Archive for the Theatrum mundi KAREN GARCÍA Category

KAREN GARCÍA: Un poco de historia. Otras “pandemias” (Alaska. 1924).

Posted in Theatrum mundi KAREN GARCÍA with tags , , , , on mayo 4, 2021 by César Bakken Tristán

Nome, Alaska. Población de unos 10.000 habitantes cerca del círculo polar ártico. Invierno de 1924. El doctor Curtis Welch da aviso de un extraño brote de amigdalitis en la población, de la que él es su único componente médico. Junto a él, 4 enfermeras. Los niños del lugar empiezan a morir por causas indeterminadas. Se sospecha que no es solo una amigdalitis, sino una difteria (palabras mayores, pues su sola mención crea terror). Se propaga con rapidez (en poco tiempo mueren 5 niños, aunque el doctor no practica autopsias). El 22 de enero de 1925 se acaba dando la voz de alarma a las autoridades sanitarias mediante el uso del telégrafo.

Nome, a principios del XX

__________________________________________________________________________

“Es casi inevitable una epidemia de difteria aquí. STOP. Necesito urgentemente 1 millón de unidades de antitoxina de difteria. STOP. La única manera de transportarlo es por correo. STOP. Ya he solicitado al Comisionario de Salud de los territorios la antitoxina. STOP. Hay alrededor de 300 nativos blancos en el distrito (sic)”.

A fines de enero había ya más de 20 casos confirmados de difteria. Se estima que las cifras de mortandad podrían llegar a niveles intolerables.

La noticia se extiende por los medios de comunicación de todo el mundo, tanto americanos como europeos (y aun en colonias en Asia y Oceanía) a través de la prensa y, sobre todo, radio, medio de comunicación de masas del momento. La gente, aterrorizada y angustiada.

Afortunadamente, existe una solución: se han encontrado 1.1 millones de dosis de suero antidiftérico en los hospitales de la costa oeste de Estados Unidos. Casualmente, el Instituto Pasteur, que ya tenía categoría de multinacional en la época –con amplísimo desarrollo comercial- había sacado en 1923 (año anterior al inicio de esta dramática epidemia), un nuevo suero diftérico de segunda generación. La inversión: enorme.

Telegrama para pedir ayuda sanitaria

Se llega a la conclusión de que el único medio factible para que los viales lleguen a destino (rechazando la opción aeronáutica, dadas las desfavorables condiciones climatológicas -fuertes ventiscas de nieve, etc.-) es a través del uso de perros de trineo o mushing.

Para empezar, se enviarán 300.000 unidades, en viales de cristal, perfectamente amortiguados, dentro de un cilindro de 9 kilogramos de peso.

Las temperaturas, terroríficas: rondando los -50 ºC  y con vientos de más de 40 km/hora.

Se acuerda un relevo de los conductores y los perros de trineo. Los viales no pueden tardar más de seis días en llegar a su destino. Normalmente la distancia a recorrer (89 kilómetros) tomaría 30 días. El récord conocido de la ruta era de 9. Pero se requiere de un acto heróico. Un milagro.

Los radioyentes de todo el mundo, pegados a sus sillones.

‘Wild Bill’ Shanon (así le conocían) es el nombre del primer musher en emprender la aventura. Cuando llega a su destino (al siguiente relevo) su cara aparece congelada por el frostbite. Han muerto 5 de los 22 perros iniciales.

Mientras, Nome, una ciudad desértica. En cuarentena. Los radioyentes del planeta asisten angustiados, con una mezcla de terror, dolor, miedo, suspense… y esperanza, ante el drama en desarrollo.

Nome, a principios del XX

El número de muertes oficiales se calcula entre 5 y 7 (no se hicieron autopsias) aunque el doctor Welch calcula que debía haber otros 100 casos dado que los esquimales (que vivían en sus asentamientos a las afueras de la ciudad), no solían reportar las muertes de sus hijos.

Finalmente, tras todos aquellos días de tensión mundial, terror, suspense… se da la noticia: gracias a los milagrosos sueros se logra salvar a los habitantes de dicha población. El mundo entero llora de alegría y emoción. La lección: aprendida. Los sueros: fundamentales.

Consecuencia lógica: los gobiernos del mundo entero, que habían seguido, casualmente, la trágica historia por la radio, hacen el pedido del suero milagroso. Sin suero, todos muertos. Tal es la demanda recibida que el Instituto Pasteur es incapaz de satisfacerla; aunque, afortunadamente (y dado que es monopolista del producto) obtiene unos astronómicos ingresos monetarios procedentes de los pedidos de todo el mundo. Una fortuna.

————————————————————————————————————-

El suceso queda grabado en la mente colectiva de la humanidad (se le bautizaría como La Gran Carrera de Mercy –The Great Race of Mercy-). Pero también lo hacen los participantes de la historia: es puesto a cargo del asunto al noruego Leonhard Seppala, experto en estas lides. En la sección cánida quedan indelebles los nombres, por supuesto, también, de sus indiscutibles héroes: los perros guía principales que intervinieron en la heroicidad sanitaria. Uno de ellos, Balto, vería erigida con posterioridad una estatua en su nombre en Central Park, New York. Otro propio le ocurre a Togo, quien, sorprendentemente, con sus 12 largos años (y debido a su inteligencia y capacidad de liderazgo naturales) resulta clave en la exitosa culminación de la travesía. Se convierte en el evento más famoso en la historia del ‘mushing’.

Seppala y Togo, el Husky que lideró el tiro durante los 91 kilómetros que llevó el suero (más del doble que cualquier otro equipo) y los trescientos y pico kilómetros adicionales que recorrieron para poder hacer el relevo.

La historia del grupo de perros que conformaron la expedición es una historia en sí misma. Tras muchas idas y venidas como “atracciones de feria” en diferentes tours por el país, acaban pasando el resto de sus días en el zoo de Cleveland, donde son recibidos como si de héroes se tratara (la prensa, siempre presente).

¿Quién afirmó que había difteria en el lugar? La prensa y radio. Fueron ellos los que difundieron la terrorífica noticia. Por todo el mundo (no solo en USA).

¿En qué prueba o método diagnóstico válido se basaron para diagnosticar la enfermedad como “difteria” y no como una vulgar amigdalitis? El único método satisfactorio de diagnóstico válido en aquella época implicaba detectar la bacteria en la garganta. A día de hoy sabemos (porque así lo afirma la comunidad científica internacional), que esa prueba es inválida: da positivo a casi todo el mundo. Y es que los seres humanos tenemos no ya 1 sino 4 familias de bacterias diftéricas que cohabitan con nosotros en estado de perfecta salud. Son endémicas a nuestro organismo. No era posible, por tanto, diferenciar, en aquella época, si aquellos casos no eran, ni más ni menos, que las vulgares y conocidas “anginas” o “amigdalitis”. Utilizaron el nombre (más espectacular, más temido) de difteria en lugar del sinónimo (sí, son sinónimos) “amigdalitis” para designar un brote de anginas invernales de un remoto lugar de Alaska.

Se han escrito novelas sobre el tema, como Relay (Relevos) de Frantisek Omelka; también documentales y películas: algunas de animación como Balto (1995)

La última película realizada sobre estos acontecimientos tan singulares, tan familiares ya para nosotros (¿o no?) hoy día es Togo. Se estrenó en la gran pantalla en 2019. Protagonista principal: Willem Dafoe . Detrás: la siempre omnipresente factoría Disney.

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

KAREN GARCÍA: Un año de (des)amor.

Posted in Theatrum mundi KAREN GARCÍA with tags , , on mayo 1, 2021 by César Bakken Tristán

Karen García.

Voy a intentar ejercer el oficio más difícil del mundo mundial ahora (¿solo ahora?) que todo quisque echa pestes de éste o aquél o el de acullá. Ahora que todo individuo otrora llamado sapiens tiene la mente más programada (de miedo, de basura inoculada por pantallitas -porque nos dejamos-) que los robots de Star Wars…{{{{{{{{{Porque todo es guerra, eso nos quieren hacer sentir en cada célula de nuestro ser… Nos quieren poner en modo psicológico fight or flight… O luchas contra tus semejantes humanos, o huyes en cuanto los ves acercarse por la calle…  Porque -y este es el mensaje más importante que nos quieren inocular-: ten miedo de tus padres, tus abuelos e hijos, vecinos y amigos, conocidos y, especialmente, desconocidos (el hombre, lobo para el hombre). No vaya a ser que te dé por sonreír por la calle, o cantar, bailar, abrazar… En fin, un disparate}}}}}}}}… Ahora, digo, es cuando toca entender porqué algunos seres con cierta autoridad oficial, han actuado, y actúan, como lo siguen haciendo…

Y es que siempre (al menos en los últimos años, en mi segunda vida por estos lares) intento ser consciente de los mecanismos mentales que hacen que una persona se convierta o actúe de una forma desconcertante, sobre todo comparándolo con la imagen de vida interior que esa persona (se intuye) tiene a nivel personal, familiar.. ¿Por qué determinados tipos -o tipas- perfectamente normales, agradables, sonrientes, con vida familiar, pareja, mascotas felices (porque asumimos por su actitud que les dan una vida feliz), etc. son capaces, de repente, de transformarse en (tal vez sea solo “fachada”) individuos con una mano de hierro inflexible que no atienden ya a distinciones personales ni vitales? ¿Qué impele a un señor tan aparentemente agradable como Marlaska, en un determinado momento o época vital a, pongamos por caso conocido, ejercer un lenguaje bélico -marzo y abril del 2020-, ante una población ya de por sí asustada y bloqueada, sin parangón en la historia reciente de España? En el sistema invisible (pero existente) de acción-reacción, esto le ha granjeado odios y aversiones de toda suerte de individuos y grupos sociales en todos los estratos de la población -española, en este caso-?

¿Qué tipo de vivencias personales habrán pasado individuos como este Ministro (pocas personas habrán recibido  tanto odio y defenestración como esta persona en los últimos meses, quizá solo superado por el odio que genera la Ministra de la que hablaré en breve…). Y el odio granjeado ha sido “democrático”, ¡si señor…! He oído decir barbaridades provenientes desde el más humilde -y encantador-  frutero de una esquina hasta la señora entrada en la sesentena, de misa de los domingos y peluquería semanal…. Civiles y  uniformados, todos por igual… le han mandado kilotones de “amor del malo” a este individuo del que no se sabía nada… hasta que el fin de los días (conocidos) llego una tarde de primavera… eso sí que es saber ganarse el amor de todos…

¿Habrá buscado el señor Marlaska granjearse el odio y saña de tantos miles -millones- de españoles, ex profeso? ¿Tendrá tendencias masoquistas el señor del que hablamos? Intuyo (y creo que es más que una intuición) que la respuesta es “no”.

Y es que, en serio, pienso, estoy convencida (no lo creo, lo sé) que en el fondo y no tan en el fondo el tipo tendrá un lado interior bueno o muy bueno… que vivirá momentos personales duros en que se sienta muy solo, en que llore desesperado y desconsolado por tener que estar una posición personal a todoas luces durísimas (no debe ser muy bueno para el alma que tanta gente te tenga ojeriza… de la buena).

Sé que es sensible con sus animales, sus perros (parece ser que le gustan los perros, y eso ya es buena señal), tiene marido… Seguro que, para dar el paso de casarse, es porque es capaz de amar, y ser amado -durante una considerable y constante cantidad de tiempo-  por otra persona… Y sin quererlo ni beberlo, ahí, de la noche a la mañana, uno pasa de una vida tranquila (presupongo) a granjearse el odio más furibundo del mundo mundial de una grandísima parte del pueblo español, el in-formado (por la tele, en la que él salía. Ahora le esconden) y el uni-formado, a partes iguales… De pasar a tener una vida tranquila y sin demasiados sobresaltos -salvo los propios y sabidos del mundillo del poder y la política- ha debido recibir la energía más negativa -y densa- que millones de personas pudieren recibir…

Le crujen por haberse comprado una cinta de correr de dos mil y pico euros… Bah… ¿qué es eso? Una minucia. Yo pondría una cinta de correr, con el impuesto de todos los españoles, a todos los políticos del país -autonómicos y locales incluidos- si con eso se fueran a sentir mejor y más relajados… Si con eso controlaran más (y fueran más dulces) con las decisiones que afectan a la vida de millones de individuos… Y es que lo triste es que, esta persona (como muchos de sus colegas, claro) seguramente tenga que comprarse una cinta de correr porque ni a correr pueda salir ya a la calle sin que los ciudadano miren con lupa o con cara de gárgolas medievales… cada paso, o zancada, que da… No se lo deseo ni a mi peor enemigo… el oficio de político que, además, se granjea la (ya de por sí, consustancial) antipatía del pueblo…

¿Y qué decir del Presidente, y las Ministras, etc., etc…? ¿Creen ustedes que no sabrán -que no sentirán, que es el mejor de los saberes- del odio rezumando de millones de almas en este ibérico y variopinto país de sus amores? (porque por mucho que les amen en privado los suyos, que seguro que lo harán, el debe y el haber del amor no les debe salir a cuenta a estas personas políticas, homo politicus…). ¿Creen ustedes que estos seres metidos a jefes del cotarro no sufren, no lloran? (Tal vez, por eso mismo, porque traigan mucho sufrimiento en sus vidas de origen, me gustaría indagar en sus infancias, en sus vivencias…  para luego llevar a cabo comportamientos que no son, precisamente (y por decirlo suavemente) del gusto de los ciudadanos…

¿Qué me dicen de la señora Irene Montero? (sí, ya sé que me dirán, sin más preámbulos, que es una tal y cual y Pascual, pero en este artículo no voy a decir ni una palabra negativa sobre nadie, que activismo cañero, tenemos a tutiplén… -Y yo no soy activista, de nada ni de nadie-).

Lo bonito sería construir algo con esto, aunque parezca un desierto…

Tengo un amigo al que cada vez que alguien le menta a la señora Montero, levita varios metros en vertical hasta tocar el techo… empieza a contorsionarse mientras habla lenguas extrañas y echa espumarajos y esputos infectos por la boca… Tremendo espectáculo… (vade retro). Para este amigo (y para muchos otros amigos que se sentirán y sienten poseídos por una extraña fuerza sobrenatural cada vez que sale a colación el nombre de la susodicha Ministra -lo sé, ya estaréis diciendo: “La Ministra “Más lista”, o también “Lisístrata”, Karen, recuerda-), decirles que, desde mi humilde opinión (sí, lo cortés no quita lo valiente, me responderéis) es más que probable que esta mujer haya tenido un pasado indeterminado de muchísimo sufrimiento personal relacionado con los hombres… Intuyo (y mi intuición no me suele fallar) que esta persona sufre de algún tipo de trauma personal relacionado con el género masculino… ¿Cómo sinó  es posible que rompiera a llorar como lo hizo? Me da lástima (lástima de la buena, no lástima del “ser superior” que mira desde arriba) y siento compasión… compasión por todos estos de los que aquí hablamos… Sé que se me van a echar a la yugular unas cuantas personas que me lean por aquí por no insultar -o directamente defenestrar- la actitud vital y aproximación política del asunto de “los géneros” y otros asunto que detenta esta persona, pero creo muy probable que, en el fondo esta persona no es tan pérfida como la pintan… Seguro que también la quieren y respetan en la privacidad de su hogar (sí, por el coletas, me diréis con sorna…), seguro que también trata a sus hijos con cariño y a sus amigos con afecto (y será mutuo…). El problema es que, intuyo, sus particulares experiencias vitales con los varones -que no barones- la hayan marcado a la hora de posicionarse en determinados aspectos… ¿Nunca han conocido ustedes a alguien que haya sido mordido -o tan siquiera asustado- por un cánido en su más tierna infancia? La relación con el mejor amigo del hombre queda ya, tocada, para siempre… (les aterra hasta un chihahua)..

Sin duda unos cuantos humanos (al loro, no he dicho solo hombres) han abusado de sus circunstancias favorables y personales de superioridad respecto a sus congéneres: el tiarrón salvaje que apaliza al pequeñajo del colegio, por gusto; el machote ibérico de puro y copa que llega a casa -todavía quedan- y si no salen las cosas como él hostia a la mujer, a los críos y hasta a la criada, si se tercia -que decir del perro… le tiene como “favorito” de sus frustraciones…  (decir que este tipo de tipejos jamás, pero jamás, se atreve ni tantea a un tío, macho, más fuerte que él) . Pero también (sí, señores, ni lo niego ni lo quiero negar) se da el caso más sutil, pero menos llamativo (e igualmente perverso), del grupito de niñas o mujeres que intenta destrozar la vida y bienestar psicológico de la más guapa del colegio, o la madre de altos tacones y anti-violencia (de género) que les da unas hostias como panes a sus hijos -y a sus hijas, igualdad ante todo- con la mayor impudicia y en plena calle… Reconozco que yo, medio nórdica/medio española (que tanto me da, me da lo mismo) me quedaba anonadada cuando volvía a España tras una larga estancia en mi país vikingo… Acostumbrada a vivir, en mi día a día, como madres y padres trataban con mucho cariño y paciencia a los críos (allí sí que eran intocables, al menos a día de hoy) y me encontrataba en mis regresos a España, con horror y ante mi mirada atónitca, como mujeres (siempre mujeres, la verdad es la verdad) daban unos soberanos guantazos, porrazos, cachetazos, tortazos… ante la total y absoluta indiferencia de toda la gente que pasaba por la calle… Yo me encontraba con el dilema de si llamar o no a la policía (porque indudablemente, eso SÍ era maltrato, con mayúsculas…), pero intuía -viendo la reacción de indolencia de la gente alrededor- que aquello no iba a pasar de una llamada infructuosa de una “nórdica sensible”… (me pregunto si la reacción  de la gente hubiera sido la misma si el que arreaba las hostias -y los improperios verbales ante la indefensión y berrinche de la criatura- hubiera sido un hombre… ¿Qué creen? (No lo sé, porque en toda la casuística habida en mi poder en este sentido, solo me encontré el caso en que el sujeto activo de dichas -indignantes- zurras filiales, eran, perennemente, una fémina…).

Y es que queda claro… si pones a una persona que ha sufrido, pongamos por caso, un trauma en su relación con los caucásicos  por su diferente raza (imaginemos, un individuo negro  -negro como el carbón, porque negros, lo que se dice negros de verdad, hay muy pocos -estadísticamente la mayoría son “marrones”-), se antoja a todas luces disparatado poner a esa persona a cargo del Ministerio para la Protección e Igualación de Derechos de Caucásicos y Africanos; o a un cleptománo reconocido de Tesorero de Hacienda (que no sé yo si se habrá dado algún caso ya…).

Pues eso…

¿Y qué me dicen de Billy el niño Puertas, el Gates (Gates vendría a significar algo así como Puertas, en cristiano peninsular, para el que no entienda el juego de palabras)? ¿Puede haber alguien más odiado en la historia reciente de la humanidad? En mis idas y venidas por el mundo jamás (y digo jamás)  he visto a una personas tantas veces injuriada en un muro, pared o muralla… Revestimientos, tapas, murales, vallas… nada se resiste a los grafitis y pintadas que se acuerdan (con amor)  del tipo -y de su madre en especial-. La que escribe lo ha visto en toda la geografía que me he visto obligada a recorrer desde en inicio del coronacirco… ¿No notará el interfecto Bill la  energía no positiva (odio, lo llaman) llegándole a chorros desde todos los puntos de este extraño planeta en que vivimos? ¿qué sentirá él? ¿Le hará ilusión, tal vez? (¿Una forma de llamar la atención, tal vez?).

No debe ser ajeno al conocimiento de un ser pensante las muchas y variadas y patologías que pueden sufrir los humanos -y no solo los humanos- por no haber recibido suficiente cariño y afecto en la más tierna infancia… Y teniendo en cuenta que el interfecto Bill es hijos de los fundadores de Planned Parenthood… (Paternidad planificada… o sea, aborto sí o sí si como primera opción, sin pensar en otra) no resulta del todo imposible imaginarse al interfecto Billy, el niño (pero no ya el niño, el feto, el nonato) en el vientre de su madre, mientras sus papás, y ante el horror del infante (todavía no ciudadano legal, pero que ya se cosca) escuchar a sus padres barruntar si acaso no sería más lógico deshacerse de aquel bichito en crecimiento, a fe de ser coherentes con la idiosincrasia de su empresa planificadora… Le veo revolverse al pobre Billy, pataleo barreguil de por medio, aterrorizado tan solo ante la idea… (seguro que si hacemos un ránking de los niños o bebés no natos que han escuchado más veces sobre las bondades del aborto, este sería Billy el niño Gates… ¿Nadie entendía y comprendería empática y compasivamente, ahora, el porqué de los por qué?). Pobre Billy, pobre Bill… lo que tuvo que sufrir en su entrada a este gran show planetario en que vivimos… “Mamá, no lo hagas, mamaaaaaaa…” -repetiría, a gritos,  in utero materno

Pero Billy sobrevivió… (lo conseguiste, majo… por los pelos)… y Billy continuó (como tocaba) en la empresa familiar de la Paternidad Planificada… y se diversificó y le dio por los ordenadores, dicen… (dicen, esto daría para otro artículo…)… y como era un filántropo, porque cuando estás forrado de vete tú a saber qué (ya sea por ordenatas, ordenadores, u otros menesteres desmembrarios) lo mejor es hacerse filántropo, montar una ONG o una Fundación (sí, lo sé, esto podría hacer correr ríos de tinta) en la que dejar claro al mundo mundial que eres el tío -o la tía, sí- más bueno del planeta… Y como eres hijo-nato de la Fundación donde buscan que planifiquen si eres padre o no… y ya se sabe que en este mundo lo que sobran son almas planificables, y por planificar… Te da por llevarlo todo al extremo. Global. Internacional. La hostia.

Y he aquí, aquí está, queridos amigos, el porqué, profundo, integral y abisal, de los leiv motiv de algunos seres humanos que montan cada circo que no puedes despegarte de la televisión, la prensa, las redes in-sociales, las “noticias de la verdad…” absorto e hiponotizado por el espectáculo, global, multicultural y multirracial (que no racional…); mientras uno elucubra, mientras tanto, si la panadería a la que uno suele  ir queda dentro de  tu zona perimetral asignada e incluso si -¿tal vez?- seguirá abierta, pues ya se sabe que también tenía croissanes, y estos, todo el mundo lo sabe, no son productos esenciales salvo en Austria…. *

* (… Me cuentan que el panadero se ha pegado un tiro: la gente, acojonada, dejó de comprar croissanes, porque en la tele dijeron que había una nueva cepa austriaca que se quedaba pegada a los bollos de nosequé que venía  de las medias lunas del diablo… Ni acercarse querían ya, al pobre Paco -al pan pan y al Paco pum. Que Dios te tenga en su Gloria..).

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

En serio… Me gustaría tener a Bill cerca para preguntarle, para indagar en su infancia, en sus valores, en sus vivencias… Con compasión, con dulzura, con empatía… (lo digo sin ironía…). Y el “abrazo maestro” (que no golpe) sería arrullarle, musitarle, gorjearle… Regalarle un ósculo contenido mientras echa todas esas cosas duras que lleva dentro… Pobre…

Pero no puedo hacerlo, Bill… vives lejos y no tenemos amigos en común… Te voy a decir una cosa (yo sí que tengo coraje, no los de los muros que escriben pintarrajadas): te quiero, te amo… Eres un ser digno de vivir, Dios te quiere y hay vida más allá (no lo digo, lo sé). Y el Amor, si te rindes ahora a él (surrender), sin ambages, te puede volver, retornar, de las maneras más inusitadas… Imagínate a millones de personas amándote sin parar ni cesar, sin pausa ni descanso… Ah, y no te olvides, Bill… Dios, El Ser, La Fuente, el Todo… existe (algunas personas no lo saben, pero, créeme, es así…). Y Dios (si no lo sabes, te lo explico) es todo Amor, con mayúsculas, Incondicional, Imperecedero y Eterno… Todavía estas a tiempo, hermano…

KAREN GARCÍA: A mi abuela la mataron en un hospital.

Posted in Theatrum mundi KAREN GARCÍA with tags , , on abril 28, 2021 by César Bakken Tristán

Karen García, nueva colaboradora –desinteresada como los 3 que éramos – del BLOG. Excelsa pluma a la vista, aviso, avizores. Éramos 3 mosqueperros y parió la abuela una mosqueperra (Lara /Vida, “Dartacán” sigue siendo nuestra alma mater – la perra que vive con Don Luys – y “Dartacat” nuestro machaca – el puto gato negro okupa “la pantera” que se cuela en la casa de mis caseros que alquilo a precio de oro –).

Aquí su primer artículo. Gerontocidio, iatrogenia y amor a nuestros queridos mayores, (a los mayores no queridos y colaboradores del NOM, no) y –por supuesto – engalanar la memoria de los asesinados por el Estado espenol. Buen provecho:

A mi abuela materna la mataron (y no exagero) en un hospital allá por enero de 2010. Contaba 99 años. Esta le había pedido a mi madre (con quien vivía) por activa y por pasiva que no la llevaran al hospital pasara lo que pasase. Toda su vida se escabulló de ellos y lo único que pedía en última instancia era no entrar a uno, porque en cuanto entrara, no salía viva, solía decir. Ella Dixit. Y así fue. Según me contaron sus familiares (entre los que no me encontraba por estar fuera de España) a la infortunada víctima la ataron las manos de lado a lado de la cama que la asignaron en el hospital (mi abuela no tenía ningún tipo de enfermedad que requiriera que la ataran las manos, solo estaba en la última etapa de su vida ¿pero acaso hay alguna enfermedad que requiera que otros te aten las muñecas, cual crucificado, e impidan el movimiento -y la dignidad-?) A mi madre (y demás miembros de la familia) se la impidió por activa y por pasiva que diese de beber a mi abuela… Y así lo (no) hicieron…

“Tengo sed. Quiero agua”, repetía y gritaba con el pequeño hilo de voz que le quedaba la pobre mujer ante la inmisericorde mirada de las sádicas enfermeras, que no la iban a dar ni le darían, ni una gotaPor su bien, decían (¿suena de algo, la frase?), porque si se lo daban interfería con nosequé de la medicación que la estaban dando. Los idiotas de mi familia sanguínea que consintieron el asesinato -con saña- asintieron y consintieron como el que cede un sacrificio a los dioses superiores; todo lo más la mojaban una esponja con agua y se la ponían en la boca, para que sorbiera algo, porque las ruines enfermeras del infierno se lo tenían hiper-prohibido. 

 “¡Aguaaaaa, tengo seeeeeed!” eran y fueron las constantes palabras de desesperación de este ser (pienso en el relato de Cristo en la cruz, en la misma postura con los brazos, en cruz, atados con cuerdas, y pidiendo lo mismo…) ante la indiferencia de los demás… Pobre abuelita mia… Así duró 5 días, creo… al quinto la subieron a “la planta de los muertos”, la de arriba de todo (habría que preguntarse porqué esta planta estaba ubicada en ese lugar) y la que más movimiento y “productividad sanitaria” repartía… Y es que en ese lugar, y finalmente, los médicos-dioses le dijeron a mi madre, motu proprio, que lo mejor era sedar a la abuela (que increíblemente todavía no se había muerto), para reducir su sufrimiento… Y ahí ya por fin terminó la puta salida del mundo tortuosa del ser más bueno y sabio sobre la faz de la tierra… sin haber leído un libro, posiblemente, en toda su vida… Pero que todo (y quizá por esto mismo) lo sabía…

///////////Lo siento, abuela… No pude estar ahí para defenderte, pero es que, seguramente, aunque hubiera estado, hubiera tenido que luchar (infructuosamente) con miembros de tu propia familia -que también era la mía- para que hubiesen desoído la orden de asesinato por parte de “las autoridades”. Para empezar, ya sabes que yo hubiera hecho lo posible por no llevarte a esa boca del averno… Mi niña de pelo blanco… (porque eso era lo que eras, una pobre niña inocente, buena… siempre lo fuiste).

Aunque ahora ya sé que estás bien: te comunicaste conmigo de la forma que se han comunicado otros. Estabas guapísima -joven y lozana- y me diste un mensaje muy específico que transmití -anónimamente- a la persona que me dijiste… Como ya sabrás, la persona destinataria de dicho mensaje no tiene ni idea de que hay otra vida más allá de ésta (y eso que es “religiosa” y “apostólica catónica romana” -¡qué contradicción!-), y dada la realidad incuestionable de que el mensaje solo podía ser tuyo se puso a denunciar a diestro y siniestro por “intromisión en su intimidad de alguna personan inespecífica de su entorno…” (bueno, esto es otra historia, ya sabes).//////////////