LUYS COLETO: Peter Rabbit 2, estimable indagación sobre el desgarrador, hadal e insoluble asunto de la identidad humana.

by Charles King, circa 1913

Paradigmáticas obras entretejidas dentro del ubérrimo talento de Beatrix Potter, las aventuras y desventuras del travieso conejo Peter Rabbit. En esta segunda adaptación cinematográfica, Peter se adentra más allá del jardín, búsqueda y conocimiento y “acabado” discernimiento  de su ser. Indagando meticulosamente sobre su pasado, pues.

Una cojonuda tropa de colegas

Ditirámbica y abracadabrante peripecia en compañía de un conejo ladronzuelo que le introduce en un abigarrado y dickensiano lumpen donde se topará a sin par tropel formad por felinos, ratas y tejones, buscavidas de todo tipo y pelaje. Rememoremos a algunos de estos tipos, ora ridículos ora entrañables: el primo Benjamín, las mozas Pelusa, Pitusa y Colita de Algodón, la señora Bigarilla, la oca Carlota,  Cerdito Amable, Tomi Tejón. O el señor Jeremías Fisher, Y, cómo olvidarlos, los “epilépticos” gallos.

Peter Rabbit 2: a la fuga se adentra en londinense metrópoli, mixturándose en ella personajes humanos y entes animados creados por ordenador. Como su digna predecesora, esta segunda parte se deja ver con gusto, aunque no termine jamás de arrancar (eso sí, poderosos diez minutos iniciales, simpática reyerta entre humanos y animales en la boda de Bea y Thomas).

Si quieres, como Peter Rabbit, aprenderás algo de todo

La peli no desclava, lo dicho, mucho menos consigue alzar potente y sólido vuelo, siempre sobrevolando, por desgracia, o afortunadamente, la fascinante e hipnótica inventiva visual de Paddington y su espléndida secuela. Will Gluck (Rumores y mentiras, Con derecho a roce, Annie), el director de ambas conejiles cintas, un quiero y no puedo. Entretenido, cierto. Sin más, también cierto.

Nuestro granuja y zascandil protagonista, en palabras del director de la película, Will Gluck, “comete muchos fallos, pero siempre sigue adelante. Eso es lo que hace que sea un personaje tan divertido de ver. Es divertido ver como alguien tira hacia adelante sin preocuparse por las consecuencias. Y aun así, al final siempre aprende algo”.

Quienes somos

Certera reflexión del director, la imagen que ofrecemos a los demás revolotea, en todo momento, sobre todas las cosas, en los fotogramas que impregnan el filme. “Todo el mundo sabe que es un conejo travieso, pero él no tiene por qué verse así necesariamente. La percepción de quiénes somos se enfrenta a la que otros tienen de nosotros. Sólo porque la gente te vea de una forma no significa necesariamente que seas así”…

…Ya saben, todo ser humano poseería tres personalidades: Aquella que conoce, aquella que cree que conoce y aquella que no conoce en absoluto. Y, aunque no se lo lleguen a creer, Peter Rabbit 2, ahonda con sencillez, no exenta de sima, en el doloroso, abisal e ininteligible asunto de la identidad humana. Quién soy: el origen es el destino. En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: