ARTÍCULO: No dar (ni ver) la cara.

Qué ha pasado con las ancestrales expresiones del tipo: “Hay que dar la cara”, “me he quedado con tu cara”, “ menuda cara tienes”,  “eres un cara dura” ,“los hombres van de cara” y etc.?

Ahora, la única de estas citas que perdura (cara dura) es: “te voy a partir la cara”. Porque esta sociedad es la más violenta de la historia, y eso que no hay guerras… joder, menos mal, porque una broma las bombas atómicas con lo que pasaría aquí si el paisanaje tuviera licencia para matar, que es lo que ocurría en las guerras. Hace (casi) un año que no le veo la cara a nadie y todos me la ven a mí. A los embozalados, como pocas cosas les pasan por la cabeza, no se les habrá ocurrido pensar en lo raro que es no ver la cara de nadie. ¿Pero qué pensarán ellos cuando ven mi cara? Si alguien que me haya visto, in situ, en estos meses de plandemia quiere decir algo a este respecto, por favor que lo haga. Es algo que me intriga. ¿Qué pensarán los anormales de algo tan normal como ir a cara descubierta por la vida? Ya ni entro en el falso virus, ni en la incongruencia que es llevar bozal y etc. me centro en las sensaciones… ¿Qué pensarán de mí estos enajenados que van todo el día embozalados? Bueno, sí que veo algunas caras, las de los putos fumadores en público o los que están soplando en la terraza de un bareto infame.

La única excepción es un gitano treintañero que vive cerca de la casa de mis caseros que alquilo y, todavía, es de un banco. Y un señor con el que me crucé por la calle, que al verse sólo conmigo y yo sin bozal, se quitó el suyo. Y salgo todos los días y he recorrido la Comunidad de Madrid entera.

¿Qué os pasa en la almendra? De verdad… pensad un poco en lo ilógico de vuestro comportamiento, que los carnavales son un día al año, no todo el año. Quitaos ya la puta careta. Y, sobre todo, asumid que al ir embozalados no dais la cara, no vais de cara… eso sí que es triste, pasar por el mundo como un objeto, como alguien sin personalidad avergonzado de sí mismo. Ya sé que no sois tan guapos como yo, como para ir luciendo palmito como hago yo… pero aunque seáis feos dad la cara, coño, que con tanto mariconeo LGTBIXZ, tantos derechos absurdos de inexistentes maltratadas, tantas normas de seguridad hasta para mirar la prensa o el guasap… tenemos la sociedad más pusilánime y servil de la historia, a la par que violenta. ¿Esta incongruencia como se come? O sea… gente capaz de matar a un semejante que va, sin meterse con nadie, pero sin bozal; la misma gente que ve a un policía que le multa y no le dice nada. A un político que le roba, y no le dice nada. Extraña mezcla ser vasallo y revolucionario al mismo tiempo. Pero eso sólo lo vemos los que no somos ni lo uno ni lo otro, sino meros seres humanos NORMALES sobre la Tierra.

Estáis fatal, embozalados, pero muy mal. Y yo estoy hasta la polla de ser la reina de la fiesta por el mero hecho de ir sin bozal. Sois siervos de los caraduras y os tapáis la vuestra, espero que sea por vergüenza.

2 comentarios para “ARTÍCULO: No dar (ni ver) la cara.”

  1. Rafael López Says:

    Excelente artículo César, lúcido y bien traído.

  2. Una mera improvisación a “vuelateclado”, Rafael.

Responder a César Bakken Tristán Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: