ARTÍCULO: Carrefuck y su maltrato al cliente.

Queridos niños, cuando seáis un patético adulto (como todos), tendréis que elegir un bando patético: los que causan dolor o los que lo reciben. Patetismo a tope en ambos casos, de eso no os va a librar nadie. Peeeeeeeero… si optáis por mi bando (los que recibimos dolor) tendréis la ocasión de causar dolor en legítima defensa de quien os lo infringe. Mientras que si elegís el primer bando, acabaréis recibiendo dolor, tanto de vosotros mismos por vuestra patética vida, como de la autodefensa de los otros.

El caso es que ese letrero del Carrefuck (extrapolable a todos los súper, pero yo recibo publicidad de estos gabachos) está hecho por vuestros enemigos, si elegís mi bando. Resulta que les tenemos que dar las gracias por vendernos cosas: “Te ayudamos en tus compras” dicen los hijos de puta. ¿No será que yo os ayudo en vuestras ventas? ¿Desde cuándo el que paga es el que recibe ayuda? ¿cómo era eso de la caridad, del altruismo? A ver, covidiotas que vendéis basura a precio de oro: ¡yo soy el cliente! SOIS VOSOTROS LOS QUE NECESITÁIS MI AYUDA para existir, imbéciles.

Ya sé que hace muchísimo que el axioma “el cliente siempre tiene razón” lo sustituisteis por el de: “el cliente (eufemismo de timado) se jode como Herodes, a ratos como Pilatos y a días como Jeremías”. Desde que los ancestros del NOM prohibieron la pequeña agricultura y ganadería, cazar, pescar y etc. de cosas que podíamos hacer antes de que existieran los malditos súper y las medidas sanitarias de control de calidad de alimentos y su producción… os habéis empoderado de tal manera que hasta llegásteis a colocar este tipo de carteles al inicio de la plandemia: “Los productos no se descambian, en defensa de tu seguridad por el COVID-19”. Algo así decían los putos carteles. O sea… que si la basura que nos vendéis es tan hedionda que ni nosotros podemos consumirla, os aseguráis la venta porque no podemos descambiarla “por nuestra seguridad”. Encima echáis sal en la herida que nos hacéis.

Ya veis, queridos niños, que cuando seáis adultos la vida será un constante encaje de hostias “de los que os quieren ayudar” “de los que lo hacen todo por tu salud” “de los que lo hacen todo por tu seguridad”.

Por lo menos, ya que son tan retrasados mentales, os podéis dar el gusto de decirles lo idiotas que son, como por ejemplo en este cartel de cabecera, donde debajo de la adulación malintencionada de turno, ponen: “un amplio horario en nuestro supermercado” (nota: son supermerCAROS, que no os engañen) y, con 2 cojones más grandes que las Columnas de Hércules (quien le iba a decir a Hércules que ahora esa zona – el Estrecho de Gibraltar – iba a ser una casa de putas llena de pateras y ONGs) dicen debajo que abren 24h. de lunes a domingo. Es decir: abren SIEMPRE. No es un horario amplio, sino omnipotente. Pero es imposible intentar que un publicista sepa algo, de algo que no sea hacer el gilipollas cada minuto de su triste, miserable, filibustera y mistificadora vida.

2 comentarios para “ARTÍCULO: Carrefuck y su maltrato al cliente.”

  1. Aulicus Says:

    César, Torre de Hércules sólo hay una y está en La Coñura (si ellos quieren llamarla A Coruña yo también puedo llamarla La Coñura). Lo otro son las Columnas. Anda, corrígelo y borra esta puto comentario. Un saludo.

    • Gracias. Lapsus calami, colosal como las supuestas columnas (porque estuve frente a la Torre y… digamos que la Torre del oro es más imponente, eso sí… la ubicación es mejor la de LA CORUÑA. Pero como la vi hace 26 años… pues a saber mi recuerdo si no es otro craso error).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: