ARTÍCULO: «Siglo XXI: El triunfo de la democracia».

Los que estáis leyendo esto, ahora mismo, estáis de suerte pues significa que vivís en 2021, el mejor año de la historia de la humanidad, pues es el único año de este siglo que coincide con el siglo.

El advenimiento de la democracia perfecta fue apadrinada por la llegada del Euro y el 11S. Menudo oráculo, ¿eh?

Son muchos los que reniegan del Nuevo Orden Mundial y de la total democracia que ha implantado y que avanza con botas de 7 leguas (como las cabezas de la Hidra de Lerna, ojo que te la cojo. ¿Hay algún Hércules en la sala? Qué levante la mano. Tú no, imbécil. ¿Qué no puedo discriminarte por creerte Hércules? Vale… ¿Hay algún otro Hércules en la sala? Para los de la ESO recuerdo que Hércules fue quien mató a la Hidra, cortando sus 7 cabezas – aparentemente inmortales – de un solo mandoble). Mitología griega… ¿qué haríamos sin estos mitos y leyendas? ¿Qué harían las élites sin ellos, pero de otro tipo, como la plandemia, las falsas banderas, la NASA, el cambio climático, Benzemá Balón de Oro y tantísimos etcéteras?

Decía que son muchos los que acusan al NOM de implementar una dictadura mundial, una satrapía globalista. Nada más lejos de la realidad. ¿Quién obliga a la mayoría de humanos a estar sometidos, sino ellos mismos? Hay que asumir que la legitimidad está muy por encima de la ley, pues la ley es algo creado para no ser respetado. Pese a haber tantas que sojuzgan… la mayoría se redactan para preservar derechos y libertades inalienables, las cuales inclinan la rodilla ante la legitimidad popular.

La aceptación popular de todas las aberraciones mundanas no es sino el gesto afirmativo de lo anterior. Y ante la mayoría nada se puede, salvo acatar sus decisiones – si se quiere vivir entre ella – o poner pies en polvorosa. ¡Ah! Que ahora ya no se puede vivir al margen del NOM. Qué hay un virus volador y fantasmal; y un cambio climático acojonante que nos han cambiado la vida, para siempre, en pos de su defensa.

Pues nada, que nos den pomada y todos a comer sabo (caldo de sus nabos).

Menos mal que soy mortal. Hasta que el transhumanismo prohíba serlo. Pronto es su farmafia de confianza, la vacuna contra la mortalidad. De tanto matarnos se van a acabar aburriendo y van a girar 180º, ya veréis. Aquí no se morirá ni Dios, y el que lo haga resucitará como Cristo, gracias a la vacuna postmortem.

Un zoo sin animales no es divertido para estos satánicos. Y tienen tantos cacahuetes que tirarnos todavía…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: