ARTÍCULO: La salud, ni de coña, es lo más importante.

Queridos niños, según vayáis creciendo los malvados adultos os repetirán el mantra de que “la salud es lo más importante”. Cuando alguien os diga eso, huid de él si podéis o enfrentaros a él, porque 1 de 2: o es un necio esclavo del sistema, o es un pérfido esclavista del sistema.

Nada más halagüeño para la perversidad de los victimarios que hacernos creer eso de la salud.

Lo más importante de la VIDA es que nadie te quite la salud. Es muy diferente al mantra de los sátrapas y/o extraviados mentales severos.

Por norma general, y lo podéis mensurar por vuestra propia realidad actual, queridos niños; todos nacemos con una salud física y mental descomunales. La salud no es algo que se conserve o se pierda por generación espontánea o el paso de los años (salvo el deterioro lógico orgánico e inevitable). La salud nos la arrebatan, nos la menoscaban desde el segundo 1 de nacer, por eso los bebés lloran en su advenimiento al mundo, por eso antes los azotaban nada más hacerlo (ignoro si eso se sigue haciendo) y les hacían el test de Apgar para determinar su estado de salud y ver qué puntos flacos tiene el neonato para empezar a joder su salud…

Y si no os secuestran (hay muchos más casos de nenes robados de los que trascienden) y os dejan con la madre que os parió y, en ocasiones cada vez menos, con el padre que colaboró a engendraros; vais a flipar con las malas intenciones de cada una de las actuaciones que los adultos –papis y mamis chupirulis incluidos – os harán. Os van a meter en centros de concentración para nenes (vulgo guardería), luego en centros de adoctrinamiento (vulgo educación primaria), luego en centros de confirmación del adoctrinamiento (vulgo educación secundaria) , luego en centros de reclutamiento de siervos de las élites (vulgo Universidad o módulos y formación profesional –todo esto aderezado con millones de cursillos para ser más siervo que otros siervos –), luego en el mundo laboral (vulgo muerte en vida).

Esto sólo en lo relativo a vuestra salud mental, la salud más importante en un ser humano. Referente a la salud física, os envenenarán por activa y por pasiva en ese acojonante Síndrome de Munchausen que es la vida de los adultos que cuidan de menores. Farmafia e industria alimenticia son los mayores carroñeros de la Tierra. ¡Y no olvidéis que los galenos alcanzan el paroxismo con su iatrogenia! Y cuando sintáis que vuestra salud se deteriora, los satánicos en quien confiáis os dirán cosas como: “es tal enfermedad” “es tal mal hábito” y etc. pero, sobre todo ese de que hay que conformarse con tu vida de esclavo zaherido las 24 horas del día, porque hasta pesadillas tendréis durmiendo…”porque la salud es lo más importante”. No tienes nada, vives en el barro y pagando la vidorra de muchos… pero te convencen de que eso es salud y de que has de dar gracias al Estado y/o a Dios (hay millones de dioses ojo, es casi imposible que no le demos las gracias a alguno, en algún momento) y como ya estaréis lobotomizados a tope o alienados al máximo, diréis: “Sí, es verdad, soy un afortunado (perdón, afortunade)”. Y si llegáis a viejos ( vulgo jubilados) os meteán un gerontocidio de flipar (vulgo «ley de vida»).

Estes hijes de le gren pute os harán creer que estar vivo es tener salud. Malvivir es tener salud. Vivir en la indigencia es tener salud. Y vosotros, que ya seréis siervos más estúpidos que el que asó la manteca, sonreiréis ante el espejo (seguramente roto), con vuestra cara de eccehomo, dando gracias a Dios y al Estado por estar maltratados (vulgo estar vivos).

Queridos niños, tenéis que estar hábiles en esto y no dejaros engañar por los adultos. Que ningún hijo de puta os diga que vuestra miserable vida es ley de vida y que “la salud es lo más importante”. Tratad de menoscabar la salud de quienes os digan eso, si puede ser haciendo que sus constantes vitales desaparezcan. Hacedles el test de Apgar para comprobarlo y bailad sobre su tumba.

La única salud importante es brindar con los amigos y decir: «¡salud!». Pero hasta esto os querrán quitar diciendo que estar con gente es malo y que beber alcohol, peor. Y todo esto que habéis leído lo escribo pensando hace año y medio. Si os hablo de la Plandemia, mis queridos niños, directamente os ahorcáis con el cordón umbilical. De neonato a no nato en medio segundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: