Música SIN mariconadas. LUYS COLETO: Cesar Franck, hacia la perfección con sus reverberaciones bachianas.

Momento culmen de su devenir musical, las Seis Piezas que concluyó entre 1859 y 1862. Preludio, Fuga y Variación, opus 18, número 3. Incomparablemente hermosa, tercera de las Seis, dedicada a Camille Saint-Saëns, un brillante, brillantísimo organista, a fuer de grandioso compositor.

Saint-Saëns

Intensa, intensísima melancolía

La imperturbabilidad y la ponderación, el esmero y el fulgor del Preludio, la Fuga y la Variación apuntalarían la orientación más arrebatadoramente clásica de su maestro Saint-Saëns. El translúcido Preludio en si menor posee grácil y enternecedora melancolía, valga el aparente oxímoron, resonando poderosamente la aurora del exordio del Liebster Jesu de Bach, BWV 731: terna de repeticiones de asimétrico pespunte, más enjundioso quinteto de compases. Y, sobrevolando, el preludio y fuga para órgano del difícilmente superable Clave Bien Temperado. BWV 846, pues.

La Fuga de Franck posee, también, propio y recatado y menudo proemio, límpidas texturas, la polifonía siempre tan llevadera. La Fuga, embelesando. Y puliendo la obra de Franck, tripartita estructura, la eminente Variación: grosso modo, una “peculiar” y enigmática reiteración del Preludio con un “séquito” melodioso más brioso. Y todo ello disipándose en la etérea y portentosa alborada de un si mayor

…Y siempre, cómo no, acertaron, Johann Sebastian Bach en perenne lontananza. En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: