ARTÍCULO-relato: ¡Qué bien estábamos tan mal!

Hace 15 meses YO tenía el control del mundo, pese a estar él del revés

Nunca he estado en la cárcel, pues no se me ha perdido nada allí, pero he oído mucha rumba en la que hablan siempre de “libertad” y suelen enfrentarla a su antagonismo: la trena.

Supongo que para el preso culpable de un delito la cárcel es una prolongación más de su vida. Supongo que  para el preso inocente de un delito la cárcel es una prolongación más de su muerte.

“Hay más lágrimas derramadas por los deseos concedidos que por los no concedidos”. Este aforismo (o axioma vital según se mire) representa el castigo por exceso de celo, por pretenciosos, por gula, por y tantos pores de cosas que realmente nos han hecho dividir, minar nuestra vida, ya de por sí viciada de origen al nacer bajo la enorme paradoja de la cual, parece, sólo los sapiens sapiens somos conscientes no mucho después de aprender a caminar. Curioso que la mayoría de especies nazcan caminando y vivan inconscientes de la gran paradoja que es nacer para morir.  

“Tanto nadar para morir en la orilla”. Vaya tela, ¿eh? Yo que he sido nadador durante décadas, hasta que mi espalda dijo ¡basta! sé de qué va la vaina. Quien pudiera ahora, por lo menos, nadar; pasara lo que pasara en la orilla. Ahora que nuestra vida es un orillar covidiota parecen más apetecibles que nunca los riesgos intrínsecos a toda vida, eso que ahora nos han quitado para proteger nuestra salud.

“Inserte su contraseña para proteger su seguridad”. Esta tétrica redundancia me la escribe el puto móvil una vez al día, más o menos, desde hace años. Ya le he dado mi huella digital al móvil, para hacer esas labores y estar yo bien rastreado cada vez que lo desbloqueo. ¿A qué viene cebarse conmigo de esa manera? ¿por qué he de soportar que, encima, me hagan escribir una puta contraseña? ¿Queréis saber el por qué? Porque el mal nunca se sacia. Siempre quiere más, más, más… El mal es adicto al bien que le genera su obrar.

“Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”. Cuanto hecho de menos estar tan mal como hace 15 meses. Vivir en un país grosero, grotesco, analfabeto y liberticida. Pero por lo menos eso: vivir. Veo desde donde tecleo el libro de Ayn Rand homónimo. El que lo haya leído (supongo que nadie) sabrá que menudo vaticinio fue leerme ese libro hace eso: 15 meses. Precisamente es un libro que canta a la vida individual desde la muerte social, esa sociedead que sufrimos ahora más que nunca. Qué mala suerte habernos parido justo en esta época, ¿eh?

De pequeño ya sabía YO quien tenía el control de MI vida

A mí me parieron en la capital madrileña de Bolivia. Nací pelirrojo (ahora ni peli ni, por supuesto, puto rojo). En esa época las matronas y demás dementes asistentes de parto prohibían a las madres dar el calostro a los neonatos, hasta pasadas 24h. ¿Por qué, no lo sé ni me importa, pues yo no respeté esa puta norma, LA PRIMERA PROHIBICIÓN ME LA IMPUSIERON AL SEGUNDO DE NACER… bien empecé, cojonudamente, vaya.

Nací con hambre (mi novela de cabecera, por cierto. ¡Cuidado! que es de un nazi… Knut Hamsun. Os recomiendo leer, “Por los viejos caminos” de este mismo autor, para saber el por qué “era nazi”) ¿y qué se hace cuando se tiene hambre y tienes comida?  Pues eso quise hacer yo y nada… que no me dejaban morder la teta. ¿Qué hice yo con unos minutos de vida y esa pinta: negruzco como todo neonato, el pelo que os dije de punta… y uñas (nací con zarpas. Nací, sin Z)? Pues me arañé la cara, supongo que de rabia e impotencia al no poder comer estando “vivo de hambre”. Y mi madre, sin que la vieran los gilipollas galenos y sus secuaces maltratadores ya hasta de un neonato, me dio de mamar ¿Qué podemos esperar de una gentuza abortista, eutanásicos y amantes de la iatrogenia como son los galenos? Y mamé. “¿Quién no llora no mama?” y una polla, en mi caso, “quien no sangra no mama”. Hay seres humanos que nacimos guerreros y nos matarán guerreros. Pero no les será fácil, vaya que no y vaya sí lo saben bien estos cobardes genocidas. Con un puñado como yo, game over para los psicópatas, lo tengo más que claro, al igual que tengo todavía más claro que estoy más sólo que la luna en Madrid. Pero qué bonita es la luna, ¿a qué sí?

Hasta en Noruega saben que soy un AS (foto de uno de mis primos maternos)

Mi madre tuvo la imprudencia de asomarme al mundo por una cristalera de la habitación del hospital, desde la cual se veía la ciudad deportiva del Real Madrid… y como iban vestidos del mismo color que los torturadores del hospital, pues me hice antimadridista. Mi abuela materna, que en mi mente siempre echaba carreras para ver quien era la mejor mujer sobre la Tierra, si ella o mi madre, cuando me vio, todo sanguinolento por los arañazos, con el peloputo-rojo de punta, exclamó:”¡Es el niño más bonito del mundo!” Y no contenta con su barbaridad, añadió: “¡Qué hermoso es!”. Era su primer nieto, luego nacieron 2 más (mis primos maternos) más guapos que yo, pero yo tuve el privilegio de la novedad… jajajajajaja  Y mi madre, sabia ya sin yo saberlo pues, obviamente, todo esto me lo contaron ellas cuando ya tenía yo edad para ser gilipollas, le dijo a su madre: “Pero mama, si es horrible”. JAJAJAJA y re JAJAJAJAJ.

Queridos niños, que nada ni nadie os ciegue. Si vuestro hijo es un gremling, lo es. Si vuestros gobernantes son unos torturadores, lo son. Si y tantos síes que deberéis asumir, reconocer y razonar para poder decir la palabra más importante que hay en la vida humana: NO.

Jamás renunciéis a vuestra sacrosanta LIBERTAD. Y el que crea que su libertad es mi liberticidio, que se vaya parapetando bien, que sabe que fui, voy e iré a por él. En defensa de MI vida.

Os enlazo mi vídeo poema de “Elogio al no”. Os jodéis si lo veis, o no… En la puta tele seguro que hay cosas mucho más interesantes que mis vídeos.

5 comentarios para “ARTÍCULO-relato: ¡Qué bien estábamos tan mal!”

  1. Rafael López Says:

    ¡Estupendisimo artículo, César!

  2. Gracias. Rafael. Por desgracia ya no me queda nada más que hacer en la vida que escribir un poco. Qué cierto eso que digo de que “hay más lágrimas derramadas por los deseos concedidos que por los no concedidos” Yo siempre quise ser (y dije que soy) escritor. Pues, ¡hala! a joderse. Ahora sólo puedes escribir. Adiós a la vida, sólo puedes estar encerrado escribiendo. TELA.

    • Rafael López Says:

      Querido César, ya hemos escrito, creo que ampliamente, los tres sobre lo que ha supuesto, y está suponiendo, esta criminal situación derivada del virus chino pero que en España ha adquirido, y está adquiriendo, niveles trágicos (siempre tan ligados al carácter español), debido a una patulea luciferina de politicastros. Pero hay una convicción que me recuerda que hasta en los escenarios más perjudiciales para el ser humano (el que estamos viviendo lo es) siempre existe algo de lo que sentirse dichoso, en mi caso es que de no haberse dado las cosas así nunca os hubiera conocido, y menos aún tener esta experiencia personal de juntaletras otoñal.

      Cómo estoy convencido de que las cosas se pondrán peor, ese espíritu luchador tuyo y la indómita perseverancia de Luys se verán sometidas a nuevas, y más agresivas, pruebas (al igual que nos ocurrirá a todos), pero para mí es muy importante saber de vosotros, y que sigáis ampliando, a través de vuestros correos, conversaciones y artículos, mis conocimientos, emociones y vivencias.

      • Don Rafael, te entiendo. Pero yo no soy como Don Luys, por suerte para él y por suerte para mí que él no sea como yo. En este mundo hacen falta las 2 caras de la moneda (ojo, no soy terraplanista, por si alguien hace analogía sobre la moneda y la Tierra… aunque sería un terraplanista tocapelotas al decir que, encima, esa tierra plana tiene 2 caras). El caso es que mi decisión ya está tomada desde hace un par de días. Saldré en las noticias, o tal vez no, depende si cuando reviente a ese segurrata del Carrefuck coincide con algún partido de jurgol. Yo no puedo vivir sojuzgado hasta este extremo. Y los que me conocen de verdad, es decir: en persona y estando en situaciones límite, saben que conmigo bromas ninguna. Ese esbirro ha cometido el peor error de su vida y creo que lo sabe por como huyó cuando fui a por él tras su agresión y acoso reiterado. Está sentenciado. Y lo digo aquí, públicamente. Yo no me escondo. Mi autodefensa no tiene límite y esta que es mi casa, pero pública, creo que he dejado más que claro mi carácter y con él moriré.
        Jamás seré inquilino de una mente que no sea la mía.
        Mi vida me importa una mierda si no tengo honra.

  3. Aulicus Says:

    Hombre, César, nos vas a terminar dando una razón para apoyar el enjaulamiento. El “tal vez” da muchísimo más juego porque adopta muchas más formas (“puede ser”, “quizás”, “qui le sait”, “posiblemente”, “es una idea”, “ya veremos”, “hay que valorarlo”, “lo tendré en cuenta”, “se está considerando”), por tanto, confunde más al personal y es de esto de lo que se trata, de dejar la confusión para los que buscan confundirnos con sus falsos dilemas y retener solamente la certeza de que somos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: