ARTÍCULO: El día que no hostié a 10, o más, desarrapados.

Foto o fotograma de una peli que no he visto y no tiene nada que ver con este artículo

Queridos niños, ya sabéis que poca gente es consciente de lo que tiene – o a quien – enfrente.  Ahora todos acojonados por un virus inexistente y antes… ¿qué pasaba antes, hace a penas 10 meses (no digo 1 año porque seguiría rimando y hoy paso).

La vida entera, no sólo la nuestra sino la de la humanidad, se puede explicar con el ejemplo más vital que tengáis, la anécdota más insignificante es un cúmulo de hechos que, magnificados o minimizados explican todo y exponen a todos: nosotros los primeros. La vida es algo muy serio pese a que nos la tomemos a coña.  Recuerdo el día que digo en el título de este artículo-insulto.  El portal de la casa donde me crié está aislado, es “el fin del mundo” como bien describió un amigo. Forma de L y el portal acojonado entre 2 edificios, sin más salida que la entrada. Una vez salí de ese portal y había un chocho meando en la acera, al lado de las escaleras del portal. Y otro chocho, al lado del otro, “vigilando” pero sin los pantalones bajados. Resulta que a la meona no se le ocurrió mejor manera de ejercer su obligación de alivio corporal que miccionar en la puerta de otros. Si no habéis visto mear a una tía adulta sentada de culo, y por detrás, no habéis visto nada en la vida (o casi nada) ¡es muy divertido! Es algo colosal una tía que hace eso, porque adopta una postura que es… a ver… cómo describirla… muy molona. Lo dejaré ahí.  ¡Maravillosas mujeres, qué duda cabe pese a que hagan esas cosas tan desagradables! (y recordad que ninguna mujer es fea por donde mea…) Estando flanqueada por un jardín y un trozo sin cimentar, hay que ser muy idiota para hacer eso en una acera.  Me pasó no hace mucho en Hediondo Puente de Bellacos, con 2 panchitos haciendo lo mismo, con una zona descampada al lado y una alcantarilla, que ellos pasaron de usar para hacer su guarrería callejera y, encima, se me pusieron chulitos. U otro panchito, borracho perdido sujetando con un brazo a un bebé y con el otro su minga, meando entre 2 coches sobre una carretera, y ¿la madre del nene? pidiéndole que le diera al nene… y él que no… con el nene llorando y pendulando en su ebrio y pendulante cuerpo de puto borracho asqueroso. ¡Lo que hacen los humanos no lo hacen los marranos!

El caso es que los desarrapados que cito al inicio, se estaban haciendo fuertes en donde meó el pibón (ya le doy ese rango, porque mola más toparse con un pibón meón que con un cardo educado…) . Igual era por temas olfativos o caprichosos, pero el caso es que a mis vecinos no les hacía gracia tener a más de una decena de desarrapados, en su portal, todo el día fumando petas, privando y comiendo pipas y dejando todo sucio más allá del asco.

Estos guarros de mierda tuvieron la suerte de que yo no vivía allí ya (me encantan las cacofonías) pero como estaba ahí unos días de visita parental… me cosqué del percal. Una decena (o más) de desarrapados haciendo lo que les salía de los cojones en la puerta de mi casa.  Precaución, warning, cuidado que te pilla el toro. Vamos a ver, y a ver si yo me entero… resulta que los desarrapados tomaron mi portal. Pero, ahí…queridos niños, nunca subestiméis a nadie, resulta que cuando yo estuve en esa casa de pasada (en esa época yo vivía en otras casas, todavía más infames, del centro de Madrid, pero iba a ver a mi madre) vi a esos 10, 12 , 20… yo qué sé, muchos macarras con el suelo lleno de colillas de porros y cigarros, bolsas de guarrerías y latas de birra y etc.  Y claro… ¿Qué hacer ante eso? Pues nada, sinceramente, porque yo me iba a pirar a Eivissa o algún otro lugar molón del mundo y no me iba a joder la vida yendo a la trena o al camposanto por hostiar a  10,12, 20 impresentables. El que no crea que les hubiera intentado hostiar, es que no me conoce y eso que soy antiviolencia, pero “ser es defenderse” Ramiro de Maeztu dixit .Bueno, que sigo, trigo por no llamarte Rodrigo. Estos desarrapados tuvieron la mala suerte (o la buena) de toparse conmigo y una vecina de edad avanzada, llamada Señora Paca. Antes respetábamos a las personas y a las mujeres mayores les solíamos llamar por doñas. Pues estos desarrapados a los que yo apartaba  a patadas de mis patas, al subir las escaleras donde estaban (creedme que eran muchos) se atrevieron un día a discutir con mi vecina la Señora Paca que digo antes. Vamos a ver… ejem… espera que me preparo para el discurso y tal… vamos a ver,  momento épico, pero vaya que vamos a ver y rever… O sea, que delante de mí, a mi vecina de toda la vida ya septuagenaria, vais a decirla algo así como: “Qué te follen vieja, pírate” Algo así decían esta panda de hijos de la gran puta sentados y manchando mi casa. Pero, claro, resulta que a todo hay quien gane, y en hijoputismo defensivo gano yo, y justo llegué al portal cuando los insultos. Bueno, a frotarse las manos.

La Señora Paca (que en paz descanse) empezó a discutir, indignada, con esta panda de imbéciles, y cuando llegué yo (ya os dije antes que hay que conocer la puta L de la entrada de mi casa y los guarros no me habían visto llegar) la cosa cambió y los buenos, aunque en enorme minoría, le hicieron frente a los malos. Donde había una vieja desamparada y ultrajada apareció un maromo (yo) que no te creas que tenía mucho aprecio a la vida… o sea, a ver cómo os lo explico, queridos niños, para que no os asustéis: qué me daba igual 8 que 80, me la sudaba morir o vivir en el redil. De verdad que sí, “game over” nunca le he pedido más a la vida. ¿Pero una panda de desarrapados qué pueden hacer ante alguien como yo, salvo correr y levantar polvo?

A esta panda de capullos les dije de todo pero sin hacerles de nada. Es decir: si le suelto una hostia a alguno, ya no se la podría dar al resto, porque o bien se irían corriendo o bien me mataban. Os aseguro que 10 (o más) contra 1 es motivo mortal para ese 1. Por lo tanto no saqué mi benemérita mano a paseo y me dediqué a acojonarlos cara a cara y dedo a cara, es decir: señalándoles uno a uno (y una a una) y diciéndoles de todo y con un tono de voz que acojonaría al DemoÑo. De esa manera se consigue que todos sientan miedo, pese a ser mayoría, porque cada uno percibe que va a ser él mi víctima, y nadie se sacrifica por el grupo. Recuerdo que al que parecía el líder le dije algo así, señalándole a pocos centímetros de su puerca cara :”¡Como te vuelva a ver aquí, te voy a partir la cabeza en esos ladrillos donde estás sentado. ¿Lo pillas?” Pues ya veis, queridos niños, que se fueron y no volvieron por ahí esta panda de hijos de puta. ¡Encima teniendo 3 grandes parques al lado iban a mi portal! Es que hay que ser imbécil. Al final resulta que la vida es un problema de comunicación… y de acción. 1001 historias de estas tengo sólo en ese portal y edificio donde me crié y me criaron. Termino con un recuerdo gracioso de un macarra encuerado y entrado en años, melenudo y tal… llevándose una de las ventanas del portal, que por entonces no tenía una puerta blindada. Y nos topamos con él mi viejo y yo, en la escalera… y al interceptar al interfecto desarrapado encuerado, puto yonki sin duda, va y nos suelta que era “de mantenimiento” algo así dijo el capullo. Claro… le dijimos que mantuviera su pútrida boca cerrada y que dejara esa ventana donde la había encontrado mantenida.  Y no se llevó un par de merecidas collejas, y un empujón para comprobar el efecto pimball de una estrecha escalera con su puto cuerpo, porque yo no hago eso delante de mi padre, a no ser que no quede otro remedio. Y la violencia física siempre es la última opción, pero muy por detrás del resto de opciones que nos ofrece esta maravillosa vida.

Una respuesta para “ARTÍCULO: El día que no hostié a 10, o más, desarrapados.”

  1. Rafael López Says:

    Se que no albergabas dudas sobre la cuestión, pero ratifico que son más guarros los animales bípedos que los cuadrúpedos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: