Archive for the © RAFAEL LÓPEZ opina Category

Música. RAFAEL LOPEZ: “Catch the cat”

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina with tags on junio 20, 2021 by César Bakken Tristán

Manteniendo, a plena producción, la bailonga “caldera” musical de la semana pasada les presento, en esta ocasión, un auténtico temazo de la gran Cherry Laine: “Catch the cat”. Porque la mejor forma de luchar contra los ardorosos días del estío no es con melifluas melodías “refrescantes”, ni a través de raperos, y metaleros, greñudos, sino gracias a los poderosos, y “cálidos”, temas musicales, como el que les presento hoy.

Esta canción del año 1978, fue compuesta cuasi un lustro antes de mi recomendación de la semana pasada, y comparte con ella vivir en el “olimpo discotequero”. Sus autores son Patti Unwin y Bernt Moehrle, con arreglos de Johan Daansen. Estoy convencido que la coreografía del video le resultará familiar, y atractiva, al señor Bakken. 

Florence Evadne, nombre real de Cherry Laine, que, en la década de los 80, se afinco en España, no consiguió mantener, lamentablemente, el nivel, y éxito, obtenidos con sus incombustibles temas de finales de los 70.

La canción “Catch the cat” se la dedico al “tirano”, que se las está teniendo tiesas con cierto gatazo negro okupa. Confío que no tenga periquitos, mi querido César, porque la letra, de este tema inolvidable, dice que uno de ellos tiene un mal encuentro con el gato musical de marras.

Si es que hay felinos que son incapaces de respetar la propiedad privada. ¡Qué cosas pasan!

De regalo, para los que quieran más, les adjunto un enlace donde escuchar, y visionar, “Night in Chicago” Este tema del año 1977, surgido del talento de Bernt Moehrle, productor, y compositor, habitual de la artista jamaicana en aquella fulgurante, e inicial, etapa, y creo que complementa, a la perfección, mi recomendación de hoy. 

P.D.: no me atrevo, sin embargo, a mencionar el muy mejorable tema “I’m hot” de 1979, porque los estragos que pudiera causar en las hormonas de César y Luys serían antologícos (vida monacal y dieta monastica, es lo que necesitan esa pareja de “licenciosos”, amigos de felpudos cuadrúpedos). 

La última vez que escuché “Catch the cat” (en un local público), fue en compañía de un antiguo, y querídisimo, Amigo, en un bar de copas llamado “El gato negro”, pero de eso hace, por lo menos, media docena de lustros. Vaya por ese tierrabajino entrañable este emocionado recuerdo. 

RAFAEL LÓPEZ: “Vacaciones en el mar” (serie de TV).

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina with tags on junio 17, 2021 by César Bakken Tristán

Sé que don Luys no objetara nada, a mi propuesta “cinematográfica” de este viernes, porque tiene contraída una deuda, con los “malditos”, imposible de pagar. Sin embargo, si siento un natural recelo por la respuesta que pueda tener don César, sabiendo que está es su casa, y de cómo se las gasta. Pero usted, amable lector, no estaría leyendo estas líneas si no hubiese algo de intrépido en mi carácter, así que al lío. 

Indudablemente, me disculpo ante quienes se asomen, a este espléndido ‘blog’, en la confianza de encontrar un buen “programa de cine”, porque se van a dar de bruces con un regularcillo episodio televisivo. Pero, como creo que la finalidad, en esta ocasión, justifica los medios, me he decidido por esta selección televisiva porque el objeto, de mi artículo de hoy, no es hablar de una película de cine, o sobre la propia serie que sirve, en esta ocasión, de fondo videográfico, sino de la brutal, e infame, invasión anglolinguistica, en nuestro día a día. 

Para ir centrando algo más la cuestión, y como eje del hilo argumental que iré desarrollando, les adelantaré los dos palabros, que han provocado mi cambio de rutina cinéfila:  son ‘STAFF’ que se viene a pronunciar como “estaf”, y que significa -personal-, y ‘CREW’ que se pronuncia “cruu” y cuyo significado es -tripulación-. Imagino que, ahora, ya irán intuyendo por donde va a ir el asunto. 

Me llaman la atención (por desgracia, sólo hasta cierto punto) esos camareros, o personal de una tienda de ropa, que lucen en su vestuario laboral los palabros de marras, como si la lengua española careciese de vocabulario suficiente para ello, dándose la paradoja de que nuestro idioma posee una sobresaliente, y superior, riqueza léxica respecto del inglés. Tal vez a los torpes ejecutivos, que pensaron en este desatino, les parezca la quintaesencia de la modernidad y de lo chic (no se me vengan arriba porque está palabra es un galicismo, y yo siento debilidad por el francés), pero a mi me resulta ramplón.

No se si la guerra estará pérdida, pero es cierto que llevamos ya unas cuantas batallas pérdidas. Personalmente, me repele entrar en un local, o negocio, donde su personal lleve ese tipo de anglicismos gratuitos, e innecesarios, porque añoro lo castizo, y porque nunca hay que renunciar a nuestras raíces, en este caso lingüísticas. De todos modos como seguro que ustedes conocen más casos, simplemente presento esta “controversia”, por si quieren opinar en la estupenda opción de los comentarios de este ‘blog’ (en ningún sitio serán tan bien atendidos como aquí). 

Por no dejar “huérfano” a mi episodio televisivo, indicar que “Vacaciones en el mar” fue una serie que tuvo un gran éxito a principios de los 80, y que la estructura de los sucesivos episodios era idéntica: una tripulación que era el elemento humano fijo, rodeado, en cada episodio, de dos o tres parejas que se enamoraban, o se reconciliaban, durante la travesía de un crucero. Navegaron por los camarotes del barco grandes actores del pasado, en el ocaso de sus carreras, y un sinfín de rostros televisivos, de los cuales, la mayor parte, paso con más pena que gloria. Los miembros de la tripulación son sólo reconocibles, precisamente, por su participación en dicha serie, y con eso está dicho todo. Por supuesto en los títulos de cabecera del episodio podrán ver la palabra ‘crew’, igual que si suben a un avión la encontrarán en los folletos, y la oirán en las anodinas instrucciones que la sobrecargo realiza antes de emprender el vuelo, pero nunca olviden que ese camarero, de un local de franquicia, que luce esa palabra en su atuendo no le hará surcar los siete mares, ni tampoco alcanzar el séptimo cielo (posiblemente la comida que le sirva tampoco). Y de los del estaf de ropa de saldo tres cuartos de lo mismo. 

Como no tendré muchas más ocasiones, me referiré a esas series de televisión de los 70 y los 80 que son las que, más nítidamente, guardo en mis retinas: “Los hombres de Harrelson” con Steve Forrest y su iconoca frase “TJ al tejado”; la entrañable “Starsky y Huch” con David Soul y Paul Michael Glasser en sus papeles principales, acompañados por el capitán Dobbie (o como se escriba) y ese confidente de lujo de Huggy Bear; la utilizada para mi marinero artículo de hoy y “Corrupción en Miami” con Don Johnson y Philip Michael Thomas que ya ha aparecido en alguno de mis artículos previos. Un aspecto en el que siempre me he fijado ha sido la evolución de las comunicaciones telefónicas en dichas series televisivas, mientras que en Starsky y Huch (mediados de los 70) todavía se les ve parando en la calle, junto a una cabina telefónica, para hablar con el jefe tirando de monedas, en Corrupción (en los 80) ya aparecen aquellos enternecedores ladrillos con antena extensible para hablar desde el coche, o el yate, de Sony Crockett. Por supuesto, en su momento causaron furor, y eran objeto de deseo para estar a la última. 

¡Asusta comprobar cómo ha degenerado ésto! (las series de televisión, las comunicaciones,…., en fin, TODO). 

Pues nada, les invito a embarcar en el crucero del amor. El episodio que les enlazo (en realidad es la primera parte  de uno de esos odiosos episodios que tienen dos partes, y que te dejaban con la “miel en los labios” hasta la semana siguiente en la que se emitía la segunda parte), cuenta con la estupendísima Eleanor Parker y la siempre elegante presencia, aunque ya entrada en años por entonces, de Ray Milland. 

https://m.youtube.com/watch?v= _LP1jz_ES7A

P.D.: sólo he viajado una vez en barco, fue desde Cádiz a Las Palmas de Gran Canaria hace tres lustros. Esos ‘ferrys’ tienen el mismo ‘glamour’ que una patada en los riñones. Cuando vean el episodio que les presento, tal vez les parezcan cutres los camarotes del crucero estadounidense “cupidiano” pero al lado de los ferris españoles son palacios flotantes. 

¡Y menudo viajecito!, el que tuvimos. Además de durar día y medio la maldita travesía (sin paradas, para que no puedas huir de tanto “meneo”), se hizo mucho más larga por el brutal torzon que cogimos. La dictadura del mar de fondo sólo nos “autorizó” a tomar agua y pastillas para el mareo, por cierto, totalmente ineficaces porque no paramos de vomitar, y estar groguis total, durante todo el viaje. Con decirles que una semana después de haber aterrizado (nunca mejor dicho porque las ganas de tocar tierra eran inenarrables), cuando íbamos a andar por los pasillos aún se bamboleaban. 

Re-P.D.: hacia cuasi una semana que tenía escrita esta recomendación televisiva, y a pocas horas de su envío a don César, voy saliendo de un establecimiento, cercano a mi residencia, y me cruzo con dos tipos que “lucían” una prenda con la leyenda ‘PERSONAL WASHER’ en sus espaldas. ¡Sin comentarios!, bueno sí, uno, ¡Redios! 

Música. RAFAEL LÓPEZ: “I’m so excited” Pointer Sisters.

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina with tags on junio 13, 2021 by César Bakken Tristán

Esto de vivir en Canarias te habitúa a que te anticipes en casi todo, ¡claro!, siempre vamos una hora “adelantados”, no como piensan algunos, poco avezados en esto de los husos horarios, porque tengamos una hora menos y los días sean de 23 horas, sino porque somos “más guapos, más altos y más rubios”. En fin que me lio, como heraldo de la incipiente llegada del verano (aunque sea ganándole una semana y un poquico al calendario), les presento hoy un estupendo temazo de las Pointer Sisters, que creo “marida”, muy bien, con la llegada del solsticio estival por su “calor”. Es uno de los temas bailables más poderosos que se han creado, y cuyo título, “I’m so excited”, no traduzco al español por prevención ante don César (abusando que se le de fatal el inglés), porque me liaría una de tente y no te menees con alguno de sus sicalípticos relatos. 

Esta canción, del año 1982, fue compuesta por sus intérpretes en colaboración con Trevor Lawrence, y tuvo un éxito tremendo. The Pointer Sisters comenzaron su actividad a principios de los 70, inicialmente con dos hermanas June y Bonnie. Al poco tiempo se les agregaron Ruth y Anita, configurando un cuarteto hasta que en 1978 Bonnie abandonó la formación, para desarrollar su carrera en solitario, dejando la estructura habitual, de la misma, en el trío que se ha mantenido desde entonces. 

Les ofrezco, de regalo, una secuencia de la famosa, y estupenda, serie “Corrupción en Miami”, en la que se utiliza este temazo descomunal, concretamente en el episodio “El regreso de Calderone”.

Si a algún lector no se le mueven los pies con mi recomendación musical de hoy, ¡que se tome el pulso!

Cine. RAFAEL LÓPEZ: “Tierra sin pan (Las Hurdes)”.

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina, CINE crítica y reflexiones with tags , on junio 11, 2021 by César Bakken Tristán

Les presento esta semana un hueso duro de rosigar, que, para más inri, ni siquiera es una película, es el documental de don Luis Buñuel, “Tierra sin pan”. Esta obra, del año 1933, generó tal polémica que el gobierno de la República prohibió su exhibición por la mala imagen que daba de España. Antes de eso ya obligó a que Ramón Acin, un artista oscense, conocido anarquista y amigo de Buñuel que había financiado el proyecto, fuese retirado de los rótulos de la cinta en su calidad de Productor. 

Hace poco, una película de dibujos animados (aunque también introduce algunas imágenes del documental original) que ganó el Goya (no se en que categoría), titulada “Buñuel en el laberinto de las tortugas” realizaba una aproximación bastante correcta a lo que fue aquel rodaje. Personalmente, creo que es el complemento perfecto para este documental, que lo visionen antes, o después, ya es asunto suyo, en mi caso fue primero el documental, hace ya mucho tiempo, y hará cosa de un año la película de dibujos en cuestión. 

Me he decidido por incluir está ‘rara avis’ en mi cita cinematográfica de los viernes, porque quería tratar el tema de la censura y la libertad de expresión, y de como, esta pútrida “democracia” se ha convertido, desde hace bastantes lustros, en un feroz régimen censor que ha aplicado, y está aplicando, con singular saña, una sibilina, y mediática, represión contra toda opinión crítica hacia nuestros malgobernantes, los dogmas globalistas y el sistema partitocrático, corrompido hasta las trancas, que padecemos. Pero no contentos con esas felonías se dedican, impúdicamente a un revisionismo malintencionado, maniqueo y falaz del periodo desde la segunda República hasta la muerte de Franco, discurso asumido, integra y vergonzosamente, por ese “homérico” partido de centro-centrado bueno para nada (PP).

Pero no quiero seguir con esta cuestión de la censura sin antes cerrar, debidamente, las cuestiones técnicas, y formales, de la obra recomendada. El documental muestra algunas costumbres populares y, especialmente, las durisimas condiciones de vida de los hurdanos. Buñuel utilizó algunos “atajos” para que el documental fuera más impactante, así que no se le empacho que se le disparase a una cabra para rodar como se despeñaba “casualmente”, o inmovilizar a un burro para que no pudiera escapar a la ira de unas abejas azuzadas. Aunque este documental era mudo en origen, le agregaron, a los dos años, una voz de fondo (siempre he oído voz en “off”, pero que nos aclare don César, esta cuestión técnica, que para eso sabe de esto, aunque se le de fatal el inglés) (*) en francés, para su exhibición allí (aunque al poco también lo censuraron en el país vecino del norte). El enlace que les propongo cuenta con la voz de Francisco Rabal, en un montaje ya muy posterior (creo que de los sesenta), y en español. 

El documental viene a tener una duración de media hora, el de la peli de dibujos creo que duraba algo más de una hora, aunque, desafortunadamente, no les puedo facilitar un enlace para su visionado. Lo que si les voy a ofrecer, como material complementario, es un capítulo de una serie de programas “divulgativos”, que hicieron hace cosa de cuatro, o cinco, lustros, emitidos por Televisión Española, y cuyo hilo argumental era la censura en el cine. En concreto, es el capítulo sobre la censura en la República. 

Recuerdo cuando vi el episodio de marras, por entonces el escenario, y fauna, políticas me resultaban hasta tal punto ajenas, que no hice mayormente caso de semejante muestra de adoctrinamiento, y sectarismo. Sin embargo, el destino, o vete tú a saber porque, ha propiciado que buscando nuevos materiales, con los que “entretenerles” los viernes, me topara con este material televisivo luciferino. La tendenciosidad, de la casi totalidad, de los tipejos que aparecen resulta repugnante, pero los diálogos de la narradora son especialmente “brillantes”. Quiero solicitarles su colaboración contingente para que descubran, ustedes mismos, el severo deterioro moral, histórico y ético que se ha producido en España cuando se llegan a producir, y emitir con una divulgación enorme, este tipo de cosas, haciéndolas pasar por trabajos serios y rigurosos. Son sólo unos veintitantos minutos, pero que ilustran perfectamente la mendacidad, e hipocresía, de la cadena privada del malgobierno de turno, que, allanándose a las verdades “oficiales”, ha ido degenerando hasta asumir las liberticidas, y criminales, leyes socialcomunistas de memoria “histérica y memocrática”. Visionar este “material de deshecho” creo que es una de las mejores píldoras para inmunizarnos contra el totalitarismo liberticida que nos zahiere despiadadamente. 

Creo que, estos capítulos, ya se hicieron en tiempos de Aznar, pero ¿qué se puede esperar de un carnuzo que escupió sobre el legado del 18 de julio, arrodillándose sin pudor, ni rubor, a las siniestras tesis socialcomunistas?. Da igual, su antecesor, ese canoso socialista “bueno y moderado” que va dando charlas, a diestro y siniestro, y fija la ortodoxia de lo que es bueno para España ha sido igual de malo, o ‘pior’. 

No exagero cuando les digo que no he conocido a nadie con la capacidad de admitir la libertad de expresión en su estadio, más descarnado y brutal, de manifestar lo que se quiera, y cómo se quiera, que don César y don Luys. Ese carácter suyo va íntimamente ligado a la ausencia de censura, y eso es algo que yo no comparto, pero que respeto por su coherencia personal. Pero si existe un nexo de unión, entre los tres, es la falta de hipocresía, que va mucho más allá de la concordancia entre lo que se dice (o escribe) y lo que se piensa, y que consiste en una característica personal realmente sobresaliente, en el caso de Luys y César, porque, en el “cuerpo a cuerpo”, son tal cual escriben los artículos, pero en una versión muy mejorada, en todo. Por el contrario, en las “distancias cortas”, (aunque sean telefónicas, o por correo electrónico) yo suelo opacar la imagen que el personal suele proyectar de mi. Esa naturalidad y sencillez de César y Luys han sido las principales culpables de que, un antagonista como yo, haya sido abducido, y forme parte de la maldita tripulación que naufraga en ésta balsa libérrima.

Resulta reconfortante tratar a dos tipos con esa calidad humana porque vivimos tiempos tenebrosos en los que se constata, a diario, como personajillos de todo pelaje, “dignísimas” personalidades que “fijan el orden del cosmos” y tiparracos de saldo, proyectan una imagen pública buenísta, y políticamente correcta, para luego descubrir, que en su “intimidad”, son unos patanes deslenguados, unos hipócritas maleducados o unos soeces arrabaleros, indignos para mantener el más mínimo trato. 

Tal vez los lectores de este artículo piensen, legítimamente, que habita un censor en ciernes en mí, pero, sin renunciar al cargo, creo que es algo un poco más complejo. Por simplificarlo, afirmo que la libertad de expresión no es un “bien supremo” en sí misma, y que cuando entra en colisión con otros aspectos, individualmente, tan importantes, o más, debe ser, digamos, atenuada. Pero quiero recalcar que, siempre, debe ser un proceso individual, fruto del análisis y los principios etico-morales de cada quien, y que lo que es inadmisible es una censura interesada, corrompida, sistematizada, y colectivizada. Otra cuestión a tener en cuenta es la finísima línea que separa la libertad de expresión de las ofensas, y las injurias, tan fina es la línea que se lleva pisoteando, por una grey de malnacidos, desde hace muchos lustros. 

Uno de los aspectos que don César me ha resaltado siempre, ha sido la perversa, coercitiva y perniciosa, influencia que ejerce el interés (principalmente económico, o más bien lucrativo) en esto de la libertad de expresión, y tengo que reconocer que tiene muchísima razón, aunque eso no me desaliente en mi impenitente anhelo de cobrar unos euricos, por mi colaboración en este “mendicante” blog de notables efectos apotropaicos.

En España se censura a lo bestia, y desde los más humildes niveles hasta las entidades, y organizaciones, más complejas. Nos vendieron, triunfantes, la burra ciega de los  conceptos “democrático”, “progresista”, “libertad de expresión”, etc., pero, a pesar de esa infame, e implacable, campaña mediática, la verdad, con infinita dificultad, va abriéndose paso entre quienes no comulgamos con esas ruedas de molino del sectarismo, las “verdades oficiales” y el adoctrinamiento, más burdos. Además de mis “malditos” hay algunos, y muy buenos, historiadores que llevan haciendo una gran labor al respecto, mi preferido es el gran don Fernando Paz, pero también otros, como Pedro Fernández Barbadillo, o Pio Moa, ponen luz ante tanto desatino mediático. 

No lo digo como una queja, sino como un hecho, a mi me han censurado (¡nunca aquí, por supuesto!) y, si se “preocupan” de un don Nadie, como yo, qué cosas no harán. Resulta vomitivo que, hasta los Cuerpos de Seguridad del Estado, “minimicen la desafección hacia el gobierno” como dijo, públicamente, uno de sus emasculados jefes, al principio de la plandemia, haciendo el caldo gordo, en calidad de burdos sicarios liberticidas, al psicópata monclovita y sus criminales secuaces. 

En fin, les dejo paso al material audiovisual y confío que este artículo provoque interesantes comentarios que lo complementen, y mejoren (que de eso se trata). Antes de terminar recomendar, vehementemente, este blog, por las estupendas aportaciones de mis Compañeros que conforman un escudo protector, de primer nivel, contra el sectarismo del mensaje único y de la censura más siniestra. 

https://m.youtube.com/watch?v= qO86FO1bs6g

https://m.youtube.com/watch?v= OmaavE-Bveo

P.D.: ¡Viva Franco! 

(*) Don Rafael, igual los petimetres audiovisuales actuales desacreditan esta explicación que me ha pedido, y aunque no se la debía, se la voy a pagar; del mismo modo que los matasanos actuales dicen que la gripe de toda la vida, y los catarros, son la peor pandemia de la historia (en esto hay que añadir que sí han causado muchos muertos por su falso virus –pues la COVID sí existe y es la mezcla de gerontocidio, desatención médica de población no anciana, asesinato con respiradores pulmonares cuando el problema era la hipoxia y múltiples trombos inducidos por la 5G y, ahora, por sus putas vacunas).

Voz en OFF sí es lo que dices que hizo Paco Rabal, pues es toda locución (término radiofónico y televisivo primo hermano de la voz en OFF) hecha sobre una obra audiovisual terminada, es decir: hablar por encima de imágenes y sonidos que ya no se van a cambiar. Luego está la VO (Voice Over- voz sobre – digo yo que significará esa jerigonza) que es una voz que no sale de la boca de ningún actor, sino que suena “por ahí”. Realmente, para mí esto es también un off, pero digamos que se la VO se integra siempre en la narrativa, mientras que la vos en OFF puedes no tener nada que ver con la narrativa y ser un mero comentario de cualquier gilipollas, superpuesto a cualquier obra audiovisual.

Es como la distinción entre música exógena y endógena, es decir: la que suena fuera de la acción de la trama (suele ser la BSO) y la que suena dentro de la trama (que no siempre es parte de la BSO).

Pero a mí no me hagas caso, que a parte de estar loco, estoy repudiado en el mundo cultural espenol y, por lo tanto, lo que yo diga no tiene valor alguno y lo que diga, por ejemplo, el intelectual maricón rojo de J.J. Vázquez, sí (le digo “maricón rojo” porqué el mismo se denominó así a él y a su programa de de la puta tele). Si por mi fuera le hubiera dicho “puto trucha comunista pijuarro” pero… ¿quién soy yo para decir nada de alguien que gana millones de euros al año –buena parte, si no toda – derivada de dinero público? Yo que gano CERO euros al año.

RAFAEL LÓPEZ: Relato, “Mi visita al médico”

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina on junio 8, 2021 by César Bakken Tristán

Después de dos días durísimos, por el zaherimiento inmisericorde al que nos ha sometido Luys con sus palabros, y alarmado al comprobar que debido a su utilización, en conversaciones mundanas e intrascendentes, mi lengua había adquirido la forma de las columnas salomónicas de Bernini en San Pedro, decido ir al médico. Este es el diálogo :

R) Buenos días doctor 
M) Buenos días, ¿Qué le ocurre?
R) Verá tengo un problema en la lengua 
M) Abra la boca y diga ‘Ah’ (utiliza uno de esos depresores linguales, vamos el palo de madera de toda la vida)
R) Ah
M) Esto es muy serio, señor López, creo que sólo hay acreditado otro caso en el mundo, es un tío raro que vive en Puente Bellacos, o algo así
R) No me alarme doctor ¿cómo se llama está enfermedad?,  ¿Tiene cura? 
M) Afortunadamente la hemos cogido a tiempo, la enfermedad se llama apotropaicitis, y tiene cura, aunque es un proceso largo y doloroso. Como el camino se hace andando, vamos a iniciar hoy su tratamiento. Por favor, no piense en nada, relájese, vacíe su mente de esas palabrejas que tienen sodomizadas sus células grises, y empecemos :
A ver, la eme con la o
R) MO
M) y ahora la te con la o
R) TO
M) y ahora todo junto 
R) A-SOFRO-MOTO
M) ¡Redios! ¡Váyase a hacer puñetas, maldito! 

Música. RAFAEL LÓPEZ: “En mi soledad” ↔ “Strong enough”

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina on junio 7, 2021 by César Bakken Tristán

Les recomiendo, en esta penúltima primaveral semana del presente año, dos canciones que no tienen mucho en común a nivel musical (eso creo yo, al menos), pero cuyos videos oficiales presentan una muy similar escenografía, concretamente la de un hombre joven abducido/seducido por las imágenes, en la pantalla de su equipo electrónico, de una mujer cantando y bailando. Bueno el video de Cher es más rarillo, estilo Luys Coleto, donde mete un inicio muy tributario de Metrópolis de Fritz Lang, para continuar con una mezcolanza ramplona de diversos “escenarios” visuales, además del principal del joven ‘voyeur’. Los años de las canciones, creo que, son 2001 y 1998 respectivamente (vamos que se pueden considerar como coetáneas). 

Las estupendas cantantes, en cuestión, son Pastora Soler y Cher. La primera es una de las mejores voces patrias desde hace ya algunos años, y que también nos representó en Eurovisión no hace mucho, desafortunadamente con menos éxito del que su calidad vocal merecía. La segunda, es una archiconocida, y polifacética, artista estadounidense con una larga carrera a las costillas, tanto en el cine como en la música. 

Como continúo con mi holgazanería del viernes no les fatigarÉ más con estériles disquisiciones musicales, porque un maño mediosordo nunca debe permitir confundir el voluntarismo con la temeridad.

En fin, les adjunto los enlaces de los videos de marras, confiando que los comentarios de los lectores enriquezcan el artículo. 

RAFAEL LÓPEZ: “ARAGON YE NAZION”

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina on junio 6, 2021 by César Bakken Tristán

Relato medio verdad, medio ficción 

Tengo que reconocer que la motivación para realizar este artículo se debe, en su mayor parte, a un amable lector, de este insigne blog, que firma como Aulicus. Si no les gusta ya saben a quien echarle la culpa (es broma). Lo he advertido , porque, fuera de mi ámbito consanguineo, creo que la persona que mejor entiende mis ironías, y bromas, es don César, con quien me puedo “comunicar”, en todo contexto, sin emoticonos, ni interjecciones (es algo estupendo, se lo aseguro). Más de un enojo he causado porque no han entendido mis nada maliciosas bromas, por ello me he ido resignando a ser más serio, de lo natural en mi, y a bromear lo mínimo y, sólo, con selectas compañías. 

Soy maño, y me repugnan los malgobernantes de mi tierra. 

Hace algo más de tres lustros que no vivo allí pero como dice la jota “Es la virgen del Pilar la que más altares tiene…” busquen la letra completa si quieren, porque la esencia es que ser mañico se lleva hasta que te meten en el cajón (¡y aun, después!), motivo por el cual siento, con especial intensidad, los aconteceres, y aflicciones, de aquellos anhelados lares.

Antes de atacar el nudo y desenlace del relato, me referiré al título del mismo: ese lema lo he visto pintarrrajeado, tanto cuando vivía en Huesca, como cuando lo hice en Zaragoza y hasta en Teruel. No se nada, a efectos lingüísticos de la cuestión, pero siempre he oído que es “fabla” (un habla aragonesa) y el significado, sin poderlo garantizar, sería “Aragón es nación”. Este eslogan fue preconizado por la Chunta Aragonesista, CHA, formación política, popularmente, conocida por la presencia de Labordeta en las Cortes (creo que durante un par de legislaturas). Aunque albergo simpatías por el artista y sus canciones, de hecho lo vi actuar, una vez, en Jorcas, un pueblo de Teruel donde siempre acudía para la Virgen de agosto, siento una profunda repulsión por la ideología del partido al que perteneció, porque baste decir, a título ilustrativo, que en las elecciones europeas iba de la manita con Bildu y ERC, para recordar ese antiguo y sabio refrán “dime con quien andas y te diré quien eres”. La cuestión es que ese eslogan encierra una mentira como la basílica del Pilar, porque Aragón es España, y punto. De todos modos todos los partidos rojos en Aragón, y esos autonómicos/separatistas buenos para nada, son, desde hace muchísimo tiempo, la eficaz avanzadilla, en mi tierra, del pancatalanismo traidor y criminal, que a base de dinero y 1.001 corrupciones han conseguido vampirizar a los partidos aragoneses, antes descritos, en la doctrina de los infames, y vomitivos, Paisos Catalans. 

Un apunte más, todos estos partidos socialcomunistas y secesionistas aragoneses sustentan al malgobierno actual, y también apoyaron a un tal Marcelino Iglesias (luego se verá la utilidad de esta referencia) que gobernó dicha Comunidad durante varias legislaturas.

Y un detalle lingüístico, siempre he respetado las “hablas” locales que de forma natural, y ancestral, se han hablado en algunas zonas de Aragón (Matarraña, valles pirenaicos y la franja oriental de Huesca), pero la burda pretensión de querer integrarlas en la órbita lingüística del catalán feten, marca Pompeu Fabra, como excusa para el siniestro expansionismo pancatalanista, sólo puede causar náuseas a cualquier biennacido. 

Hace algo más de un lustro estaba por los madriles, en la que fue mi última etapa, en la empresa en la que trabajaba desde los 19 añicos. Siempre había considerado que Madrid era un sitio noble, hasta que votaron a esa alimaña comunista de Carmena, y observo que no ha mejorado mucho, últimamente, con el papanatista apoyo a la socialdemócrata de Ayuso. Esto de las izquierdas me ha llegado a ocasionar tal nivel de grima que, desde hace tiempo, cuando estoy en casa y tengo que hacer un giro a izquierdas, en algún desplazamiento, lo sustituyo por tres cuartos de giro a la derecha. 

Bueno, retomando el hilo del asunto, indicar que mi lugar de trabajo era una oficina ubicada en un edificio, de estética gris y funcional, situado en la esquina de la plaza Santo Domingo con la calle Fomento. El horario laboral obligaba a comer durante la jornada de trabajo, lo que ocasionaba que muchos de mis Compañeros utilizasen los servicios de los numerosos restaurantes de la zona. En mi caso, mi querida Esposa procuraba porque no tuviera necesidad de buscar avituallamiento ajeno, pero en algunas contadas ocasiones salí con mis antiguos Compañeros a almorzar en alguno de aquellos locales de restauración cercanos. 

La cuestión es que un día primaveral, por causas que no vienen al caso ni recuerdo, no llevaba comida de casa, así que me uní a unos estupendos Compañeros de trabajo, y les acompañe a un restaurante que se llamaba Basarri, o Basaurri (no lo recuerdo bien porque el “jodido” de César ha acopiado toda la hipermnesia disponible en el universo), situado junto al Teatro Real.  Resulta que, junto a la mesa que teníamos reservada, me encuentro con una selecta representación de la “flor y nata” del socialismo aragonés de por entonces, encabezados por el que había sido presidente de la Comunidad, Marcelino Iglesias (noble apellido pringado, desde hace mucho tiempo, hasta las trancas, por una patulea luciferina de socialcomunistas, que lo han convertido en sinónimo de criminal), y el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, además de unos acólitos que alcanzarían, más o menos, la media docena, y que estaban sentados, imagino que por “rango”, a los lados de los ya nombrados que ocupaban las posiciones centrales de la mesa. No les dije nada, ni me presenté, ni les saludé, sencillamente dedique mi atención a un grupo humano infinitamente mejor, y mucho más honrado. 

Todo lo relatado hasta ahora han sido hechos reales (o al menos tal como los recuerdo), y ahora les presentaré una ficción que consiste en un diálogo inventado, pero sentido, entre esos hijos de Satanás y yo, si volviera a tener la ocasión:

Rafael López, en adelante R): Malas tardes, como maño les digo que ustedes son una vergüenza para nuestra tierra, y que su linaje debe descender del mismísimo Antonio Pérez. 

Socialistas, en adelante S): ¡Eh! oiga un respeto. 

R: para exigir respeto hace falta tenerlo. Y ustedes han prostituido tantas veces esa palabra que si tuvieran un átomo de dignidad ni se atreverían a nombrarla. Por ejemplo, usted señor Iglesias ha realizado una política lingüística, no complaciente, sino genupectoralmente sumisa con el pancatalanismo más desquiciado con total desvergüenza, y usted señor Belloch ha esquilmado a la ciudad de Zaragoza, y a los zaragozanos, con una voracidad tributario-impositiva demoníaca. 

S (Belloch): pero usted quien se ha creído.

R): yo no me creo nada, yo soy un aragonés al que le causa mala gana que no tengan escrúpulos en asociarse con esas boñigas antropomorfas comunistas y pancatalanistas, que son tan malas y criminales como ustedes, para esguazar a una tierra doliente, y humillar a generaciones de maños que dieron su sudor, y su sangre, por hacerla grande.

S): ¡Fascista! 

R): observo que se han aprendido la lección número 1 de como ser un perfecto majadero socialcomunista. Cuando no sepa que decir, o argumentar (que es siempre porque sus cabezotas están yermas de pensamientos propios y de ideas buenas), dígale fascista a su oponente. 

Si puedo decirles que ustedes con su criminal sectarismo si tienen mucho de fascistas, pero realmente son algo mucho peor porque son unos CARNUZOS.  

Cine. RAFAEL LÓPEZ: “El hombre que mato a Liberty Valance”

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina, CINE crítica y reflexiones with tags on junio 4, 2021 by César Bakken Tristán

Tengo que anticiparles que un cuasiholgazán como yo, va a abusar, en esta ocasión, de dicho privilegio no realizando ninguna búsqueda en el ciberespacio digital, para contrastar nombres y datos técnicos. 

Les presento esta semana, en mi cita cinematográfica de los viernes una estupenda, y melancólica, película de John Ford “El hombre que mató a Liberty Valance”. Es una película del sesenta y tantos, en glorioso blanco y negro, protagonizada, en sus principales papeles, por John Wayne, Lee Marvin,  Vera Miles, Woody Stroode, Andy Devine y James Stewart. La historia gira en torno a un joven, e idealista, abogado que se dirige al oeste, y durante el trayecto, la diligencia en la que viaja, tiene un mal encuentro con unos bandoleros, a raíz del cual es terriblemente zaherido por el jefe de la banda, un tal Liberty Valance. A pesar de sus fuertes convicciones sobre que la ley debe estar por encima de la primitiva violencia del más fuerte, se verá, al final, en una encrucijada en la que no tendrá posibilidad alguna de defender dichos principios políticos, y éticos, en un tribunal de justicia, o en un parlamento, sino que deberá luchar, a lo bruto.

Por supuesto se narran muchísimas más cosas, pero para quien la haya visto veo innecesario aburrirles (prefiero que disfruten de su visionado, si tienen ocasión), y para los que no, ¡que mejor!, que descubrir, todos los matices, e intrahistorias, de esta obra de primerísimo nivel. Es más, si hay algún lector joven (de 20 a 30 años), que está leyendo este artículo, le emplazo a que vea está película (la haya visto con anterioridad, o no) y que deje escritas sus impresiones sobre la película y sobre él mismo, y que lo vuelva a hacer, después de seis lustros. Yo ya no tendré ocasión de conocer el resultado de esta prueba, pero confío que le pueda ser de alguna utilidad, porque cuando tenemos esa edad nos creemos que sabemos todo lo que necesitamos saber, que podemos con todo y que quienes nos quieren van a estar siempre a nuestro lado, y ninguna de las tres cosas son verdad. 

Cada vez que veo esta película me gusta más, y, cada vez, me produce un nivel de tristeza, y melancolía, mayor (debe ser cosa de los años). Y el motivo de esa nostalgia creo que es doble, uno personal y el otro ligado a la historia narrada por Ford que nos muestra a ese idealista abogado que, al final, se lo lleva todo, la chica, una carrera profesional de prestigio, una posición política de campanillas, en fin muchísimo más de lo que hubiera llegado a soñar. Pero hubo un punto de inflexión, una terrible encrucijada, para que todas esas cosas pudieran llegar a suceder, y fue, en ese momento, cuando el perdedor, Tom Donifan (o como se escriba), el personaje interpretado por Wayne, toma una devastadora elección al ser consciente de que, haga lo que haga, todo su proyecto vital se ha ido a hacer puñetas, porque la clave del mismo nunca lo podrá querer como él quisiera. Tengo la sensación de que Vera Miles, deslumbrada por ese joven, e idealista, abogado, que le enseño a leer abriéndola a un mundo de conocimiento y experiencias inimaginables, y que le dio un amor y una vida confortable, cuando vuelve, para dar sepultura a su amor de juventud, siente que con Wayne, a pesar de su rudeza y de una vida más sencilla, habría sido más feliz, porque, de los dos, es el que la quería de verdad. 

Esa flor de cactus sobre el ataúd, el revolver que Wayne ya no llevaba en su mortaja porque, desde aquel maldito día, le era innecesario, nos recuerdan que hay personas en la vida que nos han querido mucho, y han hecho, también, grandes sacrificios por nosotros, y que llega un día en que se nos van, dejándonos esa sensación de no haber pagado, tanto como merecían, su cariño, sabiduría y desvelos. Y piensas en ellos, y realizas una emocionada ofrenda, a su memoria, en forma de una “flor de cactus” evocadora, para decirles que les quieres muchísimo, para preguntarles, y aprender, mil cosas que despreciaste cuando podías, y recordarles que deseas volver a hacer juntos esas cosas cotidianas que tanto añoras, pero esa plegaria sólo te devuelve el despiadado eco de tus propios recuerdos. 

Flor de cactus de César Bakken Tristán. Fruto de su rescate de un cactus (tamaño DNI) atravesado por un pincho para sujetar un ridículo traje de Papa Noel. Quitó el pincho, plantó el cactus y así se ha puesto en 2 años.

Este maño otoñal, y regruñón, lamentablemente no ha sido capaz de encontrar un enlace, ni en versión original, ni doblada al español, donde ofrecerles la posibilidad de ver completa esta cinta, aunque podrán encontrar en Internet unos cuantos “cortes” para que “husmeen”, si les parece bien. Reniego de la habitual calificación de esta película como un ‘western’, porque, aunque esté ambientada en esa época, ambiente y lugar, dista, profundamente, en cuanto a su temática. Lo único que tiene de ese género cinematográfico son los fenomenales filetes de vaca, o buey (vete tú a saber), que sirven en el restaurante. 

Y, de despedida, les relatare dos escenas que me gustan, no muy especialmente porque hay tantas, y tan buenas, que es difícil decantarse, pero ahí van: la primera es bastante simpática, resulta que, después de la brutal paliza, llevan a James Stewart (hace el papel del abogado) a un restaurante, del pueblo más cercano del lugar donde había sido asaltado, para reanimarlo. El caso es que le van a dar café pero la dueña detiene a su hija y le echa un tanganazo de whisky fenomenal, entonces como el abogado es abstemio (igualíco que mi querido don Luys), toma un buen trago y todavía algo aturdido, por la tunda que llevaba, le dice a la dueña:

– ¿Es ésto café? 

Piadosamente, le responde la dueña, “sí, sí, beba” (“o tómeselo”, no recuerdo el literal) 

La otra es cuando, para el entierro de Wayne, vuelve el abogado con su esposa, al lugar donde se desarrolla la acción de la película, y pide al enterrador que le muestre el cadáver, y cuando lo ve, le dice con aire, y tono, áspero :

– ¿Y sus botas?

Como dice los “malditos”: En fin,

P.D.: como premio, por soportar mi vagancia, les compensare con no aburrirles con mis habituales comentarios político-sociales en mi cita “venusiana” con el cine. Además, desde mi última recomendación, ya he cargado demasiado la mano al respecto. 

RAFAEL LÓPEZ: VOX, o como, cuasi, morir en la orilla

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina with tags on junio 1, 2021 by César Bakken Tristán

Es recurrente leer en la prensa sesudos editoriales, y artículos de todo pelaje, en los que la “espuma” de las plumas patrias, amén de los mamporreros oficiales al servicio del amo, e incluso advenedizos sin nada mejor que hacer, se rasgan las vestiduras por las felonías que cometen nuestros políticos, o que tratan de justificarlos para ganarse la vomitiva soldada, pero sin advertir, unos u otros, que no es necesario ser una sibila, el más avezado de los pitonisos, o el más preclaro de los plumillas para predecir dichos acontecimientos. Personalmente, el elevado nivel de aburrimiento que me provoca está grey ha ocasionado que deje de leer a los untadísimos, y globalistas, periodicuchos digitales, que pululan a diestro y siniestro. Menos mal que dispongo del cobijo que me brinda este estupendo blog, que me ofrece estimulantes retos para aumentar mi nivel léxico-gramatical (no paro de buscar palabras en el diccionario desde que me he juntado con éste par de “malditos”), amén de disfrutar de los “muy mejorables” artículos de mis Compañeros de viaje.

Son tan simples, y vulgares, nuestros políticos que resulta sumamente sencillo anticipar el devenir de los acontecimientos, consiguiendo, al menos, poder esbozar una sonrisa (o una amarga mueca, si lo prefieren) cuando se materializan dichos augurios. Observar las acciones, y reacciones, de la patulea política y de una sociedad completamente enajenada, e infantilizada, que descubre su papanatismo, en sus escasísimos momentos de lucidez, es el mísero premio obtenido con dichas previsiones, pero “menos da una pedrada”. 

Y como no hay nada mejor que el ejemplo como medio didáctico, ahí va mi previsión de hoy, y tiene que ver con la nueva legislatura en la Comunidad de Madrid. Creo que está previsto que se forme ahora en junio, y vamos a ver como el “todopoderoso” PP de Ayuso fagocita todo puesto político “de trinque” disponible para alimentar a su numerosa, voraz y viscosa, prole de paniaguados, tanto los propios como los apegamentaos de Ciudadanos. A VOX, cuando se constituya la Asamblea, se le va a quedar una cara de estúpidos, como pocas veces se haya visto, porque haber comprometido, en la noche electoral, el apoyo a Ayuso, para presidir la Comunidad de Madrid, va a convertir la necia frase “estos resultados son buenos para España” de Abascal, en una losa fenomenal, cuando no en un rictus grotesco, porque esos resultados sólo fueron buenos para el PP genovés (y que yo tenga constancia, el PP nunca ha hecho nada realmente bueno por España), y lo demás son chorradas. 

Pero como el mal ya está hecho, y “a lo dicho, pecho”, no se debe reblar a estas alturas. Es necesario pues, que vayan pensando en soluciones que mitiguen, al menos un poco, la vergüenza del desastre por haber hablado “mal” y antes de la cuenta, y, especialmente, por haber realizado una campaña sumamente condescendiente con Ayuso y su PP de las 1.001 componendas. Para mi, ambos hechos han sido errores, y es mejor decirlo claramente, y que los líderes de VOX realicen propósito de enmienda ya que, los más zaheridos por sus consecuencias, y lo que se avecina en los próximos dos años, van a ser sus ilusionados votantes, y simpatizantes. Frenar a los socialcomunistas al coste de tener que soportar a una porquería de partido, como el PP tan malo como ellos, sólo puede saciar a los estúpidamente ingenuos. Porque no hay más que ver la criminal política lingüística de Feijoo en Galicia, y que lo bueno de Madrid ha sido porque el PP ha fagocitado las propuestas de VOX, para sentir un profundo escarnio viendo que la gloria ha sido para “Santa Isabel”.

Y para que no digan que no hago propuestas, ahí pongo una en la mesa: Propongo que apoyen a Ayuso sólo 4 diputados de VOX (para cumplir la palabra, y así que salga elegida), pero los 9 restantes que voten en contra, cuando constaten la celada monopolista que les ha preparado ese partido socialdemócrata travestido de centro de la nada que atiende por PP. Por supuesto, estos dos añazos que nos quedan de PP y Ayuso hasta en la sopa, cara de perro total (y que no se me enfade don Luys, mi querido “maldito”, siempre tan amigo de los felpudos cuadrúpedos) y el machete entre los dientes, durante toda la legislatura. Y, por supuesto, perder la virginidad de una vez y llegar a acuerdos con los rojos si, con ello, se consiguen sacar adelante las propuestas electorales de VOX (porque eso es lo que demandamos sus votantes, que salgan adelante esos compromisos, sea con quien sea, por más antagónicos que sean los “aliados”, porque, hasta ahora, con tanto buenísmo no hay más que yermas “nano-promesas” peperas que nunca se cumplen, ni cumplirán). 

Y, por cierto, que vayan pensando en unas “camisas verdes” que les paren los pies a esos carnuzos que les agreden implacable e impunemente, porque es de ser unos majaderos esperar el respeto de la ley, y la protección de sus derechos e integridad física, por parte de una Policía y Guardia civil totalmente sumisa a las ordenes de sus emasculados mandos y de los siniestros Delegados socialcomunistas del malgobierno. 

El pasado mes de abril, concretamente el día 4 en mi artículo “Elecciones,” fanfarria” y memoria “, ya anticipe la gran dificultad que albergaban los comicios del 4-M, debido al “endiosamiento” hacia Ayuso, y los resultados me han dado la razón. Pero más allá de ello, han supuesto, cuasi, un rejón de muerte para VOX, al verse relegado al papel de burda muleta de un PP corrompido y traidor, corriendo el peligro de convertirse, con su “colaboracionismo”, en cómplices de sus perversiones, lo que, indudablemente, abocara a su extinción, dando la razón a César y Luys y algunos de los estupendos lectores de este blog. 

Si ciclópea ha sido la tarea realizada por VOX para llegar a donde se encuentra en estos momentos, no es nada en comparación con lo que tendrá que realizar, de ahora en adelante, para invertir el brutal daño causado por esas dichosas elecciones, que han servido de cortafuego eficacísimo para los dañados intereses peperos, tras su debacle en Cataluña. Porque, no nos engañemos, el único futuro de VOX es si consigue triturar al PP, porque ir de la manita con estas “hermanitas de la caridad”, como pregonan, a bombo y platillo, los heraldos mediáticos de la prensa política filopepera, en ese inexistente frente del “centro-derecha” sólo tendrá unos terribles efectos cáusticos para sus intereses y, finalmente, conducirá a su tumba. 

Creo que VOX está cometiendo algunos errores, imagino que influidos por su rápida ascensión, lo que les ha provocado un cierto “mal de altura”. Creerse que son más “buenos que el pan”, recibir impasibles todas las hostias y parecer más vírgenes que la Inmaculada Concepción, no les va a servir de nada, después del “puyazo” madrileño. Existe un descomunal fondo de armario para esguazar al PP, especialmente por su indisimulado globalismo, su eterno compadreo con la PSOE y su pésimo desempeño cuando ha ostentado el poder, y VOX debe utilizar todo ese arsenal de manera inmisericorde contra el PP, quien ha manifestado, con carantoñas y arrumacos sin fin, que se entiende mucho mejor con el PSOE, con quien compadrea y comparte objetivos y apaños. Además, llegado el caso, el PP preferirá una gran coalición con su enemigo intimo antes que estar supeditados a un partido que ellos mismos han calificado de extrema derecha. Y lo voy a decir más claro, el PP (“siempre tan benévolo”) aceptará el apoyo gratuito que VOX le haga (tal como viene lucrándose donde gobierna), porque le es más cómodo, guarda mejor las apariencias como partido de centro-centrado, y puede colocar a más gentuza de los suyos, pero si VOX les supera, pero sin mayoría absoluta, tenemos gran coalición hasta que nos vayamos al guano. 

VOX debe remangarse y realizar una despiadada labor de zapa contra el PP, su peor enemigo, y aplicar el viejo dicho militar “al enemigo, ni agua”. Por lo pronto debe vigilar, ¡y mucho!, las dos principales vías de agua que tiene abiertas y que suponen tanto quebranto a sus afines: la primera, y más grave, es la sensación de haber sido unos estúpidos por ese apoyo regalado al PP, porque ni se han conseguido objetivos y han sembrado de incertidumbres, y frustraciones, a sus votantes; y la segunda, ciertos desajustes con las respuestas ante algunas de las desquiciadas medidas “sanitarias” impuestas con la excusa de la pandemia, dándose la paradoja que tienen un auténtico filón precisamente en la resistencia ante esos criminales dogmas (bozal, vacunas, pasaportes sanitarios, etc.) porque el resto de partidos son unos lacayos del globalismo que asumen, sin pestañear, dichos liberticidios. Veía hoy un vídeo de Abascal en Hungría y me admiraba que allí nadie va con bozal, se dan la mano, como Dios manda, para saludarse, no llevan brazaletes de “obedientes, y sanos, ciudadanos” y tienen unas fronteras seguras, pues defender éso funcionaria como un tiro aquí en España, porque nadie se atreve a desenmascarar todos los embustes sanitarios del último año y pico, y los migratorios desde hace lustros. Pero la apuesta debe ser “todo o nada”, y sí no se pisa el acelerador hasta el fondo el resultado será la mediocridad y la esterilidad.
Por último, no siento ninguna indulgencia hacia los miles, y miles, de papanatas que votaron al PP, sin formar parte de sus vastas redes clientelares, creyendo que Ayuso era Agustina de Aragón retornada a la vida, y la política mejor preparada de España, pues que les vaya bonito (como dice una famosa canción mejicana) y que lo “disfruten”. Dudo que éstos dos años de medicina pepera les inmunicen contra estos carnuzos que, cómo mínimo, son tan mentirosos, e hipócritas, como los sociatas y comunistas. 

P.D.: Tal como ya he mencionado, estoy convencido de que, llegado el caso, los “judas” peperos le devolverán el favor a la PSOE (ya que su reanimación al mortecino PP gracias a la “frustrada”  moción de censura en Madrid ha sido “mano de santo”), porque, en toda circunstancia, este bipartidismo cleptocrático, mendaz y traidor fraguado en el mismo averno, de donde procede, ese contubernio del Mal (PP-PSOE) es lo “mejor” que le puede pasar a España. Ellos se seguirán poniendo, mutuamente, “crema en la espalda”, y sus líderes se irán a vacunar bien junticos porque hay que dar buena imagen a los globalistas europeos. 

Resulta lacerante que tras nueve lustros de saqueo continuo, de imposición de tiranías liberticidas y lingüísticas, brutal represión tributaria y ahora, con la excusa de la puñetera pandemia del virus chino, también policial, estos criminales sacamantecas peperos y sociatas se arroguen todavía virtudes. 

Música. RAFAEL LÓPEZ: Dile que la quiero – Eurovision

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina with tags on mayo 31, 2021 by César Bakken Tristán

He leído, en algún titular de prensa digital, que se había celebrado, recientemente, el festival de Eurovision. A fuer de ser sincero he de confesar que hará casi cuatro lustros que no lo veo, aunque no me avergüenza reconocer que, durante unos años, si que me gustaba verlo. 

Como soy más chulo que la pana lisa, voy a hacer picadillo la brillante idea de don César efectuando, “seis recomendaciones musicales, seis” en un mismo artículo (ya puestos, hay que hacer las cosas a lo grande). Como habrán intuido son temas musicales que se han cantado en Eurovision, cuatro de ellos llevan el sello patrio, y dos no (últimamente con esto de la pluralidad y las cuotas me estoy maleando). Como estoy al tanto de cómo se las gasta César, y el cabreo que habrá agarrao por robarle la cartera y duplicar su exigua estela recomendaticia, trataré de aplacar su ira eligiendo los temas foráneos en francés y alemán que son 2 de los 37 idiomas que habla, y conoce, perfectamente (ya sabemos que el que se le da fatal es el inglés).

Y vayamos al lío que hay tajo :

§ España, año 2001.
Tema: Dile que la quiero 
Intérprete: David Civera 
Autor: Alejandro Abad 
Clasificación: sexto puesto
Tengo que rendir pleitesia, otorgando este lugar de privilegio, a mi salvavidas particular y Familiar (les aseguro que no es una exageración), el gran David Civera, turolense como yo (¿qué mejor pedigri?) . Su actuación, en el que fue el primer festival del siglo, y del milenio actual, le ayudó, muy positivamente, a desarrollar una carrera profesional más que digna y honesta, siempre de la mano de su “Autor de cabecera” Alejandro Abad. Por aquellos años ya se había suprimido el acompañamiento orquestal en vivo ¡una pena, la verdad! 
https://m.youtube.com/watch?v=tJKqdmPhJDo

§ España, año 1995.
Tema: Vuelve conmigo 
Intérprete: Anabel Conde 
Autor: José Maria Puron 
Clasificación: segundo puesto
Al contrario que a David Civera, a la malagueña Anabel Conde no le supuso el festival el trampolín que merecía por su calidad vocal, y el notable puesto obtenido. El tema de José Maria Puron es de primerísimo nivel y la interpretación no le fue a la zaga. Dirigió la orquesta el maestro Eduardo Leiva. 
https://m.youtube.com/watch?v=H16lCPsFSpM

§ España, año 1973.
Tema: Eres tú 
Intérpretes: Mocedades 
Autor: José Manuel Calderón 
Clasificación: segundo puesto 
Uno de los temas más reconocibles, y exitosos, del Eurofestival que supuso un tremendo impulso, nacional e internacional, para Mocedades. La canción es estupenda y la voz de Amaya inolvidable. El propio autor de la canción fue el responsable de dirigir la orquesta del festival.
https://m.youtube.com/watch?v=JUQnlXsISvg

§ España, año 1966.
Tema: Yo soy aquél 
Intérprete: Raphael 
Autor: Manuel Alejandro 
Clasificación: sexto puesto
Me despido de los temas patrios con mi tocayo y este excelente tema que permitió al jienense darse a conocer internacionalmente. Una canción de primer nivel interpretada por una de las mejores voces melódicas españolas. Dirigía la orquesta el legendario maestro Rafael Ibarbia. 
https://m.youtube.com/watch?v=p0foqfh_Imc

§ Luxemburgo, año 1972.
Tema: Apres toi
Intérprete: Vicky Leandros
Autores: Leandros Papathanasiou, Yves Dessca y Klaus Munro 
Clasificación: vencedora de dicha edición 
La estupenda cantante griega representó a Luxemburgo alcanzando la gloria del triunfo, el cuál la aupó a una brillantisima carrera internacional. Vicky Leandros es una poliglota (al igual que César) y hasta llegó a sacar, un lustro después de su aparición eurofestivalera, un estupendo disco en español titulado “Oh, mi mamá”. La canción, en cuya composición participó su padre, es de primer nivel, y se da la circunstancia de ser la primera, dentro de la escueta media docena, cuya letra conozco en la lengua de Auguste Maquet. 
https://m.youtube.com/watch?v=Ka89ORFu_Tc

§ Alemania, año 1979.
Tema: Dschinghis Khan
Intérpretes: Dschinghis Khan 
Autores: Ralf Siegel y Bernd Meinunger
Clasificación: cuarto puesto 
Sin ser la canción vencedora, este tema obtuvo un éxito considerable, especialmente, en centroeuropa y Rusia.
No sé porque será, pero desde que conozco a don César hay algo en Él que siempre me hace recordar a ese bailarín impenitente. 
https://m.youtube.com/watch?v=ejQ0N2SMZNA

P.D.: evocar, como no, al gran cantante grancanario José Vélez con su “Bailemos un vals”, representandonos en el 78; a Paloma San Basilio, en 1985, con “La fiesta terminó” y, una debilidad personal, Eva Santamaria, en el 93, con “Hombres”.

Sería muy objetable no hacer un reconocimiento a la voz del festival: José Luis Uribarri. 

Y ya saben ‘Royaume-Uni zero point, la Espagne douze points’