Cine. RAFAEL LÓPEZ: La guerra de Dios .

Retorno al hogar, en mi cita cinematográfica de los viernes, con una muestra del estupendo fondo de armario del cine franquista, sin lugar a dudas, de la producción patria, el de más calidad tanto en obras como en directores, guionistas y actores. 

Traigo un título de temática religiosa de la mano del gran Rafael Gil, “La guerra de Dios”, notabilsima obra que aborda la llegada a un pueblo minero de un cura recién salido del seminario y de como, poco a poco y con gran sacrificio, irá desarrollando su actividad pastoral y reconduciendo enquistados rencores. Como les adjunto al final un enlace donde poder visionar esta gran película, prefiero que la vean y saquen sus propias conclusiones. 

El director contó para esta cinta con algunos de los mejores actores de la época, destacando: Julia Caba Alba, José Marco Davó, Jaime Blanch, Claude Laydu, Fernando Sancho, Francisco Rabal, Ricardo Calvo y José Sepulveda entre otros. Es una película del año 1953, cuyo guión es manufactura del prolífico Vicente Escriba, y que soporta, a la perfección, el paso de los años por su temática actual e imperecedera. 

Y como se está convirtiendo en costumbre, en esta mi segunda “vida” en el blog de don César, abordare, desde el ambon que me brindan mis recomendaciones cinematográficas de los viernes, cuestiones de tipo político o social. 

Hace una semana leí una noticia en la que se anunciaba que la diócesis de Barcelona cerraría el 75 % de las iglesias ubicadas en dicha circunscripción eclesiástica. Era un artículo, desde mi punto de vista, insuficiente porque no ahondaba, en profundidad, en la cuestión, limitándose a detallar aspectos cuasi pueriles como la disminución de ingresos, la falta de fieles al culto, reducción del número de bodas, bautizos y comuniones, la ausencia de vocaciones, o tener las ratios más bajas de España en contribuyentes que seleccionan, en la declaración de la renta, la “X” para el sostenimiento de la Iglesia católica, o en personas que se reconocen como católicos. 

Es evidente que el mensaje de Jesús hace muchos lustros que ha sido paulatina, e inexorablemente, “reemplazado” en Cataluña por un nacionalismo exacerbado, sectario y supremacista. Que el gordo Junqueras se confiese católico, con la ideología política que defiende, demuestra lo mucho que se han echado a perder en esa región. Pero lo peor, desde mi punto de vista, ha sido la vomitiva y pérfida influencia ejercida por el clero en aquella región, y muy especialmente, por el monasterio de Montserrat, auténtico núcleo destructor de los valores cristianos, y feroz coadyuvador del pancatalanismo más desquiciado. Cuenta este satánico centro con casos de abusos de menores silenciados, criminalmente, por los responsables del propio monasterio en connivencia con los mandamases de la Generalidad de Cataluña (ya saben Pujol y compañía) con la que conformaron, y conforman, un siniestro contubernio luciferino. 

Ahora está a cargo de la diócesis de Barcelona, un turolense desnortado, Monseñor Omella, que compadrea con el pancatalanismo día si, día también y el del medio, y que pretende hacer “Caja” con los bienes de la Iglesia (¡que vergüenza!). Ya escribí sobre él, en un par de ocasiones, y no merece semejante personajillo más dedicación por mi parte, sus obras ya lo han retratado ampliamente, situándole más en la apostasía que en lo que debería ser. De todos modos me resulta tristisima esa rendición de la fe cristiana ante los delirios de unos malnacidos. Mal está que se malvendan los bienes eclesiásticos, en un “pan para hoy y hambre para mañana”,  pero hundir en el lodo supremacista, y ateo, el legado cristiano, en aquella región, lo considero un pecado capital. 

La Iglesia en el mundo, y muy particularmente en España, hace tiempo que actúa de manera sumisa, y vergonzosa, ante el poder civil, y de las obligarquias globalistas, lo que, desde mi punto de vista, la está conduciendo a la peor crisis de su historia.  La asunción de una posición (desde el mismo Vaticano) nada beligerante hacia asuntos tan graves como la inmigración, la transexualidad, la renuncia a su función evangelizadora, la “mercantilización” de la fe, e incluso el ecologismo están socavando, muy seriamente, el papel y la función de la Iglesia. Por ejemplo, en España, basta que los malgobiernos socialcomunistas realicen veladas amenazas sobre la inmatriculación de sus bienes a efectos del IBI, o la educación concertada, para generar unos efectos causticos sobre la defensa que la Iglesia debería realizar respecto de sus legítimos derechos y posicionamientos morales. Además está el gravísimo hecho de su burdo consentimiento ante la profanación de la tumba de Franco en el Valle de los caídos, asumiendo, vergonzosamente, un atropello jurídico, y moral, sin precedentes, sólo por saciar los desquiciados, y espurios, interéses electorales de la PSOE. Hechos de esta naturaleza ejemplifican una cobardía ya cuasi endémica de la iglesia hispana, y una inexplicable falta de respeto de la misma hacia el propio hecho en sí, ya que se produjo en un lugar sagrado, agravado por haber sido, el vilmente ofendido, un baluarte en la defensa de la fe cristiana, cuyo legado fue mancillado por una jerárquica indigna, y degradada moralmente hasta las trancas (hay alguna excepción, pero son gotas en el océano).

Hace un par de semanas oí unas declaraciones de la infame, y sectaria, ministre de las cosas sociales (creo que se llama Ilone Belarra, o algo así), que en su defensa de la ley He-Rhodes (supuestamente es una ley de defensa de la infancia, pero su finalidad es justamente la contraria, al eliminar el vínculo familiar como referencia vital para los niños, y permitir su siniestro adoctrinamiento con todas las porquerías LGTBI) criticaba, ferozmente, a la Iglesia acusándola de abuso generalizado de menores, e infinitas felonías más. No puedo admitir semejante argumentación, que universaliza casos singulares, como si fuese un ‘modus operandi’ institucionalizado. Esas realidades deben ser perseguidas en todo contexto, y lugar, pero ajustándose a la Verdad y no a malintencionados, y grotescos, intereses que focalizan sólo en los clérigos la comisión de dichos crímenes. Poco nombra esta comunista, más mala que un dolor, los casos en otros ámbitos como, por ejemplo, los deportivos, asociativos y académicos, por no hablar de los causados por la vomitiva, y lacerante, inmigración ilegal (manadas que agreden, o violan, a niñas). Pero resulta especialmente sangrante que sus ‘compis’ de Baleares, tanto en el Gobierno de dicha Comunidad como en otros gobiernos locales de dicha región, han tapado, criminal, y nauseabundamente, los casos de niñas tuteladas por la Administración que han sido prostituidas en la calle, y obligadas a realizar actos sexuales repugnantes a los carnuzos que debían velar por su protección y seguridad; o el caso del vicioso, y malnacido, ex-marido de una relevante dirigente comunista en la Comunidad de Valencia (Mónica Oltra) que violo a una menor tutelada, en varias ocasiones, con la complicidad silente de la Administración socialcomunista de dicha región. 

Resulta, igualmente, hipócrita y repugnante que estos “defensores de la infancia y de las mujeres” se callen como rameras (mis disculpas a las profesionales) ante las sistemáticas violaciones de sus admiradas guerrillas socialcomunistas en hispanoamerica, tanto a nivel civil como a aquellas jóvenes que secuestran para “nutrir” sus siniestros grupos terroristas; o a esos satrapas socialcomunistas nicaragüense y boliviano (Ortega y Morales) que cuentan con un asqueroso historial de violaciones a menores y del cual no dicen ni media palabra estas hijas de Satanás; y eso por no hablar de los “derechos civiles” de las mujeres y niñas en su querido Irán y esos países islámicos tan “super guay”.

Una de las vilezas más grandes que puedo llegar a imaginar es el abuso de menores (tocamientos y esas porquerías que hacen esas alimañas), y respecto de la violacion considero que es un crimen merecedor de la pena de muerte, y sólo siendo muy indulgente, y en el marco del buenista sistema penitenciario español, cadena perpetua, en régimen carcelero riguroso, sin revisiones, ni custodias de ningún tipo, porque los primeros matan la inocencia de los niños y quienes cometen las segundas la más íntima dignidad de las mujeres.  Pero si hay algo que deteste más que todo esto es cómo los políticos pervierten la realidad de estos asuntos (en realidad lo hacen con todos) para acomodarla a sus criminales, y degenerados, intereses y, cómo los medios de des-informacion se prostituyen para ocultar y tergiversar los hechos con el objeto de crear una determinada conciencia social adecuada para los rastreros objetivos de sus amos. 

https://gloria.tv/post/q2UGzV6CjSw71yxJjBVZWcLHp

P.D.: quién no esté aburrido ya de leerme, le dejo de propina un artículo mio de hace medio año titulado “Las aves migratorias” 

 19/11/2020
https://cesarbakken.net/2020/11/19/rafael-lopez-las-aves-migratorias/
Las aves migratorias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: