ARTÍCULO – relato: “¡Póngase la mascarilla o llamo a la policía!”

Mi hipermnesia os transcribe la divertida y breve ¿conversación?¿discusión? que he tenido hace media hora con un siervo del NOM y esclavo de supermercado.

  • Caballero – me dice un uniformado de reponedor con voz temblorosa agarrándose el bozal – la mascarilla.
  • Ya la veo, sí – le digo indiferente­ –.
  • No… que usted no la lleva.
  • Ya lo sé, coño – digo mirándome en un espejo y conminándole a mirar al espejo – mira, ese soy yo. Voy sin bozal, ¿ves? – y sigo a lo mío, comprando que, hasta hace año y medio, es lo único que se hacía en un supermercado.
  • Es obligatorio el uso de mascarilla en establecimientos comerciales – dice pisándome los talones, el mocetón de metro 90, por lo menos –.
  • Mira, habla con el encargado que llevo toda la PLANdemia comprando aquí.
  • El encargado de ahora soy yo – dice señalándose una chapita del uniforme –.
  • ¡Coño! ¡enhorabuena! Pues habla contigo mismo.
  • Caballero, tiene que ponerse la mascarilla porque en los…
  • ¡Déjame en paz, joder! Habla con cualquiera de estos – digo señalando a mogollón de empleados, pues a esas horas no hay , a penas, clientes – que alguno me conocerá.
  • Voy a llamar a la policía, porque no se pue…
  • Llama a quien quieras, pero déjame en paz, ¡hostias!
  • Voy a llamarles.
  • Diles que se den mucha prisa, que yo me voy a ir ya mismo. Pero deberías conocer la ley, porque vas a hacer el ridículo.
  • La ley dice que hay que lle…
  • Tú qué coño sabes de ley, reponedor. Yo estoy exento de llevar bozal y ni tengo por qué decírtelo.
  • Yo no le conozco de nada, por lo tanto no sé si usted está…
  • Ni me vas a conocer porque yo no quiero conocerte a ti. Déjame en paz.
  • Bueno, las cosas se pueden decir de otra manera.
  • Después de año y medio de PLANdemia no hay nada más que decir de este asunto, y punto.

Se va hacia otros uniformados que, parece, le corroboran que soy el único cliente sin bozal, por lo que siempre hay algún esbirro que me conoce. No obstante, por pura diversión, voy hacia ellos, me saco un klinex y me sueno junto a él.

  • ¡Ay! Qué malito estoy.

Y le toso a la cara, tal cual, sí, diciéndole: “¡cuidado que igual te he contagiado!”

  • A mí me da igual, yo ya he pasado la enfermedad.
  • ¡Coño! Una enfermedad de un virus inexistente. ¿Entonces por qué llevas bozal? – digo extrañado de que le haya dado igual que le tosa a la puta cara. Qué poco carácter, qué pocos cojones tienen esto. Lo mismo si le suelto una hostia ni se inmuta y sigue con su retahíla covidiota.
  • Por los demás, el virus se contagia aunque haya…
  • Mira, deja de decir gilipolleces y haz un poco de caso a la ciencia. ¡Cállate ya!

Y como estábamos ya en la caja de pago, pues he pagado y me he largado.

Curiosamente, hace unos días, en ese mismo lugar, me interpeló un segurrata de 2 patas, mastodonte, nuevo. Ni me paré. Le dije: “Estoy exento habla con quien te dé la gana. Gracias”.

No hay que entrar en el juego de estos inteligentes asintomáticos. No tienen nada que hacer ante alguien que no se achanta y, encima, les trata con el desprecio que merecen. Tomad nota, negacionistas. Con el “flower power” no se va a ningún lado.

5 comentarios para “ARTÍCULO – relato: “¡Póngase la mascarilla o llamo a la policía!””

  1. joseignacioh Says:

    ~Lo que yo digo, la propaganda del “des-gobierno” y las llamadas “autoridades sanitarias” han hecho un pais de HISTÉRICOS y de CHIVATOS!
    Menuda mierda!

    • Hay que verle el lado positivo. También ha hecho un país donde una minoría estamos demostrando cordura y cojones (y, en mi caso, cierta congoja interna al ser el único, en Madrid, que va sin bozal en interiores, EL ÚNICO. Es acojonante).

      • Hola César, de verdad puedo entrar en el mercadona sin bozal? y les contesto lo que has dicho tu. Y otra cosa, quiero ir a visitar a mi abuela al asilo, me obligan a hacerme la PCR, con que no quiero no me dejan verla, que hago

  2. Esther. Pide un justificante médico que te exima del uso del bozal. Los médicos no quieren darlos pero se les puede obligar a ello. Hay 5 motivos en el Real Decreto Ley de falso estado de Alarma. Elige uno y obliga al médico. Cuando lo tengas, aún así, recibirás un sin fin de ira y violencia de los covidiotas, al ir sin bozal. Prepárate para ello y sopesa si podrás soportarlo, tanto psicológica como físicamente. El acoso es demoledor, te lo garantizo. Demasiado para cualquier persona, yo incluído. Pero sigo resistiendo.
    Lo de tu abuela, puedes verla por la fuerza, pero luego la policía – seguramente – te detendrá. Acabarás ante el juez. No hay otra opción.Sopesa si te compensa ver a tu abuela y decide.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: