Nos tratan como a ganado, por eso hemos perdido. Mani anti PLANdemia del 11-12, en Madrid.

Nótese mi encomiable juego de la palabras con los participios de ganar y perder, no es tema baladí, vive Dios que no.

Ayer unos 2mil negacionistas fuimos conducidos y custodiados por cientos de maderos, munipas y algún que otro picolo. Voy a hablaros de la mani de ayer en Madrid, contra la PLANdemia. Pero voy a dar un rodeo para que el artículo sea más ameno (perdón por la rima) y así lograr que el mal no sea tan bueno (perdón por la rima, de nuevo – y otra vez –). El caso es que tu culo para mi aparato. El que quiera info de la mani, que se salte este párrafo.

“Madero ¡PUM!” lo escribí yo, en 2002 , en una balda de la estantería de un picoleto. Habitaba yo su cuarto follándome a mi novia, a la cual se lo había dejado él, supongo que con fines libidinosos futuros. Resulta que el notas compartía piso con 3 pibas (luego 4 pues el comedor, en caso de guerra, es trinchera). Y yo allí, más a menudo que de vez en cuando, follando, cocinando, bebiendo, escuchando a Aute… viviendo. Y el notas, cuando se fue un semestre a hacer no sé qué gilipollez de cursillo de su mierda de trabajo como picolo (curro que odiaba, normal…  ¿a quién le puede gustar trabajar armado y reprimiendo al pueblo? pues me quedé con su harem. Harem que nunca fue suyo, pues era un tipo deprimido, psicótico… iba con el anillo de su exmujer colgado al cuello y llorando por las esquinas. Y como tenía una especie de trofeo al picoleto del año o algo así… siempre a mi vista en su habitación… pues le escribí eso. Cuando lo vio no le gustó… para gustos los colores.

El menda lerenda, acojonado ante tanto madero próximo

El caso es que la mani de ayer fue un evento policial en el cual pululábamos unos cuantos despistados, llevados en redil. A mí no me controla ni Dios, así que imaginad si me van a controlar los cuerpos de seguridad DEL ESTADO (jamás olvidéis que ellos no engañan a nadie, defienden al Estado, no al ciudadano) Allí estaban ese mogollón de maderos, mientras las fronteras de Espena eran traspasadas por inmigrantes ilegales. Mientras en ¾ de Madrid se cometían delitos por todos conocidos y, tal vez, alguno desconocido pues hay delincuentes emprendedores que innovan…

El caso es que estuve pululando en la vanguardia de la mani, sacando fotos, pillando birras y sobre todo haciendo pedagogía negacionista, que es lo que hay que hacer y no tantas mariconadas de “mítines políticos” que es lo que son las manis y sus posteriores concentraciones para dar la chapa. Hay unos 30 covidiotas que no se olvidarán de mí, pues me enfrenté con ellos ayer, oye.

Llegando a Nuevos Ministerios. Aproveché para «hacer pesas» dentro de un enorme cedro que tapa su interior con sus preciosas ramas.

Los primeros un nutridísimo grupo de pijos “Pepe voxeros y Otilio” sentados en una gran mesa corrida ¡olé! ¡ahhhh! post papeo, en la terraza de un bar pijo junto al cual pasó la mani… “¡Mirad, los negacionistas!” dijo uno levantándose, al pasar yo que, obviamente, me paré. “¿Sabes lo que significa “negacionista”? Se hizo el silencio entre las risas que habían brotado en los 20 comensales o así. “Primero he de saber si sabéis español y qué es la RAE. A ver, definidme RAE. Tú – dije señalando a uno de la esquita – “manolito” qué significa RAE?” Y los muy gilipollas empezaron a tratar de definir las siglas. “Casi acertáis. Significa Real Academia Española. ¿Qué significa el adjetivo “negacionista” que acabas de usar, tan ufano? – inquirí al notas de antes, pegado a su puta cara de cerdo –. ¿a qué no lo sabes?” Balbuceó algo incoherente y noté que el grupo se estaba poniendo nervioso ante mi pedagogía. “Pues es alguien que niega la verdad oficial. En este caso vuestra puta verdad de covidiotas”. Varios se levantaron en plan agresivos, al darse por aludidos. “Tranquila la tropa” dije enseñándoles mi pulsera de Espena…”qué soy de los vuestros” ¡y coño, que se calmaron, en serio! Les dije un par de insultos y les aclaré que yo era parte de esos de la mani de los cuales se estaban mofando y que si tenían algo más que decirme, aprovecharan para decírselo a 1 negacionista a la cara. No dijeron anda y me despedí diciendo algo así: “Tengo que dejarles, covidiotas, voy a por otros”.

Concentración final y chapas innecesarias de los organizadores, en Plaza de Castilla.

Esos otros fueron 2 grupos de hombres y mujeres. Yo a unos 30 metros de la mani, sentado en una vaya. Y una del grupo, espeta, jocosa: “¡mirad, los veganos!”. “Hay alguno que es vegano (mi amiga Gina lo es y estaba en la mani, era una organizadora, de hecho. Besos, Gina) pero es una manifestación de negacionistas, no de veganos. “Lo ha dicho en broma” me espetó uno de los machos del grupo que pilló, en seguida, el tono amenazante de mis palabra. “Vale, pues tu amiga ya ha aprendido algo, me gusta enseñar a los covidiotas. ¡Anda y tirad pa´lante y cerrad el pico!”. Y se fueron, obvio.

La tercera en el Bernabéu, a más de 50 metros de la mani. Una pareja con 2 nenas muy monas, todos más pijos que Pocholo. Cruzan la Castellana y yo a su lado. La mujer: “Mira, los antivacunas” “Somos negacionistas. Yo soy de la mani, pero voy ahora por aquí. Somos negacionistas (les expliqué su significado) y tú eres covidiota, ¿te explico lo que es, o ya lo sabes y estás orgullosa?” como estaban las 2 nenas delante y el padre se quedó pálido… pues me despedí cortésmente ya que soy educado.

Vídeo de justo antes de mi pedagogía anterior. Esa cosa en obras es el Estadio de Jurgol de Florenvio Corleone Pérez:

El caso es que este tipo de pedagogía negacionista es lo que tenemos que hacer, y no chuparnos las pollas entre nosotros, que ya nos conocemos todos, coño y sabemos de qué va nuestro discurso.

Los maderos no me dijeron nada ante mis constantes saltos de su redil, salvo en Plaza de Castilla, donde nos rodearon como a peligrosos delincuentes para que los capos de la mani soltaran sus soflamas  a unas mil personas, las cuales ya las sabían de sobra. Yo animaba a las masas a dejar de perder el tiempo y que fuéramos a asaltar los Juzgados, que estaban a 50 metros. Estuve hablando un buen rato con mi amigo Martin Sánchez y otro hombre cuyo nombre no recuerdo. Y con mi amiga Katy Balber. Pero a mí eso de estar encerrado por maderos, y todos embozalados, como que no. Así que me piré a un bar frente a los Juzgados, donde hace casi 30 años quedábamos los Boixos Centre (sección madrileña de los ultras del Barça) En el segundo 50 de este vídeo podéis ver el local (yo no salgo en el vídeo ni estaba allí ese día) https://www.youtube.com/watch?v=-bZq5wesB9Y

Cerco policial en Plaza de Castilla. ¿A qué tanta lucecita queda muy davideño? Bonita postal.

Pedí 1 vino blanco, porque quería usar el servicio y yo consumo en los locales que uso. El caso es que al salir no me había puesto el vino, y como realmente no me apetecía, salí a la calle y mirando a los Juzgados, recordé brevemente todas las injusticias que en ellos se producen y que los maderos no hacen nada para impedir; esos mismos que estaban ahora rodeando y asediando a un grupo de personas pacíficas… y precisamente pacíficos no éramos los que nos juntábamos en ese bar, h por lo menos las 3 veces que yo salí desde allí para Barcelona, no había nada de policía y sí qué éramos peligrosos. Qué paradoja la puta vida. La policía jamás está cuando hace falta y siempre está donde no es necesaria.

Otra bonita postal navideña, del mismo cerco policial.

Me pillé un cabreo enorme al volver al redil, pues el protocolo de maderos nos obligaba a entrar y salir sólo por 2 sitio de la plaza de la concentracíon… ¿me vais a prohibir a mi caminar por mi ciudad y no pasar por dónde pasáis vosotros ahora mismo? Me cagué en mi puta madre, tal cual, varias veces (es una expresión que nada tiene que ver con mi difunta madre, obvio), me despedí de Katy Balber y otras amigas mostrando mi tremendo cabreo que ella ya ha visto varias veces, porque si me quedo un rato más, acabo en comisaría. Hay que saber retirarse a tiempo de batallas absolutamente perdidas.

Moraleja: negacionistas, dejaos ya de lameros los genitales y pasar a la acción directa contra los covidiotas. Dejad de colaborar con los maderos (“maderos por la libertad” con Sonia Vescovacci a la cabeza, dirigieron toda la mani, de la mano de las fuerzas represoras…¿qué es eso? ¿Síndrome de Estocolmo de los manifestantes mezclado con el Síndrome de Munchausen de los maderos, tanto de uniforme como por la libertad?)

Puerta de la independencia, en el Parque de El Retiro, a mi vuelta – yo siempre voy andando –. Bonita postal navideña, y si digo que era la mani, cuela. Sólo en esta zona (es donde está la Puerta de Alcalá) había 10 veces más peña que en la mani.. total, covidiotas de mierda… ¿para qué vais a ir a una mani donde se lucha por duestros derechos fundamentales, pudiendo ir a hacer el gilipollas a El Retiro?

No, queridos niños, la lucha es otra. Y como la guerra está perdida mucho antes del inicio de la PLANdemia, tenemos que largarnos de este modelo de sociedad y vivir de manera alternativa. Ese es mi plan y el de los negacionistas de verdad. Y lo haremos y, entonces, VENCEREMOS.

PD: saludo a un lector que me reconoció y me saludó efusivamente en el único momento que me metí en el redil de la mani, para saludar a 2 amigas antes mentadas. Me hace más ilusión que me reconozcan para tratar de partirme la jeta, pero que te saluden y feliciten por el BLOG, también me gusta. Eso sí, si puedo elegir y sin menospreciar al amable lector, la próxima vez prefiero que me pare un pibón y que me invite a unos vinos, porque de follar ni hablamos, que estoy casado…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: