Archive for the Poesía Category

Coordino el ciclo de poesía: “Poesía cuestArriba” en Malasaña.

Posted in Poesía on enero 16, 2012 by César Bakken Tristán

Cesar Bakken coordina las nuevas sesiones poéticas de Nacha Pub

Comienza el próximo jueves 19, a las 21:30 horas, un nuevo ciclo poético de carácter mensual en un nuevo local del bario de Malasaña. Estamos hablando de Nacha Pub(C/Monteleón 5) y del ciclo poético que se encarga de coordinar el poeta César Bakken y que llevarán por nombre “Poesía  cuestArriba“.

Hablamos con César Bakken sobre “Poesía cuestArriba” y sobre su propia obra poética.

CESAR BAKKEN y su relación con Malasaña

mi relación con Malasaña queda entre ella y yo, tengo novia y hay que ser discreto en estos asuntos…

Cuéntenos ¿Qué es “Poesía cuestArriba”?

Un ciclo de recitales poéticos heterogéneos, alejados del cliché de recital de poesía leída clásica y de su extremo: la perfopoesía. El ciclo es una mezcla de grandes poetas escénicos que usan distintos formatos de transmisión de su obra, pero priorizando sobre todo el contenido de la propia obra y la manera de hacerla llegar al espectador.
Tendrán lugar tres jueves al mes, a las 21.30h en Nacha Pub (C/Monteleón 5).

¿Por qué “Poesía cuestArriba”?

Porque la poesía que a mí me interesa es la transgresora, la que va contracorriendte, cuestArriba vaya.  Poesía que trasciende muchas veces del propio autor y se convierte en un hermoso grito de una sociedad caótica e injusta. Eso sí, aunándola con una gran calidad de contenido.

¿En qué se diferencia de otras convocatorias poéticas y periódicas que existen?

En que todos los poetas son punteros y de reconocido prestigio. Con esto no quiero menospreciar a otras convocatorias ni a los autores desconocidos que participan en las “jam sesión” por ejemplo. Pero sí es cierto que la cantidad siempre somete a la calidad.  En este ciclo cuento con la participación de poetas de sobrada categoría, más allá de los gustos.

Normalmente este tipo de convocatorias son gratuitas ¿no cree que esto hará que acuda menos gente? Parece que con la crisis y la situación actual, la gente no va ni gratis a estos eventos.

La gente sí acude a los eventos, el problema es que hay una enorme saturación de los mismos. Retomando mi respuesta anterior, creo que debería haber un cierto filtro de calidad para limitar los eventos y así lograr canalizar más al público. La crisis de la que se habla tanto no debe afectar a estos eventos de tanta callidad. Realmente no cobramos entrada, simplemente obligamos a que el público realice una consumición (con tapa) y así poder hacer sostenible el ciclo y pagar, además, al artista, que para mí es imprescindible, pues es un trabajador que tiene que ser remunerado por su trabajo; al igual que los que organizamos el ciclo.
En España estamos muy mal acostumbrados en esto, pues la gente no regatea a la hora de gastar en conciertos, discotecas, cine o compra de libros y música. Pero a la hora de los recitales se han acostumbrado a no pagar. Ese ha sido el gran error de miles de locales: hacer convocatorias gratuitas pensando en que con la venta de bebidas iban a sacar beneficios, cuando bien es cierto que el que no está dispuesto a pagar una mínima entrada (5€) por ver un espectáculo tampoco va a consumir.
Prefiero suspender el acto a hacerlo sin obtener ninguna retribución por el espectáculo realizado.
Tengo una dilatada experiencia como organizador y participante de eventos multiculturales y hablo desde mi propia experiencia.

¿Quienes van a ser los próximos nombres en este nuevo ciclo poético?

Abrimos con Sebastián Fiorilli el jueves 19 de enero.  Jesús Urceloy (26 de enero), Óscar Aguado (2 de febrero), Vanesa Pérez-Sauquillo (16 de febrero), Óscar Martín Centeno (23 de febrero), José Naveiras (1 de marzo), Julio Reija (22 de marzo) y, todavía sin fecha, Pepe ViyuelaFrancisco Cenamor y Carlos Salem.

Además de coordinador de “Poesía cuestArriba” usted también escribe poesía. Díganos, para quienes aún no le conocen, ¿cómo es Cesar Bakken poeta? o mejor ¿quién es Cesar Bakken?

Soy un tipo ecléctico a nivel creativo (o un patán diletante…)  Lo que más he desarrollado es la creación audiovisual. No me catalogo como poeta, sino como versolíptico. Hago “versolipsis”, que es poesía apocalíptica (irónica, critica –social y antropológica-, divertida, razonada, directa, irrreverente y muy sentimental). En ocasiones se acerca al monólogo y es muy participativa con el público. Es un género que se puede leer, pero especialmente creado para ser escuchado en directo.
Si alguien quiere conocerme le emplazo a que visite: http://www.cesarbakken.net
Además, por supuesto, de que acuda al ciclo de “Poesía cuestArriba”

Con toda esta proliferación de poetas, corrientes poéticas, performances, recitales y demás ¿en qué estado cree usted que se encuentra actualmente la poesía española?

Saturada y en la paradoja de que siendo un arte que suele ser seguida sólo por los propios poetas, demasiado subvencionada por el Estado para eventos culturales que dejan mucho dinero a unos pocos  (que muchas veces ni son poetas) y denostan a la gran mayoría. El Instituto Cervantes, la AECID y las administraciones públicas le han hecho un flaquísimo favor al mundo de la poesía, pues han creado una élite de poetas y eventos (nacionales e internacionales) que no se rigen por la calidad ni la pluralidad de participantes, sino por los intereses creados y el reparto y gasto de cantidades ingentes de dinero.

Dentro de la poesía actual, ¿donde se incluiría usted como poeta?

En los contestatarios, los que usan la pluma también como arma, pero sin olvidarse de la belleza de los versos.

¿Para cuando un libro de Cesar Bakken?

En poesía ya he publicado uno llamado: “Versolipsis”, con la Editorial Mar Futura. Y aparezco en decenas de compilaciones, sobre todo de concursos. El año pasado, por cierto, quedé finalista del I Premio de Poesía Joven José Hierro.


Su poética, al menos a mi parecer, se encuentra muchas veces con las greguerías ¿es así?

Sí, algunos versomas pueden parecer greguerías, pero más cercanos al verso que a la prosa de éstas.

¿Cesar Bakken es poeta o también es narrador o prefiere que se le califique como escritor?

Prefiero que me callifiquen con esta cita de Máximo Gorki: “Qué mejor oficio que ser hombre sobre la tierra”

Para terminar, recomiéndenos dos libros de poesía.

“Mass miedo” de Gonzalo Escarpa
“Arrojada” de Carmen Camacho

Posía cuestArriba arranca con nombres de poetas excepcionales como Urceloy, Martín Centeno, Vanessa Pérez Sauquillo, Viyuela, Óscar Aguado o el que abre el ciclo Sebastián Fiorillel próximo jueves 19 de enero a las 21:30 en Nacha Pub (C/Monteleón 5), entre otros

 

 

http://blogs.somosmalasana.com/somospoetas/2012/01/16/cesar-bakken-coordina-las-nuevas-sesiones-poeticas-en-nacha-pub/

Anuncios

Mis versomas: “Extraño a todo” y “A mi madre”, premiados.

Posted in Poesía on febrero 8, 2011 by César Bakken Tristán

Hola, el versoma “a mi madre” ha ganado el Certamen de poesía “Lating Heritage Foundation” (EEUU, enero 2011) (premio compartido)

El versoma “extraño a todo” ha sido Finalista del I Premio Internacional de poesía jóven, FCP José Hierro ( Madrid, febrero 2011).

 

Ambos versomas pueden verse en la categoría: “poesía” de este blog.

 

Por desgracia no he obtenido dotación económica, pero en el primer caso sí la publicación del versoma en un libro de una enorme tirada a nivel mundial y en el segundo el “prestigio” de haber estado entre los finalistas de un certamente de una prestigiosa entidad.

Espero que el mes que viene haya otro premio! y si es con dotación económica mi estómago lo agradecerá!

 

Saludos!

Poema: “Extraño a todo”

Posted in Poesía on febrero 21, 2009 by César Bakken Tristán

EXTRAÑO A TODO

 

en la mesa

un plato de lentejas

huecas

sin hierro

pero con forma de lenteja

 

en la silla

un hombre anciano

hueco

sin huesos

pero con forma de hombre

 

(exoesqueleto

a modo de coraza

que protege la carne

pero deja indefenso el espíritu)

 

en el hombre

un alma sin hierro

nutrida a base de lentejas huecas

pero con forma de alma

 

(endoesqueleto anquilosado

por el paso de los años

y la falta de ilusión)

 

 

hombre

silla

lentejas y mesa

inertes

conversando con el tiempo

en cualquier cocina

cualquier casa

cualquier ciudad

 

la cocina

compañera de piso del comedor

de los dormitorios y del sótano

de una casa sin hogar

 

 

la cocina

ya no huele a lentejas

la olla

ya no suena a lentejas

la cuchara

ya no sabe a lentejas

el hombre lo sabe

por eso no tiene apetito

 

 

humedad

 

la cocina tiene humedad

el hombre tiene humedad

devora humedad

por eso llora

por eso la cocina huele a humedad

 

y frío

pérdida de calor

la cocina no tiene calor

por eso el hombre tirita

 

falta de calor

 

los armarios tiritan

los tarros tiritan

 

falta de calor

 

las lentejas daban calor

el hombre lo sabe

por eso tiene frío

por eso quiere hambre

 

falta de calor

 

por eso llora

por eso tiritan los armarios

 

 

por eso ya no huele a basura

porque hace frío

y porque no hay basura

no hay nada que tirar

porque no hay nada

no hay nadie que tire nada

porque no hay nadie

 

 

solamente la nada

y la nada es nada

 

 

no se puede querer

un espacio vacío

que no se buscó

que sobrevino

que se quedó

y lo llenó todo

 

 

 

al vacío nadie lo puede querer

 

y el vacío muestra

un futuro que nadie vivirá

 

es aquel que se perdió

en un tiempo pasado

por fallos y malas decisiones

aquel pasado que fue presente

y nunca será futuro

 

el error es el peaje de la vida

también del amor

reconocerlo y pagar

es decir te quiero

 

lo peor es que eso

se aprende con el tiempo

cuando ya no tiene solución

realmente

el hombre ha aprendido que

el tiempo nada cura

 

y entonces surge la frustración

y el hombre se sienta en la silla

y la sonrisa se va

para siempre

 

y siempre perenne

el dolor

un viaje sin billete

sin revisor

sin asientos libres

por un túnel oscuro

 

oscuridad

la falta de luz

luz

la falta de oscuridad

 

y siempre caduco

el amor

una hoja

mecida en el aire

que al final acaba cayendo

aunque flirtea

 

flirtear

agradar mintiendo

por pura cobardía

cobardía

vivir sin vehemencia

 

fuera de la casa

muy cerca del hombre

por todas partes

asfalto

 

la vista yerma

nada brota en los ojos

mejor cerrar la mirada

y esperar

aunque no se sepa a qué

 

el hombre

no trajo el asfalto

pero lo cuidó

lo alimentó

no sabía por qué

pero lo hizo

todos lo hicieron

nadie sembró

todos mataron

sin saber

sin pensar

sin querer

 

 

 

 

 

 

debajo del asfalto hubo un camino tranquilo

debajo del asfalto hubo un camino

debajo del asfalto hubo un

debajo del asfalto hubo

debajo del asfalto

debajo del

debajo

 

caes

 

pero no te golpeas con nada

caes encima de la silla

dentro de la casa

el núcleo del asfalto

un bloque de cemento

picoteado y vacío

 

sin lentejas

pero lleno de hierro

sin hombres

pero lleno de huesos

 

dentro no queda más remedio

que coger el ascensor

hay que llegar rápido y quieto

no muevas un músculo

no vaya a ser que te caigas

la escalera está al revés

déjate llevar

 

tranquilo

 

desde el ascensor no verás nada

solo cuatro personas

de setenta kilos como máximo

a falta de báscula

mejor suban tres

 

no utilizar

en caso de emergencia

¿emergencia de quién?

¿del claustrofóbico?

¿emergencia de qué?

¿del sentido común de no enclaustrarse?

 

los niños deberán subir

en compañía de adultos

a ser posible

de esos que nunca fueron niños

 

y mientras unos suben

siempre hay otros que esperan

y quien subió esperó

y quien esperó subió

lo que importa es la espera

 

desesperar es comprenderlo todo

 

 

mientras

la muerte tacha días

en el calendario de la cocina

los hombres

inermes

frente a ella

comen lentejas huecas

 

pero el hambre no pasa de largo

el hambre devora lentejas

el hombre devora hambre

el hambre devora hombres

y las lentejas siguen huecas

rellenas de aire

 

aire

 

tal vez sea eso lo que calme la hambruna

los cuerpos delgados

se hinchan de aire

aire de hambruna

afilando siluetas

inanición

alimento etéreo

 

respiración

 

lentejas rellenas de aire

pero por qué

cómo

¿respirar con cubiertos?

alimentar bocas cerradas

 

 

mientras

en el ascensor

el aire se comprime

los cuerpos livianos

apenas tocan el suelo

los cables chirrían

la cabina tiembla

pero no se detiene

 

un puñado de lentejas

en el bolsillo

siempre con previsión

no vaya a ser que

el ascensor se bloquee

 

se pueden comer lentejas sin cuchara

se puede respirar sin cuchara

 

a los niños les gusta comer

con las manos

y jugar con la cuchara

por eso quieren subir en el ascensor

 

a los adultos les gusta limpiarse la boca

con servilletas de tela

da igual haber comido o no

el caso es limpiarse

y que todos vean el gesto

 

por eso fabrican ascensores

 

 

mientras

en el comedor

la piel se descama

los años

dejaron sin cuerda al reloj

también sin pared

 

el tiempo no suena

y si no suena

no se mide

y si no se mide

no pasa

y si no pasa

no hay tiempo

pero la piel se descama igual

 

y lo que pasa es la vida

 

y ya no resbala

el suelo

y ya no brilla

el suelo

 

y si lo tocas

tu piel se mancha

si tocas su cara

tu piel se mancha

si miras al suelo

pequeñas lápidas

 

el polvo

en forma de muebles

se mete por los ojos

 

el tiempo

en forma de cajones

se mete por los muebles

nadie los abrirá

ya no quedan manos

y las tuyas están manchadas

y si manchas

tapas

 

no puedes tapar el tiempo

no puedes abrir cajones

no se puede dar cuerda

a un reloj sin pared

ya no tiene sentido

sin

ti

no

ya no

 

 

solamente la memoria

moverá los muebles

algún día

pero ahora no

 

los muebles

que sostuvieron peleas

que sostuvieron amores

que s o s tuvieron

 

los muebles

que crecieron

sin tierra

sin agua

sin luz

porque ya estaban muertos

 

los trajeron así

los mataron para eso

 

y al final

serán ellos

quienes entierren todo

y lo harán sin tierra

sin pala

sin manos

 

solamente la memoria

los moverá algún día

pero ahora no

no quieres pensar

porque el pensamiento es dolor

y el dolor es sangre

y la sangre

si no está en tus venas

no es tuya

 

y como ya no tienes nada

tampoco tienes sangre

 

por eso no piensas

por eso no quieres memoria

por eso no tienes heridas

porque cicatrizan luego

y las cicatrices no duelen

 

entonces no puedes quejarte

pero tu recuerdo se queja

él sí tiene heridas

que son sangre

 

y aunque no quieres memoria

las heridas del recuerdo

nunca cicatrizan

y ya tienes algo

tienes recuerdos

que son tu memoria

y aunque tú no la quieras

ella come lentejas contigo

 

 

 

 

en las paredes

cuadros

diletantes

nada sobra

y todo falta

en esos lienzos

 

sus vulgares trazos

verdes

azules

marrones

curvan pupilas

ahuecan retinas

 

¿qué habrá sido del paisaje?

 

 

ahora

ahora habrá

ahora habrá asfalto

ahora habrá asfalto en

ahora habrá asfalto en el

ahora habrá asfalto en el cuadro

 

 

sube

sube

 

tal vez llegues antes que el ascensor

lleva cuatro personas sin báscula

tal vez se bloquee

 

¿quién lleva las lentejas?

detente en la escalera

mira en tu bolsillo

las llevas tú

 

 

 

¿para qué las quieres

si no estás en el ascensor

no tienes cuchara

y eres adulto?

 

tranquilo

 

estás a salvo

no vas enjaulado

tienes suerte

además

en el otro bolsillo

te asoma la servilleta de tela

por si acaso

 

ahora te sientas

te sientes mejor

no bien

pero sí mejor

oyes el ascensor

cercano

que sube

no hace falta sacar las lentejas

desesperas

no esperas

y subes

 

 

 

ahora subes peldaño a peldaño

ahora subes peldaño a

ahora subes peldaño

ahora subes

ahora

 

 

 

te caes

 

 

 

por no esperar al ascensor

por no utilizarlo

sin causa de emergencia

o aparente falta de ella

y desciendes

caes

 

 

 

 

 

caes

el ascensor sube

la escalera está al revés

en unos segundos

reventarás en asfalto

las lentejas salen

una a una

de tu bolsillo

pero no caen

flotan

 

están llenas de aire

y en él se detienen

mírate agarrándolas

son pequeñas

granizan entre tus dedos

pero son tantas

que te soportan

 

tranquilo

 

ya no caes

flotas en la nada

el ascensor ya no importa

cada uno a lo suyo

lo malo es cuando empiece el hambre

 

el hombre con hambre

si te comes las lentejas

reventarás en asfalto

¿qué hacer entonces?

 

el niño que fuiste una vez

te dice que vayas comiéndotelas

una a una

despacio

para así ir bajando

de poquito a poquito

 

 

 

 

mientras

la muerte huele a café

en el comedor

los hombres

inermes

frente a ella

sorben tazas vacías

 

 

 

sorben tazas vacías

 

llenan sus cuerpos

con nadas

el café se vierte

ensucia

y el hombre saca servilletas de tela

tantas como manchas

 

 

las servilletas

impolutas de tanto uso

distraen tu atención

de las lentejas

que se escapan entre tus dedos

 

y atragantan al niño

y el niño vomita

y sacas la servilleta

y le limpias

y ves que no hay mancha

y guardas el vómito

y guardas la servilleta

y haces caso al niño

y comes lentejas

 

 

y

y vas

y vas bajando

y vas bajando de

y vas bajando de poquito

y vas bajando de poquito en

y vas bajando de poquito en poquito

 

no caes

solo bajas

 

 

tanto bajas que escarbas

 

 

el sótano

también tiene humedad

 

humedad

falta de luz

 

sótano raíz

el tacto es tu pupila

buscas la luz

no hay luz

entonces tampoco hay sombras

ni silencio

 

 

porque

en la oscuridad

el aire suena

 

ruido

mucho ruido

miedo

mucho miedo

el niño que fuiste

te recuerda el miedo a la oscuridad

el adulto que eres no puede tener miedo

 

sal

toda entrada puede ser salida

usa el miedo para huir de él

 

sales

rompes el aire

con las manos en los oídos

despacio

pero sin parar

recorres el miedo

no huyes

solo te alejas

 

adelante

siempre adelante

no te  detengas

 

sombras

por fin sombras

falta de oscuridad

 

ahora estás delante

delante de qué

delante de todo

delante de quién

delante de todos

no sirve

da igual

atrás se está igual

y te vas

 

¡atrás!

 

no vayas

te educaron para ir el primero

 

 

luz

 

no has perdido

no has ganado

pero no has perdido

se está mejor sin miedo

se está mejor con sombras

aunque la sombra es oscura

y la oscuridad te asusta

 

 

no solo al niño que fuiste

te asusta también a ti

tal vez sea mejor

buscar un cobijo en penumbra

y llevar tú mismo una luz

 

 

 

y por toda la casa

fotos

con marco

sin marco

con años

muchos años

pasado

 

no recuerdos solo pasado

 

la vida pasó por allí

hace mucho tiempo

y ahora te enseña

que no era vida

que aquello era muerte

 

todas las fotos

son muerte

tu vida lo sabe

ahora

no quieres fotos

no quieres que este instante

este segundo

sea crimen postrero

 

nadie te verá así

nadie te enmarcará más

y si nadie te ve

tal vez nunca mueras

te escondes

corres

solo corres no huyes

 

 

pero si no mueres

qué harás

vivir tanto es tan cansado

mejor dejarse llevar

dejarse arrastrar por el tiempo

 

pero vuelve el miedo

vuelves a querer esconderte

no quieres huir

pero lo haces

¿hacía dónde?

donde nadie te vea

 

pero ellas te ven

 

 

los ojos de esas fotos te miran

los ojos de esas fotos te

los ojos de esas fotos

los ojos de esas

los ojos de

los ojos

los

 

 

abajo

abajo

 

 

 

cada vez quedan menos lentejas

por debajo de ti

cada vez está más cerca el asfalto

 

 

mientras

en el dormitorio

un somier no chirría

un colchón no chirría

una cama no se deshace

 

el amor pasó

se hospedó muchas noches

otras no

pero ahora no existe

no se irá más

 

lo que no se tiene

no se puede perder

 

el dormitorio

jamás perderá el amor

 

el hombre que tuvo amor

no lo retuvo en el tiempo

soledad solo eso

el tiempo no deshace la cama

 

las sábanas

ya no aspiran alcohol

los besos ya no duelen

las sábanas donde todo empezó

 

ya no arropan somníferos

ya no duermen a nadie

nadie sueña entre ellas

las sábanas ya no abrazan

ahora no

 

y junto a la cama

en lo alto

sigue clavada una cruz

y en la cruz un muñeco

con quien nadie jugó

al que nadie hizo caso

pero que estuvo siempre

 

¿quién lo olvidó ahí?

¿la virgen que bajo él dejó de serlo?

¿el díos que nunca lo miró?

al hombre le da igual

él no lo clavó

él quiere lentejas

mucho antes de empezar a caer

mucho antes quería lentejas

 

pero nunca las pedía

no se le ocurrió

que otra vida es posible

que el hambre no es buena

que hay que comer

¿qué hay de comer?

nunca preguntó

comía cualquier cosa

y a veces no

ni siquiera comía

 

vivir sin amor mata

a los dos

al que no ama

a lo que no se ama

 

 

 

ya es tarde

mejor no haberlo sabido

haber muerto

sin más

y pensar que fue ley de vida

culpa de terceros

 

porque todo el mundo

debería vivir sin terceras partes

porque todo el mundo debería ser su dios

para morir sin mirar a nadie

vivir sin culpar a nadie

 

 

 

 

 

 

el

el hombre

el hombre quiere

el hombre quiere volver

el hombre quiere volver a

el hombre quiere volver a deshacer

el hombre quiere volver a deshacer la

el hombre quiere volver a deshacer la cama

 

 

subes

subes

 

 

recuperas lentejas

y las guardas

porque sabes que caerás

tarde o temprano caerás

otra vez

 

no quieres desplomarte

quieres alimento

oler a café

deshacer la cama

amar

tener

dar

ser

tomar

querer

mirar

ver

 

pero solo tienes nada

 

no puedes compartir

la mitad de nada

es nada

 

 

 

 

 

solo puedes comparar

 

 

 

 

cualquier tiempo pasado fue peor

en el país de los ciegos

no hay tuertos

quien no quiere no se consuela

el mal nunca viene por bien

quien llora no mama

sarna con gusto

si pica

virgencita virgencita

no me quedo como estoy

 

no me quiero quedar como estoy

 

eco

 

no me quiero quedar

 

eco incompleto

 

no me quiero

 

eco más incompleto

 

 

 

mientras

el dormitorio muere

escondido debajo de la cama

el hombre lo mira

inerme

dentro del armario

 

junto a él

un vestido marchito

un vestido de novia

una boda

una iglesia

un banquete

invitados

 

amarillo

el vestido está amarillo

 

el color que falta en los cuadros

el color que abunda en las fotos

el color del desamor

que no es no dar amor

 

no

es amor por convención

 

 

mientras

en el cuarto de los niños

los juguetes no se saben romper

el monstruo huyó del armario

las camas perdieron cuatro esquinitas

porque nadie las quiere

nadie las guarda

 

nadie hace la guerra

entre las sábanas

 

no a la guerra

 

sí a la guerra

a la de los suelos de casa

a la de piratas con barco

a la de vaqueros con índios

a las que no mataban

 

a nadie castigan

los cuentos no duermen

los dientes no se caen

nadie se mea en la cama

los reyes magos no vienen

los llantos no desvelan

 

ya nadie crece

 

 

 

la pelota no romperá más cristales

la pelota no romperá más

la pelota no romperá

la pelota no

la pelota

la

 

 

vuelves a caer

ya no quedan lentejas

solo aire

y el asfalto

 

 

 

 

mientras

en el sótano

a ciegas

la muerte se acerca

el hombre

inerme

no huye de ella

porque no la ve

pero ella sí le ve

y a él le da igual

ojos que no ven

corazón que no siente

 

 

y en la caída

cierra los ojos

y huele lentejas

abre los ojos

y lo ve todo

lo sabe todo

lo comprende todo

 

y sonríe

levemente

una sencilla mueca

 

 

¿era ésto?

ahora lo sé

¿así que era ésto?

 

 

 

mientras

en el cuarto de los niños

la muerte quita los posters

y el hombre que los puso

la mira

inerme

 

le pide un cuento a su padre

le pide un beso a su madre

se acuesta con su osito

se mea con su osito

 

se va a la escuela

aprende a leer

aprende a escribir

empieza a estudiar

tiene amigos

tiene trabajo

odia a sus padres

se emborracha

conoce a una chica

se casa con ella

arropa a sus hijos

entierra a sus padres

quiere a sus padres

 

va con sus hijos al parque

sus hijos le quieren

hacen amigos

se echan pareja

trabajan

se emborrachan

sus hijos le odian

el paga las bodas

sus hijos le quieren

 

 

sus nietos traen reyes magos

rompen juguetes

se asustan del monstruo

hacen la guerra

crecen

le quieren

 

 

 

en la cocina

hay un hombre

sentado en la silla

junto a la mesa

mirando un plato vacío

 

un hombre

que ya no comerá lentejas

 

sonríe

aunque nadie le ve

sonríe mientras cae

cierra los ojos

y reflexiona

 

 

 

 

 

nada queda

nada sobrevive

todo muere

salvo el dolor y el amor

 

 

dolor

embutido en el último gesto

de un hombre sin sombra

 

 

amor

extraño a todo

 

 

 

 

 

(dedicado a Lana Carbona)

 

 

 

CÉSAR BAKKEN

2008

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A MI MADRE

Posted in Poesía on enero 30, 2009 by César Bakken Tristán

Mi madre falleció el 17 de julio de 2008.  El mismo día que, tres años antes, lo hizo mi mejor amigo; Juan Diego Caballo. Espero que ahora se vean de vez en cuando, como antes lo hacían.

Este es un versoma dedicado a ella.


A mi madre

la muerte es una cosa muy seria

 

según todas las estadísticas una vez en ella se acaba la vida

que es lo único que tenemos todos en común

da igual la vida que hayas llevado

todas acaban en el mismo lugar

en el mismo sumidero

o en el mismo altar

según como se mire o según quien seas o quien te entierre

 

todos vamos a morir

eso no lo dicen las estadísticas

porque las estadísticas no dicen verdades

solo hacen aproximaciones

 

 

la muerte es una cosa muy seria

o eso parece…

 

nos advierten de ella a cada instante

 

vigila tu colesterol

no bebas tanto

no corras con el coche

no te drogues

búscate un trabajo

no te acuestes con cualquiera

cotiza

ponte el cinturón

no te metas en líos

hazte un plan de pensiones

no salgas por la noche…

 

la muerte es una cosa muy seria

nos advierten de ella hasta en los paquetes de tabaco

 

para mí las cosas que me rodean no son tan serias

son buenas o malas

pero no serias

 

para mí la muerte es mala

y lo digo porque la he conocido…

y he sido su representante

 

un día inesperado me llamó al móvil

a través de mi padre que me dijo llorando

 

hijo

tú madre está muy mal

se muere…

 

en ese momento dejé todo

toda mi nada

y me fui a hablar con la muerte

empecé a trabajar para ella

esperando que una vez que tuviéramos confianza me dejara libre albedrío

 

quise engañarla para poder acusarla de moving

o lo que fuera

y que me despidiera aunque fuera procedentemente

 

pero la muerte es un jefe muy bueno

no puedes engañarle y sabe joderte

 

aún así seguí trabajando para ella

 

pero antes lancé un SOS por móvil a mi amigo Valdelvira

y le expliqué que estaba jugando con la muerte

para salvar la vida de mi madre

y él me consoló porque es mi amigo

 

fui corriendo al hospital

aunque dopado de metro

 

y antes de entrar lancé otro SOS por móvil a mi amigo Vicen

y lloré con él todo lo que puede llorar un hijo al que le van a quitar a su madre

 

eché su placenta por los ojos

 

fui a su lado

una camilla en un pasillo del hospital Severo Ochoa

 

en ese momento dejé de trabajar para la muerte porque yo ya era parte de ella

 

ella no sabía nada

mi madre

 

la muerte lo sabía todo

pero no había hablado con ella

con mi madre

 

cáncer

fue el veredicto de la doctora

porque los médicos no hacen diagnósticos

sentencian

 

hice del hospital un sayo y dormí con mi madre varias noches

 

y la hice reír con bromas que ella reconocía

porque para mí la risa es el motor de la vida

y aunque mi madre había perdido el motor seguía viva y se reía conmigo

 

y tumbados en la cama de su habitación vimos la luna

y la expliqué que la luna es mentirosa porque cuando decrece tiene forma de “c”

 

yo seguía siendo amigo de la muerte aunque no quisiera

 

el hospital no mantiene a los amigos de la muerte

por eso a mi madre la echaron a su casa

la de ella

la que fue mía

la de mi padre

la que fue de mi hermana…

la que era ahora de la muerte

 

inquilina que siempre estuvo ahí

sin ocupar ningún cuarto

pero que se alojó cuando tuvo motivo para hacerlo

 

y allí convivimos con la muerte mes y medio

un mes y medio más de lo que la doctora decía que viviría mi madre

porque la doctora no había hablado con la muerte

 

y no conoce el amor

 

y como yo hacía todo por amor la muerte me concedió ese tiempo

porque el amor es el hilo entre la vida y la muerte

 

y en ese tiempo pacté con la muerte volverme la madre de mi madre

y que ella fuera mi hijo

 

la di de comer

la abracé

la levanté del suelo

la levanté de la cama

la llevé al baño

la lavé

la di de comer

la mediqué

 

para qué

me preguntó la muerte

 

para que esté un rato más conmigo

la contesté

no seas tan acaparadora

hija de puta

 

y la muerte me dio su visto bueno

 

crié a mi madre el mes y medio hasta que se murió

 

y lo hizo en mis brazos

morirse

 

la abracé

la di cientos de besos y miles de caricias

 

y cuando la muerte llegó

empezó a llorar mientras yo le decía a mi madre que mejor así

durmiendo

se está mejor durmiendo

descansa

duerme

tranquila

que se está mejor así

duerme

duérmete mama

que se está mejor así…

 

la muerte sólo miraba

 

cerré sus ojos con mi mano

como en las películas

sabiendo que nunca más volvería a abrirlos

 

y la muerte

secándose las lágrimas

cogió mi mano y me dijo que ella cuidaría de mi madre toda la muerte

 

y esto me lo dijo al oído

para no despertarla a ella

 

a mi madre

 

FOTOS DE RECITALES VERSOLÍPTICOS

Posted in Poesía on noviembre 5, 2008 by César Bakken Tristán

bakken-en-leon-low

En León, en 2007bakken-lega-low

En Leganés, en la presentación del libro “Principes azules y demonios de rabo largo”bakken-leon-2-lowEn León tambiénbakken-y-mateos-en-lega-lowEn Leganés, hace unas semanas, junto a Javier Mateos