ARTÍCULO: el miedo da vida al niño muerto que todos los adultos tienen dentro.

Queridos niños, cuando me matéis hacedlo bien y a la primera… el que avisa, es avisador.

Recuerdo nítidamente la primera y única vez que he tenido miedo en mi vida: el estreno, en España, del vídeo clip “Thriller” de John Landis. Fue la nochevieja de 1983 y yo ostentaba 8 tacos, taquitos más bien.

Os cuento este recuerdo nítido porque me pongo en vuestra infantil mente y me aterra vuestra respuesta ante tanto estímulo actual de miedo y cómo lo gestionaréis en el futuro, cuando yo sea cada vez más viejo y vosotros más gallardos. Intuyo que seréis capaces de matarme porque no me haya tomado la píldora azul o porque no actúe según con qué consideración al interés común y las normas sanitarias (la satrapía sanitaria ha venido para quedarse).

Con 8 años no sabía quien era Michael Jackson, ni el director Landis.  Yo hubiera sido un nene más, violado o ultrajado por el negrata blanco, pues a esa edad… ¿de verdad no sois capaces de saber que vosotros no sois adultos, queridos niños? Pero a mí los adultos me pusieron el buenísimo vídeo completo de Landis, con toda la parte previa al inicio del clip. Luego, con 14 años, adquirí el vídeo completo y  el making off, todo; y es maravillosa la obra musical y audiovisual que hicieron… pero no era apta para niños, vaya que no.

Fue en una chabola vertical del suburbio madrileño llamado Leganés (chabola que hoy se vende por 130 mil pavazos… acojonante lo que hace el puto ser mundano) en la media noche, justo en el cambio de año. Estreno mundial creo que fue, pero ni idea. El caso es que mientras mis padres estaban a sus cosas trasegando y charlando con unos vecinos, yo delante de la puta tele. Me tragué todo el clip, como si nada. Hombres lobo, zombis y la maestría narrativa de Landis y la excelente caracterización, una obra de arte de puesta en escena, de fotografía y de maquillaje y escenografía. Por no hablar de la excelente canción y la espectacular coreografía y el virtuosismo insuperable del negrata blanco.

Pero yo era un nene, y retuve el miedo que mostraba el vídeo. Lo retuve un buen rato, como si no pasara nada, hasta que me entraron ganas de ir a mear.  El baño estaba a 4 metros del comedor (las chabolas es lo que tienen, no son grandes) pero había que atravesar un pasillo oscuro como las fauces de Satán y cerrar la puerta del comedor para que no se fuera el calor.  Atravesé a toda hostia los 4 metros y cerré la puerta del baño, que era de “muelle, o fuelle”, vamos, que no era de madera sino corredera rara. Tras tirar de la cadena, secándome las manos todos los demonios del mundo estaban entre la ridícula puerta fuelle y la puerta del comedor.  Y yo aislado, solísimo ante el peligro aferrado a la toalla del toallero y oyendo los movimientos de los putos demonios, hombres lobos y etc. de hijos de puta que me iban a cortar los cojones y comérselos delante de mí. Me aferré al toallero con el rostro descompuesto (lo sé porque lo vi en un espejo y hasta me asusté de mí mismo). Era TOTALMENTE INCAPAZ de salir del baño. Estaba bloqueado al 99%. Aterido de miedo.

Descomunal miedo. Atroz pavor. Terror absoluto. Abrí la ridícula puerta un pelín, para atisbar. Y todo era oscuridad. Imposible volver al comedor. Misión abortada.

Creo que estuve sin salir del baño 20 años y pico… el caso es que de repente entró algo de luz por debajo de la ridícula puerta, al abrirse la del comedor y oír la voz de un adulto que preguntaba: “¿Sigues en el baño?”.  Contesté que ya salía y la puerta volvió a cerrarse, momento en el que aproveché para echarle huevos a la vida y salir despavorido y volver a la zona de seguridad del comedor.  No hay nadie en el mundo que haya corrido tan rápido los “4 metros lisos”, como yo.

Aquí veis el poder que los imputs (todo lo que percibimos) tienen sobre las quijoteras de un nene. Traumas que, tal vez, son insuperables y joden tu vida para siempre, y por ende la vida de los que te rodean.

Vosotros sois ahora los sujetos – y a la vez objetos – de experimentación del NOM, queridos niños. Yo tuve la suerte de nacer con algún tipo de don estúpido que me hace querer estar al margen de casi todo y todos.  Mi descomunal miedo nació y murió esa misma noche y en el mismo sitio: el comedor de la casa de mis padres. ¿Pero el vuestro cuándo morirá si estáis creciendo en él y sabéis que no es una ficción, sino algo que ocurre de verdad, aunque sea mentira? ¿Qué estará pasando por vuestras mentes destrozadas por los adultos? ¿Cómo es la vida de un adulto que ha sido un niño muerto de miedo?

Negros nubarrones se ciernen sobre las almendras de los que, todavía, estamos cuerdos. Será imposible racionalizar con vosotros, queridos niños. Y lo peor es que comprenderé que no puedo hacer nada para evitar que me masacréis, porque estáis programados y predeterminados por el miedo y jamás seréis coherentes, alegres, generosos y etc. de circunstancias que nos diferencian de las alimañas.

Sois alimañas y creéis ser cisnes. Pero ahora os hablo a los de mi generación y anteriores: “tenéis menos vergüenza que un gato en una matanza”. Lo entrecomillo para usar este chascarrillo que me enseñó mi tito Ángel hace muchas décadas, porque no quiero deciros que sois unos psicópatas, maltratadores infantiles y destructores de todo atisbo de felicidad humana sobre la Tierra.  Estamos en manos de tristes psicópatas incapaces de sentir un solo segundo de felicidad en su vida y matando la vida de los demás en base a sus irracionales miedos. Os odio, adultos, pero hasta la muerte, por suerte eso no me lo vais a arrebatar. Yo no estaré en un purgatorio, sino descompuesto bajo tierra o sobre ella, o en el estómago de las alimañas, pero no estaré ahí eternamente para vuestro regocijo. Al final ganaré porque me libraré de vosotros, hijos de la grandísima puta.

2 comentarios para “ARTÍCULO: el miedo da vida al niño muerto que todos los adultos tienen dentro.”

  1. joseignacioh Says:

    Michael Jackson en ese video todavía era “morenito”.

  2. Estaba en su fase mulata, sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: