LUYS COLETO: Sáhara Occidental: el último crimen de la dictadura franquista, el primero de la dictadura democrática.



لا تستسلم أبدا ، لا تستسلم أبدا
(Claudicar nunca, Rendirse jamás)

En 1970, la ONU había instado a España a que se celebrase un referéndum de autodeterminación en el territorio saharahui. Y, después, lo sabido. Quincuagésima tercera provincia española, hace 45 tacos el Sáhara Occidental pasó a ser anexionada por la monarquía alauí a través del vil acuerdo tripartito entre España, Mauritania y Marruecos. Suculentas traiciones franquistas, juancarlistas y “democráticas”. Marchas verde, en el ínterin. Y recordando que, oficialmente, nuestra patria común continúa  siendo la potencia administradora del territorio después de su “espantá”, considerándose en puridad y en justo corolario que el Sáhara es la última colonia africana.

España, traicionando siempre al Sáhara Occidental

A mediados del pasado noviembre de 2020 Marruecos y el Frente Polisario dieron por quebrado un alto al fuego que se prolongaba durante cuatro lustros. Las declaraciones mutuas de guerra han vuelto a sacudir en nuestro país la irresuelta cuestión y la brutal responsabilidad – irresponsabilidad, mejor expresado – de España en la misma. Y los saharahuis (¿nuestros compatriotas?), cada vez más tirados. Y abandonados por España. Pero todo tiene perfecto -perfectísimo- sentido. Político, estratégico y, desde luego, económico.

Los recursos naturales del Sáhara representan su cruel condena. Sus reservas de combustibles fósiles o sus caladeros de pesca hacen del territorio exquisitez económica para una porción de empresas. Qué decir de los fosfatos durante el tardofranquismo. Y ahí prosiguen las empresas, una gran parte de ellas españolas, arrasando y esquilmando sus mares y sus tierras, haciendo “viable” la colonización y apuntalando cinco decenios de expolio. Y ningún gobierno español ha actuado para acabar con esta situación – siquiera para corregirla – ni para rozar mínimamente intereses de grupos tan poderosos. Y tan coronados. Regios elefantes, pues.

Poderoso caballero…

Rememoremos. Las empresas europeas, y evidentemente también las españolas, se benefician del despojo de los recursos del Sáhara Occidental. España, en ese sentido, recordemos, es el principal inversor en Marruecos. Alrededor de la mitad de las empresas del IBEX-35 poseen enjundiosos negocios en Marruecos y el Sáhara Occidental. A la sazón, deviene territorio decisivo. La Moncloa (y El Pardo en su día) siempre buena – magnífica, diríase- relación con Marruecos, manteniendo el inicuo statu quo dentro de los territorios ocupados para conservar tan diabólico ascendiente.

Frente de guerra Marruecos y RASD

Petróleo y gas

Y recordemos a tan inicuos vampiros, aplaudidos desde siempre por la mafia bipartidista. Y, durante su último lustro, por la mafia franquista.  Caladeros de pesca, reservas de petróleo, material militar, fosfatos o arena, por ejemplo.

Y demos comienzo con Siemens Gamesa y su flagrante falta de respeto a los derechos humanos básicos. O Cepsa y Repsol, los dos grandes grupos petroleros que contribuyen directísimamente al sostenimiento de la ocupación. Es muy sencillo de comprender. Si Cepsa y Repsol cesaran en su actividad de suministro de combustible al Sáhara Occidental ocupado, la ocupación no se podría sostener.

Milikitos, payasos, sociópatas

Marruecos fue el segundo cliente de España en ese apartado de la crematística industria de la guerra.  Y por ahí pulula Indra, militaresca basura, detrás de los probables pucherazos en las elecciones generales de abril y noviembre de 2019. La sorosiana Indra se embauló en 2009 un total de 6,3 millones de euros para la ampliación de la red de satélites de vigilancia marroquí en el Sáhara. Y recordemos que el Leviatán español controla casi una quinta parte de la propiedad de Indra.

Y más bazofia militar, claro. Por ejemplo, Rodman. Entre 2007 y 2010 vendió barcos militares a Marruecos haciéndolos pasar por barcos civiles. Tramposillos. Rodman ha vendido vehículos que se usan en la brutal represión contra el pueblo saharaui. Cabroncetes. Y memento jocoserio: Elena Espinosa, en su consejo administración, fue ministra del gobierno de Zetapé, ilustre zascandil devenido conseguidor y correveidile de plurales narco-dictaduras. Ains, las gloriosas puertas giratorias. Espinosa y más allá. Y la atroz Usovesa, qué decir. Formó parte de un enjundioso acuerdo entre España y Marruecos para la (discutible) venta de vehículos blindados.

Arena

En diciembre de 2019, 1.250 toneladas de arena retiradas del Sáhara Occidental fueron vendidas al Consistorio de Mogán para regenerar este importante lugar turístico. Cuarenta mil pavos abonó la localidad grancanaria por una acción que, según la Delegación Saharaui para Canarias, contribuye al “saqueo de las riquezas” de su territorio.

Las dos principales actividades económicas de Canarias, turismo y construcción, se nutren de expoliadas arenas saharauis. Dos compañías son directamente responsables de ello, Yesos Canarias SA (YECASA) y CEISA (Cementos Especiales de la Isla), las cuales usan profusamente este tipo de materia prima. CEISA, empresa participada a pachas por el brasileño Grupo Votorantim y la Corporación Masaveu.

Pesca

Además, Marruecos es el primer exportador de pescado a España con más de cien mil toneladas al año de productos pesqueros. La mitad de ellas, pulpo. Gran parte de estos recursos se apresan en caladeros del Sáhara Occidental, algo expresamente prohibido por el Tribunal Superior de Justicia de la UE. Tal pescado pasa, digamos, por un “proceso de marroquinización”: se rapiña en el Sáhara, se descarga en la ciudad marroquí de Agadir y después se transporta a España.

En 2014, la compañía UniónMartín, proveedora de pescado de Mercadona, adquirió el 49% de una empresa con sede en Agadir. UniónMartín admite en su web manejar el mercado de los cefalópodos como “pulpo, calamar sahariano y sepia” provenientes “del mejor caladero del mundo, FAO 34”. En él se incluyen zonas como Marruecos o las Islas Canarias, pero también las costas del Sáhara Occidental. Y, por supuesto, Krustagroup. Otra de las pesqueras que participan de la (muy) lucrativa ocupación.

César Bakken Tristán y Rabat, la hija mayor de Ahmed Fadel “El Rubio” (amigo de Bakken y productor en la zona del documental “Los cuadernos de arena”). Foto de hace 10 años.

Apesadumbrada coda geopolítica

El Sáhara Occidental se convierte en moneda de cambio. Por un lado, partes de guerra del ejército saharaui. Por otro, el expresidente de Yanquilandia, Donald Trump, avalando explícitamente la ocupación de Marruecos a cambio del reconocimiento de Israel. Con Biden nada cambiará. Y tres, clave. Marruecos ha votado en Naciones Unidas a favor de aprobar el uso medicinal de la planta de cannabis (lunático proyecto tan generosamente financiado y engrasado por George Soros) sabiendo sobradamente que Israel está a la vanguardia de la genética cannabica. Apretada síntesis: Usa, Marruecos e Israel, macabra partida de ajedrez. La principal pieza sacrificada, el Sáhara Occidental. Como siempre.

En fin.

Apostilla de César Bakken Tristán:

Habrá una segunda entrega sobre el Sahara Occidental y los campamentos de refugiados saharauis., al haber estado yo en ellos haciendo un documental (la foto mía con Rabat fue en ese empeño). Se afrontará desde la sociopolítica y la resistencia militar del Frente Polisario y en estas décadas de “paz armada”. Hablaremos de “la operación voladura”, pues fui amigo del máximo protagonista de ella, el Teniente Coronel de artillería Ricardo Ramos Alcaraz; abordaremos el carácter separatista del Frente Polisario, que quería una RASD independiente de España y ajena a Marruecos. Y de la actual situación en los campamentos saharauis del sur de Argelia y el dominio de los mismos del Frente Polisario, y la influencia Española en ellos, sobre todo sociocultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: