RAFAEL LÓPEZ: Relato, “Mi visita al médico”

Después de dos días durísimos, por el zaherimiento inmisericorde al que nos ha sometido Luys con sus palabros, y alarmado al comprobar que debido a su utilización, en conversaciones mundanas e intrascendentes, mi lengua había adquirido la forma de las columnas salomónicas de Bernini en San Pedro, decido ir al médico. Este es el diálogo :

R) Buenos días doctor 
M) Buenos días, ¿Qué le ocurre?
R) Verá tengo un problema en la lengua 
M) Abra la boca y diga ‘Ah’ (utiliza uno de esos depresores linguales, vamos el palo de madera de toda la vida)
R) Ah
M) Esto es muy serio, señor López, creo que sólo hay acreditado otro caso en el mundo, es un tío raro que vive en Puente Bellacos, o algo así
R) No me alarme doctor ¿cómo se llama está enfermedad?,  ¿Tiene cura? 
M) Afortunadamente la hemos cogido a tiempo, la enfermedad se llama apotropaicitis, y tiene cura, aunque es un proceso largo y doloroso. Como el camino se hace andando, vamos a iniciar hoy su tratamiento. Por favor, no piense en nada, relájese, vacíe su mente de esas palabrejas que tienen sodomizadas sus células grises, y empecemos :
A ver, la eme con la o
R) MO
M) y ahora la te con la o
R) TO
M) y ahora todo junto 
R) A-SOFRO-MOTO
M) ¡Redios! ¡Váyase a hacer puñetas, maldito! 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: