ARTÍCULO: Cualquiera que tenga un hijo menor de edad, y no esté en la cárcel, debería estarlo.

Y, a manera de subtítulo, añado: El síndrome de Munchausen es obligatorio. Y el de Procusto ya ni hace falta. Y el de Estocolmo, ¿cuál es ese?  –¿Cómo se llama ese alemán que me vuelve loco? – Alzeheimer.  – Ese. Gracias, majo.  –De nada. Súbase la manga, caballero.

Ya está. Este es un artículo con título, subtítulo y esta apostilla. No hace falta decir más sobre el asunto. Y el que diga algo más, allá él.

Y hallando a él, me hallé yo. Y como soy el que teclea pues digo lo que me sale de la tecla. No hace muchos minutos (¿horas? ¿días? ¿semanas? ¿meses? ¿años? ¿lustros? ¿décadas? ¿siglos? ¿milenios?…) lo hablaba con mi amigo Navarrés, por supuesto por güasap, no piense nadie que 2 hombres no convivientes se han arrimado el uno al otro (con o sin mariconadas ya da igual… pero no hay que acercarse ni tocarse, siquiera, con un palo sujetado con un guante esterilizado previamente). Le dije al Navarrés: ” (…) A mi hace meses que ni me dejan ir a la Sierra (ya sabes, 4 horas de viaje i/v, 12 pavazos…) Ni eso me dejan ya”. Y él: “que asco de sociedad, nos han privado de nuestra libertad, y la peña tan feliz….” Y yo: “Esa misma peña eran los esclavos, lo tontos, los analfabetos, los psicópatas que veíamos junto a nuestra antigua vida feliz. Ahora los esclavos somos nosotros. Y, por supuesto, ellos nos llaman: tontos, analfabetos y psicópatas”. Y él: “Así de simple”.

Aderezo este texto con varias imágenes entrañables:

El viróloCo Fernando Si(ma) món, haciendo surf en Portugal, cuando los espenoles estaban confinados.

Hace (casi) un año, estos orangutanes estilizados salieron embozalados a un estadio vacío. Estaban protestando porque la Liga Brasileña (¿Se llamará como un Banco, igual que la nuestra?) no había prohibido el jurgol. Los del otro equipo iba sin bozal, ojo con eso. Malditos perros sin correa.

Los mismos perros sin correa de antes, en su estado natural: posando con 1.001 publicidades/atrocidades. Todo por la pasta y nada por la casta.
Mi polla, con cebolla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: