ARTÍCULO: La KOBIZ ha matado al guerrero.

No sé al resto, pero a mí que llevo toda la vida guerreando en autodefensa y/o defensa de los débiles sojuzgados, el KOBIZ me ha matado como guerrero. Jamás imaginé que el mayor ataque y feroz vilipendio contra el ser humano vendría por este puto delirio del congojavirus, una guerra contra toda la especie humana, con un casus beli vergonzoso, “talmente” igual que el coco asustaniños, hecho inefable pandemia mundial, pero dirigido a los adultos, esos humanos que deberían tener un mínimo de intelecto, valores y gallardía para no destrozar su vida, y la de los demás, el lor de esta soberana gilipollez pangolinera china. Hasta hace 23 meses se curraban mil veces más las falsas banderas y los falsísimos casus beli – hasta de acontecimientos tan macabros como las 2 Guerras Mundiales – y había un espectro del orbe que comulgaba con ellos… ¿pero la PLANdemia? ¿Hasta ese punto de estupidez hemos llegado como especie a animal? Queda claro que sí y que no tenemos techo en esto, o sea que lo venidero será todavía peor que lo actual, que ya es muchísimo decir.

Empecé a ser guerrero nada más ser parido, pues los matasanos – Hospital de La Paz, paradójico nombre para el alumbramiento de un luchador irredento – aplicaron un estúpido protoloco, vulgo protocolo, por el cual al neonato no se le podía dar de mamar hasta pasadas 24 h. (de hecho hasta pasadas 24h. no se nos consideraba como tales). Nací con un hambre de vida atroz, pues 9 meses encerrado no le sientan bien a un libérrimo como yo, pues las personas así, nacemos, no nos hacemos. El caso es que, como no podía mamar calostro – ni nada – en mi desesperación empecé a arañarme la cara, pues nací con uñas largas, armado con lo único que puede tener un guerrero neonato. Mi madre no tuvo más remedio que dar de mamar a esa suerte de Gremlin que era yo: pelirrojo de punta y rostro sanguinolento y rabioso.

Con el paso de los años me vi envuelto en 1.001 trifulcas – verbales y/o físicas – muy violentas, violentas, o poco violentas pero siempre pendencieras.

El menda, hace 20 años, en mi etapa vital en Cabañeros (Ciudad Real). ¿Tengo pinta de esclavo…?

Pero desde hace 23 meses no he tenido ni 1 sólo altercado como los de antes. La KOBIZ los ha suplido a todos y esto es harto preocupante, porque refleja el adoctrinamiento de toda una sociedad, su servilismo y su pusilanimidad… ¿de repente han desaparecido todos los problemas sociales? ¿Los victimarios son, simplemente, los covidiotas? Obviamente, no: los han tapado y sustituido por la estúpida ficción llamada PLANdemia, y todos los pastueños han entrado al trapo rojo del NOM, nunca mejor elegido el color rojo-comunista.

Para alguien como yo, y para otros muchísimos que conozco o intuyo, sé que luchar por esta estúpida causa es vergonzoso y desesperante… ¿cómo luchar contra (casi) todos, por un puto resfriado? Ahora nos roban, nos sojuzgan, nos agreden, nos quitan todo atisbo de libertad… por lo del resfriado que llaman pandemia. Los problemas sociopolíticos se han multiplicado, la satrapía ha crecido exponencialmente al puto bicho covidiota, la ruina económica y el liberticidio se ha multiplicado por infinito… ¿Cómo defenderse en estas circunstancias donde a los enemigos de siempre se les han sumado casi el resto de la población? El 90% del paisanaje espenol – e intuyo que mundial, pero sólo hablo de la Tierra que conozco – está contra el ser humano, la cordura, la libertad y la ciencia. Se han aliado con Satán, cuyo reino SÍ ES DE ESTE MUNDO.(*)

¿Cómo luchar contra tus otrora amigos, familiares, desconocidos no liberticidas, todos los que antes eran sojuzgados como tú y ahora se han unido al enemigo, víctimas de un atroz Síndrome de Estocolmo y de Munchausen? Es una ignominia como si hace 23 meses le diéramos de hostias a una niña porque nos ha insultado…

Yo sí he abofeteado a una niña… en autodefensa… ¡pero cuando era un niño y en respuesta a un bofetón previo sin justificación alguna! Bofetón que devolví delante de los adultos de su familia, tras correr ella y retarme: “¿a qué no me pegas delante de mi padre?” ¡zas! Menuda hostia le solté. Nos ha jodido mayo con las flores. Y la respuesta del puto borracho de su padre, significativa y premonitora del la PLANdemia: levantarse a por mí (un niño de 8 o 9 años) y agarrarme del cuello, pues yo no huyo de mis agresores y, tras ser sujetado por un montón de adultos menos tarados que él, soltarme una hostia en mi infantil melón, que por suerte amortigüé al verla venir, darle una patada en la espinilla y que aflojara su estrangulamiento para poder bajar unos centímetros, suficientes para no recibir de lleno el hostión (esto de los pocos centímetros es clave… fijaos en los cobardes taurinos que liman los cuernos de los toros para que éstos pierdan la referencia espacial y no les corneen todo lo que merecen, en legítima autodefensa bovina).

Cuando mi padre me vio llorando, una amiga que había presenciado la agresión del papi mastuerzo, junto a mi madre y los comensales del borracho, le dijo a mi padre lo que había pasado. Y este hogaño covidiota perdido se fue hacia la mesa donde estaba el agresor y entre muchísima gente que mediaba – tanto empleados del enorme restaurante de verano, como los de antes – sujeto por varios, le gritó al cobarde: “¡Te voy a cortar los cojones!”.

La diferencia entre el adulto que era mi padre y yo de actual adulto, es que yo sí le hubiera cortado los cojones a ese cabrón, sin ninguna duda. Si no en ese momento porque me agarran 10… después. Y si no esa noche, cualquier otra porque ese tío no se me escapa. Como hay Dios que no. Y si no hay Dios, tampoco.

El caso es que si hace 23 meses me intentan robar, sojuzgar, agredir o quitarme la libertad; mi respuesta hubiera sido autodefensa y, llegado el caso, ultraviolencia. ¿Por qué, ahora, no me defiendo de esa misma manera?

En la respuesta que todo guerrero puede intuir está el éxito absoluto de la PLANdemia y su por qué. Si no sabes la respuesta, seguramente seas un covidiota en ciernes, date tiempo cariño…

Apostillo que he tenido 1.001 enfrentamientos en estos 23 meses…(el hecho de no haber tocado un bozal y vivir en Madrid sin respetar arrestos domiciliaros ni nada de su puta agenda satánica, es ya explicativo de ello) pero cada vez menos. Cada vez me cuesta más soportar tener que luchar por semejante estupidez y contra tanto enajenado que apoya a los hijos de puta de toda la vida. Estoy asumiendo que aunque sé que la guerra contra el MAL está perdida de toda la vida, ahora ni siquiera tengo batallas que ganar, como llevo ganando desde siempre. ¿Qué tipo de batalla es ir a comprar sin bozal, o antes por la calle y etc.? ¿Para eso hemos quedado los rebeldes irredentos? Qué puta pena y que vergüenza me doy a mí mismo por ser una mierda de rebelde así…

El KOBIZ ha matado al guerrero, por lo menos a mí y a todos los que conozco e intuyo que eran como yo.

Publicar en mi BLOG cultural, en las putas redes y manifestarme pacíficamente en la rue, no es lucha para un guerrero. Pero de alguna manera he de expresar mi impotencia, que no es más que eso lo que hago, y lo que hacéis todos los no covidiotas (no digo negacionistas porque algunos no se consideran tales, cuando yo ADORO y hago mío ese adjetivo… y desde su implementación: los que negamos el Holocuento. Algunos ya hicimos los deberes hace muchas décadas). La única salida para mí es huir, algo que jamás hice, pero cuando el enemigo son todos, la única opción sensata de vivir es esconderse. Ahora toca una huida hacia adelante. Organizarnos entre los sensatos, crear una infraestructura social óptima y recluirnos en un lugar en el mundo donde el NOM nos deje estar, ajenos al resto del Planeta. Esa debe ser la lucha de los negacionistas, de los amantes de la vida y de la madre Tierra. El objetivo son las “reservas para negacionistas”, ahí tenemos el ejemplo de los índios masacrados en América del norte, los poblados Amish y etc.

(*)

 “(…) Pilato respondió: ¿Acaso soy yo judío? Tu nación y los principales sacerdotes te entregaron a mí. ¿Qué has hecho? 36Jesús respondió: Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, entonces mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; mas ahora mi reino no es de aquí. 37Pilato entonces le dijo: ¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.… (…)”.

Juan 18.

3 respuestas hasta “ARTÍCULO: La KOBIZ ha matado al guerrero.”

  1. Oye césar, dejate de pendejadas o yo te voy a cortar los cojones, guerrero! Más q huir, hay q estar en el mundo sin ser parte de él. Desde chiquillo el lema de lucha ha sido, no hagas lo que los demás hacen. A seguri. Q se pudra el resto!

    • Si a ti te va bien ese tipo de lucha, actualmente, lo celebro. En mi caso, a día de hoy donde llevamos 23 meses de estúpida dictadura mundial, fomentada por el vulgo; una huida a tiempo es una victoria. No se trata de ser un cobarde, sino de ser consecuente. Ya me dirá tú qué tipo de vida tenemos los negacionistas en la urbe. A quien soporte este crimen, me parece perfecto. Pero yo me piro de la urbe, si puede ser, ayer.

      • X supuesto, nos entendemos. Consecuentes hasta el final. Mi huida de la urbe, creo q ya te conté, fue justo unas semanas antes de la pandemia y sin saber q venía. Sí, ganaron la guerra de tragarse al montón de un solo bocado. Pero aquí estamos los q nacimos con hambre de vida atroz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: