ARTÍCULO: Oscar Wilde desenmascara a los matasanos y a Farmafia

De nuevo, “La importancia de llamarse Ernesto”. Ayer escribí como anticipó la PLANDEMIA (ver aquí),y hoy os muestro como destripa a matasanos y farmafia, y con humor, ojo, que cabreados (casi) cualquiera puede hacerlo, pese a que la inmensa mayoría no sepa ni de qué va este cuento. Transcribo:

“(…)

ARCHIBALDO. – (…). Los médicos dictaminaron que Bunbury no podía vivir… así que Bunbury se murió.

LADY BRACKNELL. – Me parece que ha pecado de exceso de confianza en la opinión de los médicos. Pero, en fin, menos mal que tuvo un rasgo de firmeza y se decidió a acabar con todas aquellas indecisiones, siguiendo una orden facultativa. (…)”

Así es, queridos niños, lo que digan los galenos y farmacéuticos va a misa. ¿O no? De vosotros depende que la yatrogenia (*) siga campando a sus anchas, que Farmafia siga amasando millones a costa de vuestro bolsillo y, sobre todo, vuestra (mala) salud. De vosotros depende que el Síndrome de Munchausen (*) impere y que el síndrome de Estocolmo (*) domine el orbe, y que el síndrome de Procusto (*) siga castigando a los que no somos covidiotas, a los que –pese a todo y a todos – amamos la vida (*).

(*)  yatrogenia

Tb. iatrogenia.

Del gr. ἰατρός iatrós ‘médico1‘ y -genia.

1. f. Med. Alteración, especialmente negativa, del estado del paciente producida por el médico.

(*) Es una enfermedad mental y una forma de maltrato infantil. El cuidador del niño, con frecuencia la madre, inventa síntomas falsos o provoca síntomas reales para que parezca que el niño está enfermo.

(*)El síndrome de Estocolmo es una reacción psicológica en la que la víctima de un secuestro o retención en contra de su voluntad desarrolla una relación de complicidad y un fuerte vínculo afectivo1​ con su captor. 

(*) incapacidad para reconocer como válidas ideas de otros, el miedo a ser superado profesional o personalmente por otros, la envidia… todo ello nos puede llevar a eludir responsabilidades, tomar malas decisiones y frenar las iniciativas, aportaciones e ideas de aquellos que pueden dejarnos en evidencia.

(*)

5 comentarios para “ARTÍCULO: Oscar Wilde desenmascara a los matasanos y a Farmafia”

  1. joseignacioh Says:

    El famoso “síndrome de Estocolmo”:
    El atracador era joven, guapo y apuesto, entre los rehenes había alguna mujer, joven, guapa y apuesta, que se quedó prendada del atracador (repito) joven, guapo y apuesto.
    Eso fué todo. 🙂

  2. Rafael López Says:

    ¡Muy bien, César! educando, que es el mejor método para que las personas tengan autonomía del pensamiento y conciencias críticas.

    • Rafael, me temo que en este país llevamos 45 años de malísima educación. Y eso es un periodo demasiado amplio como para volver a tener una sociedad bien educada. El daño dela memocracia es irreversible y avanza con paso muy firme calzando botas de 7 leguas.

      • Rafael López Says:

        Así es César, pero un “maldito” no debe resignarse jamás, aunque esté solo.

  3. […] hace unos días os enseñé que Oscar Wilde vaticinó la plandemia y desenmascaró a matasanos y Farmafia; ahora le toca al gabacho.  Colosales transcripciones os he mostrado (obviamente, cambiad […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: