LUYS COLETO: Cómo el rock español, con mucha fruición, abrillanta el glande al poderoso…y va de antisistema.

Titular de la entrevista en Kamchatka.es, día de los inocentes, 2018, a Jorge Verstryinge. «Yo he sido fascista y por eso sé que VOX no lo es». Como el amor lopesco, quien lo probó lo sabe. Pero no hace faltar ser o haber sido fascista, Vox, disidencia controlada de manual, es otra cosa. Populismo, minarquismo, militarismo, capitalismo, tórpido y difuso clericalismo, con sus delirantes y surralistas ribetes nacional católicos…y siempre borboneando. Y engrudo antiélites, aparentemente antiNOM, pero vinculado a todas las porquerías genocidas del mismo NOM: FARMAFIA, señero ejemplo. Grosso modo, Vox.

Reincidiendo lujuriosamente en la imbecilidad PLANDÉMICA más profunda

Frisando los dos meses, Fernando Madina, cantante del grupo Reincidentes y Óscar Sancho, vocalista de la banda Lujuria, los dos cimientos sobre los que se sustentaba la plataforma «Rock contra el fascismo», sic, un llamamiento, dizque «a la desesperada del mundo del rock para detener el avance de la extrema derecha que representa Vox en nuestro país». Resic, sin más.

Sólo 1 sin bozal.

La publicación Spanish Revolution señalaba en su día que la plataforma no era algo puntual. Se apiñaban en tal siniestro y falsario aquelarre  a más de 1.300 bandas, oficinas de management, festivales, salas y bares de música en vivo, y hasta mass mierda especializados. Miguel Ríos, Rozalén, Celtas Cortos, Ska-p, Barricada o Aurora Beltrán (Tahúres zurdos), Loncha Velasco, Winnie the punk, Sartenazo Cerebral o El koño de la Bernarda son algunos de sus más reputados integrantes.

Gratitud a Martin Sánchez

“No van a poder. Nos tendrán que matar hasta el último”, rebuznaba Madina. No te preocupes, macho, ya lo hará la timovacuna. Mientras, otros escuchando a verdaderos crooners. Más allá de su calidad, sobresale su grandeza humana, gente que se viste por los pies, qué poco se le pide a la vida: vivir sin soltar tantas chorradas y mintiendo compulsivamente, como los antedichos desgarramantas dizque antisistema. Juas…

Martin Sánchez, amigo, viviendo con orgullo, son tan pocos, poder dormir tranquilo todas las noches. Vivir con la cabeza alta, cuando uno decide deliberadamente no comer la polla (ni literal ni metafóricamente) al que manda. Gracias, Martin. Por todo. Nos vemos. Con el amigo César, sin duda. En fin.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: