ARTÍCULO. Dando clases de civismo a los covidiotas.

Queridos niños, cuando os cuentan un cuento en el que el lobo feroz se os come y tal y cual Pascual… no le hagáis ni puto caso cuando veis que el lobo ni existe ni os come ni nada de nada, la Gallina Caponata. Hoy he escrito otras líneas más de la covidiotez mundial. Resulta que a estas alturas del cuento sin lobo real ni republicano, todavía hay peña que cree tener derecho a contarnos su puto cuento y, lo que es peor todavía, que nos lo creamos y nos sojuzguemos por ello y paguemos por el cuento. Pagar, siempre pagar por todo.

Gastamenos (es un súpermercado muy conocido que no me sale de los cojones llamarlo por su nombre nunca, al igual que NO hago con el resto. No te jode, decir su nombre es hacerles publicidad y eso o se paga o no se hace) hoy 2 de marzo (¿es 2? Esperad que lo miro en el puto móvil. ¿Dónde coño está? Hacedme una llamada perdida. ¡Ya está! encontrado.  No era difícil, pues vivo en un agujero de 40 metros cuadrados y aquí pocas cosas pueden perderse, salvo la paciencia y la esperanza en el ser humano. Es 3 de marzo, o eso dice mi móvil, y si él lo dice… amén). Bueno, que hoy en el Gastamenos me han interpelado 3 damas uniformadas, una de ellas estaba muy buena, pese al bozal un fisonomista hetero como yo se percata de estas cosas. De no estar casado me la hubiera ligado, sin ningún tipo de dudas al respecto. Eso sí… igual se quita el bozal y tenía quijada en vez de mentón, o aliento de harapiento… no sé, no sé… no firmo habérmela ligado sin verla antes sin bozal…¡Y si tiene perilla qué! Qué ya me pasó en París… una camarera de hotel, negrata encima, y con perilla. Pero le doy el beneficio de la duda a la moza. En cualquier caso, como estoy casado, sólo podríamos ser amigos, coño, que yo soy fiel todavía. ¿Pero quién coño cree ser esta tía para destruir mi matrimonio? Así sin más, porque le he gustado y me quería ligar. Qué me duele la cara de ser tan guapo. Y su mejor escusa para entrarme: que yo no llevo ni llevaré ni jamás siquiera tocaré, bozal. ¡Menos mal que decidí no tener hijos! joder, qué papelón ahora quien se queda con los nenes, si mi mujer o yo. Y luego esta del Gastamenos, si te he visto no me acuerdo, fijo. Un polvo rápido, 4 palabras de enamorada y luego, nada de nada. Y yo, separándome, los niños para mi mujer o sus abuelos y en la calle, y de follar con la del Gastamenos ni hablemos. Claro, ella estará casada y al ver que yo no tengo un euro, pues un par de polvos y si te he visto no me acuerdo. Prometer hasta meter y una vez metido, olvidar lo prometido.

Joder, me siento violado y utilizado por esta tía. ¡Pero si yo sólo fui a comprar! Qué eso no es un puticlub, sino un súper. ¿A qué se va a un súper? Pues a todo menos a follar. Joder, que yo no me quería divorciar por ir a comprar. ¡Y qué hacemos con los niños, insisto! Pues nada, a ver qué me dice mi abogada, pero vamos… que a esta de la tienda ni me la he follado y ya me ha arruinado. ¡Es que no lo entiendo! Te lo juro por Arturo. No es normal, coño. Que yo iba a comprar y resulta que por no llevar bozal he acabado divorciado, sin saber si podré ver a los hijos que no tengo y pagando una pensión con el dinero que tampoco tengo. ¡Pero ahora cómo coño hago para comer! joder, que entre la pensión para los hijos que no tengo y la que le tengo que pagar a mi mujer por haberme tirado a la del súper, no llego a fin de mes. Las mujeres y los niños, primero, caballero. Pero si yo no tengo niños y mi mujer no es la del súper, que ni la toqué un pelo. ¿Has tocado pelo? ¡Qué no coño, que no me la he follado! 

Ni siquiera sé cual fue el inicio. ¡Menudo desquicio! Pero si yo no toqué a esa mujer, señor Juez, ahí están las grabaciones de cámara, que demuestran que no pasó nada.  Ellas eran 3 y yo uno. Y me interpelaron por no llevar bozal. Pero eran nuevas en la tienda y no tuvieron la prudencia de preguntar a los demás si era normal que un calvo como yo pululara sin bozal.

¿Y quién controla al amor? Eso es inevitable, botarate.  De ir yo con bozal la que ha provocado mi divorcio no me hubiera interpelado. Pero nos hemos enamorado, por algo tan mundado como ir libre por la vida como me salga del (nombre de mi mujer, en masculino. Se llama Ana).  No entiendo nada, de verdad. Esta tía ahora pasa de mí, fue un flechazo pero se le pasó en un rato. Suficiente tiempo para joderme la vida, dejarme en la calle y pagando una pensión para los hijos que no tengo. ¡Pero cómo voy a pagar a alguien que no tengo!. ¡Cállese, caballero, y acate la sentencia!. ¿No sabe usted la de menas que hay que mantener? ¡No sea tan racista, pardiez! Pero si no tengo hijos ni cometí delito, ni siquiera me follé a la dependienta. Qué nada, que me calle. Dicen los maderos que ellos cumplen órdenes, caballero.  Pero que yo no tengo hijos y esos menas me la pelan. ¡17 años más de condena por decir eso de los menas!

¡Por Dios santo! que yo no tengo hijos, que no puedo pagarles una pensión. Y mi mujer no se quiere divorciar de mí. ¡Lo que su mujer quiera no importa, caballero! Usted está cohabitando con una mujer casada y ha de pagarlo. ¡Claro que está casada, pero conmigo, coño! ¿Ya no puedo liarme con mi mujer? Claro que no, caballero, eso es adulterio. ¡Pero que es mi mujer! ¡Qué no nos diga a nosotros lo que hemos de hacer! Culpable y punto. A pagar o a cárcel. O las 2 cosas, te jodes, como Herodes, a ratos como Pilatos y a días como Jeremías. ¿Pero cómo voy a ir a la cárcel porque 3 dependientas del Gastamenos me paren por no llevar bozal? Las normas no las hago yo, caballero, pero hay que cumplirlas.

¿Pero qué coño me estás contando?

¡Desacato! Onorato.

Pero si yo sólo iba a decir que…

¡Desacato! Renato.

Pero que yo decía que…

¡Desacato! mentecato.

4 comentarios para “ARTÍCULO. Dando clases de civismo a los covidiotas.”

  1. Rafael López Says:

    César, ¡que ganas tengo de que llegue el día 30!

    • Rafael López Says:

      Se me olvidaba que marzo tiene 31 días. Simplemente es porque me gusta el mes de abril, trae, a mi Familia y a mi evocaciones entrañables.

      Un abrazo,

      • La primavera, que duda cabe, gusta. A mí me gusta más todavía el verano. El único reproche que le hago al mes de abril es la canción de Sabina, personaje siniestro al que no soporto, ni como “artista” ni como persona. ¿Pero qué culpa tiene el mes de que este idiota le dedicara una canción?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: