ARTÍCULO: El ocaso del aficionado al jurgol en estadios.

Leed la última línea de la foto de cabecera. Resulta que Barcelona es un lugar sin COVID… ya que estas 4 mozas “no pudieron ir a recoger sus trofeos a Estambul, por las restricciones y precauciones por la Covid” pero aparecen abrazadicas y sin bozal, en el centro del estadio del Fútbol Club Barçalunya. Fijaos como abandonaron el césped, tras ser vistas (dudo mucho de que el público supiera qué coño estaba pasando en el césped) por 18 mil espectadores. Sí, con un aforo de 100 mil… eso es lo que había… y eso que – pese a la Plandemia – pueden entrar 30 mil culés en el estadio (33% del aforo es lo que permiten los satánicos, y separados a tope… otra vez nos cuelan su puto número 33). Y fijaos en la parte baja de la foto, con decenas de fotógrafos apiñados a derecha e izquierda… ¿cómo era eso de la distancia social? Se ve que algunos son Dioses y aplican la Diostancia, pues el congojavirus no les afecta… la madre que me parío.

Resulta que en el país donde no pudieron ir estas 4 mozas, pasa esto con el jurgol:

O sea, que puede ir más peña que en Espena, pero a estas 4 mozas no les han dejado ir por el congojavirus. ¿O no han querido ir por miedo? Supongo que será miedo al moro… porque pese a que Turquía es “algo menos mora que el resto de Musulmania, mora es…”, ya que si creen que en el césped del Camp Nou el virus no entra…serían todavía más oligofrénicas de lo que son por ser jurgolerdas.

Mientras tanto, la vida sigue pese a todo, y todos los que no sean jurgolerdos y técnicos de ellos, han de ir embozalados y sentarse muy lejos los unos de los otros… salvo si demuestras que el de al lado es con quien follas, y ya que en Espena casi no se folla, se han inventado lo de “convivientes”. Mirad qué panorama el del Camp Nou de ahora, y comparadlo con la siguiente foto, cuando yo estaba en él, en los 90. Y fijaos en la siguiente, de hace 1 lustro. Sin duda somos una jodida especie animal más hábil que el cangrejo para ir hacia atrás:

PD: fijaos en esta foto de ayer, del partido del Patético de Madrid, se ve la grada atestada de gente. Contrasta un poco con la desolación del Camp Nou, ¿verdad? Curiosos protocolos covidiotas según la zona, ¿verdad? Por cierto… este estadio costó 310 millones – tirando muy por lo bajo – pagados por los madrileños… y el Ayuntamiento (último propiertario cuando la farsa de las olimpiadas, primero fue de la Comunidad de Madrid) lo vendió al Patético por 30 millones, JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA. Qué hijos de puta los del jurgol de élite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: