La Polla Records y mis cojones gordos.

Un ácrata como yo está muy por encima de cualquier «antisistema». Pero en tiempos de guerra cualquier agujero es trinchera. Por cierto, esto lo decíamos antes para justificar follar con una titi no del todo «pibón». «Cuando hay hambre no hay pan duro». dicho aledaño a este, pero qué bien se follaba antes de la PLANdemia, joder. Cuánta vida había hace 2 años y cuánta muerte nos han normalizado. ¿Cuándo se dará cuenta la gente que, pese a todo y a todos, en la vida lo más importante es vivir?

A los punkis no les tengo respeto alguno, ni musical ni ideológico ni estético. Tan sólo el fenómemo ultracapitalista de los «Sex Pistols» explica la falacia de este ¿movimiento cultural?».Pero hay peña que sigue creyendo esta parte del cuento «antisistema».

Pero yo me crié en Leganés, la ciudad más comunista del mundo (y no es coña) y, por lo tanto, paraíso de punkarras y todo tipo de gentuza. Yo saltaba yonquis, tal cual, inconscientes con la jeringa sanguinolenta en el brazo, al ir al cole. Yo veía punkis pasear con hachas al hombro, machetes y cadenas a la vista. ¡Hachas! Era gente que quería matar a los que íbamos con una bandera de España y no éramos maderos ni milicos… que los punkis no eran gilipollas y sabían con quien tenían que meterse. El caso es que a un ácrata como yo todavía no han logrado matarle y eso que me pongo la bandera de lo que me sale de los cojones. Que vengan a por mí, que ya estoy mayor y doy poca batalla… ¡Matar a alguien por esa estúpida excusa!. Pues eso ha pasado y, por suerte, creo que ya no pasa. Porque las personas inteligentes no se encorsetan en clichés de mierda, o no deberían.

Yo he escrito alabanzas y pinchado música de «La polla records» cuando han dicho cosas que merecen la pena ser escuchadas y ser compartidas. La mayoría de sus seguidores son peña con la que no soporto estar ni a 100 metros de distancia, pero qué culpa tengo yo de que haya tanto gilipollas.

Por suerte, la PLANdemia nos ha unido a todos los disidentes de siempre. Somos mucho más parecidos de lo que el NOM se esperaba. Hace tan sólo unas cuantas décadas, los punkis se mataban con los rockers… y todos ellos con los heavys, y todos ellos con los pijos y todos ellos con los gitanos y etc. etc. de gilipolleces sociales de enfrentamientos entre «hermanos».

Ahora, parece que por fin estamos divididos en 2 bandos: libres y esclavos. Y yo acepto a casi todos dentro de mi bando, que es el de los libres.

Gracias, Evaristo, porque aunque has tardado 2 años en empezar a luchar (en hispanoamérica ya lo hizo al inicio de la PLANdemia, pero no en Espena), ya lo has hecho y toda ayuda es poca y mi espalda se pegará a la tuya en la batalla final contra el NOM, que la habrá. Da igual que hace 30 años tus seguidores – y tal vez tú mismo – me quisieran matar por la chorrada de llevar una bandera que no les molaba. Ahora estamos todos en el mismo bando y el NOM no sabe la que ha liado haciendo que todos los más «hijos de puta» estemos, por fin, hermanados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: