ARTÍCULO: Reír, comer y follar

Pocos verbos resumen tanto una vida plena, tanto en forma activa como en pasiva. Es como aquel inveterado chiste / chascarrillo / aforismo que dice: “Tan maricón es el que da como el que recibe. Pero apunta que yo era el que daba”. Pues eso, pan con queso.

¿Con quién has reído, últimamente?

¿Con quién has comido (cocinado) últimamente?

¿Con quién has follado, últimamente?

Nada más importante en la vida como ejercer estos 3 verbos. Nada más simple, en la vida, como ejercer estos 3 verbos. Nada más difícil, en la vida, como ejercer estos 3 verbos.

Muy difícil es reír ya, pero más aún hacer reír. Muy difícil es comer ya, pero más aún cocinar. Muy difícil es follar ya, pero más aún que te follen (unos peces, si puede ser).

Tengo la enorme virtud de ser bufón, cocinero y amante. Ojo, que te la cojo, no es tema baladí ni bagatela grandilocuente (hacía mucho que no metía esta palabra y creo que os la he metido sin vaselina) reflexionar de eso. ¿Cuándo hiciste la última flexión, por cierto? Yo hago ejercicio físico/técnico /táctico todos los días. Pero yo estoy loco, ese es otro tema, apasionante, pero otro. Tiririririri, tarororororololeeeeeeerooooooo tralarí que te viiiiiiiiiiiiiii…

Si le digo a mi hipermnesia que haga un memorándum sobre toda la tropa con la que he reído (no de la que me he reído, aunque muchas veces tanto monta monta tanto Isabel como Fernando) ocuparía miles de páginas, y sólo anotando nombres propios, no los motivos de la risa. Si hago lo mismo con los que he comido, cocinando yo que lo otro es trama, la lista es enorme también, pero menos que la anterior . Si hago lo mismo con las que he follado (a pesar de todo, y siendo “macho catado” –como decía mi exnovia mexicana, espera, norteamericana mola más – sigo siendo heterosexual, “Def con 2” dixit.)

Pero a día de hoy, rememorando el legítimo ejercicio de estos 3 verbos vitales, me pregunto: ¿con quien de estos/as volvería a reír, comer (cocinar) o follar? Me temo, planteo y observo que… con todos. Exactamente con el 100%. Porque cuando ejercí (mos) el uso y abuso de esos 3 verbos vitales, éramos conscientes de ello, del desparpajo que suponía hacerlo. Nada más agradable en la vida que ejercer estos 3 verbos, ya si es con la misma persona, ni te digo, trigo, por no llamarte Rodrigo. 

¿Qué nos ha pasado? de verdad, lo digo en serio: ¿qué nos ha pasado que ya ni reímos, ni comemos (cocinamos) ni follamos?

Yo lo he hecho con arquitectas, psicólogas, profesoras de derecho, actrices, actores, informáticas, informáticos, militares, policías, publicistas, diseñadoras, empresarios multimillonarios, deportistas de élite, cantantes, políticos, periodistas, ultras de jurgol, comunistas, neonazis, camareras, cocineros, cocineras, carteros, carteras, marroquineros, pescadores, cazadores, asesinos, refugiados políticos, drogadictos, traficantes, negros, negratas, moros, judíos, vagabundos, filibusteros, tenderos, matemáticos, maricones, lesbianas, célibes, curas, imanes, guitarristas, bateristas, pianistas, budistas, chamanes, fotógrafos, modelos, masones, pilotos de avión, agricultores, putas, putos, médicos, médicas, un domador de leones y tigres, bailarinas, trapecistas, ganaderos, hosteleros, yo qué sé… todo el orbe y más allá. Y con todos y cada uno de ellos reí, comí y/o follé.

¿Y ahora? jajajajajajaja Me da la risa floja. El que tenga hijos menores de edad que se levante ahora mismo y vaya a un espejo.  Tras eso, que mire a su hijo y tenga los santos cojones de decirle: “no vas ni a reír, ni a comer (cocinar) ni a follar, jamás”.

4 comentarios para “ARTÍCULO: Reír, comer y follar”

  1. Rafael López Says:

    Querido César, si no te has reído conmigo (aunque sea en la distancia) es que me has engañao. Y si te has reído, en el único perfil que me reconozco es en el de puto (porque estando familiarizado con tu forma de expresarte siempre admite algo después que defina más y mejor), en cuyo caso tengo que reprenderte por no afinar lo suficiente en tu artículo.

    Porque yo soy un maño mediosordo, juntaletras vocacional, padre de Familia, y un tipo bastante raro que a la vejez se junta con unos jovenzuelos muy mal hablaos.

  2. Amigo Rafael, por suerte (lo digo sin conocimiento de causa) tu prole no es menor de edad. Tú no necesitas mirarte al espejo. Lo que nos espera, con estas generaciones que tienen la inestimable ayuda de los menas y otros hijos de la gran puta… pues es minina, como el puto gato negro okupa, que es minino. Lo único que me gusta de toda esta aberración satánica que es la vida del hombre actual sobre la madre Tierra, es que… ¡es divertido ser el ecce homo, el rebelde, el enemigo público número 1! Y serlo por… ¡por ser paupérrimo e ir deambulando por la calle sin bozal! Lo que antes era normal, injusto pero normal (ser pobre y erario) ahora es motivo de escarnio. jajajjajaa Lo que pasa es que yo soy experto en varias artes marciales (esto no es broma) creadas por mí… por eso voy tan tranquilo sin bozal y cagándome en la puta madre de todos los que me miran mal y me intentan agredir… sin armas de fuego que me enfrenten no le tengo miedo a la turba. Por eso me descojono de todos, y por supuesto, todas los/las/les liberticidas/es/os.
    Y creo que eso lo intuyen… porque no es normal que yo siga con vida y/o sin estar preso… tras 14 meses de PLANDEMIA. Creo que me tienen miedo. Y entiendo su miedo…

    • Rafael López Says:

      César, el “oficio” de padre es de por vida, y aunque los Hijos sean mayores de edad (como es mi caso) ellos siguen siendo un espejo donde mirarte, y en muchas ocasiones el reflejo que te devuelve deja que desear.

      Totalmente de acuerdo contigo que, por desgracia, las nuevas generaciones no van a “VIVIR”, les han empezado a dar un pésimo sucedáneo que no se parece en nada.

  3. “Vivir” libro de Ayn Rand. Ya lo comenté en un artículo a colación de otro asunto. En ese libro se ve cómo en los países comunistas vivían como ahora vivimos en todo Occidente. Y logramos salir de ese yugo, porque yo he vivido y, por suerte, el comunismo no Gobernó “oficialmente” en España, hasta que fue Espena. Siempre hay un halo de esperanza, pero te garantizo que yo no podría ser padre de nadie, porque estaría muerto o en prisión, tras defender a mis hijos de lo que les están haciendo, tengan la edad que tengan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: