ARTÍCULO: habéis matado TODO, pero qué bonito es nevar.

I

Los que aún siendo calvos ya peinamos canas, sabemos que JAMÁS, y digo JAMÁS, podría haber ocurrido algo como el congojavirus en mi adolescencia. Insisto: JAMÁS. “Algo” que aunque fuera más real que la corona del puto escudo de Espena,  nos sudaría la polla a todos (y a todas que antes no hacía falta nombrarlas porque eran mujeres de verdad y no putas absurdas palabras de género).  

En mis tiempos (me parieron en 1975) no había margen para las soplapolleces. A mi generación anterior la diezmaron severamente con la heroína, porque el mayor genocida de la historia democrática de Espena, Enrique Tierno Galván, legalizó la heroína, TAL CUAL. “Roqueros, el que no esté colocado que se coloque, y al loro” Eso soltó este satánico hijo de mil putas en el, seguramente, más famoso pregón de la historia.  En esos años donde yo inauguraba mi vida en esta dimensión, por lo menos los asesinados se lo pasaban algo bien antes de morir, es decir: iban hasta las trancas.  Cuando un yonqui me atracaba/agarraba del cuello, en plan abrazo –eso sí les permitía hacerlo – pidiéndome “una libra” ¿quién recuerda ya lo que era “una libra”? hijos de puta que tenéis menos memoria que un enfermo de Alzehimer (cuidado con esto, que esta enfermedad es inducida, no brota por generación espontánea… ¿pero qué más os da eso a vosotros, jodidos cabrones espenoles, los seres más inútiles de la Creación?).

Esos yonkarras que luego veía morir en las calles, jeringa sanguinolenta en brazo, eran seres vivos. ¿No os dais cuenta de eso? ¡SERES VIVOS!  Uno de esos muertos, poco antes de morir le robó el bolso a mi madre en el parque Picasso de Leganés (si alguien quiere saber, DE UNA PUTA VEZ, la aberración humana y social que fue Picasso… que pinche aquí). Cuando lo del bolso yo era muy joven y sólo me pegaba con adolescentes y algún adulto que se extralimitaba… digamos que yo no era rival para un puto yonkarra en moto, junto a otro (o sea, 2 putos yonkarras). Pero casi veo el robo… pues había quedado con Mi Madre en dicho parque a medio camino entre Mi Casa y el puto colegio adoctrinador ya por entonces.  Por lo menos los hijos de puta yonkarras que por suerte para TODOS están muertos (supongo) no tiraron el DNI de Mi Madre ni resto de objetos que a ellos no les servían para nada, y pudimos recuperar el bolso con las pertenencias no interesantes para putos yonkarras de mierda. Nos llamó una mujer que se topó con el bolso, y los maderos –cuando servían para algo – le dieron nuestro tlf. de casa a través del DNI.

Bueno… que me estoy dispersando y no iba por aquí este artículo, pero es que si  hablo de agresiones a Mi Madre – porque la tiraron al suelo – pues me cabreo y si por algún extraño motivo en la próxima dimensión me topo con estos 2 hijos de puta les voy a… bueno, nada bueno “les voy a…“ ni siquiera si son masoquistas… no les va a gustar en absoluto… porque a Mi Madre sólo se le agredía si yo no estaba delante. ¡Cuánto hijo de la gran puta hay en el mundo! ¡Pero cómo puedes robarle el bolso a una mujer y tirarla al suelo! Me cago en Dios… sólo por haberlos pillado ( habiendo tenido yo mínimo 17 años, porque cuando paso eso no tenía yo no media hostia, pese a que me pegaba con todos… pero si me pilla con 17 que ya era yo de los Boixos… ahí esos yonkarras qué alegrías me hubieran dado al inflarles a hostias, tal cual) merecía la pena lo que hicieron (momento Travolta con su buga arañado). Robar por detrás a Mi Madre y tirarla al suelo en el parque con el nombre de ese pedazo de hijo de puta… bueno… pero bueno… El mismo parque donde yo saltaba yonquis moribundos de heroína y veía a los maderos haciendo el paripé con ellos… los camellos uniformados haciendo que luchaban contra la droga… ¡pero cómo se puede ser tan hijo de puta!

La cosa es que ese día del asalto tuvimos que comer en la casa de una vecina, porque en el bolso iban las llaves del chamizo.  Y… qué puta es la vida, de verdad, qué puta y perra es la vida… resulta  que en la casa donde comimos (en el mismo bloque) esa mujer se lió con mi padre, en vida de Mi Madre y cuando murió ELLA mi padre (un cabrón sin parangón) oficializó su relación con la vecina. Y el día de la muerte de Mi Madre (aquí podéis ver mi homenaje a esa espectacular mujer) esta vecina estaba sentada en mi casa, con mi madre de cuerpo presente en el dormitorio. Y años antes resulta que el marido de esta señora se murió en su casa de un jamacuco (supuestamente por fumar mucho más que un carretero) y yo vi la jugada al volver del único pub al que iba… era un domingo. Y mi vecino pared con pared, con el que me crié al ser casi coetáneos, que era (y es) cirujano cardiovascular estaba compungido en el descansillo de la primera planta. Resulta que una de las 2 hijas del difunto subió corriendo 3 plantas para avisar a mi vecino de lo que le pasaba a su padre. Mientras tanto yo estaba soplando birras en el pub y, seguramente, arreglando el mundo. Y ese hombre que murió se llamaba Juan. Y el dueño del pub donde yo estaba se llamaba igual.  Y el Juan del Pub se arruinó por su mala cabeza y yo, que soy pobre cual rata pobre, le he regalado miles de euros… Y el otro Juan, el marido de la posterior novia de mi padre, murió aún estando reanimándolo mi vecino el cirujano cardiovascular, al que vi compungido según entré al portal y por eso supe que algo chungo pasaba. Porque en esa época, éramos un bloque de vecinos amigos, no como ahora que ni sabemos quien está a nuestro lado.

Y resulta que a los muy pocos años de la muerte de este señor, va y se muere la hermana del cirujano, con 30 años, de cáncer de tiroides. Y a mí me lo dicen estando viviendo en Eivissa, de indigente. Y me lo dice Mi Madre, por móvil en 2005. Y me avisa: “tengo una mala noticia”. Porque yo quería mucho a Carmencita, que así se llamaba Carmen, la hermana de mi amigo el cirujano. Tengo a mi lado un cojín del Barça tejido por mi abuela paterna (sigue viva, con 107 años, hijos de puta, no la habéis podido matar todavía) con el cual jugué una vez en mi habitación a que era un OVNI, y Carmencita y yo nos poníamos encima de él, y como el suelo era de hule, pues  resbalaba que daba gusto. Y ahí estábamos los 2 dale que te pego al OVNI.

El que se montaba en el cojín era empujado por el otro y a orbitar…  Mientras pasaba eso en mi cuarto, al lado estaba perdiendo la Copa de Europa el equipo que ostenta el copyright de ese cojín tejido por mi abuela. La vergüenza de la final de Sevilla. Yo tenía 10 años y Carmencita ídem o unos meses menos. Y estaba llena de vida.  Y, para mí, lo sigue estando. Cuando mi madre me llamó yo estaba pasando un momento algo raruno, pues mi novia de entonces me había dejado y yo estaba sin un pavo en Eivissa a verlas venir, como casi siempre. Y era de noche cuando me llamó Mi Madre. Y de noche, a parte de que todos los gatos son pardos, pues todo parece más triste cuando estás tirado en la calle sin saber qué harás al día siguiente… menos mal que yo sé tocar la puta flauta.

Y mi madre me pasó con el hermano de Carmencita. Y le di el pésame y me disculpé por no haber podido estar ahí.  Y al colgar lloré un poco, no tanto por mi dolor de que mi amiga de 30 años se muriera de esa manera tan absurda, sino porque me sentí la persona más abandonada del mundo en ese momento: mi novia me deja, se muere mi amiga, no tengo 1 puto euro… Y os juro que ese era el orden. Así es el egoísmo. Porque para mí era más importante sentirme querido por alguien – en este caso mi novia – que la atrocidad de la muerte de mi querida vecina. Hablaba con una voz muy aguda Carmencita. Era una persona especial. Mi Madre me contó, después, que los padres de ella y el hermano habían llevado en secreto toda su enfermedad. Pero llegado el último día, se lo dijeron a mis padres. Carmencita, al ver a mis padres y a otra gente de visita en el hospital, exclamó: “¡uy qué mal me huele esto! mucha gente veo por aquí”. Eso me dijo Mi Madre, porque Carmencita sabía que se moría y era muy lista, y seguro que sonrió al decir eso, con su más que mermada voz, porque ella siempre reía. Era una persona tan jovial y cabal que no debería estar tan lejos de nosotros, porque este mundo necesita a personas aí.

Su padre (ya no doy nombres por respeto a la intimidad y tal) me dijo algo que jamás se me olvidará, pero que no es nada trascendental, ojo que te la cojo. Estábamos asomados en la ventana de nuestras respectivas cocinas y nevaba (cosa no muy habitual en Leganés) y me miró y me dijo: “¡Qué bonito es nevar!”

Y yo veía los copos precipitados a lo bestia y sí que me parecía bonito. Pero con los años, justo en esa misma ventana, y de madrugada, llamé con el móvil a ese mismo hombre para decirle que mi madre acababa de morirse. Ya no vivían ahí, obviamente,porque si no les habría llamado al timbre de su puerta. Y me habían dicho que en cuanto muriera mi madre les avisara. Y lo hice. En esa misma ventana donde nevar era tan bonito.

Cómo cambia el cuento, queridos niños. De ver la belleza de nevar a decir la enorme tristeza de que se ha muerto tu madre. Y vinieron cuanto antes para estar en el tanatorio con Nosotros. Vino mucha gente ese día, sobre todo de Ciudad Real.  Fijaos cómo quiero yo a la vida que os lo juro que buscaba a Mi Madre en el tanatorio. ¿Sabéis por qué lo hacía? Pues porque en todas las reuniones familiares copiosas mi madre era el elemento principal, la que amalgaba todo. Y os juro que sin estar yo loco por entonces, sin querer, buscaba a Mi Madre al ver a tantos familiares juntos. Porque siempre que estábamos tantos juntos yo estaba pendiente de Ella, porque el día del parque Picasso era demasiado pequeño como para haberla defendido o vengarme de los yonkarras… pero durante el resto de mi vida sabía y quería estar pendiente de Ella. Y cuando veía a tal familiar y a tal otro… pues esperaba ver a Mi Madre. Porque ella siempre estaba en medio de todo lo bueno. Pero no estaba. Salvo detrás de un cristal. Y no la vi. No la quise ver. Porque mi madre no está muerta, sigue viva en mi cabeza todos los segundos de mi vida. Seguro que ella me diría que no hable así de ella, que no tiene tanta importancia… ella era así de modesta y generosa. Tengo la suerte de ser su hijo, al igual que tengo la mala suerte de ser el hijo de mi padre… pero hay una cosa que me dijo mi madre que sólo se la he dicho a un par de amigos… es una cosa que me da mucho poder sobre la mala gente, como en este caso es mi padre. Pero esas cosas me las reservo… son un comodín para el día que necesite hundir a los malos.

Con el hermano de Carmencita hablé hace un mes o así… (le contacté yo) para que me diera su opinión de la plandemia.  Hablamos muy cordialmente por tlf. Pero leyó este BLOG y cuando tuvo que mojarse… todavía estoy esperando… me dijo que “ a ver si tengo un hueco y te llamo” Y pobre hombre, que todavía no ha tenido un hueco en tantas semanas…Pero sospecho que algo quiere la coneja cuando mueve las orejas, y en este caso todo lo contrario, porque al leer este BLOG me escribió esto:

“(…) He estado viendo tu blog y la verdad es que tiene algunas cosas muy interesantes, aunque también veo que das voz a todo tipo de opiniones, incluidas las de algún negacionista o anti-vacunas. Yo, como sabes, respeto todo tipo de opiniones, siempre y cuando se respete la mía, y estaría dispuesto a la entrevista siempre y cuando no suponga entrar en polémica con personas que nieguen la existencia del virus o el beneficio global de la vacunación. Respeto su opinión, pero no invertiría mi tiempo en polemizar sobre temas de base científica con personas que no emplean ningún criterio ni conocimiento científico al respecto (…)”

Me quedo con lo que me dijo su padre: “¡qué bonito es nevar!”. Por cierto, cuando “mi madre se fue al garete” (ya explicaré esta atroz expresión, pues me la dijo una médico a la que le pagué 600 euros por decirme eso y otras aberraciones sobre Mi Madre) este amigo vino al tanatorio y me dijo, textualmente: “Ahora eres tú quien tiene que tirar del carro” (hablaba, digo yo, un poco aleccionado por la trágica muerte de su hermana 3 años antes). ¿Qué carro?  – pensé yo –. Una pena que yo sienta tanto y otros no sientan nada, ni siquiera decirme por qué nos están jodiendo la vida de esta vil manera.

Yo sigo siendo el mismo, pero cuánto han cambiado todos los que me rodean. Aún así… siempre recordaré la nieve en esa ventana del suburbio que es Leganés y lo que me dijo mi amigo el padre de mi amigo. El mismo hombre que años antes me sostuvo con sus brazos para pasar yo de su casa a mi casa, porque nos habíamos quedado sin llaves y antes las puertas se podían abrir por dentro… ¿Sabéis qué día fue ese en el que yo hice de puto gato negro okupa? ¡Exacto! el día del robo a Mi Madre. Os imagináis ahora que un nene entre por la ventana de un tercer piso, como si nada? Es que antes, queridos niños, TENÍAMOS COJONES.

Si nos hacen la Plandemia en los 90… van cerca esos del NOM

10 respuestas hasta “ARTÍCULO: habéis matado TODO, pero qué bonito es nevar.”

  1. Rafael López Says:

    No sé, César, estos carnuzos nos colaron este Estado fallido, partitocratico y profundamente cleptomano como la quintaesencia de la democracia y la libertad. Son las cosas de los complejos, entonces había muchos acomplejados y ahora también. Entonces por unas cosas, y ahora por esas mismas cosas y las que han ido «capaciando» desde entonces (que en eso sí estoy de acuerdo contigo en que se ha degenerado, en estos años, ¡y a lo bestia!)

  2. Hola, me temo que la operación pandemia ha tenido éxito hoy porque el tejido adiposo de la farsa cleptocrática de ignorantes y listillos ha crecido enormemente mientras se segaba la hierba bajo nuestros pies.
    Respecto al galeno que dice que no habla con personas sin base científica, supongo que no tendría reticencia en hablar, no siendo el científico, con numerosos científicos que discrepan sobre la propia función y definición de los virus, por no nombrar las discrepancias en la interpretación de los hallazgos. No es necesario recordar que incluso ese templo de la ciencia oficial llamado Lancet ha tenido que retirar cientos de artículos por ser pura charlatanería. Ya empezaron dos autores en su libro ‘ Imposturas intelectuales ‘ a destapar los fraudes tras la sacralidada ‘ciencia’. Pero el error fundamental de este estamento del poder constituido es de enfoque, de concepto y de amplitud. Además de la bata blanca hay más aspectos de la existencia humana que gracias a Dios desbordan ese mundillo que ahora parece adueñarse de todo. Hablo, de la libertad, la filosofía política, los límites del poder, vida de las comunidades, la legitimidad del uso de la fuerza, la Historia, el fin de la existencia, la moralidad de los actos, los intereses del comercio,los derechos fundamentales, el libre albedrío de cada ser, la muerte del tirano etc. De ello hablan desde la antigüedad hombres sin bata blanca, porque hay más mundos que ese que ahora parece ocuparlo, todo desde la imposición y la arrogancia que permite la corrupción intelectual y material del sistema político.
    Podemos, tal vez, empezar a hablar de ciencia en acción recordando la bomba atómica.

  3. Hola, he escrito un comentario, algo extenso pero no ha subido. No sé si ha sido mi teléfono o un fallo del sistema blog..
    Gracias de todos modos por el artículo

    • Si es el comentario de arriba, ahí está. A mí no me han llegado más que estos 2 tuyos. Por cierto, los de la bata blanca… ¿te imaginas si les hicieran un ERE de esos? ¿qué pensarían de la Plandemia? Muy mal asunto cuando se mezcla SALUD con dinero. No sé en el resto de Espena (y el resto del mundo me la suda ya) pero en Madrid llevamos año y medio con los ambulatorios cerrados. ¡Y tienen los santos cojones de decir que CUIDAN DE NUESTRA SALUD! Estos hijos de la gran puta, funcionarios de bata blanca, expoliadores del erario… ¡qué ya ni tienen que fingir trabajar para robarnos y matarnos! Creen que TIK TOK es su puta empresa… porque es para quien trabajan, pero les pagamos los que somos maltratados por ellos.
      Este país se ha ido totalmente a la mierda y la culpa es de sus habitantes.

      • Por de pronto se han cargado la medicina anterior de un plumazo con tres cositas:
        PCR, un Aparato que puede usar cualquiera dice si estás enfermo y ‘de qué’
        ‘Asintomático’ , es decir no necesitas de ojo clínico que descifre nada. No hay síntomas.
        Atención telefónica, teniendo en cuenta lo anterior basta un call center
        en India para atender.
        No sé, además de la desconfianza que han cosechado…

      • Que yo sepa directamente en un pueblo de Mallorca murió una mujer de un infarto porque el ambulatorio estaba cerrado y al atenderla por teléfono le dijeron que eran contracturas musculares. El pueblo es Alaró. Nos lo dijo una vecina en voz baja, como con miedo. Además fuimos una amiga y yo a atender a otra que tiene cáncer, estaba muy mareada y no podían enviar a nadie.

  4. Por cierto otro gremio que debería tener cuidado es el de los farmacéuticos. El capitalismo de depredación tiende al monopolio y a la concentración. Me informan de primera mano que en EEUU el que pretende dispensar directamente los medicamentos es Amazon.
    Ya es alucinante el bodrio.

  5. Tuve un muy buen amigo que se hizo farmaceutico. Y me decía, antes de los 40 años, que ya se podía retirar sin problema y vivir de las rentad de su farmacia. Ojo, una sólo farmacia y en un pueblo de Cuenca… imagina el poder de la industria de farmafia. Este amigo se volvió un gilipollas con el tiempo, y mira que todavía lo sigo apreciando por toda la vida que hemos pasado juntos. Le absorvió el puto dinero. No sé si tú trabajas a cambio de dinero… pero cuando lo haces (a mí me ha pasado, pero me duró un par de minutos) cambia tu manera de ver la vida y tu manera de convivir. Este amigo se compró un tensiómetro (o como se llame ese aparato para medir la tensión, que yo nunca me mido) clásico, de perilla. Y no sabía manejarlo. Llegó una vieja del pueblo, a tomarse la tensión y este se inventó la tensión y le dijo la mejor de todas… y la mujer, igual con la tensión por las nubes, o por los suelos… se fue tan contenta de que «ya estaba bien de la tensión». Igual murió ese día al darse un atracón de panceta «ahora que tengo la tensión bien». Pero mi amigo le mintió , y cito textualmente: «imagina si le digo que no se manejar este cacharro, menudo farmacéutico que sería, me echaban del pueblo».
    Con esto te quiero decir que tanto a galenos como a los de farmafia sólo les interesa la pasta. La salud… ¿qué es eso para ellos?

    • Claro, la pasta, pero no han tenido ojo. La industria quiere dinero, es su Dios pero ya te digo, el aparato y el asintomático son dos inventos que los carga…

      • El maltrato que sufrimos ya lo pagarán algún día. Por lo menos a mí me lo van a pagar. Y no me refiero a este año y medio de horror, sino a toda mi vida de maltrato médico. Igual es que tengo muy mala suerte… pero todos los médicos me han maltratado y tengo los documentos y las pruebas de ello. Pero cuando les he demandado… pues necesito mínimo 1 millón de euros para ello, ya que las vías ordinarias no sirven y, es más, se descojonan de mí. Les encanta echar sal en la herida que ellos mismos han hecho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: