RAFAEL LÓPEZ: La encuesta

Hace un par de semanas recibí una llamada en el teléfono fijo de mi domicilio para, según me indicaron, realizarme una encuesta telefónica. Por supuesto con «todas» las garantías de anonimato, protección de datos, independencia, etc., etc.

En otra época, cuando era más imbécil de lo que todavía lo soy ahora, hubiese atendiendo con cortesía y buena voluntad la invitación a dar mi opinión, y valoración, sobre preguntas «amables» y «nada» tendenciosas. En estos momentos, seguramente, no seré mucho más listo, pero si tengo más mala sangre y estas «inocentes» tomas de contacto con la realidad social que tratan de obtener las «bienintencionadas» encuestas me las creo tanto como un duro de dos caras. 

Pero vayamos al lío: no puedo, lamentablemente, acreditar la literalidad de las preguntas, pero una aproximación a ellas podría ser la siguiente :

– Si se debería realizar un referéndum sobre monarquía o república, y valoración del actual Jefe de Estado. 

– Si se deberían reformar las pensiones, pero sin indicar en que sentido y tampoco entrar a valorar porque medio siglo de cleptómanos malgobernantes «democráticos» han saqueado los fondos de la Seguridad Social hasta llevarla a la ruina. 

– Si se debería realizar una reforma laboral, pero sin indicar en qué sentido. 

– Y por supuesto, la joya de la corona, las valoraciones de los líderes políticos. 

En fin, el entrevistador realizó un significativo esfuerzo por tratar de convencerme de la utilidad de las encuestas, de su independencia respecto de poderes políticos y/o fácticos, de que su destino final eran medios de comunicación pero sin indicarme cuales, dijo desconocer quien la pagaba, aseguraba taxativamente que no había enemigos en Espena (César Bakken dixit) que utilizasen estas informaciones en beneficio propio, y de que los datos obtenidos eran respetados, y tratados, matemáticamente sin alterar su sentido. 

Pasé un rato casi simpático, me harte de responder «No contesto» alegando que de hacerlo la respuesta podría incriminarme, y después de superar el tiempo previsto el entrevistador me indicó que no podía validar mis respuestas por falta de cooperación por mi parte. 

No me importa expresar públicamente mis opiniones, aunque sean erróneas algunas, o todas ellas, de hecho lo vengo haciendo desde hace medio año, pero quiero hacerlo sin filtros, ni mamporreros que desvirtúen y «cocinen» mis filias y fobias.  Me gusta expresarme en un medio libre hecho para personas duras y libérrimas que «sepan» leer y pensar, por ese motivo escribo en este blog, auténtico rincón de LIBERTAD, de don César Bakken. 

P.D.: sólo percibí, en una ocasión, cierto jolgorio en mi entrevistador, fue cuando me pidió que valorarse de 0 a 10 a los miembros del Gobierno. Yo le respondí que un 0 a todos, y añadí «si se podían dar puntuaciones con signo negativo».  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: