ARTÍCULO: Gandhi, el gusano de la manzana de Apple.

Queridos niños, grabaos esto a fuego: cualquier personaje histórico celebérrimo y admirado es más falso que un lingote de oro plateado. Harto de la mediocridad que es hablar de la puta PLANdemia (nos quieren extraviados mentales severos y el orbe lleva casi 2 años en bucle babeante sobre tamaña patraña. Nivel neuronal en declive descomunal y cuando conecten todas las antenas 5G vamos a ir a 4 patas) abordo hoy otro asunto, como hago muy a menudo. La foto de cabecera supongo que sigue vigente, porque el fruto prohibido aparece con los colores del lobby más molón y nauseabundo de la actualidad. Aclaro que como voy a hablaros de varias mentiras históricas, empiezo con esta bíblica, pues decir que la manzana era el fruto prohibido fue un error de traducción, y resulta que lo prohibido eran todos los frutos y que, obviamente, era metafórico todo el asunto.

El caso es que yo me topé esta foto en 2007, en una tienda de reparaciones de aparatejos de Apple. Fui porque mi portátil de esa marca feneció, repentinamente, a los 2 años de uso. Tengo esta marca porque era la que mejor tarjeta de vídeo o lo que sea, y gráfica o lo que sea tenía en ese momento, para lo que yo quería usarlo: audiovisual.

El caso es que estos de la fruta mordida (o podrida) son tan cabrones que blindan sus trastos con tornillos y carcasas imposibles de manipular y, por eso, hay que llevarlos sí o sí a sus talleres de ñapas (por lo menos en 2007). Tras el mostrador de atención a los cretinos que compramos esa marca, un enorme póster como el de la foto de cabecera, pero con la fruta podrida en plan heterosexual, o asexuada… pero sin los mariconeos de la foto de ahora. Yo flipando viendo a Gandhi en esa circunstancia con el mensaje: “Piensa diferente”. Hacía pocos años que me había zampado una biografía tocha del notas este del pañal… y conocía la foto, pero sin recortar. Es esta:

Resulta que esta foto era una reivindicación para que los indios (y todo el orbe, al fin y al cabo) volvieran a lo rústico y abandonaran las nuevas tecnologías. Concretamente sale junto a una rueca para lanzar el mensaje de que la gente se teja sus ropas y abandone las compras manufacturadas de las ciudades (metrópolis, incluso, en ese caso que la India no era independiente y pertenecía a los que dominan el Planeta desde hace muchos siglos: los hijos de la Gran Bretaña, vulgo la Pérfida Albión). O sea, que la foto y la campaña de los atroces publicistas, no podía estar más equivocada o ser más pérfida.  Les expliqué esto a los 2 esclavos del servicio de reparaciones. Se giraron, se encogieron de hombros y me preguntaron qué le pasaba a mi cacharro (“el ordenador más bonito del mundo” eso ponía en un papel de su interior…). Y antes de que se lo acabara de contar, me suelta uno: “son 90 euros”. “Pero si no te he acabado de contar qué le ocurre”. “Son 90 por dejarlo aquí y que lo abramos. Luego, si tiene reparación, te hacemos un presupuesto”.

Ya conocéis mi carácter y al que no lo conozca pues le resumo: no soy un ameba. Tras una discusión sobre su satrapía y que justo mi carísimo ordenador se jodiera cuando venció su puta garantía… tuve que elegir: o me quedaba sin ordenador y les pagaba a estos ladrones 90 pavos y ya veríamos luego si me quedaba sin ordenador y con 90 pavos menos y cara de gilipollas. Pagué y me dijeron que tardarían “equis días” en llamarme para hacerme un presupuesto. Los días se redujeron al máximo y a la hora y poco ya me estaban llamando para decirme que con 250 pavos (aprox.) más que les diera me devolvían el ordenador que tenía hasta hacía 1 día. El problema era como cambiar una rueda pinchada del coche, nada más. Era el disco duro que había petado (obsolescencia programa) y cambiarlo es como lo de la rueda, sólo que con cables, a parte de tornillos.  Me pusieron un disco duro con más gigas que el original, obvio por el paso de 2 años, un disco que costaba 60 euros… y a mí me costó unos 330… Qué mundo más bonito tenemos, ¿a qué sí? Normal que estos hijos de puta desalmados usen a Gandhi como les salga de la minga.

El del pañal, esta vez vestido con una cortina del comedor, y su señora: E.T versión india (viéndola se entiende lo que cuento al final del artículo)

Eso sí, como os dejé claro al principio, toda figura histórica está tergiversada y es, por sí misma, nauseabunda (salvo alguna excepción que confirme la regla). Gandhi nació en una familia de millonarios (comerciantes y políticos) dentro de la atroz sociedad de castas de la India (que sigue en vigor). Se casó a los 13 años en un matrimonio concertado y a los 18 tuvo su primer hijo, momento en el que aprovechó sus millones para largarse a Londres con la excusa de estudiar Derecho y así pasar de cambiar pañales (eso que luego lució él). Vivió como un marques en London y cuando se cansó de eso, se fue a fardar de título de abogado y trajes caros ingleses a su India natal. Pero como allí sólo podía tener más hijos (3 más añadió a su lista) y ser abogado de pleitos pobres, ya que era un pésimo letrado; se piró a Sudáfrica y empezó a tocar los cojones a los guiris (ya sabéis, los ingleses para cualquier español, pese a que sea un término mal usado) para que los indios de allí tuvieran derechos y esas cosas que él tenía más que de sobra por ser millonario de nacimiento. Luego se cansó de ser líder de masas paupérrimas y volvió a la India para liderar un movimiento político que acabó con la independencia de ese país y con mucha sal y marcha de por medio.

Eso sí, cuando tuvo a su 4º vástago, el muy gilipollas hizo voto de castidad y dejó a su mujer más caliente que las pistolas de “El Coyote”, para toda su vida. La mujer se llama Kasturba… por el amor de cualquier Dios, qué Karma más molón tuvo, cambiamos la K por la M, y esa mujer es lo que tuvo que hacer los últimos 44 años de su vida, pues dicen que le fue fiel al célibe. Me cago en mi puta vida qué loco estuvo, está y estará el mundo.

Y colorín colorado, este cuento real y patético se ha acabado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: