LUYS COLETO: Geoingeniería: genocida arma de guerra y destrozo de nuestro planeta, incluidos los humanos.

Nadie en Glasgow, en la siniestra pamema calentorra, dijo ni voladiza palabra sobre la liberticida y genocida geoingeniería, la que de verdad «cambia» el clima. Y, cómo no, utilizándose bajo el embustero pretexto de revertir algo que no existe: el denominado cambio climático.

Quien controla el clima, controla el mundo

En cambio, la criminal geoingeniería sí existe, verdadera y genuina amenaza contra la humanidad entera. Atacando deliberadamente la salud de todos los habitantes del planeta, contaminando todo, clavando minuciosa y paulatinamente nuestros ataúdes, todo ello bajo el amparo de gobiernos asesinos.

Daño a humanos, animales y flora. Quien controla el clima, controla el mundo, nueva y mortífera y muy eficaz arma bélica. Guerras silenciosas, guerras invisibles, hogaño. Con sus respectivas patentes para hacerlo (incluidas las de «gestión solar», sic), arrastrando una data de más de un siglo, acelerándose tan impío proceder tras la Segunda Guerra Mundial.

Infame pacto de silencio

Nadie se sale del guion, todos de acuerdo, todos callan, quien se mueve no sale en la foto. Por acción y omisión, todos cómplices. Infame pacto de silencio, pues. Fumigándonos a todas horas con los atroces aluminio, bario y estroncio. Y, desde luego, ácido sulfúrico. Millones de tóxicas nanopartículas rociándonos a diario. Los ultrarricos de la Tierra, valiéndose de «sus» militares (por tierra, mar y aire), «comprando» una nueva edad de hielo.

Los milikitos, culpables. El letal lobby industrial militar, precisión. Con sus pertinente contratas y subcontratas. «Bloqueando» el Sol. Experimentando con el medio ambiente, desguazándolo. Como nos desguazan a nosotros. Con sus brutales y empozoñados polímeros, ocasionando irreversibles y multitud de enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson, Ictus por ejemplo en jóvenes). Y esterilidad, su joya de la corona. Y con sus metales pesados, cánceres a gogó.

 Alto, altísimo secreto. De servicios secretos. Y juntas de Estado Mayor y todas esas mierderas pollas en cebolla. Alto secreto compartimentado. Mucha pasta detrás, cómo no. El yoduro de plata, creando y «robando» nubes. «Sembrando» tormentas de hielo. Y relámpagos. Y terremotos. Y, posiblemente, seísmos. Mediante atroces aerosoles estratosféricos. Descendiendo, en el ínterin, la intensidad del “albor» del Sol.

Ellos son los que destruyen el planeta, mientras nos enferman

También, la geoingeniería, usada para el bloqueo de misiles «enemigos». Mediante ondas microondas, no olviden que esencialmente somos agua. Proyecto Cirrus, desde luego. “Nucleando” el hielo, memento Filomena. Devastando, por supuesto, la vegetación mundial. Su complejo sistema de raíces nutrientes. Brutal alteración de la fotosíntesis, quiebra sin más. Se impide «respirar» correctamente a la fauna del Planeta entero.

Interrumpiendo el ciclo hidrológico, ionizando, polvo «inteligente» incendiario. Aniquilando el imprescindible equilibrio de nuestro planeta. Biosfera, demolida. Creciente insalubridad. Y agreguen el silicato sobre nosotros. Y la bauxita, materiales ambos altamente agresivos.

Todo el cielo es un salvaje aerosol. Mutando irreversiblemente la radiación solar. El plancton, mientras, afectadísimo. Los océanos no se evaporan como debe hacerse. No reciben luz, claro. El estroncio, vuelta de tuerca. Interrumpido, repetimos, el ciclo hidrológico. Abejas y otros insectos, colapsados en esta atroz química contra TODOS. Atravesando, la sagrada barrera hematoencefálica, con sus tóxicos metales, tal las timovacunas.

Lo violan todo

Los glifosatos, en su día. El repugnante mundo de Monsanto, sin ir más lejos. El aluminio y el bario generando fatiga muscular y el achicharramiento del sistema nervioso. Y lesiones cardiacas. Lo mismo que hacen el cadmio y el citado dióxido de azufre. Espectacular incremento, como dijimos, de enfermedades neurodegenerativas. Alterando, clave, nuestro PH.

Violando todo. Troposfera, ozonosfera, ionosfera, estratosfera. Todo, son violadores. Echando mierda impunemente. Reitero. Aluminio. Bario. Hierro. Estroncio. Manganeso. Torio. Selenio. Tolueno. Benceno. Plomo…

Tanto tiempo con la complicidad de todos

Desde hace decenios nos envenenan. Pftalatos, disruptores endocrinos u hormonales, infertilidad garantizada. Geoingeniería, golpe de gracia tras todo el diseñado envenenamiento contra sus poblaciones desde hace décadas. A través de comidas, bebidas (el agua y el flúor, ains), el coche, productos de limpieza del hogar. Y luego, nosotros, mejorando las cosas: un deplorable estilo de vidas incluyendo que incluyen suculentas cantidades de mortíferas radiaciones electromagnéticas.

Y por supuesto todos implicados. Gran Leviatán y Gran Capital, Hidra de Lerna de dos testas. Industrias del Gran Capital, veamos. FARMAFIA biotecnología, nanotecnología, «verde», química, militar, telecomunicaciones. Y el Estado, apuntalando el horror. Para nuestra destrucción, psíquica. Y física. Y nuestro progresivo exterminio. En fin.

Una respuesta hasta “LUYS COLETO: Geoingeniería: genocida arma de guerra y destrozo de nuestro planeta, incluidos los humanos.”

  1. […] desastres no naturales (es decir, terremotos, volcanes, huracanes, inundaciones, sequías),  ains la genocida geoingeniería, hambrunas, asesinatos (como el de JFK) y terrorismo como el 11-S o nuestro aciago 11-M y la actual […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: