ARTÍCULO: ¡A comer bazofia yanqui! que lo dice Yahoo.

Fijaos, queridos niños, que buena pinta tiene esta comida, ¿eh? No es una campaña de desprestigio hacia McPollas, sino que ellos mismos lo hacen porque…¿por qué lo hacen? Esa es la pregunta cuya respuesta miedo me da. ¿Hay algo más asqueroso para comer que esto de la foto? De verdad… mirad bien la imagen. He visto palomas muertas aplastadas por las ruedas de un coche, con mejor aspecto que eso. ¿EN QUÉ COJONES DE MUNDO VIVIMOS?

Y esperad, que la cosa empeora cuando veáis el anuncio que me ha puesto el señor Yahoo en mi correo-e. Eso que tengo 1.001 bloqueadores de anuncios… pues nada, el sr. Yahoo se los pasa por el forro de sus sacrosantos cojones y me cuela esto, mirad y al loro… rockeros:

Lo más preocupante no es que nos quieran hacer apetitoso ese bolo alimenticio. De verdad, que no he visto algo tan asqueroso ni en un restaurante chino, ni en un kebaq, ni en una barbacoa de pantano. Encima nos echan sal con lo de «El verdadero sabor americano» y el nombrecito de marras: «Grand Mc Extreme Cheese Buffalo» que parece más algo de sexo degenerado y psicótico que el nombre de un alimento humano. ¿Pero qué coño le pasa a esta sociedad?

Además… que en la foto hay kilo y medio de carne vacuna y cerdo y queso de vacas oprimidas… y Perro Sandez dijo el otro día su oda al chuletón. ¿Qué está pasando? ¿En qué quedamos? ¿Tenemos que comer todos perejil (español, ya sabéis, gran plaza de ultramar tenemos, jajjajaaja la madre que me parió… qué país) o seguimos devastados por los pedos del ganado? ¡Gretarada Thunberg ven a mí, ayuda, help, y need you, baby, come to me, love of my life, hony (¿se dice así eso de joni?)!

¿Pero qué cojones le importa a 1 español, nacido en una de las cumbres gastronómicas del mundo, esta asquerosidad yanqui? ¿Pero sólo yo me pispo de la absoluta basura que es esta comida que ya es más común en Madrid que los bocatas de calamares o los callos con garbanzos? ¿Pero a dó vamos, carajo?

Recuerdo que nunca he sido gilipollas y hace mucho, demasiado tal vez, había una campaña de este mismo Mc Pollas o el Burriking del chiste de los gitanos (*) que anunciaban algo así como 250 gr. de vacuno por 200 pesetas (todo ello metido entre panes y aberraciones como la de la foto de cabecera, sólo que en los 90). Yo y mi amigo Sergio despollados haciendo un simple análisis de la situación: O sea, 200 calas cuarto de vaca cuando el kg. de vaca está a miles de pelas en la carnicería. A eso súmale el pan, el tomate, las papas fritas y etc. El cartón y el plástico. El alquiler del local, el salario de los esclavos, el salario del que crió a la vaca, el de la que la mató, el de quien la transportó fileteada, el del publicista del spot, el del varios «el des» más que están entre la vaca que pasta y el cliente que traga. ¿A quién le salen las cuentas de que por 200 calas te podías comer algo así? ¡Coño que casa Lucio hubiera cerrado al día siguiente si eso que te ofrecen estos cabrones yanquis fuera carne de verdad!

¡Y ya no se cortan un pelo! Te plantan una foto nauseabunda como campaña de publicidad alimenticia. ¡Pero qué le ha pasado a esta sociedad, insisto!

Eso sí, como dije antes… por lo menos el NOM ha decidido ya que los pedos del vacuno no son tan malos como nos decían hasta hace 4 días. Algo es algo y el que no se consuela es porque no tiene consolador.

(*) un gitanillo le dice a su gitanazo padre: «Paaaaaaaaapaaaaaa llévame a comer al Burriking». Y el papazo le responde: «Mejor ves andando que me duele mucho la espalda». Si os ha parecido malo el chiste, imaginad si os lo cuento, yo que no tengo gracia ninguna contando chistes. Recuerdo mis años en Córdoba y los chistes que me soltaban a quemarropa. Menos mal que ellos sí que tienen gracia para eso. Con el que más lloré de risa – tal cual y todavía me descojono – fue uno más malo aún que ese del Burriking. Estaba yo de comida privada en un restaurante glorioso, con mi amigo Paco Conde (octogenario ya hace más de una década, apoderado de toreros y representante de músicos virtuosos, y constructor – nobody is perfect –). Y nos contaba chistes otro viejito, con más gracia que el más gracioso que os imaginéis, porque ya me diréis si este chiste es para que 6 personas (2 de ellas el matrimonio dueño del local, siempre estábamos en petí comité) lloren de risa. Ahí va y que Dios nos perdone a todos:

Miercoles Santo en Sevilla «La madrugá» casi ná. Una procesión muy seria en la cual, de repente, uno de los penitentes se sale de la formación, y se va en dirección perpendicular. El capataz del paso de la cofradía, con disimulo, se va junto al penitente disidente a pedirle explicaciones. Y el penitente no para de decirle: «No es a posta. Es que no puedo hacer otra cosa». «¡Pero vuelve a la formación!» le pide el capataz. «No puedo. Se me ha metido el dedo gordo del pie en el carril del tranvía».

¡Hala! ¿cómo se os ha quedado el body?

Supongo que estos del Mc. Pollas reparten a domicilio. Voy a pedir 2 Extreme de esas, con papas. Pagaré con dinero del Monopoly. Total, ya que estamos tos locos, pues a disfrutar. Seguro que me las trae un panchito.

4 respuestas hasta “ARTÍCULO: ¡A comer bazofia yanqui! que lo dice Yahoo.”

  1. Rafael López Says:

    El chiste divertidisimo.

  2. Unoquefue Says:

    Creo que Rafael se refiere al chiste del tranvía, el del gitano te ha salido demasiado payo.

    • Los 2 son malísimos… pero si te los cuenta un buen contador, sin parar de reír todo el día. Y si te lo vuelve a contar, más risas. Todo un arte la gracia andaluza.

      • Rafael López Says:

        Indudablemente ésto de la gracia para los chistes se tiene, o no se tiene. Yo no la tengo.

        De todos modos el chiste del tranvía es divertidisimo porque tiene unos elementos de gran comicidad. Uno de ellos es la visualización de lo que se cuenta, que me recuerda a esas películas de cine mudo, o a partes muy divertidas de las convencionales, porque imaginarte la situación produce ya un efecto muy potente de querer saber el motivo. Cuando ante esa incertidumbre descubres la causa, por cierto totalmente descacharrante, el efecto de hilaridad es inevitable.

        La gracia esta en que, los que la tienen, te vuelven a contar estos chistes y te siguen provocando los mismos efectos que la primera vez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: