ARTÍCULO: Reencuentro de 2 amigos “malditos” (*).

Ayer, por fin y en la capital del país fracasado que es Espena, me reencontré con don Luys Cotelo.  Fue una cita espectacular, porque –tristísimamente –éramos un espectáculo al ser las 2 únicas personas sin bozal que vi en Madrid (para NO variar y ojo, que mi viaje de ida/vuela, a pata desde Hediondo Puente de Bellacos a Aluche da para ver a mucha tropa). A Luys y a mí nunca nos gustó destacar, pues la discreción es un don divino para todo aquel hombre que se precie de tal, para todos los demás: instagram.

Resulta desalentador ver que tras 15 meses de plandemia oficial (empezó antes, en diciembre de 2019, que se dice pronto) la peste está embozalada y encantada, quise decir “la gente”, perdón… ¿quise decirlo…? No, la verdad es que no fue un lapsus, pues esto no es una chapa en directo, sino escrita y –por lo tanto – en diferido. ¡Cuánto apestado hay! Pobrecicos míos qué enfermicos están ellos, oye; que han de llevar bozal para no contagiarnos a Luys y a mí, las 2 únicas personas sanas ayer en Madrid (añado que, sobre todo, de mente, pese a ser 2 dementes, sobre todo yo que estoy fatal de lo mío y de lo vuestro).

Espero que pronto se os pase la enfermedad, o que os muráis de una puta vez, joder, que me da mucha pena veros sufrir así, no puedo con tanto sufrimiento humano a mi alrededor. ¿Sois víctimas de la celebérrima maldición gitana: “ojalá no te mueras nunca y te pases la vida enfermo”? Estar todo el día en el patio del hospital es algo que me saca de quicio. Y pedazo patio: tiene parques, carreteras, ciudades, supermercados, montañas, ríos, mar… ¡para que luego digan que la Sanidad Pública no tiene medios!

Paradójicamente los centros sanitarios están cerrados ¡ahora que está todo el paisanaje enfermo! JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ La madre del cordero asado… los espenoles son los que asaron la manteca. ¿Para qué sirven los centros sanitarios, entonces? ¡ah, coño! qué son sets de rodaje de “TIK-TOK” Todo en orden en este desquiciado país. Iré a Mediaset cuando me duela la barriguita y etc. ¡A ver si no nos tiene paciencia el Lord!

Por cierto, hacía casi 1 año que no estaba en un bar… y fue también con Luys. Resulta que por algún extraño motivo es abstemio y cafetero, y en los chinos todavía no venden café… y hablando de chinos, ayer en uno de la Avda. de Oporto me reí un buen rato con 2 especímenes de esta especie animal tan rara. Estos 2 ultramarinos tenían el ultramarinos (¡qué ingenio tiene! me diría mi conocido Antonio Ozores, cómo decía cada vez que alguien decía una gilipollez que crecía ingeniosa) blindado, en plan Apocalipsis… espera Ozores que voy, otra vez: En plan amuchalipsis. Sólo tenían habilitada la entrada para los clientes, con carros de la compra como infranqueable muro y todo, todito, todo, plastificado (ya sabéis que los plásticos que antes se usaban para tapar la ropa secándose bajo la lluvia ahora aíslan del más terrible virus de la historia…) Eran una pareja (estos cabrones siempre van como los picoletos…. bueno, como iban los picolos). Al verme entrar: caos, gritos, pavor , mucho… el hombre salió huyendo hacia los confines de sus estantes repletos de comida basura, al grito de: “¡fuela, fuela!” Mientras la mujer, que le echó más cojones que el varón, desde el mostrador y tan sólo protegida por esos plásticos cogidos con celo en el techo, y con su bozal, me gritaba: “sin mascalilla, no, sin mascalilla no!” “¿No qué?” –les dije atónito – “Sin mascalilla no podel estal: fuela, fuela!” Esto lo decían a la par, ¡menuda sincronización molona!

“Sólo quiero una cerveza y me voy, lo juro” dije retrocediendo al quicio de la puerta y con las manos arriba. Y como eran covidiotas y retrasados mentales severos, pero no gilipollas ya que están ahí para vender, la china dijo: “sí, qué queler”. Y yo, para tocar un poco los cojones le pregunté por varias marcas raras de birra y la china buscándolas todo nerviosa y el chino desesperado entre la penumbra de las estanterías, con su sempiterno: “¡fuela, fuela!” “esto no es Fuenla, es Madrid capital” debí decirles, pero no lo habrían pillado. 

Para que no les diera un soponcio, le dije “una mahou roja”. Y me la sacó, con mucha habilidad, entre varias capas de plástico. Y cogí la birra, avisando “Voy a entrar, ¿eh?” y despollado. Cogí la birra como el que atrapa una cobra del cuello, así de rápido y eficaz fui, y volví al quicio. “¿Y ahora cómo coño os pago?” dije sacando 1 euro de mi mágico bolsillo (digo mágico porque un paupérrimo como yo hace magia para sacar dinero). “¿Cuánto es?” “85”. Me acerqué a donde antes cacé la cobra y solté el euro como el que juega “al juego de la rana” (queridos niños, no lo conoceréis, mirad en vuestro móvil). La china lo atrapó hábilmente y se lo quedó. Y yo, desde el quicio: “Oye, dame las vueltas” Y ella, que a duras penas se sostenía ya en pie: “¿Queler vueltas?” “Pues claro, no te jode” Ahí me arrimé y las cogí, mientras ella, sabia mujer de esa puta cultura milenaria de gilipollas amarillos me espetó: “En casa no mascalilla, en calle sí”.

Lo que me pude reír. A ver si no es grande la vida, joder.

(*) Don Rafael López, nos llama “Malditos”. Karen García todavía no nos ha llamado nada, ,mujer, ponnos un mote…

6 comentarios para “ARTÍCULO: Reencuentro de 2 amigos “malditos” (*).”

  1. Aulicus Says:

    Gracias por el descojone, César. Hoy ya me he desgañitado riendo con esto: “¿Queler vueltas?” “Pues claro, no te jode” Ahí me arrimé y las cogí, mientras ella, sabia mujer de esa puta cultura milenaria de gilipollas amarillos me espetó: “En casa no mascalilla, en calle sí”

    Efectivamente, sabios son pues son inmigrantes modelicos, perfectamente adaptados a la estulticia local. Aquí te traigo otro refrancico, que sé que eres aficionado: “Do fueres, haz lo que vieres”. Simplemente están intentando pasar desapercibidos y, desde luego, no se hacen notar. Lo anterior implica lo siguiente y es que gilipollas también son y de altura por venir a mimetizar las costumbres de un hatajo de descerebrados que van de traspié en traspié por la historia como pollo sin cabeza.

    Y ya que paso por aquí, coincidencias de la vida, pero yo osaría sugerir el mote de “Patrulla del Infierno”, un par de supervivientes que ‘apatrullan’ el infierno post-covidiano en busca de una señal. Aquí te he dado el guión de una peli medio hecho. También es un tema de Judas (¿cómo es posible esta casualidad?) que reza así:

    Chrome monsters
    Steel warriors
    Soul stealers
    Ripping out hearts!
    They’re Devil dogs
    The Hell Patrol…!

    Para los que parlan 47 idiomas (ha pasado el tiempo y ya deben de haber aprendido alguno nuevo) incluido el chino mandrilín pero no el anglo, traduzco (y añado el tono épico):

    Señores de cromo
    Guerreros de acero
    Ladrones de almas
    Destripando corazones
    Son perros del diablo
    ¡La Patrulla del Infierno!

    • Aulicus, buen tema el de Judas Priest… ten en cuenta el nombre de la banda… Y lo de los chinorris… qué va, no hacen el “donde fueres haz lo que vieres”. Por lo menos en Hediondo Puente de Bellacos, los chinos fueron los primeros que cerraron sus tiendas, por motivos a cada cual más irrisorio, con carteles en la puerta: “celado por vacaciones”, “Celado pol lefolma”… y muchos salieron por patas de Espena… el congoja empezó en su puto país y, seguramente, sus mass mierdas les alertaron “de la terrible pandemia”. Yo, cuando vi que los chinos cerraban, dije: hostia puta, se va a liar gorda.Porque estos no dan puntada sin hilo, en cuetión de catástrofe social…

      • Aulicus Says:

        Los chinos pasan de Espena; con tener a Jackie Chan les basta y les sobra. Por cierto, los chinos se inflaron a vender maletas a otros inmigrantes antes de cerrar. Nos fueron ellos los únicos en verlas venir y pirarse. Hablando de chinorris, a una china amiga mía tuve el descaro de preguntarle un día: “Oye y vosotros en China tenéis tiendas del todo a 100?” A lo que me contesto: “Chi, pol claro”. Aunque yo no satisfecho con una escueta respuesta incidí en la cuestión. “Pero… y quiénes son vuestros chinos, digo, de dónde trais los productos baratos?” Obviamente pensaría para sí, “Pelo bueno, este cletino qué se ha cleído”. Pero me respondió con la cortesía que caracteriza a los pueblos asiaticos en nuestras mentes occidentales: “Valios países, Pilipinas”. Así que, amigos, no sojuzguéis a nuestros hermanos asiáticos, pues hay otros muchos pueblos que están por debajo en el escalafón de las naciones oprimidas. Y después de este breve apunte cultural doy por concluida la sesión.

  2. Rafael López Says:

    ‘Has aceltado de pleno quelido Cesal’, me ha encantado el artículo y veros tan en forma a Luys y a Ti.

    Creo que le habías prometido un recibimiento menos agasajistico debido a ciertas antiguas recomendaciones de este “Maldito” irredento. De cualquier manera ya sabes que errar es humano y perdonar divino.

    Casi echo una lagrimica viendo esa foto tan enternecedora, y confío que ahora que lo tienes cerca no se te escape con vida.

    En fin, me habéis alegrado el día ¡y mucho! (bueno Tú un poquico más por currarte el artículo).

    Un abrazo a ambos queridos Mosqueperros.

  3. Karen García Says:

    El mote llegará solo… y lo sabrás (paciencia)

  4. Joder tíos, que yo también vivo en Aluche, y no porto bozal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: