesta para “LUYS COLETO: Cómo han diseñado el horror los antipatriotas y traidores militares para los próximos dieciocho meses.”

  1. […] títeres en sus respectivos pináculos de poder saben perfectamente que sin maderos y milikitos probablemente serían echados a patadas de sus confortables sillones y, por esa razón, se concede […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: