ARTÍCULO: San Pedro, qué bonitas sandalias tienes.

He ojeado la prensa y… bueno… a ver cómo os lo explico para que no suene raro… esto… no sé, vamos a ser diplomáticos, tener mano izquierda, mesura y tal y cual, Pascual… Aviso que he ojeado: El InMundo, CozPópuli y La Sinrazón. A ver, voy:

¡PERO QUÉ COÑAZO DE MUNDO TENEMOS!

Igual es que yo soy muy exigente con la vida o que mi vida, hasta no hace mucho, era cojonuda. ¿A cuánto está el kilo de PROZAC? porque me parece que necesitaremos comprar eso por kilos y tomarlo hasta en la sopa, siempre y cuando la sopa no tenga carne ni pescado, no seamos bárbaros que asesinan el Planeta (no de Agostini… por dios, cuánto daño ha hecho esta editorial al mundo, con su epicentro en Espena).

De verdad, ¿qué está haciendo el ser humano con su vida? Al final me voy a tener que abrir cuentas en las 1.001 redes sociales y dejarme atrapar por la mediocridad, la mezquindad, el miedo, el malestar, la maldad, la molicie, la mendicidad… y de más barbaridades humanas que no empiecen por eme. No, no es el pequeño gran Peter Lorre haciendo de Vampiro de Dusseldorf, sino la mierda que es la vida que nos ha cocinado el NOM (por cierto, os digo al oído que era un pederasta que fue perseguido hasta por la mafia y ejecutado clandestinamenta, el personaje de la gran peli de Fritz Lang. Y ahora los pederastas son los mafiosos que dominan el Mundo)

Os envidio, denostados sociales que no tenéis tecnología con cablecitos y chips. Olvidados que vivís en el campo, sin noticias del mundo que os circunda. Despreciados que tenéis bestias por compañía y sustento. Desgraciados que cultiváis vuestra comida. Eccehomos que pescáis bichos en mar y ríos. Desheredados que no conocéis centros médicos.

Bueno, realmente no os envidio, porque la primera acepción de  “envidia” es esta:

1. f. Tristeza o pesar del bien ajeno.

Y, por lo menos en Espena que es lo que más me incumbe al vivir yo aquí, ya nadie vive como lo que he descrito anteriormente. Y en el resto del mundo, en breve, tampoco, pues el NOM se ha encargado de llenarnos el cielo de satélites para que haya wifi en todas las partes de la Tierra (las mojadas incluidas). Fin de la partida. Game over.

Pero sí os puedo envidiar en la segunda acepción del término:

2. f. Emulación, deseo de algo que no se posee.

Y, por desgracia, es una envidia que podemos compartir todos, ya que jamás volveremos a ser lo que fuimos. Y que esto lo diga una sabandija como yo, de 46 años sólo, es palmario del atroz mundo que nos han preparado y que VOSOTROS, VOSOTRAS Y VOSOTRES habéis consentido y, en muchos casos, fomentado. En tan poco tiempo (46 años no son nada en la historia de la civilización humana) tanto destrozo. Y menudo sprint final ha hecho la humanidad para llegar a la meta de la podredumbre humana, en este año y medio de PLANdemia.

San Pedro, qué bonitas sandalias tienes.

9 respuestas hasta “ARTÍCULO: San Pedro, qué bonitas sandalias tienes.”

  1. Por cierto, te he escrito al correo-e que aparece en tu comentario y me da error garrafal que casi revienta mi ordenador, el del vecino y las antenas 5G del barrio.

    • Unoquefue Says:

      Espero que no sea para enviarme una demanda por daños a tus preciados equipos electrónicos. Eso sí que sería hiperbólico.

      • Yo no demando ni ayuda. Era una propuesta sobre una colaboración en el BLOG, que salió a colación hace tiempo. Pero da igual. NO me gusta meterme en camisa de 11 varas informáticas. Saludos y ya no hay petición de colaboración.

      • Unoquefue Says:

        Vale, César. Te lo digo en sentido cervantino.

  2. Mejor en ese sentido, pues en sentido romano sería eso que vuela u que jamás debería haber sido un saludo. jejej

    • Unoquefue Says:

      No creo que me hayas entendido, por eso, voy a traducir lo dicho. Vale en mi comentario quiere decir «ve (de ir) con salud», que es su verdadero significado.

      Igual tu ordenador no ha reventado, si no que ha sido tu mollera. ¿Hacía falta montar una rabieta porque le ha dado un correo falso a WordPress? Que ya eres un tío hecho y derecho, cagondiés. Si de verdad querías mi correo habérmelo pedido y te lo hubiera dado en lugar de tanto circunloquio. Los circunloquios son cosa de nenazas. ¿Eres una nenaza o eres el tiarrón ese que revienta sacos terreros? En fin, voy a achacar este cortocircuito tuyo a los chemtrails que surcan los cielos de Puente.

      Estamos atravesando una época horrorosa que yo denominaría la post-humanidad. Hay seres humanos pululando, tú mismo, pero humanidad ya no queda. No hace falta esperar a la extinción de la especie, para hablar de la post-humanidad, aunque eso también llegará. Yo estoy empezando a pensar que tú eres parte de la post-humanidad.

      Vienen tiempos aún mucho peores que los actuales y no tardarán mucho en hacerse realidad. Más te valdría un poco más de humildad si no quieres verte completamente solo en medio del caos. Menuda actitud tienes con los amigos.

      Pues eso, que vayas con salud.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: