ARTÍCULO: Los borrachos venden alcohol.

Fotografía que tomé anteayer en 1 súpermerCARO «Gastamenos» de Hediondo Puente de Bellacos. A ver… vamos a ver si me entero. La cosa está entre el cartelito amarillo de la balda, con «4,56» y el letrero a pie de suelo de «0´55». Son la misma birra, un brebaje infame, por cierto (yo soplo la five stars). ¡La misma birra a precios diferentes! Algún tontolhaba puede decirme: «es que son packs diferentes». A ver tontolapolla (ya le he ascendido porque me ha cabreado su intromisión en mi artículo):

El pack a pie de suelo: 24 latas a 0,55 /lata. El pack de la balda: 36 latas a 0,38/lata. ¿Quién es el gilipollas que compra el de a pie de suelo y no el de la balda?

Me agotáis, humanos, de verdad qué sí. En este mismo súper están ambientadas muchas de mis broncas por el bozal… ¡DEMASIADO POCO ME PASA, JODER! ¿cómo pueden ser tan imbéciles? ¿Cómo van a saber algo de la PLANdemia si no saben ni vender birras? De verdad… el que con más de 20 años trabaja en un súper, está incapacitado para el resto de actividades vitales. Y lo digo yo que fui reponedor de varios súper y repartidor a domicilio de un súper… y sé de lo que hablo, por Dios que lo sé.

Pero paso del Gastamenos y os comento algo más molón de cuando viví en Graná (en tol´centro, al lado de la Plaza de la Constitución, hacia la Cuesta de Gomérez). Había una tabernucha infame, un antro inclasificable debajo de mi casaza-cutre-pero-casaza compartida. Eso sí, a veces hacían flamenco en directo en ese tugurio donde hasta un crápula como yo parecía un niño bien hijo de pepero… y lo pasábamos bien. Pero la birra.. ¡ay! la birra… era la misma verde de la foto, sólo que en cristal. Y por más que le insistía a las camareras que trajeran de la buena. «¡Coño! traed Alhambra que está mejor y estamos pegados a la ídem!» -les decía mi impotencia ante la puta birra verde esa. Y ellas me decían que «esta está mejor que la roja y, además, es la que me piden siempre los clientes» «Ahora entiendo por qué tienen pinta de gilipollas los clientes» «¿Qué?» «Nada, que me pongas otra birra».

Pub «La estrella» este es…

Pero esto no es muy molón, así que os cuento cuando unos días antes mangué en un súper de allí. Siempre hay que mangar en las grandes superficies, pues ellos nos timan y envenenan. Yo soy experto mangador y un día hablaré de las 3 veces que me han pillado… 2 de las cuales me dejé coger a posta. Pero esta vez de Graná no fue aposta. Tuve exceso de confianza y no atisbé que estaba viviendo en la ciudad de los putos guarros y perroflautas, ergo… es más fácil atracar un banco que mangar un desodorante. Era invierno, así que con chupa grande, fácil mangancia (aunque yo he mangado en bañador, soy un experto).

Esa día quería jamón del bueno, cortado a cuchillo por el charcutrero (sí, así escrito, ¿qué pasa?), y un desodorante. Poco más para mangar ese primer día de compras en Graná. Peeeero no me percaté de lo que os he dicho, y cuando estaba pagando unas birras, me llega una de la CIA del súper y me dice: «Saca lo que llevas en el bolsillo, que te he visto». Y yo, pensando en un segundo cómo me había visto si jamás me habían pillado, saqué el desodorante y dije: «¡Hostia! lo he metido en el bolsillo porque no tengo cesta, por inercia». Tal cual lo dije. Y ella: «Ya, claro» , con gesto de prepotencia.

El caso es que yo tenía 300 gramos de jamón serrano a 70 u 80 pavos el kilo (el más caro de allí) en mi bolsillo interior. Y como por encima de mí sólo está Dios, lo saqué delante de la de la CIA y la cajera diciéndola (meto el laísmo porque soy de Madrid, por supuesto): «Mira, esto no lo habías pillado, ¿eh? Cóbrame todo y dame una bolsa. Te falta mucho entrenamiento todavía.

Recuerdo la cara de estupefacción de la reponedora de la CIA, al sacar yo el jamón. Una mezcla entre «pero si le he estado siguiendo desde que entró» y «este tío es un mago». El caso es que elegí gastarme una decena de euros a que alguien quedara por encima de mí. «Qué todavía hay clases, conserje» – momento López Vázquez a Cassen en «Atraco a las 3».

Una respuesta hasta “ARTÍCULO: Los borrachos venden alcohol.”

  1. Rafael López Says:

    César, tal vez no lo recuerdes pero «Atraco a las 3», fue la primera película a la que le hice una recomendación, y como se dice en otro diálogo de esa obra maestra :

    «aquí un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: