Archive for the © RAFAEL LÓPEZ opina Category

RAFAEL LÓPEZ: Tuiter.

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina with tags on enero 14, 2022 by César Bakken Tristán

Este 8 de enero me dí de alta en tuiter, los inconfesables motivos que cautivaron mi ánimo para cometer semejante tropelía, obviamente, no los voy a desentrañar, aunque ni fueron espurios, ni narcisistas. 

Me presento en tuiter, al igual que hago en éste insigne blog de don César, con mi nombre, apellido y una foto personal. Comprendo que sólo éso ya tiene algo de transgresor, pero juntarme con malditos es lo que tiene. 

La verdad es que un tío que su primer guasap lo envío a los 54, y el primer tuiter a los 58, dice mucho de su catadura tecnológica y cuasi moral. 

Les contaré cómo fue mi virginal pérdida de la inocencia en esto de las redes sociales (no considero mi aportación a este blog en ése entorno porque no tienen nada que ver): Resulta que me lanzo, cuesta abajo y sin frenos, a escribir un tuit, no muy extenso la verdad, el caso es que cuando ya he desarrollado, muy, pero que muy, esquemáticamente, lo que quería contar empiezo a buscar el botón para enviar el mensaje al ciberespacio. Venga a buscar por aquí y por allá pero no hallo botón activo por ningún sitio que me permitiera realizar el envío, hasta que detecto que el icono para ése fin está difuminado e inanimado. 

Devastado por semejante contrariedad sigo buscando las razones de ésa felonía tuitera, repaso el texto para comprobar que no he cometido faltas ortográficas graves (lo mío con las tildes no cuenta), y a base de regirar por la pantalla observo un pequeño disco rojo con un número, también en rojo, que marcaba un número negativo, un menos quinientos y pico, y justo ahí es cuando entro en un ataque de desazón sin precedentes. 

Empiezo a quitar palabras y observar, admirado, cómo el número de marras iba disminuyendo de manera paulatina y eficaz, hasta conseguir que se situaba en un número positivo y, maravillososamente, el botón para enviar el tuit se activaba. 

El problema es que para entonces el texto ya no contaba nada. 

RAFAEL LÓPEZ: A mi lector más fiel.

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina on diciembre 23, 2021 by César Bakken Tristán



  • Querido lector: 

    A menudo he sido especulativo, e incluso ingrato, con quienes me han querido bien, y demasiado condescendiente, y generoso, con quienes no merecían tanta devoción de mi parte. Comprenderá que no me sienta orgulloso de semejante vileza de mi carácter y por ello, desde hace bastante tiempo, vengo realizando propósitos de enmienda, más voluntariosos que eficaces, para evitar cometer semejantes felonias, y tratar de corresponder, como Dios manda, a quien me brinda su dedicación y cordialidad. 

    La realización de una nueva actividad supone, siempre, un reto, aunque se peinen canas como yo. En ese incierto y asociado proceso de aprendizaje apreciamos, enormemente, la ayuda, y colaboración, de quienes, sacrificando su sabiduría, tiempo y experiencia, nos regalan sus conocimientos y una parte de su vida. Aunque dispongo de un bagaje profesional digamos cumplido, soy, sin embargo, un juntaletras novel que dio sus, titubeantes, primeros pasos, como quien dice, hace un par de telediarios. Desde esas emocionantes, e iniciales, jornadas sentir, y recibir, la atención de lectores, como usted, supuso un animoso aliento con el que proseguir con mi actividad juntaletril. 

    Bañarse en las inquietantes aguas (tenga en cuenta que yo nado la mitad que los peces -solo en sentido descendente-) de dejar constancia pública, de mis opiniones, no me ha resultado nada fácil. Creo que don César estuvo muy acertado al crear el epígrafe con el que figuro en su blog «RAFAEL LÓPEZ opina», y como, también, siempre he sido fiel a la máxima «Lo que se escribe, se lee» he tratado de ser sincero, a la vez que respetuoso, en mis escritos. Pero sería un pretencioso si creyera que no vaya a estar equivocado en mis opiniones. Es justo, en ese momento, donde las aportaciones de los lectores nos pueden sacar de nuestros errores, o presentarnos realidades, y valoraciones, que desconocíamos. 

    Existe, indudablemente, un factor de mejora intrínseco al realizar una actividad con asiduidad, el riquísimo refranero español ya lo certifica en su «La experiencia es la madre de la ciencia». Sin embargo escribir públicamente requiere, desde mi punto de vista, que esa mejora de origen autónomo se complemente con el influjo que suponen las críticas, opiniones y sugerencias, de los lectores. Usted y yo no nos conocemos personalmente, y tal vez no tengamos la ocasión de hacerlo nunca, pero el seguimiento que ha venido realizando hacia mis materiales, ya desde la época del Correo de España, así como sus comentarios y análisis me han sido de gran ayuda, además de hacerme sentir el calor de que había alguien al lado, o al otro lado (según se mire). 

    Raramente, en estos tiempos aciagos de minimalistas comunicaciones y de superficialidad mediática, se encuentran personas capaces de superar esa estéril indiferencia de la callada por leida. Porque al menos yo, en este periplo juntaletril, sólo he escrito para mi mismo en una sola ocasión, en el resto lo he hecho para ser leído, discutido y rebatido. Esa información de retorno me es útil para seguir escribiendo. 

    También conozco la  sensación de desasosiego que generan los retos, en soledad, de una actividad que se realiza por primera vez. Por todo lo que he expuesto, soy capaz de valorar, en su justa medida, a quien cómo Usted me ha regalado su tiempo, leyendo mis escritos y, principalmente, al ofrecerme sus críticas (las buenas y las malas). Contemplo esa, hasta cierto punto, anónima filiación hacia mí, y mis artículos, de la misma manera que las desinteresadas colaboraciones con las que he sido privilegiado, en mi vida profesional, por Compañeros de primerísimo nivel. 

    Obligado me siento, en este punto, de recordar a esos estupendos Compañeros que me legaron su bagaje, con generosidad inmerecida y, por ello, quiero integrarlos en esta carta de agradecimiento. Reconocer, muy especialmente, que mi experiencia laboral me haya proporcionado el tesoro de un puñado de Amigos, con la significancia que dicha palabra tiene para mí. Tanto usted, como unos y otros, convirtieron en plácidos los aprendizajes y en alegría el trabajo. 

    A Usted, y a todos Ellos, GRACIAS. 

    P.D.: Aprovecho, tan entrañable ocasión, para felicitar la Navidad a los valientes lectores de este faro en la tempestad, y a los osados tripulantes de esta balsa de malditos. 

    También quiero rezar una oración por todos esos convecinos, y/o familiares, que nos dieron, y enseñaron, mucho más de lo que mereciamos, y que nos han dejado. A todos ellos, y, especialmente, para una persona con una bondad, y sensibilidad, natural excepcionales que se llama Enrique, el sacerdote que me caso, mi emocionado recuerdo y mi fe de que ya están descansando con Dios nuestro Señor. 




RAFAEL LÓPEZ: El silencio.

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina with tags on diciembre 4, 2021 by César Bakken Tristán

Me ha ordenado don César escribir un artículo, y cuando un capitán, aunque sea de una estarranclada balsa de náufragos, le manda a su grumete limpiar la borda, ese grumete, si es como Dios manda, procede a limpiar la borda ¡y a fondo!.

Disculpen que mezcle, en mi artículo, temas desagradables (política y sociedad) con otros de mayor enjundia. Probablemente sea una artimaña rastrera, indigna de este blog, por ello pongo la venda, a las primeras de cambio, antes de que se haya producido el trompazo (quién ose seguir leyendo que no se queje después) . 

Hace unos pocos días me relataba el señor Bakken Tristán, con su habitual calidad cuando escribe de cosas importantes, un par de experiencias suyas con uno de aquellos transistores de bolsillo, habituales hace media docena de lustros, que muchos españoles llevaban consigo para estar informados, o sentir que había alguien al lado. Recordarán mis quintos aquellos agónicos finales de la liga de fútbol, con las gradas llenas de aficionados, acompañados de esos enternecedores equipos de radio, en los que importaba más lo que le ocurría al enemigo antes que el partido que se había ido a ver, o, sencillamente, como acompañante musical en la barbería mientras se esperaba turno. 

Los entrañables recuerdos radiofónicos del bendito tirano (que no son, ni remotamente, los que he nombrado) me han animado a contarles algunas cosicas deshilvanadas:

El silencio es temible.

Yo lo aseguro, hay muchos tipos de silencio, los que evocaba César, en su correo, lo son, aunque, técnicamente, podrían considerarse que no lo eran. El silencio, para mí, es el sonido del infinito, de la soledad completa, del abismo existencial que casi todos sentimos en algunos momentos de nuestra vida. Llevamos aciagos lustros de ruido, un ruido enloquecedor, infernal, para que nadie se enfrente al silencio, para que nadie piense, porque una virtualidad del silencio es que te obliga a pensar, y no sobre mundanas, e intrascendentes, cuestiones sino sobre el fin, y la utilidad, de nuestro paso por este atribulado mundo. 

Por poner un ejemplo cutrísimo, imagínense que los dispositivos electrónicos dejasen de funcionar. Nada de guasap, ni tuiter ni nada de nada…, un vacío desasosegante para muchisimos individuos que, muy tibiamente, sentirían la majestad del silencio, durante unos breves instantes (en seguida se enredarian con estupideces). 

El silencio es rotundo e implacable, y es más elocuente que las palabras siempre. En las relaciones interpersonales, si se acompaña de la mirada, resulta devastador (siempre que la mirada sea capaz de transmitir nuestras emociones y pensamientos, algo, por desgracia, no muy habitual en estos tiempos de miseria y mediocridad). 

En Teruel hay una extensa zona de dicha provincia que se llama el Maestrazgo, y allí tienen un eslogan que reza «El Maestrazgo, donde el silencio habla», muy cierto y verdadero, porque, con una densidad de población inferior a la Laponia ártica, es fácil, para quien lo busca y tiene madurez para ello, encontrar por esos nobles lares el silencio. 

Como ahora nadie se calla ni debajo del agua, se ha pervertido el sentido del silencio, tal vez lo haya perjudicado la máxima «El que calla otorga», pero cómo el silencio es mucho más, que todo eso, reniego de semejante simpleza y abogo por el silencio (y la mirada), como elemento cuasi revolucionario, ante los ignominiosos zaherimientos de estos tiempos infames. 

El silencio y por supuesto, también, la risa. Sí esa risa descarnada, fría, furiosa, capaz de mostrar, con esa reacción, la zafiedad, el sectarismo y la idiotez de las inmundicias antropomorfas bípedas que evacuan sandeces, a diestro y, especialmente, a siniestro. 

Bueno existe una tercera opción la sempiterna legítima defensa de don César, pero para aplicarla hace falta ser un cabrón como don César, y ese molde se rompió hace nueve lustros. 

Para irme despidiendo voy a degradar mis letras juntadas con varias cuestiones de política actual: 

Que los sacamantecas vascongadas quieren separar la Rioja alavesa, ¡ya tardan!, no se a que vienen tantos botijos y acomplejamiento del malgobierno, de la Denominación de origen, y de la emasculada castuza política. 

Que los supremacistas pancatalanistas piden una cuota de doblaje al catalán del 6 % en las series de televisión. Pobrecicos, se creen tan machotes y son unos acojonaos que darian risa, y pena, si no fuese por lo que nos roban.  El 100 % les daría yo ahora mismo, así la mayoría de catalanes no vería nunca la televisión con lo cual, creo que, mejoraría su capacidad intelectiva. 

Que las alimañas bildutarras quieren los dibujicos animados para los chicos navarros doblados al vascuence, así confían en disponer de una interesante caterva de sicarios en el futuro. Pues ya tardan, porque excepto cuatro oligofrénicos, hijos de Satanás, los chicos navarricos se irán a jugar, que, por cierto, es lo que les conviene. 

¡Hay que concederles todo, y callar! (hasta que llegue la hora de que hablemos, que sólo escuchen el silencio, nunca cómplice, siempre temible) 

Y por último, referéndum para expulsar al País Asco (pocas veces César ha estado más acertado y fino) y Cataluña de España. El referéndum sólo se celebraría en territorio nacional, por lo tanto excluidos esas hostiles regiones pringadas de malnacidos, supremacistas, ladrones y corruptos. 

Las opciones para el voto serían :

– Que no se les expulse, por un buenísimo estúpido carente de fundamento. 

– Que se les expulse después de que hubieran devuelto todo lo expoliado a los españoles. Así esos engendros antropomorfos dejarían de jodernos de una puñetera vez ¡que ya está bien, Redios!

Mi voto (muy previsible por cierto) es por la expulsión, lo tranquilos que nos íbamos a quedar sin éstos carnuzos se parecería bastante al silencio.

RAFAEL LÓPEZ: César Bakken Tristán o el espíritu de la libertad de expresión.

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina on noviembre 5, 2021 by César Bakken Tristán

Les adjunto un artículo que escribí, el 6 de noviembre del 2020, y que el medio con el que colaboraba, por entonces, no considero oportuno publicar. 


Lo he vuelto a leer y, al igual que me ocurrió hace doce meses, sigo sin observar nada que justificase dicha prevención. 


En fin, ahí les dejo el artículo en cuestión porque, después de un año de curación, para mí, ha llegado la hora de que vea la luz.


❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇



César Bakken


Se publicó el pasado jueves, día 5 de noviembre, un artículo de Eugenio Fernández Barallobre titulado «No necesitamos que nos quiera, pero si quiere que le respetemos, que nos respete también a nosotros», (adjunto enlace del mismo)


https://elcorreodeespana.com/politica/531936879/No-necesitamos-que-nos-quiera-pero-si-quiere-que-le-respetemos-que-nos-respete-tambien-a-nosotros-Por-Eugenio-Fernandez-Barallobre.html


en el que criticaba el contenido y las formas de un artículo previo de César Bakken cuyo enlace también adjunto a continuación:


https://elcorreodeespana.com/opinion/358462303/Maderos-ni-os-temo-ni-os-respeto-ni-os-necesito-ni-os-quiero-Por-Cesar-Bakken-Tristan.html


Creo necesaria la lectura de ambos artículos para efectuar un análisis fundamentado de la controversia generada,


No había leído ninguno de ellos, pero a la vista de los mismos, tengo que realizar las siguientes manifestaciones:


En mi opinión, no soy la persona que menos ha discutido con César Bakken sobre el lenguaje que utiliza. Pero, tengo que reconocer que cada quien tiene su estilo y el suyo es ese. Les puedo asegurar, a los lectores de esta Carta, que en sus comunicaciones personales utiliza el mismo lenguaje que en sus artículos, es decir no hay nada fingido (para bien o para mal) en su forma de expresarse. Mi relación epistolar con César surgió a raíz de una crítica mía a un artículo suyo por el lenguaje utilizado, en el que incluso le comentaba que su última publicación, de entonces, ni la acabé por tal motivo. En una de mis Cartas que detallare a continuación, de soslayo, mencionaba aquella pretérita «disputa». 


Esas diferencias de opinión no fueron impedimento alguno para que, con toda cordialidad, César atendiera mi queja, y desde entonces hayamos mantenido una fluida, y enriquecedora, correspondencia personal. Y no he utilizado el calificativo enriquecedora de forma gratuita, o condescendiente, sino por merecimiento suyo y convencimiento personal. 


No es motivo de esta Carta realizar un pliego de descargo de mi apreciado Autor «maldito» del Correo, César Bakken (no creo que lo necesite, y dudo que le gustase dicha acción), pero sin ser pretencioso algunas de las cuestiones de fondo tratadas en su artículo ya las había comentado yo con anterioridad, y no fue ello motivo de la severísima crítica del señor Barallobre. 


Adjunto enlaces y detalles de párrafos que avalan esta afirmación :


26/10/2020

https://elcorreodeespana.com/opinion/660004162/La-Mancha-Por-Rafael-Lopez.html


«Resulta preocupante y vomitiva la ingeniería social que están llevando a cabo con la sumisa colaboración de una gran parte de la sociedad, que de forma pastueña asume sus directrices liberticidas, mientras que la otra parte se ve sometida por los cuerpos de seguridad del estado en una actividad represora sin precedentes, tanto para la disidencia física como en la periodística e informativa (El Correo es de los pocos medios libres que quedan, todo sea dicho, y por ese motivo ya ha sido señalado como un medio subversivo por el CNI, ¡Manda narices!). «


12/10/2020

https://elcorreodeespana.com/politica/660347015/A-las-barricadas-Por-Rafael-Lopez.html


«En la piel de toro a los bordes supremacistas y socialpodemitas todo les vale. Pero para controlar, dictatorialmente, a los sufridos madrileños asignan a 7.000 policías por orden del maricon de Marlaska, mientras que en Cataluña ponen a dos policías y medio para que consientan pasiva y vergonzosamente (por las órdenes de sus traidores superiores) todas las algaradas de las hordas alineadas de malnacidos separatistas. Y que decir de los privilegios policiales que gozan todas las «manifas» socialpodemitas y sus infames coacciones, y agresiones, ante cualquier disidencia o disidente. En Derecho, uno de sus principios fundamentales es la «igualdad de armas» entre las partes. Que tomen buena cuenta en VOX, el único partido de derechas, y derechos, del panorama parlamentario español (para cuando tenga capacidad real de tomar decisiones), y no ofrezcan la más mínima consideración hacia el resto de formaciones políticas que sólo se han dedicado a saquear, instaurar (por activa o pasiva) una vomitiva agenda globalista y de ingeniería social, y socavar todas las leyes y las instituciones que se les han puesto en las narices. «


1/10/2020

https://elcorreodeespana.com/opinion/688500448/Y-QUE-Por-Rafael-Lopez.html


«España está inerme por la carencia de contrapesos a la acción brutal y despiadada de un Ejecutivo que ha fagocitado no ya al resto de los supuestos contrapoderes (Legislativo y Judicial) sino a la misma sociedad mediante la imposición de una calculada estrategia de pánico sanitario y de contundencia represiva policial y administrativo-judicial, vía multas y sanciones, ante la más mínima disidencia. «


25/9/2020

https://elcorreodeespana.com/opinion/652088306/Pasamelo-por-escrito-Por-Rafael-Lopez.html


«He leído en sus páginas artículos de todo tipo, muchos opuestos a mis postulados, o con formas de expresión que he considerado inadecuadas y que yo jamás utilizaría por escrito ni verbalmente (aunque coloquialmente sean frecuentes),  pero, con todo y con ello, no se encuentra, en ningún medio de este país, un nivel tan descarnado y vigoroso de opinión libre, y eso es, sencillamente, valentía periodística. 


Es útil disponer de opiniones distintas como mecanismo para contrastar y fortalecer nuestros principios, porque los mensajes pastueños y acomodaticios debilitan. El Correo de España ofrece una amplitud de propuestas, realmente encomiable (con Autores de primer nivel) lo que permite realizar ese contraste ideológico sano sin «salir de casa», y sin tener que soportar a sectarios y majaderos. Vi un vídeo, hace unos meses, de un debate entre el gran D. Fernando Paz y esa alimaña corrupta de Monedero, y pude comprobar la esterilidad de los esfuerzos de D. Fernando por introducir una idea lúcida y contrastada en la vacua y esportillada cabezota del podemita.


En una ocasión leí que un cardenal, que le había encargado un cuadro a Caravaggio, le recriminó por su falta de rigor bíblico al pintar un apóstol negro al lado de Nuestro Señor. La respuesta del pintor fue que había utilizado ese licencia artística para exaltar, lo máximo posible, la luminosidad de Jesucristo. Al igual que el cuadro de Caravaggio la pluralidad de opiniones, si son sinceras y están debidamente expuestas, nos ayudan a destacar lo principal. Ha habido compañeros de este medio a los que he metido en el «congelador», durante unos días, porque no me ha gustado lo que han escrito, o como lo han escrito, pero, al final, observas que esos Autores «malditos», acaban aportándote una nueva «facies» de pensamiento, o conocimiento cuando les vuelves a dar una oportunidad.


Los medios apesebrados apuestan por una paleta monocromática de opiniones al servicio del amo. La grandeza del Correo, en exponer filias y fobias sin tapujos, no se atreven a mirarla de frente el resto de medios porque da miedo, e infunde respeto, que se permita escribir con esa Libertad de conciencia, ajena a cualquier poder, o conveniencia. «


11/9/2020

https://elcorreodeespana.com/politica/139855285/Las-hordas-orquestadas-Por-Rafael-Lopez.html


«Como es habitual las cosas son siempre susceptibles de ir a peor, así que cuando, por fin, llegaron los cuerpos de seguridad del Estado resultó bochornosa la indulgencia con la que fueron tratadas, estas alimañas separatistas y socialpodemitas, por parte de los Mozos de Escuadra.  Nada de identificaciones, nada de cargas policiales, nada de nada (solo les falto disolverlos a base de besos en la boca). 


Qué apropiada viene al caso la famosa cita: Por sus obras los conoceréis.


La disparidad de criterios en cuanto a la aplicación de la fuerza coercitiva por parte del Estado causa enojo al comprobar la impunidad de esos carnuzos de Barcelona que hostigaron a los diputados de VOX y que ponen barricadas y cierran vías públicas y carreteras día sí día también, con el trato que sufren los pacíficos contribuyentes que se manifiestan en La Navata/Galapagar, o hace unos días cuando seis maromos de la Policía Nacional detuvieron a una mujer sólo porque se manifestaba en contra del uso de las mascarillas.


No hacían falta seis agentes para cometer esa arbitrariedad.


Cuando haya una ministra, o ministro, de Interior con dignidad en España la primera medida que debe tomar es equiparar el sueldo de policías autonómicos y locales bajándoselo al nivel que cobran los miembros de la Policía y la Guardia Civil. EQUIPARACION SALARIAL INMEDIATA AHORRANDO DINERO. 


Después ya se estudiará a que cuerpo de seguridad del Estado se le tiene que realizar una subida salarial por su historia y merecimientos.


¡Ultimamente, se están viendo unos papelones!.»


Por mi precariedad en recursos tecnológicos, no he encontrado una Carta en la que manifestaba la dilapidacion del prestigio hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por parte de los contribuyentes (en España no hay ciudadanos, a lo más que llegamos es a súbditos), debido a la sumisión a la dictadura socialpodemita y sus políticas liberticidas, sectarias y represivas. 


Señor Barallobre, resido en una ciudad, que no nombro por si acaso, cuyo Ayuntamiento está malregido por uno de esos engendros socialpodemitas, por desgracia, tan numerosos en España. Continuamente lanzan publicidad con lemas como: «Para seguir Unidos, no estemos juntos» «salimos más fuertes» y cosas parecidas, tan pronto te animan a salir a comprar a los negocios y restaurantes como te dicen que te quedes en casa.  En fin, la empanada mental de todas esas «siniestras» sabandijas.  


Pero quiero incidir en uno especialmente demoledor «MASCARILLA, MULTA U HOSPITAL». 


Me considero una persona suficientemente responsable y observo estupefacto como las directrices «evacuadas» por el malgobierno, y sus acólitos autonómicos y locales, son impuestas a los contribuyentes a través de la actitud represora de las Fuerzas de Seguridad sin entrar a valorar su idoneidad, y la prudencia en su aplicación. El lema del anuncio de marras es falso de solemnidad porque no llevar mascarilla en la vía pública cuando se está completamente solo, o existe una distancia de seguridad más que acreditada, no puede acarrear ningún tipo de peligro sanitario ni hacia uno mismo, ni indirectamente hacia su Familia cuando regresa a casa, ni mucho menos hacia el resto de las personas que usan ese espacio público. Pero, si tienes un mal paso y te topas con un coche policial, el resultado se llama MULTA. 


Poco pueden justificar estas tropelías esos manidos argumentos del cumpliendo su deber, o que son leyes aprobadas por el Legislativo o directrices del malgobierno. Yo, personalmente, siempre he tenido una opinión más que favorable de las Fuerzas de Seguridad del Estado pero ahora miro con recelo cualquier vehículo «sospechoso», por si acaso. Le puedo asegurar señor Barollabre que es una sensación que no esperaba tener ya en mi vida y que me resulta muy triste.


Para finalizar indicar que, en mi opinión, César Bakken es un patriota (español por supuesto) y todos los que son como Él merecen mi consideración, con independencia de las diferencias. Creo que el halago debilita y la crítica nos brinda una oportunidad para comprobar del material que estamos hechos. Porque el fondo de la crítica, aunque las formas nos desagraden, debe ser analizado y aprovechado para mejorar.


Por todo lo anterior, y a pesar de nuestras diferencias, manifiesto mi apoyo a César Bakken y a su personal línea editorial. 


P.D.: Señor Barollabre le hubiese hecho llegar esta Carta a título personal, pero la exposición pública de su artículo me ha obligado a responderle del mismo modo. 


Un cordial saludo a ambos, y por extensión al resto de lectores de esta Carta. 


❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇ ❇


Notas del autor a un año vista


En primer lugar mis disculpas anticipadas para aquellos lectores que hayan tenido la santa paciencia de entrar en todos los enlaces que presenta el artículo de hace un año. En mi caso, esa profusión de referencias la he considerado imprescindible como base de mi argumentario y, en cierta medida, porque no concibo otra manera de realizar una critica.


No sólo mantengo lo que dejé escrito entonces, es que mi visión actual es, incluso, mucho más cáustica respecto de los Cuerpos de Represión del Estado y, bastante menos cordial respecto del medio con el que colaboré, durante cuatro meses. 


He calificado, con toda intencionalidad, a la Policía y Guardia Civil (las Policías Locales, y Autonómicas, son aún peores) como Cuerpos de Represión del Estado, porque son éso, por lo menos para los buenos, porque a los malos les consienten tales gabelas que provocan, entre las personas de bien, desprecio y grima. A ésos Cuerpos les pasa como al pescado, cómo la cabeza está corrompida hasta las trancas, el resto, también, se ha echado a perder. Salvo encomiables excepciones, los emasculados Cuerpos de Represión ya sólo sirven para prostituir las funciones que tienen encomendadas, y mantener los privilegios de los malnacidos politicastros, de las sabandijas secesionistas, de las alimañas terroristas y de la peor escoria de esta sociedad desquiciada, que, muy mayoritariamente, se divide entre los mastuerzos que apoyan a los anteriores, y los papanatas que toleran, sumisamente, semejantes escarnios.


Desde que conozco a César le he detectado un defecto (seguro que tiene alguno más): la sinceridad; y una virtud (tal vez tenga alguna más): la aplicación implacable de sus defectos; fruto de ambas características personales hemos reñido, y me ha dicho cosas que no me han gustado un pelo. Estoy convencido que, con cualquier otro, ambas acciones hubieran tenido consecuencias drásticas en nuestra relación, pero, con todo y con ello, sus aceradas criticas, me han permitido analizar algunos aspectos de mi mismo y, significativamente, de mi manera de escribir. Sigo, y seguiré, siendo un juntaletras otoñal, de eso no tengo ninguna duda, pero sería una infamia no reconocer la relevancia que ha tenido don César en mi mejoramiento juntaletril.


En un mundo de pasivos, César presenta una rara afinidad: tiene la ferocidad de responder a correos, y llamadas, al nivel de mis más ambiciosas expectativas. Yo detesto la demora, cuando no la callada por respuesta, a pesar de reconocer la devastadora popularidad que han adquirido esas prácticas en estos aciagos días. Por ello, mis comunicaciones electrónicas, y telefónicas, con César han sido un bálsamo con el que aliviar los poco elegantes hábitos de estos tiempos feos.


Mientras la inmadurez y la insustancialidad campan a sus anchas por los paramos de las comunicaciones humanas modernas, don César me ha ofrecido, en todo momento, y especialmente fuera de su blog, contenidos de primer, y primerísimo, nivel, ingenio desbordante e inteligentes reflexiones, todos ellos primorosos coadyuvadores del análisis critico y el conocimiento.


Aunque nos llevemos solo dos lustros y medio, existen severísimas diferencias entre don Cesar y yo, no tan sólo en nuestro curriculum vital, sino también en el emocional. A pesar de esos antagonismos personales, sé que sí, en alguno de mis artículos, me hubiera manifestado con posicionamientos diametralmente opuestos a los suyos (posiblemente lo haya hecho en alguna ocasión), o le hubiese realizado la más corrosiva, y despiadada, critica imaginable, éllo, no hubiese supuesto la censura del mismo por su parte. César asume la más descarnada manifestación de la libertad de expresión sin contemplaciones, Él es así, y no conozco, ni creo que haya, medio de comunicación, blog, etc., que lo llegue a igualar.


Aunque no comparta ese criterio, de hecho yo a Él lo habría censurado, en el último año, en más de una ocasión, respeto su integridad y coherencia ética, especialmente en estos ásperos tiempos para los principios y la dignidad. Aunque cada vez me sorprendo de menos cosas, me resulta, especialmente, lacerante comprobar los burdos, y genupectorales, seguidismos al servicio del amo, de medios de desinformación, y sujetos, que, con soberbia y desvergüenza desmedidas, se jactan de ser adalides de la libertad de expresión, mientras enlodan dicho concepto hasta niveles nauseabundos.


Silenciar las voces discrepantes libres se ha convertido, desde hace mucho tiempo, en practica diaria, y sistematizada, de las hordas mediaticas socialcomunistas, debidamente vaselinizadas a golpe del Boletín Oficial del Estado. En cualquier caso, y en menor medida (sólo porque en estos momentos no tienen acceso al BOE), no hay que desdeñar las patuleas mediáticas de los peperos del centro centrado, que utilizan el mismo espurio mecanismo a través de los Boletines oficiales de las Comunidades donde malgobiernan. Al fin y al cabo todas ellas son sumisas meretrices del infernal globalismo.



Ostenta este estupendo blog una cualidad no suficiente valorada, ni magnificada: la facilidad, amplitud y fiabilidad, para expresarse en él. Es tan sencillo, nada limitativo, y seguro, realizar comentarios en el blog que siempre me provoca un cierto asombro. Les aseguro que, en el sodomizado erial desinformativo patrio no se ofrecen este tipo de concesiones, siendo este aspecto un ejemplo más de la desenfrenada censura a la que estamos sometidos, en este Estado fallido. 


Ahora que se va a dar una nueva vuelta de tuerca con la criminal Ley de memoria democrática, que supone, creo, el ultimo hito en el proceso para embrutecer, y adoctrinar, definitivamente, sobre su pasado, a una sociedad, ya de por sí, muy echada a perder, sólo puedo manifestarme con un ¡VIVA TODO LO QUE ESTA IGNOMINIOSA LEY PRETENDE PROSCRIBIR! y, especialmente, ¡VIVA FRANCO! por su legado y significancia. Me repugna el sectarismo de esta caterva de carnuzos que  quieren imponernos su desquiciado totalitarismo socialcomunista y globalista. Estos mostrencos antropomorfos del malgobierno, sus colaboradores necesarios del PP, y sus  acólitos de toda índole, son representaciones andantes de la psicopatía, del expolio a los españoles, y de la más zafia, y represiva, idiotez.


Para irme despidiendo, indicar que, durante el último año, César me ha halagado, en abundantes ocasiones, con un calificativo con el que nunca le he correspondido. Aunque siento por Él un sincero aprecio, y gran devoción, no puedo otorgarle tal reciprocidad porque  mi concepto, sobre el mismo, es el de alguien cuya relación personal se ha sublimado, hasta tal nivel de fraternidad, como para convidarle a la Primera Comunión de un Hijo, sin que galope por sus venas la sangre de sus padres.


Hace un año, el señor don César Bakken Tristán tuvo la nobleza de invitarme a colaborar en su blog.


De maldito a maldito, muchísimas gracias.


Te quiero.

RAFAEL LÓPEZ: Miguel. «Más vale cosido feo que roto bonico».

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina on septiembre 28, 2021 by César Bakken Tristán

Durante algo más de un lustro fui vecino, y creo que hasta algo más, de Miguel.
Cuando conocí a Miguel ya era un reciente, y otoñal, cincuentón. Era muy, pero muy, reservado en el trato con las gentes, siempre me decía que se encontraba mejor en esa ausencia social, porque le permitía estar más cerca de si mismo. Esa afinidad hacia la soledad no impedía que, una vez superada cierta cautela hacia el desconocido, fuese una persona tremendamente cordial en cada encuentro, y durante las entrañables conversaciones que mantuvimos.
Aunque yo era un poco más alto que Miguel, carecía de su fibrosa anatomía. Tenía los ojos negros como su Madre y un vigoroso pelo castaño como su Padre, tal como me acreditaron quienes les conocieron bien. Sus facciones, bien parecidas, le otorgaban un atractivo aire, sobrio y maduro. Tenía las manos grandes, endurecidas y expresivas, y una manera de ser, con una bondad natural, fuera de lo común. Aunque lo que más impresionaba de su aspecto físico era su imponente mirada.
Era hijo único, y había quedado huérfano, de Padre y Madre, cuando apenas contaba un par de años. Cómo sus padres ya eran algo mayores cuando lo concibieron, y no tenía abuelos, fue criado por unos tíos maternos que, aunque buenas personas, no le brindaron toda la dedicación, y cariño, que, a buen seguro, hubiera recibido de sus ilusionados padres. Siempre pensé que esa terrible experiencia vital motivó buena parte de su carácter, porque había un cierto aire nostálgico, en Él, que nunca le abandonaba.
Llevaba una vida austera, se distraída, en parte, cultivando un huerto, un legado familiar, donde recogía una docena de sacos de patatas, cuatro escarolas en invierno y un par de arrobas de tomates al verano, aunque lo que más le gustaba era fundirse, por caminos y parajes, con la naturaleza. Por aquellos años, se dedicaba a un poco de todo, aquí unos jornales en una obra; allá le buscaban en las tareas del campo; si había, echaba unas peonadas en el monte para limpiarlo, o plantar pinos, y no era infrecuente que algún carpintero lo llamara si tenía que preparar los premarcos para una obra nueva, o algún encargo de envergadura. En fin, como me lo recomendaron en el pueblo, lo llamé para que realizase el acondicionamiento de la casa que había buscado, mientras durase mi estancia cómo notario, en aquel pueblo.
Desde el principio me sorprendió una rara habilidad suya para manejarse con solvencia, en casi todo, y, a menudo, comprobé que no se valoraba, en su justa medida, esa cualidad entre sus convecinos. Realmente no observe tarea, o actividad, a la que no le diese treslao, jardinería electricidad, escayolas, pintura. Había adquirido esas habilidades a través del aprendizaje obtenido, en sus diferentes trabajos, con esos estupendos profesionales que, anonimamente, desarrollan su vida laboral en los pueblos. Dudo que hubiese podido encontrar una persona más idónea, y diligente. El resultado final, muy superior al que yo tenía planteado, así lo acreditaba.
Era Miguel casi severo, cuando estaba trabajando, cómo pude comprobar personalmente. Le desagradaba, y lo ponía de manifiesto, que le importunasen cuando estaba concentrado en sus quehaceres. Durante la jornada de trabajo, tenía un único momento de relajación: la hora del almuerzo. Al principio, solíamos ir a alguno de los bares del pueblo, aunque cuando la casa ya iba estando más acondicionada nos acostumbramos a almorzar allí. Noté que se sentía más cómodo alejado de la algarabía de los bares, y que disfrutaba más, de ese descanso de mitad de mañana, en esa tranquilidad doméstica, mientras dábamos buena cuenta de unos estupendos huevos fritos acompañados por unas tajadicas de panceta, o un par de trozos de conserva.
Creo que esos nutritivos y entrañables almuerzos fueron de los pocos momentos de abandono que tuvo Miguel mientras le conocí, y hasta en una ocasión quise ver, durante un instante, cómo se ausentaba, de su semblante, su sempiterna nostalgia, mientras ardían silenciosos unos leños de olivo, que perfumaban la estancia, y conversábamos tomando un orujo de miel.
Como en aquellos primeros meses mi actividad, o mejor dicho lo menguado de la misma, me lo permitia, la derive a las tardes con el objeto de poder supervisar, personalmente, el desarrollo de las mejoras en la casa, echar una mano llegado el caso, pero sobre todo porque adquirí una muy confesable debilidad por los almuerzos con Miguel.
Al año y medio de mi llegada, con el acondicionamiento ya completado, y el curso escolar recién finalizado, se vino mi Familia. Entre unas cosas y otras fueron menos las ocasiones que tuve para compartir tareas, y las, siempre, enriquecedoras, y entretenidas, charlas con Miguel, aunque cada vez que había ocasión lo buscaba para algún arreglo, un encargo, incluso para que cuidará de nuestros Hijos, tal era la confianza que le tenía, y merecía.
Le encantaba andar por los bucólicos y campestres senderos, siempre a buen paso y, en el tiempo, volver con unas matas de te de roca, o unas setas de cardo. Recuerdo que secaba el té esparciéndolo, cuidadosamente, sobre unos periódicos ya viejos que le regalaba, pasadas unas semanas, un antiguo compañero de colegio, que estaba suscrito a un diario nacional. Realizaba estas tareas en un viejo granero que había en la casa de sus Padres, que heredó, y en la que se quedó a vivir cuando sus tíos maternos faltaron. Había nacido en esa misma casa porque entonces, en los pueblos, todavía era bastante habitual que las madres diesen a luz en sus hogares.
No era un gran lector Miguel, de hecho nunca le observé leer alguno de aquellos periódicos atrasados que eran desechados una vez habían cumplido su función vehicular en el secado del té. Sin embargo tenía, en su casa, unos cuantos libros, de finales del siglo XIX, de su Abuelo materno, que guardaba cómo un auténtico tesoro. Cómo le manifesté mi afición por la lectura tuvo la gentileza de dejármelos, y tengo que reconocer que eran unos volúmenes tremendamente interesantes y muy didácticos. Tiempo después, le regalé un par de mis libros preferidos, que creí le podrian interesar, amén de maridar bien con su selecta y ancestral biblioteca, pero me dijo, muy serio, que no se comprometía a leerlos y, conociendolo, dudo que lo llegase a hacer, porque era muy cumplidor y me lo hubiese comentado.
Nos bienacostumbramos a que Miguel nos trajese té de roca, cuando estaba en el mejor momento para su consumo. Nos decía que era la mejor infusión que había, y un excelente tonificante para el apetito de los chicos. Aparte de esa cortesía suya, también, nos dio a conocer las estupendas pastas artesanas que se hacian en el pueblo: magdalenas, mantecados y tortas finas, todas ellas de primerísimo nivel, aunque, según me confesó, las tortas finas eran sus preferidas, y sentía una muy justificada devoción por ellas.
Muy al contrario de su sapiencia en estos conocimientos intemporales sobre infusiones y lamines, era Miguel el hombre menos tecnológico que haya conocido en mi vida. Tenía una antigualla de televisión, de aquellas de tubo catódico y en blanco y negro, que le había regalado, hacia mucho tiempo, un primo lejano del pueblo, cuando se la cambió por una más grande, y moderna, en color. El caso es que, con ese fósil electrónico, solía ver alguna película clásica, si algún vecino se la había recomendado, aunque cuando nos conocimos, hacía unos años que, ya, ni la veia, desde que introdujeron aquellos cambios tecnológicos, con la señal televisiva digital terrestre, y mandaron al ostracismo a su museístico equipo.
Le gustaba, de vez en cuando, escuchar la radio, aunque sólo programación musical. Tenía un antiguo radiocasete que, a pesar de los años, aún tenía hígados para hacer ruido cuando se le requería, y que, algunas veces, se llevaba al trabajo, especialmente sí tenía que realizar trabajos de fontanería, porque, según me confesó, era lo que peor se le daba y la música le ayudaba a concentrarse mejor. El último complemento tecnológico de su casa era uno de aquellos teléfonos de pared, todavía de disco y de color marfil, que tenía instalado en la cocina, y que cuando recibía una llamada, se oía el timbre en toda la vecindad. Despues de dejar el pueblo, me imagino los sobresaltos que causarían algunas de mis llamadas, ya que, no siempre, las realizaba a unas horas muy prudentes.
Miguel estudió mientras, por edad, pudo estudiar en el colegio del pueblo, porque, entre otras cosas, nunca quiso salir de allí, y prefirió, siendo apenas un mozo, ponerse a trabajar para ganarse la vida. Aunque estaba agradecido, quería aligerarles, a sus tíos, de responsabilidad y gastos, en lo más posible. Tenía una notable memoria, y se le daban muy bien los números, realizando operaciones de cálculo, con la cabeza, a una velocidad imbatible.
Una vez me mostró algo que me impresionó: saco una ajada carpeta de cartón azul con gomas, de esas de toda la vida, en la que guardaba, con celo infinito, unas cuartillas que había dejado escritas su Madre, donde comentaba esas cosas sencillas, y funcionales, sobre cómo llevar una casa de campo, los tiempos, y cuidados, para la siembra y la cosecha, antiguas recetas familiares y cosas por el estilo, que los padres más diligentes dejan por escrito para que no se pierda esa sabiduría ancestral. Aunque nunca me lo confesó creo que las lecturas de esas cuartillas se convirtieron en un referente vital, y emocional, para Miguel, y marcaron una parte de su carácter, y de la forma en que quiso vivir.
Cuando obtuve una plaza, en una de la media docena de notarias que hay, en la capital de la provincia se lo dije a Miguel. Respetuoso me felicitó, augurándome grandes venturas para mi y la Familia; un cambio, me dijo, que les permitiría a los chicos hacer estudios, si tenían interés. Unos pocos días antes de nuestra partida, recuerdo que vino a vernos y nos trajo unas bolsas variadas de esas pastas del pueblo de las que ya eramos incondicionales, y en una caja de latón, envueltas en un paño blanco, unas matas de té de roca. Nos dijo que los cambios de domicilio suelen generar numerosos, y desagradables, desajustes en el día a día, que hacen perder el apetito a cualquiera, y especialmente a los más pequeños. Nuestros Hijos, aunque ya eran más mocicos, nos dijo que aún estaban en edad de crecimiento y que les iría muy bien una infusión, de vez en cuando, en las primeras semanas.
Pero lo que recuerdo, con especial intensidad, fue el día de nuestra partida. Ya estábamos a punto de salir, cuando se presentó Miguel, primero les dijo algo a los chicos y a mi Esposa que no pude oír, porque estaba metiendo algo en el maletero, pero que les debió de hacer gracia porque vi que mi Esposa sonreía y los chicos se echaron unas de ésas infantiles risas tan sencillas, naturales y bonitas. Después me estrechó la mano con esa manera suya, tan personal, firme, sincera; no me dijo nada, pero observé cómo su profunda mirada reflejaba los ecos de tantos, e inmarcesibles, momentos compartidos, y me conmovió. No pude articular palabra, subí al coche y nos alejamos lentamente, mientras, por el retrovisor observaba cómo, con el brazo diestro rígido y un poco más de medio levantado, y la mano completamente abierta e inmóvil, nos hacía esa última señal de despedida, mientras nos tuvo a la vista.
Ayer me llamaron para decirme que habían encontrado muerto a Miguel. Fue una pareja del pueblo, que yo conocía de mi estancia, quienes lo hallaron recostado junto a un viejo chopo lombardo, al borde de un camino que solía frecuentar y que discurría pegado al río, del que lo separaba unas hileras de plantones de chopos. Llevaba en la mano una mata de ese té de roca, que tanto le gustaba, y, curiosamente, presentaba un aspecto sereno, cómo si estuviera preparado, como Dios manda, para tan crucial momento. Debía estar en los 63 años y, según tengo entendido, sólo había salido del pueblo para hacerse el DNI.
Entre los dorados campos de cereal en el verano; la agreste sierra con su perfume a tomillos; las aliagas primorosamente florecientes en mayo; las desnudas choperas echando las yemas a finales de marzo; ese camino junto al río alfombrado con las ocres, y otoñales, hojas recién caídas, y la infinidad de hermosos y solitarios lugares; allí, en esos poderosos parajes, y en los evocadores consejos escritos en unas viejas cuartillas, siempre leídas con devoción, tuvo todo lo que necesitaba para vivir plenamente y en paz.
No lo sé, pero lo aseguro, que ya estará paseando con su Padre, con quien charlará de antiguas historias y agradables remembranzas, mientras a buen paso, como a Él le gustaba, recuperan tantas jornadas que tuvieron que ser pospuestas durante una docena de lustros. Y recibirá las sentidas, e incontables, manifestaciones de cariño, que su Madre custodió durante todo ese tiempo, y Ella le dirá, tiernamente, las cosas que contaba en aquellos tesoros gráficos: el cuidado para salar bien los jamones y sacarles la gota; cómo secar el té; que «el ajo se siembra bien profundo y la cebolla que vea mundo»; las recetas, y preparación, de la matanza; cómo cambiar los plomos de la luz cuando se funden; que hay que zurcir y piazar los rotos en las ropas, aunque no queden del todo bien, porque cómo cariñosamente le recordará «más vale cosido feo que roto bonico»; y muchas, muchas cosas más.

RAFAEL LÓPEZ: Talibanes («Hoy escribe © RAFAEL LÓPEZ y dos más»).

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina with tags on septiembre 11, 2021 by César Bakken Tristán

La última vez que me pude asomar a este liberrimo blog, mi querido «maldito» César Bakken había realizado una interesante presentación comparativa entre dos imágenes antagónicas, pero que, con sus diferencias, presentaban la afinidad de unos severisimos rasgos totalitarios: los talibanes «pata negra» y esos talibanes sectarios, y liberticidas, LGTBI. Ese día, apurando mis amprados recursos tecnológicos, escribí un comentario que, más o menos, venía a decir lo siguiente :

«Los movimientos pendulares es lo que tienen, se ha llegado a tal nivel de degradación en nuestras opulentas, y corrompidas, sociedades occidentales que estos hijos de Ala demuestran, en su conjunto, tener más sentido común.

Si los españoles llevaramos un kalasnikov colgado al hombro se evitarían muchos de los males que han convertido en un erial el solar patrio» 

Disculpen si no es del todo literal, pero como carezco de la hipermnesia de don César, mis otoñales células grises llegan hasta donde pueden. En fin, vamos al lío, porque quería ampliar ese comentario para realizar, con ustedes, un ejercicio de imaginación, y tratar de visibilizar cómo serían las cosas en una «España talibán».

Comportamiento, y reacción, ante el saqueo impositivo continuado, y requeteduplicado, que los carnuzos malgobernantes, de los últimos nueve lustros, realizan, y han realizado, a través de la siniestra Agencia Tributaria y organismos fiscales de todo pelaje. Tengo muy serias dudas sobre si los talibanes pagan impuestos, creo que no, pero de lo que estoy seguro es que si les impusieran una rapiña fiscal, como con la que nos sangran, en este putrido país, lo arreglarian, como Dios y Ala mandan, a tiros. 

Comportamiento, y reacción, ante los delirios de género. Sólo el planteamiento ya causa una incontrolable hilaridad porque esos tíos talibanes lo tienen clarisimo. Resultaría una escena hasta febrilmente enternecedora ver a esas tiorras, como la ministra de Igualdad y sus secuaces, o a esos sujetos del género fluido tratando de hacerles llegar sus sensibilidades antipatriarcales, los lenguajes inclusivos y las matemáticas con perspectiva de género a esos barbudos irredentos.

Comportamiento, y reacción, ante las invasiones inmigratorias. Cierto que Afganistán no tiene mar, pero nunca he oído que haya habido flujos humanos hacia ese país. Los talibanes saben tratar «perfectamente» al invasor que violenta su país, sea con fines lucrativos personales, empresariales, o geopolíticos. 

Comportamiento, y reacción, ante los sacrilegios de los lugares sagrados. Debemos partir del hecho que estos hijos de Ala tratarían de degollarnos a todos los cristianos, pero realicen conmigo un esfuerzo, en este ejercicio de traslación. 

Esta sociedad atea, cuando no severamente apóstata, que, con la vomitiva tolerancia de la jerarquía eclesiástica nacional y papal, permite: las profanaciones de lugares de culto y tumbas (éstas últimas acciones tan del gusto de las sectarias garrapatas socialcomunistas); la exhibición de «obras de arte», nauseabundamente sacrilegas, para resignificar espacios de culto como la basílica del Valle de los Caídos, y la destrucción de cruces, y símbolos religiosos, iban a ser «bendecidos» con la «piedad religiosa talibán». Y darían buena cuenta no sólo de esos bodrios pseudoartisticos, sino también de sus autores, y de los que autorizan por activa, o por cobarde sumisión, semejantes, y burdas, afrentas contra la fe. 

Comportamiento, y reacción, ante la invasión y colonización, de una parte del territorio nacional, por un país enemigo. Sí, me refiero a Gibraltar, estoy convencido que estos talibanes «tan malos» no tendrían la emasculada consideración de nuestros malgobernantes democráticos hacia esos «llanitos» hijos de la Gran Bretaña. 

Comportamiento, y reacción, de los talibanes ante los criminales terroristas que asesinan impunemente. Si que permitirían homenajes y acercamiento de presos pero para tenerlos a mano y darles el tratamiento que merecen esas sanguinarias sanguijuelas, y a todos los que coadyuvan a su existencia (PNV,  ministros «acercapresos», etc., etc.,). Esos carnuzos que sólo se atreven con el tiro en la nuca y los siniestros coches bombas se sorprenderian de recibir su merecido con una técnica desconocida para ellos, ir de frente.

Comportamiento, y reacción, ante la siniestra histeria sanitaria promovida por el infecto globalismo. El «escurridizo y caprichoso» coronavirus, tan selectivo él en sus «ataques», ha evitado «infiltrarse» en Afganistán, recordémoslo país que linda con China, cuna de esta porquería vírica , porque allí no lleva bozal ni Ala (¿será debido a la protección que les ofrecen sus pobladas barbas en el caso de los tíos, y de los burkas en el de las señoras?). ¡Y que intenten vacunar a esos tíos!, verían que pronto sacaban ellos sus «jeringuillas».

Ademas, en esto de las vacunas están dando una lección de sentido común, e independencia intelectual, al igual que la dictadura comunista hereditaria norcoreana (también vecino de China) porque, en ninguno de esos países quieren, ni toleran, vacunas y bozales ¡Quien me iba a decir a mi que llegase a valorar, positivamente, a semejantes gobernantes!

Comportamiento, y reacción, ante un proceso secesionista en una parte de su territorio nacional. Me refiero, obvio, a esos eternos privilegiados supremacistas vascongados y catalanes, a quienes los mal afeitados talibanes les quitarían las tonterías en un santiamén. Esos comités por la republica protegidos, nauseabundamente, por los cuerpos de seguridad españoles iban a recibir una buena dosis de realidad y decencia. Y esas élites políticas y mandos, de la Policía y la Guardia Civil, que coadyuvan, vergonzosa y criminalmente, a que estos hechos sucedan, también recibirían un curso acelerado de ética y dignidad. 

En fin, resulta que España es un «Estado, social, libre, de derecho, democrático, poliglota, multicultural, progresista, moderno, etc., etc.», y estos talibanes son una banda de criminales, atrasados, incultos y demás cosas malas, pues sólo digo lo que escribe don César, a veces, «jajajajaja».

Han visto el Consejo de Ministros talibán, ¡que prudencia en el vestir, que ausencia de fatuidad, que decoro en las formas!, lo comparo con los inútiles, pomposos, y narcisistas, miembros fluidos del malgobierno de España con su postureo, y su falsedad, y automáticamente pienso que esos barbudos son los más dignos, y probos, dirigentes sobre la faz de la tierra. 

Sólo encuentro un aspecto importante por el que no anhele un régimen talibán en España: las grandes Mujeres que hay en nuestro país (Abuelas, Madres, Esposas e Hijas), personas que dignifican su condición y que, en modo alguno, deben ser privadas de sus derechos, dignidad y libertades. Ellas merecen que las ayudemos a defenderse de las hordas talibanes «pata negra», pero también de esas hordas sectarias, y liberticidas, contra la Mujer.

P.D.: en Teruel desde hace, al menos, cuatro lustros realizan para San Valentín (14 de febrero) una recreación de las bodas de Isabel y Diego, los Amantes de Teruel. Hace muchos años que no he estado pero según me han comentado han adquirido un notable éxito y muchos turolenses, allegados y visitantes, se visten con medievales atuendos que incluyen, en el caso de los varones, las clásicas espadas que se ceñian en aquellos pretéritos tiempos (por cuestiones de «seguridad» no permiten que sean reales). 

Pienso que llevar un arma ofrece seguridad a su portador, e infunde respeto a los enemigos, siendo hoy más necesaria que nunca, al comprobar, día si y día también, el infame comportamiento de los cuerpos de seguridad del Estado que incumplen, vergonzosamente, su función dedicándose a zaherir a los pacíficos, mientras dan una nauseabunda hiperproteccion a los malnacidos políticos, y mimicos a delincuentes, okupas e inmigrantes ilegales.

La legítima defensa es la última ratio que nos queda para protegernos en esta decadente sociedad y de los innumerables hijos de Satanás que nos rodean. Disponer de los medios para que los malnacidos, que buscan nuestro mal, vean, en el blanco de nuestros ojos, escritos sus nombres es hoy, más que necesario, imprescindible. 

En este estado de cosas, y a falta de kalasnikovs a mano sería del todo oportuno recuperar esa edificante tradición medieval, y portar nobles espadas, castizas navajas o incluso rústicos garrotes, como complementos de nuestro atuendo diario, porque mejoraría, notablemente, la convivencia, y la justicia, en España. 

Y no piensen que mi carta desde el averno tiene un tono bélico, porque lo único belicoso, hasta ahora, ha sido, y es, ese somordo desprecio, y laceracion, hacia todo lo español, y los infinitos quebrantos a los esguazaos contribuyentes de este putrefacto estado fallido, por culpa de esta grey de emasculados, y sacamantecas, talibanes «democráticos» que han malgobernado en los últimos 45 años. Porque, desde que murió Franco, deberían cuantificarse, y proceder a su devolución, todos los impuestos pagados por los, funcionalmente yermos, Cuerpos de seguridad del Estado y el ejército, ¡vaya  comportamiento infame, el de estos guardianes de cuarta y sus repugnantes mandos, ante las espurias invasiones marroquíes, desde el Sáhara hasta las actuales!, (con la criminal, y traidora complicidad de ese pervertido, y corrupto, rey putero y de la luciferina castuza política de turno, desde la UCD hasta ese contubernio del mal PP-PSOE). 

Re-P. D.: me despido con una, muy cariñosa, broma hacia mis Compañeros de blog, que, además de tratar de obtener una sonrisa suya, confío, plenamente, que por su sagacidad, y sentido del humor, entenderán desde el profundo respeto, y afecto, que hay en ella. Vi, hace algunas semanas, una imagen de una de esas pizarras de bar donde informan, a clientes y viandantes, de sus menús, precios y oferta culinaria, para sustituir dichos gastronómicos textos por un enardecido: «Hoy torea Morante y dos más». Haciendo una analogía excesiva, en todo, propongo, al «tirano» que al publicarse mi carta, también, incluya un cartel que diga: «Hoy escribe © RAFAEL LÓPEZ y dos más»

RAFAEL LÓPEZ: Historias sencillas: El pin de VOX, una de toros y los vecinos

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina on agosto 28, 2021 by César Bakken Tristán

Unas pocas semanas después, vuelvo a amprar medios tecnológicos, de los que carezco, a una persona muy querida, para hacerles llegar estas historias sencillas. 

Desde hace cuatro, o cinco, meses llevo un pin de VOX en la solapa de la americana que suelo ponerme de diario, valga anticipar que soy Simpatizante de dicho partido político, y que, por lo tanto, no la luzco ni gratuita, ni espuriamente . 

Desde que me la puse me ha sorprendido la capacidad catalizadora de este minúsculo emblema, tanto en cuanto a las filias, como a las fobias. No es que me lo ponga, digamos, con una finalidad provocativa, sencillamente quiero llevarlo y punto. Sin embargo, a pesar de su minimalista tamaño, tengo que reconocer que ostenta una gran capacidad de atracción visual. No me cuesta confesar que, personalmente, nunca me fijo en ese tipo de elementos, o adornos, identificativos, pasan desapercibidos, ante mis retinas, sin que alteren, en lo más mínimo, mi percepción sobre quién los lleva, porque, para mi, lo realmente importante son los actos, y el alma, de las personas, y no sus envoltorios. Sin embargo, doy fe que para muchos viandantes, y en las distancias cortas, el pin de marras ejerce un efecto cuasi catartico.

Aunque han sido mayores las muestras de felicitación, y sintonia política, me referiré a las hostiles porque las considero las más interesantes. Básicamente han sido dos las que tengo que reseñar, porque de quienes tuercen el gesto, sin mediar palabra, ni merecen la pena comentar. La primera fue en una entrevista informal, en una de mis rutinarias búsquedas de empleo, la persona con la que hablaba se percató del pin y me indicó, con tono cordial, que me astuviera de llevarlo en las entrevistas formales, al considerar que una filiación política de esa naturaleza minimizaria, considerablemente, mis opciones para obtener un trabajo. 

La segunda experiencia resultó ser aún más simpática. Resulta que en un centro comercial, cercano a mi residencia y en donde suelo ir a comprar, se habían posicionado unos de esos voluntarios (aunque creo que reciben algún tipo de emolumentos por dicha actividad) de ACNUR (ya saben esa organización que con la excusa de la ayuda a los refugiados alienta y coadyuva a la inmigración ilegal hacia nuestro país). Me abordo una joven muy entusiasticamente pero desde que vio el pin (que fue casi al instante), retrocedió cual vampiro al que se le muestra un crucifijo de Nuestro Señor Jesucristo. Tal fue el espanto causado que, a pesar de mi condescendiente actitud para escuchar su proposición indecente, sólo llegó a balbucear «de VOX, ¡uf!… nada, nada» 

Como estoy al tanto de las escasas filias, por la fiesta nacional, de don César y don Luys (ya las tuve tiesas, al respecto, con el señor Coleto hace cosa de un año, en una controversia de alto voltaje), les contaré una anécdota político-taurina que aventuro no habrá tenido eco en este insigne blog. La he elegido entre varias relacionadas con el mismo trasfondo: la siniestra intencionalidad de los emasculados politicastros socialcomunistas y peperos para matar, por inanición económica, al mundo del toro. Esta patulea de carnuzos (con contadisimas excepciones como, por ejemplo, Añover del Tajo con alcalde de Izquierda Unida) ni siquiera tiene la gallardía de ir de frente y manifestar, sin tapujos, su fobia a la tauromaquia, escondiendose detrás de las más burdas argumentaciones, cuando no en criminales disposiciones administrativo-sanitarias, para conseguir sus perfidos objetivos ¡VAYA MISERABLES! 

Antes de entrar más a fondo en la cuestión entiendo que para muchos de ustedes les resulte éste un asunto menor, o intrascendente, pero me rebelo en contra de semejante criterio porque el liberticidio, al que nos están sometiendo, tiene muchas caras y hay que combatirlas todas. 

Creo que, la anécdota en cuestión retrata, a la perfección, la catadura ética y miseria intelectual de esta chusma de lerdos psicópatas que trasladan su visceral odio por el mundo del toro para aniquilarlo, e imponer su burdo sectarismo ideológico. Resulta que para la virgen de agosto se celebraron unos festejos taurinos en Gijon, dentro de la feria de Nuestra Señora de Begoña. A raíz de los mismos la lerda, liberticida y totalitaria, alcaldesa de Gijon, una tal Ana González, ha prohibido realizar más eventos taurinos porque, en la citada feria, se lidiaron dos astados de nombres «Feminista» y «Nigeriano». 

Ésta tiparraca es de la PSOE pero da igual, porque toda esta grey socialcomunista, al igual que sus íntimos colegas peperos del centro centrado (mismamente el alcalde pepero de Oviedo ha dicho lo mismo, y sin más justificación que sus «santos» cojones), son como perros sarnosos que llevan la corrupción en las venas, la falsedad infiltrada hasta el mismísimo tuétano y muestran, inpudicamente, el mismo collar globalista (incluso VOX tiene algún infiltrado que mantiene alguno de los nauseabundos, y tiranicidas, postulados del globalismo). 

Los motivos ofrecidos por la edil de marras ya se los podrán imaginar. Me abstengo de transcribirlos por mi recato para no hundir el nivel de este rincón libertario, amén del muy nocivo, y desagradable, efecto que produciría aburrirles con este tipo de desquiciadas sandeces. Si les puedo asegurar que los temibles espíritus de «Pocapena», «Avispado», «Bailador», «Granadino» o «Islero» deben estar mugiendo de indignación ante tanto desatino. Incluso las formidables anatomias de «Faraón», «Ingrato», «Gastasuelas», «Español» o «Cobradiezmos», que pastan orgullosos su raza, por las fincas que los vieron nacer, deben haber sufrido un lacerante escalofrío al sentir los comentarios, e intenciones, de estos hipócritas, hijos de Satanás. 

En fin, me despedire de estas historias sencillas, de la mejor forma posible, con una anécdota, realmente, tierna, entrañable, y enriquecedora que estoy seguro será de su agrado.  Tengo unos vecinos, buenos vecinos, siempre de buen grado, en cada encuentro, y trato respetuoso y cordial. Les aseguro que éso no es fácil de hallar, porque está forma de vivir, tan artificial, de las ciudades (contra más grandes, pior), suele generar tensiones y acumular sensaciones de incomodidad. El principal motivo es la ausencia de la intimidad, y la libertad, que toda familia anhela disponer en su propia morada (cualquiera que resida en uno de estos habitáculos ya sabe a que me refiero). 

Bueno, la cuestión es que estos buenos vecinos son un agradable matrimonio joven con dos hijos pequeños, un chico y su mañica, un año más joven. Una tarde se estaban acabando de arreglar, la madre con los dos pequeños, y ya a punto para salir del piso, cuando le dice la madre a su hijo «anda hijo, sal y llama al ascensor», entonces el hijo con infantil obediencia, abre la puerta del inmueble, y con rotunda, y tierna, voz, exclama «ASCENSOR». 

¡BENDITA INOCENCIA! 

P.D.: un emocionadisimo saludo a mis queridos «malditos» Luys y el señor Bakken. También a la intrépida de Karen que, durante un tiempo, osó relacionarse con semejantes sujetos.

Y si está leyendo estas líneas un fuertisimo abrazo para Alfredo, de quien soy tan deudor. 

Re-P.D.: hace varios meses don César escribió un estupendo articulo (éso no es algo que resulte novedoso, precisamente) dedicado al tema musical «Diamonds and rust» de la banda Judas Priest en su sección Música sin mariconadas. En los intrépidos comentarios, que surgieron al hilo del citado artículo, entre César y un servidor, mencioné una canción titulada «Moudoses pnoi» de la gran Vicky Leandros. No me fue posible entonces facilitar un enlace de la misma para poderla ofrecer, pero recientemente, gracias a la generosidad de un internauta, he podido acceder a ella. Ahí, la dejo. 

https://m.youtube.com/watch?v= wbXrGw9KkBk

RAFAEL LÓPEZ: Un eremita en el averno.

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina with tags on agosto 14, 2021 by César Bakken Tristán

Querido don César :

Confío que, al recibo de estas letras, usted y los suyos se encuentren bien. Nosotros, gracias a Dios, es ésa una de las escasas dichas de la que disponemos, en estos aciagos días. 

La abrupta interrupción de mi colaboración en su, para mí, muy entrañable blog, me ha brindado, inesperadamente, un tiempo precioso con el que reflexionar sobre la misma, con una perspectiva más amplia en detalles temporales, y emocionales. No es que el resultado final diste mucho de la percepción que ya tenía al respecto, pero el sosiego, inherente a un periodo cuasi contemplativo, siempre actúa como un filtro que selecciona la esencia y desecha el residuo estéril. Poco hubo de esto último, todo sea dicho, en esos nueve meses de ceñida colaboración, pero sería pretencioso negar que también existió. 

Esta eremitica profilaxis con la realidad cotidiana y vulgar, durante estas semanas, me ha sentado de maravilla. Es frecuente que al bucear en las procelosas, e intrigantes, aguas de los medios de desinformación no nos demos cuenta, en su completa dimensión, de las devastadoras agresiones a nuestro intelecto que suponen sus mendaces y globalistas dictados. Como correa de transmisión del poder político ejercen, inmisericordemente, dicha labor de intoxicación, y por haber estado alejado, temporalmente, de esta escoria politico-mediatica puedo afirmar, sin duda alguna, que es éste un excelente recurso para llevar una vida más digna, e higiénica. Pero este privilegio tan caro, de ser un eremita aunque sea en el averno, es sólo apto para quienes no temen soportar una existencia tan poco amable. Los comunes mortales, aunque seamos capaces de deleitarnos con unas breves bocanadas del fresco, y liberador, aire del aislamiento social, debemos fortalecer nuestros mecanismos de defensa a través de la conformación de un espíritu crítico capaz de resistir, con ferocidad, el hostil entorno. 

Convendra conmigo, don César, que la brutalidad de la realidad luciferina, que nos ha tocado sufrir, obliga a que las personas de bien dispongamos de esa, nada cómoda, capacidad crítica, con el objeto de sobrellevar, estoicamente, las embestidas de las desquiciadas, y liberticidas, pretensiones totalitarias que tratan de imponernos. 

Es esa faceta del fortalecimiento del espíritu crítico, que debe latir en el pecho de todo bien nacido, la que quiero señalar, en esta carta, como elemento de virtud individual. Es más, en mi caso quiero dotarla de un aspecto antropomorfo, y esa mutación es francamente deudora de un par de «malditas» serendipias formado por don Luys y Usted. 

A pesar de no coincidir en muchas cosas, de haber tenido unas experiencias vitales tan poco homogéneas y de tener unas filias y fobias, que transitan por senderos, tan poco comunes, afirmo que, ustedes dos, son unos estupendos Compañeros librepensantes (se que es un término algo estúpido porque el pensamiento debería ser siempre libre, pero está todo tan degradado que algo tan obvio resulta, hoy, transgresor). Sus acratas, y epicureos, análisis constituyen, para los lectores de su blog, un vigorizante de primer nivel con el que mejorar la capacidad para detectar el filisbuterismo de esta sociedad corrompida hasta las náuseas, y mejorar la visualización de la agonizante Verdad entre tanta inmundicia como reina por doquier. Personalmente, como acompañante privilegiado de esta nave digital, los beneficios percibidos han sido potenciados exponencialmente. 

Tristemente, ese encomiable esfuerzo divulgativo suyo, y de don Luys, tiene un público mermadisimo en relación a su calidad, y su necesidad pública. Estoy al tanto que, este aspecto, nunca le ha ocasionado preocupación alguna, sino más bien todo lo contrario (recuerdo a fuego su criterio de que mejor calidad que cantidad), pero no por ello deja de contrariarme que buenos materiales desaparezcan en un cruel anonimato, mientras bazofia mediática disponga de público, y recursos, tan grotescamente mayoritarios. 

Es loable que Usted sea capaz de compatibilizar esa labor didáctica descarnada con un trato, en lo personal, de otros tiempos, donde la hipocresía era un pecado, y faltar a la palabra dada un crimen.

Aún siendo una herramienta, tremendamente, útil el disponer de esa conciencia crítica, de la que le he hablado en mi carta, las exigencias actuales obligan a que cualquier persona de bien, dentro de sus capacidades, mantenga una posición de rebelión contra el poder y sus innumerables, y poderosos, tentáculos (desde los ejecutores más sanguinarios hasta los más mezquinos y cobardes), porque si dicho posicionamiento ha sido siempre aconsejable, estos malnacidos globalistas lo han convertido en una obligación moral, y una manifestación de dignidad personal. 

Sin embargo he de manifestar la profunda agonía que ha supuesto, en mi caso, adquirir ese espíritu crítico, porque tal cómo lo he ido adquiriendo, he ido perdiendo la felicidad. Yo era muy feliz cuándo, mayormente, inocente de estas cuitas, vivía centrado en mi Familia, mi trabajo, y vivir la vida, ahora cuando he ido descubriendo, con devastadora nitidez, que nuestros malgobernantes, durante los últimos nueve lustros, lejos de haber mantenido esas condiciones para el desarrollo natural, y deseable, del individuo se han empecinado, criminalmente, en corromper a la sociedad con sus terribles, y espurios, intereses, siento una repugnancia como nunca antes en mi vida. Para colmo de desdichas todo este proceso infernal se ha acelerado, despiadadamente, en el último año y medio (bozal, tiranía totalitaria, involución social, saqueo público inmisericorde, vacunas, etc.). 

Antes de mi fulminante colapso tecnológico, me sorprendía ojeando cualquier basura de periódico digital y detectaba, de inmediato, la zafiedad, y burda intencionalidad, de los artículos sólo con el enunciado de sus titulares, pasando de principio a fin sin que surgiese el menor hálito, en mí, por leer uno sólo de ellos. 

Cuando veo a esta infecta patulea globalista, y a sus despiadados esbirros, que han convertido en un erial el solar patrio, cuando observo a esta putrefacta partitocracia que nos ha robado, y nos roba, lo que no está escrito, y, en fin, a todas las corrompidas élites, y sus lacayos, que han hecho de nuestra vida hiel, exclamo en mi interior, con rabia iracunda, ¡MALDITOS SEAN!

Totalmente opuestos a los mendaces contenidos generalistas, los del blog siempre han despertado un vivo interés en mí, aunque tenga que reconocer que ha habido algunos artículos totalmente reprochables (soy consciente de que en esta calificación me bastarian los dedos de una mano, y aun me sobrarían más de los que necesitaría para contarlos). También ha habido otros que han contenido partes manifiestamente objetables, al menos para mi sensibilidad, pero el conjunto presenta un aspecto muy lozano que embruja, y crea una saludable adicción. Echo de menos no poder seguir está brújula de honestidad que es el blog, pero siendo sincero le digo que el embarazo de mi colaboración ha engendrado una criatura autónoma que me acompañará, protegerá, y guiará, mientras viva. 

Me despido con una última reflexión: aunque resulte contradictorio le aseguro que, en ese primoroso proceso por el cual se adquiere una conciencia analítica, han coadyuvado sujetos a los que ahora desprecio, porque, a pesar de sus capacidades y conocimientos, anteponen espurios intereses personales, ejerciendo, sin rubor, la doble vara de medir. 

Hasta que Dios quiera, ya sabe que cuenta con mi gratitud y afecto, confiando haga extensivos los mismos a esas personas que, sin nombrar, sabe que están en mi pensamiento. 

Un abrazo, 

Rafael

RAFAEL LÓPEZ: despedida recomendaciones musicales.

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina on julio 31, 2021 by César Bakken Tristán

Queridos lectores, al igual que hago con mis recomendaciones cinematográficas les voy a adjuntar mi lista de 100 recomendaciones musicales. Tal como decía el pasado martes, 13 de julio, día aciago para mi dispositivo luciferino (se ha cascao cuando más lanzao estaba), son muchísimas más de las que figuran en la lista, pero si la cosa estaba complicada, ahora está criminal, porque debo ser muy especulativo con estos últimos estertores de mi equipo, aprovechandolos para realizar una despedida  minimamente digna de ustedes. 

Disculpen los errores de sintaxis, especialmente en los títulos, y autores, en francés, alemán e inglés, porque he tenido que trasladar mis notas en papel, con más premura que prudencia. Como desconozco el tiempo que me otorgará mi dispositivo prefiero no enredar y enviar, mientras alienta, esta «penúltima» comunicación. 

Muchas gracias por la atención que me han brindado, y sigan alimentando el espíritu con las recomendaciones, cuasi siempre, metaleras y raperas de César y Luys. 
El otro día realizaba un comentario a un estupendo artículo de don César sobre unos ciclistas nudistas en el que afirmaba que un maño cuasisesenton, como yo, que nada la mitad que los peces (sólo en dirección descendente), podría meterme al agua desnudo, pero que nunca haría semejante temeridad por la vergüenza que pasaría cuando me sacaran. Así en la vida, hay que tratar de hacer las cosas como Dios manda, y no quería abandonar esta balsa de náufragos sin cumplir ese compromiso de brindarles mi lista de recomendaciones musicales y cinematográficas. 

Hubiera disfrutado mucho, tal como me ha ocurrido hasta ahora, pero las máquinas mandan. Mi camino transitará, a partir de ahora, por el plácido entorno postal, y telefónico, con mis queridos César y Luys. 
Hasta que Dios quiera, y si no quiere Adiós. 

>- 📆 26/11/2020 ↔ Mujeres divinas – 30/11/2020 ↔ La roca fría del calvario – 7/12/2020 ↔ El beso en España – 15/12/2020 ↔ Et maintenant – 21/12/2020 ↔ Esclavo y amo- 28/12/2020 ↔ Manuréva- 4/1/2021 ↔ Pourqoi me réveiller [Werther]- 11/1/2021 ↔ Pa’ que sientas lo que siento – 18/1/2021 ↔ El vino de Cariñena – 25/1/2021 ↔ El bolero de Caspe- 1/2/2021 ↔ Es tan difícil [Bachata]- 8/2/2021 ↔ Como una ola – 15/2/2021 ↔ Comme d’habitude – 22/2/2021 ↔ Pescador de hombres – 1/3/2021 ↔ Hijo de ramera- 8/3/2021 ↔ Polonesa «heroica» (Chopin) – 15/3/2021 ↔ Sarabande (Haendel)- 22/3/2021 ↔ Concierto piano (Tchaikovsky)- 29/3/2021 ↔ Réquiem (Mozart)- 5/4/2021 ↔ Get it on
>>- *📆 19/4/2021 ↔ 20 de abril *>>- *26/4/2021 ↔ Pulida magallonera *>>- *3/5/2021 ↔ Perdóname *>>- *10/5/2021 ↔ Long train running *>>- *17/5/2021 ↔ Be my baby *>>- *24/5/2021 ↔ Pa’ todo el año*>>- *31/5/2021 ↔ Dile que la quiero (Eurovision)*>>- *7/6/2021 ↔ En mi soledad ↪ Strong enough*>>- *14/6/2021 ↔ I’m so excited *>>- *21/6/2021 ↔ Catch the cat*>>- *28/6/2021 ↔ Vino griego (José Vélez)* 
>- *Píldora – 1. 6/7/2021 ↔ Tecno pop*>>- *Hungry eyes *>>- *Nobody’s diary *>>- *Just around the corner *
>- *Píldora – 2. 13/7/2021 ↔ Nombres propios de mujer*>>- *Eloise*>>- *Gloria *>>- *Lady Laura*
>- *Píldora – 3. 20/7/2021 ↔ Actores cantantes*>>- *»Silver Lady» de David Soul *>>- *»Tell it like it is» de Don Johnson*>>- *»The Phantom of the Opera» Antonio Banderas *
>- *Píldora – 4. 27/7/2021 ↔ Canciones urbanas*>>- *»You belong to the city» de Glenn Frey*>>- *»Maria» de Blondie*>>- *»Because the night» de Patti Smith*
>- *Píldora – 5. 3/8/2021 ↔ Familias rotas *>>- *»Viens, viens» de Carmen Laforet *>>- *»Le telephone pleure» de Claude François *>>- *»Et si tu n’existais pas» de Joe Dassin *
>- *Píldora – 6. 10/8/2021 ↔ A nuestras Madres y Abuelas*>>- *»Algo se me fue contigo Madre» de Rocío Jurado*>>- *Letra de una jota *
>- *Píldora – 7. 17/8/2021 ↔ Presagios*>>- *»The day before you came» de ABBA*>>- *»Hasta que te conocí» de Juan Gabriel *>>- *»Perlas ensangrentadas» de Alaska y Dinarama*
>- *Píldora – 8. 24/8/2021 ↔ El espacio *>>- *»Serenade» de Steve Miller Band *>>- *»Codo… duse im sauseschritt» de Dof *>>- *»One way ticket to the moon» de Eruption *
>- *Píldora – 9. 31/8/2021 ↔ Pasión sicaliptica*>>- *»Obsesión» de Ana Gabriel*>>- *»You’re looking hot tonight» de Barry Manilow *>>- *»Desatame» de Mónica Naranjo*
>- *Píldora – 10. 7/9/2021 ↔ Perdedores *>>- *»The winner takes it all» de ABBA*>>- *»Tomame o déjame» de Mocedades *>>- *»Que manera de perder» de Ana Gabriel *
>- *Píldora – 11. 14/9/2021 ↔ Desamor*>>- *»Tu frialdad» de Triana *>>- *»Casa en venta» de Vicky Leandros*>>- *»Todo el derrumbó» de Emmanuel *
>- *Píldora – 12. 21/9/2021 ↔ Evocadoras*>>- *»I drove all night» de Cindy Lauper *>>- *»Absolute beginers» de David Bowie*>>- *»Black velvet» de Alanah Miles*
>- *Píldora – 13. 28/9/2021 ↔ Pasodobles *>>- *El gato montes *>>- *Amparito Roca*>>- *La Rioja, Navarra y Aragon *
>- *Píldora – 14. 5/10/2021 ↔ Solos instrumentales *>>- *»Entre dos aguas» de Paco de Lucía *>>- *»Baker street» de Gerry O’Flaherty *>>- *»The best» de Tina Turner*
>- *Píldora – 15. 12/10/2021 ↔ Tórridos italianos*>>- *El jardín de la inocencia *>>- *»La lontananza» de Domenico Modugno*>>- *De amor ya no se muere*
>- *Píldora – 16. 19/10/2021 ↔ Anoranzas*>>- *»En tierra extraña» de Concha Piquer *>>- *»Albada de la ausencia» de José Antonio Labordeta *>>- *»Luz de luna» de Rocío Durcal *

>- *Píldora – 17. 26/10/2021 ↔ Reinvidicacion personal *>>- *»Todos me miran» de Gloria Trevi *>>- *»Que sabe nadie» de Raphael *>>- *»Los rockeros van al infierno»  de Barón Rojo *
>- *Píldora – 18. 2/11/2021 ↔ Veraniegas*>>- *»Tarzan boy» de Baltimora *>>- *»Sun of Jamaica»  de Gombay Dance Band*>>- *»Lambada» de Kaoma *
>- *Píldora – 19. 9/11/2021 ↔ Música Clásica *>>- *»Casta Diva» de la ópera Norma, por Maria Callas*>>- *»Nessum dorma» de la ópera Turandot por Alfredo Kraus* >>- *»Parmi» de la ópera Rigoleto por Alfredo Kraus *
>- *Píldora – 20. 16/11/2021 ↔ Sinvergüenzas*>>- *»Release me» de Engelbert Humperdinck *>>- *»No more tears» de Donna Summer y Barbra Streisand *>>- *»Otro ocupa mi lugar» de Miguel Gallardo *
>- *Píldora – 21. 23/11/2021 ↔ Extrañas parejas *>>- *»Mr. Roboto» de Styx*>>- *»Self control» de Laura Braningan *>>- *»Thriller» de Michael Jackson *
>- *Píldora – 22. 30/11/2021 ↔ Enamorarse *>>- *»Woman in love» de Barbra Streisand :*>>- *»Unbreak my hearth» de Tony Braxton *>>- *»A tu vera» de Lola Flores *
>- *Píldora – 23. 7/12/2021 ↔ Nuestro Señor Jesucristo *>>- *»Getsemani» de Camilo Sexto*>>- *»Con las alas al viento» de Rocío Jurado *>>- *»La que más altares tiene» jota a cargo de Jesús Gracia *📇 100

Música. RAFAEL LÓPEZ: A nuestras Madres y Abuelas

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina on julio 26, 2021 by César Bakken Tristán

Tengo el inmenso privilegio de compartir mi recomendación musical de hoy con don César Bakken Tristán. El catalizador de esta colaboración ha sido realizar un encendido, y emocionado, homenaje a nuestras Madres y Abuelas, grandísimas Mujeres cuyo legado vital, emocional y de sabiduría perdurará siempre en César y en mí. 

Nunca me ha asustado el negro sobre blanco, pero igual que es sencillo comentar una anécdota, un detalle,…, tantas cosas, me resulta imposible articular un texto digno de su memoria, y presencia, en nuestras vidas. 

Hace muchos años, aún estaba soltero, escuche a un jotero muy jovencico cantarle, una jota, a su Madre, y lo hizo con tal emoción, que se me saltaron las lágrimas. Hoy, al recordar esta vieja anécdota y las evocaciones que me trae esta recomendación, también. 

Esta remembranza personal me ha permitido encontrar la mejor manera de conciliar los tres temas musicales, de mis píldoras actuales, de tal manera que don César y yo elijamos un tema cada uno, y como clave que equilibre esta propuesta musical les dejo la letra de una jota, de gran sentimiento, que por desgracia no he encontrado cantada. 

Mi Madre cuando moría me dijo que no llorara que le cantara una jota y que nunca la olvidara. 

La canción que he elegido es «Algo se me fue contigo Madre», compuesta por Manuel Alejandro y su esposa Ana Magdalena, e intensamente interpretada por la gran Rocío Jurado. 

APOSTILLA de César Bakken Tristán:

A petición de Don Rafael, añado una canción a este artículo (realmente 3, para seguir mi pauta y – por qué no – tocar los colondrillos a mi querido «antagonista» maño).

La primera, por el título. La inconmensurable María Callas interpretando el aria «la mamma morta» (de la ópera «Andrea Chénier», de Giordano), como bienvenida a un tremendo tema que si bien se aleja del título, vuelve a él de manera alegórica. Por cierto, qué paradoja el apellido de la mejor soprano de la historia y cómo me emula aquella celebérrima frase del Rey Elefante (lo único bueno que ha hecho en su vida, salvo cuando las piche, que serán ya 2 cosas buenas): «¡Por qué no te callas!» Eso le diría yo al 95% de berreadores musicales actuales. Menos mal que tenemos soporte tecnológico para almacenaje y reproducción musical… que si todo tuviera que ser como no hace mucho: música en vivo; apañadicos estábamos y todos deberíamos ser no medio sordos, sino sordos por entero.

La segunda, Alberto Cortez en una de las mejores canciones de amor a los ascendientes, concretamente a su abuelo, y a la patria española. Cambiar de género no es para hacerle la cama al Señor López, ni a las zorras del Ministerio de Igualdad, sino porque yo concibo a mis ancestros como unidades parentales. Cuanto desalmado, que ni conoce a su padre y que odia el suelo que pisa (en este caso, España) debería ser obligado a escuchar este descomunal tema, hasta que lo repitiera de memoria. Tal vez así se activara en ellos algún tipo de sentimiento de amor hacia algo y hacia alguien. O, cuanto menos, de agradecimiento.

La tercera, de un autor sobre el cual prefiero no pronunciarme porque cuando no tienes nada bueno que decir de una persona, mejor quedarte con algo de su obra, en este caso este buen tema: