LUYS COLETO: Nace en Turquía el Partido por una Vida sin Coacciones (DYP), un partido antivacunas y antibozales.

El abogado y notario Haci Ali Özhan, manos a la obra. La criatura, bautismo: Partido por una vida sin coacciones (DYP). Rechazan explícitamente los planes del gobierno de Erdogan «de crear robots humanos esclavizados con líquidos químicos llamados ´vacunas` y sistemas de seguimiento». Turquía ha utilizado preferentemente el Raticida chino CoronaVac. Para finales de año, quieren ofrecer su propia vacuna inactivada TurkoVac. Originalidad al poder, di que sí.

Calandraca pangolinera, cerca de dos años

En cuanto al programa del partido, Özhan asevera que «nos oponemos a las medidas coercitivas y a la violación de la integridad física de las personas». Özhan también se opone a la timovacunación obligatoria o a las pruebas PCR y al uso obligatorio de los bozales. Estima que el “cuerpo me pertenece, respeta mi decisión, mi integridad corporal, no aceptamos la intromisión en nuestros derechos«. Özhan defiende una vida sin coacciones. Aparte de este objetivo, el partido no tiene ambiciones políticas. En cuanto se cumpla esta misión, se disolverá, sostiene Özhan.

Recordemos en ese sentido que el ministro de Enfermedad turco, Fahrettin Koca, ha mantenido desde el inicio de la actual calandraca pangolinera que  la timovacunación «es la única solución. El objetivo es alcanzar una tasa de vacunación del 70% o más. El número de infecciones y muertes relacionadas con covid-19 sigue siendo elevado«.

Sic. Te cagas, lorito. Como todos, ni muslines ni cristianos ni ateos, aquí nadie se sale del siniestro y risible guion plandémico.

Greta Majareta

Turquía, liberticidio covid

Desde principios de septiembre de este mismo año se aplican en Turquía normas brutalmente liberticidas. Memento. Se requiere, oficialnoicos dixit, una prueba de “vacunación” o un test covid-19 negativo para los vuelos nacionales, en los autobuses y los trenes y para asistir a eventos importantes. Las bozales y el distanciamiento son de uso obligatorio en «zonas públicas». El personal escolar que no se halle timovacunado debe ser someterse dos veces por semana a una fraudulenta PCR.

En Turquía, breve recordatorio, se han chutado hasta ahora 117 millones de bazofias KaKuneras. Un total de 55,5 millones de personas han recibido una dosis, es decir, el 67,5% de la población total. 49 millones de personas, o el 59%, ya han recibido dos timovacunas. El país tiene previsto, como les señalé anteriormente, ofrecer su propio veneno, TurkoVac, para finales de año. El Matarratas de marras está siendo desarrollado por el Instituto de Salud de Turquía en colaboración con la Universidad de Erciyes. En fin.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: