ARTÍCULO: ¿El delincuente que se entrega no es condenado?

El Gobierno criminal de Espena, a través de un Ministerio y una Agencia de cuatreros dependiente de él (AECID) sigue robándonos a manos llenas y sin consecuencia alguna. Y como el escarnio no es suficiente alimento para su maldad, nos dicen que están ayudando a todo quisque con su expolio.

A estos del AECID les denuncié en 2010, ante el Defensor del Pueblo (defensor del Estado es lo que es, obvio), previa denuncia ante ellos mismos, porque yo les había robado. Me entregué y, lejos de juzgarme, pasaron de mí diciendo: “Eres la primera persona que se queja por una subvención concedida y cobrada”.¡Les da igual que les diga que he robado al erario espenol!

Ya conté este escándalo (leedlo aquí), pero parece que nadie lo leyó y, por lo tanto, la historia se repite una y mil veces (aquí podéis ver el tráiler del docu del latrocinio); y cada vez de manera más rocambolesca. Fijaos a lo que hemos llegado… mas de 1 millón de euros para financiar esto:

Sigo siendo el único enfrentado a la Bestia. Otra de mis denuncias, que podéis ver en el mismo artículo de marras, es todavía más colosal… ¡y no me hicieron caso ni en el Ministerio de Cultura ni en el puto Festival de ladrones, ni en el Defensor del Pueblo!

Y como la Bestia se crece si no la enfrentas, este hijo de puta productor de mi docu me denunció por el artículo da marras… pero es tan imbécil que lo hizo mal, ¡hasta eso lo hacen mal los satánicos! Me denunció por injurias (e iba con abogado el notas, togado y todo) cuando mi delito era peor, eran calumnias. Y así se lo hice saber al Juez y al abogado de la acusación… ¡y suspendieron el juicio, obvio! Yo mismo tuve que decirle que tenían que juzgarme por algo más grave y con 2 años de cárcel como pena…

Pero claro, estoy loco pero no soy gilipollas. Las calumnias te llevan a la cárcel si no demuestras con no son calumnias… y no tenía la prueba de que no lo eran. Así que cuando su abogado, tras la suspensión del juicio, me planteó un acuerdo “Publica en el BLOG una disculpa por el artículo y di que es mentira”. Me descojoné de él al grito, entrecortado por la risa, de: “¿Pero qué me importa a mí lo que me digas tú, Dani De Vito togado (era clavado al actor albondigón enano, pero con toga)? Sé más de leyes que tú, lo acabas de ver ante el Tribunal. Y me auto inculpo porque eres tan incompetente que ni sabes denunciar. En el BLOG voy a publicar más todavía sobre el maricón pijuarro de tu cliente”.

Y no volvieron a denunciarme, pues tenían que hacer nueva denuncia por el delito real que cometí…

Qué el Mal no os amedrente. Yo estoy muy por encima de Satán. Tanto que, a veces, ni le veo.  Este maricón estafador productor sigue vivo gracias a mi paciencia y a mi parienta. Cuando me amenazó y se negó a pagarme los pírricos 2mil euros que acordamos en un contrato leonino que firmé porque, si no, legalmente se quedaba con mi proyecto de docu; me dispuse a ir a su casa, de madrugada, con una de mis varas de acero escondida. Iba a cobrarme a su puta casa pija y a reventarle tanto a él como a su novio si se ponía por medio. Y mi parienta de convenció de que no lo hiciera. Así que cambié esa justicia necesaria por un correo-e donde le decía un número de cuanta bancaria donde tenía que ingresar inmediatamente el dinero que me debía o… Y me pagó.

Aún así, este maricón no sabe que en el desierto del Sahara no le maté porque él tenía los pasaportes del resto del equipo técnico y yo no sabía donde los había guardado. Y sin los pasaportes no podían salir de allí. Obviamente cuando en Barajas me pidió mi pasaporte, para guardarlo él… mis risas todavía son recordadas.

Y fijaos que tuve motivos varios, sólo en el Sahara, para acabar con la vida de este psicópata. Una noche se hizo 2 pajas (no una, 2) en la habitación donde dormíamos los 5 que éramos del equipo. 2 Pajas sonoras con gemidos y todo. No sé vosotros, pero yo no tolero que alguien haga eso, y 2 veces seguidas, en mi presencia. Resulta que eso que denomino habitación era un habitáculo tercermundista sobre el desierto. Las cabras que había alrededor se hubieran comido a este cabrón en unas pocas horas…

El poder que nos da perdonar la vida es muy superior al poder que sienten los que nos la quieren quitar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: