Música SIN mariconadas: Enseñando tetas no ataca el virus. «La danza» de Rossini.

«La Danza» es una canción cómica compuesta por Gioachino Rossini en 1835, con tiempo de Tarantella napoletana, es la octava canción de la colección «Les soirées musicales» (1830–1835).

En esta prodigiosa interpretación, la soprano Patricia JANEČKOVÁ nos deleita con su talento vocalista y con su escotazo anti-virus. Curioso que todos vayan embozalados, salvo ella (por razones obvias, no sólo las tetas, digo yo…) y el director de orquesta… cómo sigue mandando la jerarquía y cómo siguen obedeciendo los borreguitos. Es que no pueden ser más gilipollas, joder…

12 respuestas hasta “Música SIN mariconadas: Enseñando tetas no ataca el virus. «La danza» de Rossini.”

  1. joseignacioh Says:

    Muy buen comentario. «Contra tetas no hay bicho»!. 🙂

  2. Y en todos los deportes de equipo. Además, más allá de mariconerías o lesbianismos… ¿cómo pueden abrazarse estando todos sudorosos y malolientes? Es algo que jamás entenderé.

    • Recuerdo el asco que me daba jugar en equipo… y lo mal que huelen los vesturaios. Por eso jamás jugué casi nada, en plan gente sudorosa a mi lado. Eso de que te salpique el sudor de un tío, como que no. Amos… no me jodas.

      • Rafael López Says:

        Querido César, si nos dieran un euro por cada vez que hemos denunciado, en este blog, la arbitrariedad que supone la imposición del bozal podíamos preparar una buena celebración.

        Es práctica habitual que las cantantes de ópera luzcan vestidos generosos con el escote en sus actuaciones, hasta ahí todo normal pero que el siniestro director de orquesta no la lleve mientras obliga a los miembros a llevarla eso ya es harina de otro costal.

        En la deprimente y reprimida sociedad española ocurre igual, quitar la criminal prohibición de su uso al exterior hace cuatro meses y el vulgo sigues lo suyo. Se ha llegado a un nivel de degradación que cuando coincides en la calle con alguien sin bozal, aunque no lo conozcas, lo saludas con jovial cordialidad.

  3. Es IMPRESIONANTE que lo que hasta hace 22 meses era una vida de mierda, de siervo sin futuro y con un presente paupérrimo, de alguien al margen de la sociedad pero habitando en ella por motivos inevitables… de ses alguien que suy YO; impresionante que esa vida sea algo que ahora todo ser humano envidia.
    A ese grado de degeneración ha llegado el ser humano. Ese eccehomo que era yo, ahora sería la persona más libre del mundo: sin PLAndemia. La tristeza es una palabra demasiado alegre para describir lo que ocurre hoy en día. La destrucción es una palabra demasiado constructiva para describir lo que va a pasar más adelante.
    Menos mal que soy mortal. Hasta que lo prohiban.

    • Rafael López Says:

      César, un tipo de tu nivel seguro que conoce la película «Uno, dos, tres» de Billy Wilder. Para los que no les realizaré una breve sinopsis: el capitoste de una popular marca de refrescos estadounidense envía a su alocada hija a Europa, donde es vigilada por los jefes de zona (Londres, París, Berlín). Es en Berlín donde se desarrolla la acción de la película porque el pilluelo jefe de allí no realiza un buen trabajo precisamente porque la chica se queda embarazada de un recalcitrante comunista. Desfacer el desaguisado supone el climax de la película.

      La cuestión es que el jefe de Berlín está entablando negociaciones con una comisión rusa, bastante animada por cierto, y en un momento de la parte final de la película se produce un diálogo en el que cada parte (capitalista contra comunista) quiere hacer ver su superioridad, con un diálogo algo así :

      McNamara: nosotros, cuando lanzamos, un cohete tenemos un botón, si algo falla para evitar daños lo pulsamos para volar el cohete.

      Ruso: nosotros en Rusia tenemos dos botones.

      Bolchevique que deja embarazada a la chica: (con gesto alborozado) ¡dos botones!

      Ruso: sí, dos botones, con uno volamos cohete, con el segundo volamos técnico.

      Me ha vendido a la memoria está escena cinematográfica porque, sería estupendo, si en España (en el resto del mundo también) tuviésemos ese segundo botón para utilizarlo con todos los malnacidos que han realizado previsiones fallidas sobre la plandemia y el cambio climático.

      • Fue la primera peli de Wilder que vi, hace unos 30 años. Me gustó su ritmo frenético, y ver a James Cagney haciendo comedia, pues siempre lo había visto de mafioso comeniños…
        Con el tiempo vi una del gilipollas tuerto (Trueba, el mayor) «Two much» y me hizo gracia el homenaje al ritmo de wilder (no en vano, el tuerto antiespañol forrado con nuestros impuestos rindió pleitesía a Wilder cuando le amañaron un Oscar).
        Este siglo volví a ver «1,2,3» y ya no me gustó. Guión predecible y sin gancho. Claro, yo no era ya el mismo que hace 30 años, de ahí la importancia de llamarse Ernesto, que diga… la importancia del espectador y su absoluta subjetividad y falta de criterio para juzgar una película.

        Macnamara, por desgracia, me recuerda al infame grupo musical de los maricones «Almodóvar y Macnamara», preámbulo de la decadencia cultural y moral de este país, otrora cuna de la civilización y ahora pañal sucio, de esa misma cuna.

  4. Rafael López Says:

    Mi segundo apellido ofrece menos oportunidades para ese tipo de coincidencias, pero el primero, tan abrumadoramente extendido en España, hace que no le dé ningún tipo de importancia a las inevitables coincidencias.

    Como maño el apellido más nefasto que se puede llevar es Pérez (por el siniestro Antonio Pérez), y mira que hay Pérez en España.

    Ya te digo, no hago caso de esas cosas (por supuesto, el maricon de Almodovar y su colega son escoria)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: