Música. RAFAEL LÓPEZ: “En mi soledad” ↔ “Strong enough”

Les recomiendo, en esta penúltima primaveral semana del presente año, dos canciones que no tienen mucho en común a nivel musical (eso creo yo, al menos), pero cuyos videos oficiales presentan una muy similar escenografía, concretamente la de un hombre joven abducido/seducido por las imágenes, en la pantalla de su equipo electrónico, de una mujer cantando y bailando. Bueno el video de Cher es más rarillo, estilo Luys Coleto, donde mete un inicio muy tributario de Metrópolis de Fritz Lang, para continuar con una mezcolanza ramplona de diversos “escenarios” visuales, además del principal del joven ‘voyeur’. Los años de las canciones, creo que, son 2001 y 1998 respectivamente (vamos que se pueden considerar como coetáneas). 

Las estupendas cantantes, en cuestión, son Pastora Soler y Cher. La primera es una de las mejores voces patrias desde hace ya algunos años, y que también nos representó en Eurovisión no hace mucho, desafortunadamente con menos éxito del que su calidad vocal merecía. La segunda, es una archiconocida, y polifacética, artista estadounidense con una larga carrera a las costillas, tanto en el cine como en la música. 

Como continúo con mi holgazanería del viernes no les fatigarÉ más con estériles disquisiciones musicales, porque un maño mediosordo nunca debe permitir confundir el voluntarismo con la temeridad.

En fin, les adjunto los enlaces de los videos de marras, confiando que los comentarios de los lectores enriquezcan el artículo. 

10 comentarios para “Música. RAFAEL LÓPEZ: “En mi soledad” ↔ “Strong enough””

  1. Aulicus Says:

    Don Rafael, estas dos “canciones” pertenecen a un nuevo estilo que acabo de patentar llamado música-ficción. Por cierto, dónde mando los artículos porque con los comentarios ya no me da para desquitarme ante ta-mañas provocaciones. ¡Un abrazo!

    • Rafael López Says:

      Con el beneplácito de don César, lo primero es que, cómo Él verá su dirección de correo electrónico se pondrá en contacto con usted, para que le pueda facilitar su propia dirección de correo personal y, si lo considera oportuno, consentir en su publicación.

      Tanto Luys como yo hemos pagado nuestros “peajes” por ocupar tan privilegiado puesto en este insigne blog, por lo cual es discrecionalidad del “tirano” aceptar el material que usted le haga llegar. Yo sólo puedo decir que, visto lo visto, se le puede dar una oportunidad (como a los toreros).

      Si no tuviese respuesta, cosa que me parecería cuasi imposible, tiene mi dirección de correo para lo que precise.

      ¡Suerte y al toro!

      Un abrazo y mis mejores augurios, Aulicus.

      • Aulicus Says:

        Gracias don Rafael. Estaré atento por si César tiene la osadía de darme la “alternativa”.

      • De momento estoy a la espera de si nuestra querida mosqueperra vuelve al calor del hogar. Si no vuelve, tal vez me plantearé que Aulicus publique por estos lares. Pero, os aseguro, que editar un BLOG no es tarea de un par de minutos, y yo soy amo de casa y etc. de cosas que me quitan tiempo para dedicarle tanto al BLOG. Tengo bien claras mis limitaciones espacio temporales (lo de espacio no es coña, pues llevo 16 meses encerrado y con la parienta currando en casa… en una “casa de cerillas”…).

  2. Rafael López Says:

    Si César da su visto bueno, consideraré un privilegio darle la alternativa (como hacen los toreros), siempre y cuando el anfitrión no quiera hacerlo por su propia mano.

    • Aulicus Says:

      Lo siento don Rafael, César me está aplicando la doctrina del “tal vez” que ya expliqué en otro comentario. Al menos no podrá usted decir de mí que me han faltado “arrestos”. Igualmente les quedo a ambos muy agradecidos por su atentísima consideración.

      • Rafael López Says:

        La humildad de don César provoca que su encomiable labor no alcance el reconocimiento que merece, y yo soy el primero en cometer dicha falta.

        Mi encendido voluntarismo, con el esfuerzo y sacrificio, de otros (en este caso de César) dice poco bueno de mi, porque debería medir mejor los pasos. Igual que César ha sido tremendamente indulgente con mis servidumbres tecnológicas, yo sé de las suyas (y también humanas en cuanto al tiempo que dedica al blog), y por ello le puedo asegurar que esa prevención está totalmente justificada.

        Usted ha hecho, o propuesto, lo que debe hacer, ahora sólo hace falta paciencia hasta que se den las condiciones. De cualquier manera, aunque soy, de largo, el peor crítico de los tres, tendré mucho gusto en comentar con usted los materiales que me haga llegar (no es lo mismo escribir un artículo que comentarlos).

        En mi caso, César ha sido la persona que más me ha ayudado para ir evolucionando, y siempre ha sido diciéndome cosas que, en su momento, me han desagradado (pero que tenía toda la razón).

        En lo que le pueda servir de ayuda puede contar conmigo.

      • Por suerte, o por desgracia, el tiempo es muy limitado en mi vida, Aulicus.Y ser editor de un BLOG, te reitero que no es cosa de un minuto al día.

      • Aulicus Says:

        Como he dicho antes, les quedo a ambos muy agradecido. En realidad, soy yo el primer soprendido por toda esta conversación y me gustaría cerrarla de modo que no dé lugar a confusión. No piensen ustedes que nada de esto me causa resquemor, que yo ya soy muy precavido del verbo precaver. Al contrario, César viene a confirmar que es muy recomendable observar –como todo, con alguna excepción– el principio de nula expectación. En mi vida he ido tropezando con mucha gente y mi impresión general es desalentadora. Así que me alegro de que César no me corrija. No esperar nunca nada del prójimo es lo único que alguna vez nos puede deparar una buena sorpresa. Gracias don Rafael.

  3. Hay que ser precavido, qué duda cabe, Aulicus, pero sabiendo dónde, porque si tenemos miedo, precaución, cautela y etc. sin motivo alguno seríamos como un covidiota más y eso sí que no tiene cabida ni el BLOG ni en mi vida. Yo soy el más dubitativo ante el prójimo, pero sabiendo lo que ese prójimo puede hacer. Digamos que no le podemos pedir peras al olmo (ni fruto alguno, ya sabrás el drama del olmo…) pero al César, lo que es del César. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: