ARTÍCULO: Necesito una excusa buena para liarme a hostias… caballero.

Queridos niños, haced memoria de las muchas peleas que habéis tenido a vuestra corta edad. ¿A qué todas, y digo todas, fueron paradas por los adultos, en plan separaros y tal y luego ya se os olvidó hasta el motivo de la pelea?

Por desgracia, cuando seáis adultos los motivos de las peleas serán igual de absurdos pero os pueden matar en ellas, tal cual. ¡Vaya panorama os espera!

El adulto violento es un niño que ha perdido todo atisbo de bondad y sólo desea el mal ajeno y, siempre que se pueda, provocarlo él. No hay más que rascar, la violencia es así de necia.  A mí me han lanzado puñaladas (nunca me lo han sabido clavar del todo o yo sí que he sabido esquivarlas) me han lanzado hostias de todo tipo, tengo hasta un carrillo perforado por una cutre llave escatológica que me hizo un puto argentino camello, mafioso y cocainómano, junto a 10 hijos de puta más… y (casi) todos extranjeros y de raza no blanca.  Varias decenas de punkis y red skins me intentaron matar por mi delito de ser calvo e ir con una camiseta del Barça “y confundirme con otro”. Os aseguro que no es nada agradable estar rodeado de bestias comunistas que te lanzan hostias y puñaladas por doquier… sin tan siquiera tener la descarga moral de poder defenderte de ellos, al ser su enemigo real… ¿os imagináis que te confundan “con un nazi” que así fue mi caso y tal cual me lo soltaron, lo de “nazi” y estar luchando por salvar la vida sin poder defenderte porque tú no eres ese que dicen… Ya me imagino si me quieren matar – como ha ocurrido muchas otras veces – por SER YO. Es decir… por mi forma de vida, por mi entorno, por mi vida en general, vaya. Ahí sí que la autodefensa es un honor y la ofensa se vuelve piropo.

 Con esa misma camiseta (es un imán de hijos de puta) y, curiosamente, exactamente en el mismo lugar de Leganés, un tarado me achuchó a su perrazo y me lanzó una hostia molona con la cadena del puto perro… y me dio, pero sé amortiguar los golpes… aunque a veces haya escupido sangre, por supuesto. Menos mal que el perro no era como el hijo de puta de su dueño y no se tiró a por mí… reconozco que ante un perraco de 40 kilos y un dueño armado no tengo nada que hacer.

Y esos nudillos tras unas hostias… no sé a vosotros, pero a mí no me mola nada pegar a nadie. Es atroz golpear algo con las manos desnudas, sea una cara o una piedra. ¡Si hasta los boxeares usan guantes! Pero nobleza obliga a la autodefensa, eso sí… cuando he puesto a correr a muchos psicópatas sí que me he divertido, lo reconozco. Porque hacer el mal a los malos es algo que siempre me ha encantado.  Precisamente con esa misma camiseta imán de cabrones hice correr a decenas de supuestos ultrassur, en  Chamberí: yo con un cuchillo de cocina y una estaca y ellos… pues corriendo por listos y haberse metido con quien no debían… “por el delito de llevar una camiseta del Barça en la madrugada madrileña” jajajajajajaja ¿Cómo pueden medir tan mal su violencia? Pobres… no sabían que yo curraba de conserje nocturno allí al lado y que tenía e cuchillo y la estaca para ir a por los ladrones que solían robar en la planta alta, saltando por las azoteas…  fui a la portería y salí a por ellos… menos mal que se fueron corriendo, como los maricones que son… porque yo sé que mi vida no es una puta película y me hubieran matado a nada que sólo 2 de ellos hubieran tenido cojones de enfrentarse a un tipo con un cuchillo y un palo… y precisamente en esa época yo tenía amigos REALES de ultrassur, que ni de coña hubieran huido de alguien como yo… pero es que estos eran mis amigos por eran NOBLES y jamás hubieran querido matar a alguien por el simple hecho de llevar una camiseta del Barça. Así de sencillo. Los que hemos conocido a auténticos criminales, a gente muy dura, sabemos que los mejores de ellos (o los peores según se mire) tienen valores. Recuerdo que mis primeros amigos de ultraderecha y futboleros fue por ir y vestido como sus enemigos… El primero que me “entró” en la Facultad de Derecho fue Juan “white mod” le llamaba porque era de la secc. mod de US y era muy racista, algo más que yo… Y me entró “porque hay que tener muchos cojones para venir así a esta Facultad”, tal cual me lo dijo y nos hicimos buenos amigos. Eso sí… yo era “El polaco”. Luego defendimos juntos y con otros 5 (no éramos más) el despacho de su asociación universitaria ante el ataque de miles de guarros que vinieron a la Facultad. ¡Miles! que se dice pronto y se cuentan lento.

Bueno, queridos niños, puedo relataros – y con el tiempo lo haré – 1.001 altercados violentos donde he sido el protagonista, por desgracia. Con todo esto quiero deciros que imaginad la cara de gilipollas que se me pone, más aún que la que tengo de serie, cuando me dicen lo de “Caballero, caballero” por no usar bozal. No sé cómo expresarlo… es una sensación de impotencia… a mí, que me han intentado matar por causas como las que os he dicho, estúpidas pero por lo menos con un “casus beli”, una camiseta, una bandera, un insulto… qué se yo… ¡algo!  ¿Pero qué me quieran hostiar por… por… por…? ¿Por ir como toda la puta vida, es decir, por ir con mi cara de gilipollas sin meterme con nadie? ¿Cómo asume un pendenciero como yo estas agresiones? No sé… ¡cágate en mi puta madre, por lo menos! eso pienso cuando me dicen lo de “caballero, caballero”. Estoy por ponerme esa camiseta del Barça, una bandera de España, otra comunista, otra del Betis, otra del Orgullo trucha, otra del PSOE, otra de VOX, otra de Star Wars, otra de “Hijos de la anarquía”, otra de una tía en bolas, otra de un cura con sotana, otra de Donald Trump, otra de Fidel Castro, otra de Mac, otra de Windows; otra de coca cola y otra de Pepsi, otra de los Chichos y otra de Plácido Domingo… ¡qué se yo! ¡me cagondios qué se yo! dar un solo motivo real –estúpido pero real – para que alguien me pare, me insulte y me quiera matar. Pero por DIOSSANTO… dejad ya de hacerme eso por no llevar el puto bozal.

Es que ya está bien… que si me conocieran sacarían algún motivo para querer matarme… ¡pero ese del bozal no! es que por eso no se puede hacer nada a nadie, malditos psicópatas. QUÉ YA NI OS CURRÁIS LOS MOTIVOS DE VUESTRA ULTRAVIOLENCIA Y ODIO AL PRÓJIMO.

Yo necesito rivales de categoría y motivos molones para jugarme la vida… ¿pero hacerlo por ir con mi cara de gilipollas al viento, como toda la vida? De verdad… qué vergüenza, a lo que ha llegado la violencia que ya ni se justifica. ¡Llámame facha, rojo… lo que sea coño pero que sea un motivo “de toda la vida” para matar al prójimo!

Cada vez que me agreden por lo del bozal pienso en todo esto (sí, pienso muy rápido, haber estudiado tú que no piensas nada) y me quedo, todavía, con más cara de gilipollas. Los que habéis leído algún artículo mío a este respecto sabéis que me lo he tomado de todas las maneras posibles para “disfrutar el momento”, pero ya estoy severamente agotado. De verdad. Voy a tener que ir a comprar con algún símbolo de los que he dicho, para que por lo menos en mi epitafio no ponga: “Bakken Tristán murió ejerciendo su autodefensa ante un puñado de tipos que le gritaban: ¡caballero, caballero!”.

Una respuesta para “ARTÍCULO: Necesito una excusa buena para liarme a hostias… caballero.”

  1. Rafael López Says:

    Nada César, ya te mandaré un ‘pin’ de VOX chulisimo como el que llevo desde hace unas pocas semanas en la solapa de la americana ¡mano de santo! Te lo digo yo para obtener esas reacciones que mencionas en tu artículo.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: