Archivo para bozal

LUYS COLETO: Un nuevo estudio científico vuelve a confirmarlo: los bozales son completamente ineficaces y muy peligrosos para la salud.

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags on junio 6, 2021 by César Bakken Tristán

Bozal,  terrorismo (de Estado)  destinado a la sumisión psicológica, a la definitiva domesticación de los esclavos. Nuclear sentido y propósito. O, sin duda, satánico ritual iniciático. Significado puramente simbólico. Efecto apotropaico, pues.

Las autoridades terroristas desean un ganado enfermo

Pero jamás tuvo ni tiene sentido sanitario alguno. No solo no existen pruebas de que los bozales protejan contra virus respiratorio alguno, sino que sí existen, y muchas, de que perjudica gravemente al que decide colocarse tal mordaza domesticadora en la mui. Por supuesto, acertaron: nuestras terroristas autoridades nos están enfermando deliberada y sañudamente.

Y, por supuesto, apliquen la lógica y el sentido común. Los virus son muy, muy, muy pequeños. Miden micrómetros de ancho. Solo puede detectarse y verse con un microscopio electrónico. Como tal, el tejido de un bozal no proporciona resistencia a su paso. Y, en cambio, son muy perjudiciales.  Extremadamente. Destrozos de todo tipo y condición. Neurológicos, por ejemplo. Entre tantos otros.

Bozal, inútil y nocivo

Clarividentes 28 páginas: confirmando lo consabido. Un  nuevo trabajo académico efectuado por siete médicos españoles – Rosa María Narros, Antonio Ruiz, Hilario Robledo, Sergio Mejía, Santiago de la Roca, Esther de la Paz, Saúl David Flores- , una farmacéutica – Inés Santa María y una analista – María Luisa García, que midieron los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en el interior de los distintos tipos de bozal que se comercializan, textil, quirúrgica, FFP2 y FFP3 y en la sangre de quienes lo han llevado largo tiempo, confirma lo consabido: médicamente inútiles  extremadamente peligrosas para la salud.

El estudio realizado ratifica que todos los bozales sin excepción disminuyen en boca el nivel de oxigeno que entra y aumenta la cantidad de dióxido de carbono. El resultado es que pasa lo mismo con el nivel de ambos gases en las arterias lo que da lugar a una situación de hipoxia y, por ende una insuficiencia respiratoria.

Y memento cuantas veces sea necesario: cuando utilizamos una mascarilla impedimos que al respirar llegue a nuestro pulmón suficiente oxigeno pero también que se eliminen libremente “por el efecto barrera” el dióxido de carbono y los gases procedentes de los procesos digestivo. Gases que al permanecer parcialmente en ele interior de la mascarilla volvemos a inhalar.

Esta constatado que un déficit de oxígeno continuado hace disminuir su concentración en sangre mientras aumenta la del dióxido de carbono, algo que a su vez provoca una aumento de la acidez sanguínea, que rompe el equilibrio necesario para  el correcto funcionamiento  de células y tejidos.

Los resultados de los estudios fueron claros – TODAS LAS MASCARILLAS PROVOCAN HIPOXIA (DÉFICIT DE OXIGENO) E HIPERCAPNIA (EXCESO DE C0 2 EN SANGRE). A demás si la concentración de oxigeno desciende al 10% y la presión baja a 60 mmHg puede haber asfixia mortal.

Desguace neurológico y destrozos de todo tipo

Todo lo que es actividad mental, cálculo matemático, trabajo memorístico, asociación de ideas, etc., cuesta más trabajo y se desarrolla de forma mucho más lenta que cuando se trabaja con un nivel de oxígeno normal. En los mayores el envejecimiento se acelerará y aumentarán las demencias. En los niños entendemos que se verán afectadas la memoria, la capacidad de cálculo y la capacidad de juicio.

Todo esto ya se ha comprobado tanto en la población en general como en trabajadores que desarrollan su labor en situación de hipoxia. Y los efectos físicos en todos los sistemas orgánicos pueden ser innumerables: reinhalación de virus y bacterias, efectos neurofisiológicos, hiperventilación, hipoxia cerebral, hipoxia cardíaca, hipoxia en sangre, hipercapnia, cáncer, afectación del sistema inmunitario e, incluso, muerte súbita.

Multitud de estudios confirman lo que la lógica dicta

El trabajo español, con ser relevante por su metodología, no es el único que en los últimos meses ha denunciado el serio riesgo que significa llevar todo el santo día unas bragas sucias en la boca.

En enero pasado apareció en Medical Hypotheses un trabajo coordinado por Baruch Vainshelboim titulado Facemasks in the COVID-19 era: A health hypothesis (Máscaras faciales en la era COVID-19: una hipótesis de salud) donde se afirma que “los datos sugieren que tanto las mascarillas faciales médicas como las no médicas son ineficaces para impedir la transmisión entre personas de enfermedades virales e infecciosas como la del SARS-CoV-2“. Además asegura que su uso tiene importantes efectos fisiológicos y psicológicos. En este blog les hablé sobradamente de dicho estudio.

El estudio más completo lo vuelve a confirmar

Y el pasado 20 de abril un grupo de ocho investigadores alemanes del Departamento de Psicología de la Universidad de Ciencias Aplicadas FOM de Siegen (Alemania) dirigido por Oliver Hirsch publicó en International Journal of Environmental Research and Public Health un metaanálisis de los estudios ya publicados sobre las consecuencias del uso de mascarillas. Se titula Is a Mask That Covers the Mouth and Nose Free from Undesirable Side Effects in Everyday Use and Free of Potential Hazards? (¿Una mascarilla que cubre la boca y la nariz está libre de efectos secundarios indeseables en el uso diario y libre de peligros potenciales?).

El estudio analiza los datos de 44 trabajos y las evaluaciones de otros 65 y sus conclusiones son demoledoras. Según han comprobado, tanto las personas sanas como las enfermas que usan largo tiempo mascarilla pueden experimentar el llamado Síndrome de Agotamiento Inducido por Máscaras, además de aumento de la resistencia respiratoria, aumento del dióxido de carbono en sangre, disminución de la saturación de oxígeno en sangre, aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de la presión arterial, disminución de la capacidad cardiopulmonar, aumento de la frecuencia respiratoria, disnea y dificultad para respirar, dolor de cabeza, mareos, disminución de la capacidad de concentración, disminución de la capacidad de pensar, somnolencia, disminución de la percepción de empatía, problemas en la piel con picazón, acné, lesiones e irritación cutáneas, fatiga y agotamiento.

Es más, aseguran que a largo plazo puede dar lugar a un aumento de la presión arterial, arteriosclerosis, enfermedades coronarias y neurológicas, inmunosupresión y síndrome metabólico. Y añaden que a nivel celular puede provocar la inducción del factor de transcripción HIF (factor inducido por hipoxia) aumentando los efectos inflamatorios y promotores del cáncer además de agravar cuadros clínicos preexistentes…

DESOBEDIENCIA SIEMPRE

…Pues lo dicho en tantas ocasiones: DESOBEDIENCIA EN TODO MOMENTO Y LUGAR. Quítese el puto trapo tóxico de la boca. Y sugiera a los suyos que sigan su lúcido camino. Algunos – pocos, imagino – ni siquiera hemos tocado uno: qué puta grima. La benemérita desobediencia se halla muy vinculada al gusto por la verdad. Y por la innegociable libertad. Y por la salud, obvio.

En fin.https://medicosporlaverdad.net/wp-content/uploads/2021/04/MASCARILLAS_TRABAJO_DE_CAMPO_ADAPTACIONES_FISIOLO%CC%81GICAS_DERIVADAS.pdf

LUYS COLETO: La brutal mascarada del bozal: enfermarnos, someternos, destruir patrias, deshumanizarnos…

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags , , on mayo 17, 2021 by César Bakken Tristán

Los que no hemos llevado (ni llevaremos jamás) un puto bozal lo tenemos razonablemente claro desde el inicio de esta farsa. Bozal, nada que ver siquiera remotamente con la salud.

Bozal, clave para destruirnos psicológica y nacionalmente

El uso obligatorio de los bozales, además de una nueva agresión – otra más – a nuestra salud posee un nítido e innegable significado simbólico: es un símbolo de humillación y opresión y sumisión, además de un divertimento para los que, desde el poder y poderes que orquestan la presente farsa covid ven cómo el rebaño social que manejan, incluidos sus políticos y demás peones, marionetas y fantoches, llevan la marca (de la Bestia) de control que les han impuesto. Memento: los bozales son una marca, un símbolo y una herramienta – ora masónica, ora satánica- para irte debilitando física y psíquicamente.

La adhesión al discurso del poder deviene mortífera fijación a ‎lo que dice el poder: resultado de una sutil y brutal técnica de sumisión en la cual quienes llevan el peso ‎de la carga del sometimiento son los individuos mismos que se someten. Auto-esclavitud. ‎Es una aceptación del mismo hecho de verse “‎aprisionado” por el poder. El esclavo acata pastueño. Bozal esclavo, pues.

El uso de un trapo en la boca es colosal consentimiento de las poblaciones a ‎su propia destrucción, es la aceptación del gesto de deponer nuestro cuerpo, como se deponen ‎las armas. Signo de capitulación y rendición. El cuerpo debe desaparecer para que pueda aparecer la plandemia. ‎Los individuos ‎se convierten en soldados de la falsa pandemia, actores de su propia aniquilación. ‎

E, indudablemente, la mascarilla es el símbolo de un progresivo desplome de las fronteras ‎colectivas e individuales, de las fronteras que delimitan los Estados-Nación todavía (frágilmente) vigentes. Ciudadanos del mundo, todos embozalados. Sin distinción de patria, sexo, credo, raza….Mestizos y andróginos, sueño húmedo de las élites para su ganado.

Bozal: deshumanizados hacia el transhumanismo…y posthumanidad

Los políticos y otros vendidos – y alquilados varios -, dóciles, manseando con sus mordazas, serviles con sus amos (el mundo). Criminal representación circense. Y dato clave: la centralidad del uso del bozal reside en el hecho de  que al recordarnos constantemente la irreal pandemia, esa imposición nos pone también ‎constantemente bajo la mirada del poder, confiscando brutal y definitivamente, de esa manera, nuestra sacrosanta intimidad. ‎Y, nuestra sagrada imagen. Propia imagen, diría la Constitución Española (art. 18)

Y propio de las macabras élites: la obligación del uso de la mascarilla ‎nos trae eternamente de regreso al trauma. ‎Condicionamiento por trauma. Bozal, fábrica de psicosis y deshumanización. Además el bozal deviene  sacrilegio del cuerpo social e individual, “renunciando” a la condición humana y aceptando así el paso hacia el transhumanismo, previa llegada del posthumanismo, o el fin de la especie humana. ‎

Para las genocidas élites somos perros con bozal exterminables

La revista The Economist, propiedad de la familia Rothschild recordemos. Sus gloriosas portadas, “vaticinan” lo que le va a ocurrir al mundo en los siguientes meses tras cada publicación. Parte del tenebroso juego que se tienen con nosotros. Las genocidas élites se descojonan con todas estas cosas, son muy de símbolos (preferentemente masónicos) y todas estas exhibiciones (de fuerza y poder) les encantan y se hallan salpimentadas por todas partes.

Marzo de 2020, portada. El prediseñado juego que se tienen con nosotros y cómo se ríen en nuestra cara. ¿Continúa sin estar suficientemente claro?  Somos para ellos como sus perros con bozal. El gran gobierno, el Nuevo Orden Mundial que están imponiendo donde lo tienen todo bajo control: incluso a ti, siento decírtelo, que vas con una inútil y estúpida braga (sucia) en la boca como paradigma de sometimiento y de absoluto y/o parcial desconocimiento de la realidad que te ciñe.

Cada vez que te pones el bozal, recuerda que para alguien eres como un manejable y dócil chucho con bozal. Piensa, no lo dudes, que ese alguien se está riendo de ti y que esas personas van a acabar amargándote la vida hasta un punto que, con lo aprendido en el presente y psicótico modus operandi de la presente plandemia, ya deberías poder ir imaginando. Sobre todo, el tenebroso futuro que nos aguarda.

Bozal: deliberado ataque a la salud

Las mascarillas enfermarán gravemente a la gente, sea a corto o largo plazo. Eso es ciencia, lo otro es política y parte del plan. El uso continuado del bozal es un crimen contra la humanidad. Innúmeros perjuicios que ocasiona en nuestro sistema respiratorio por el nivel de CO2 “respirado”, impidiendo un correcto intercambio de gases de tu respiración. Este simple hecho, te ocasionará, a medio o largo plazo enfermedades de todo tipo, incluso cancerígenas. Y si le sumas el caldo bacteriano que se genera, la cosa deviene fiera.

Les interesa una sociedad enferma y cualquier enfermedad o muerte provocada por el uso continuado de los bozales (y de los matarratas transgénicos, vulgo vacunas), será atribuida, por supuesto, a nuevas y manipuladas cifras covid (“number games“), o a cualquiera de sus “creativos” y originales recursos: nuevas y falsarias cepas, espaciosa ampliación de “sintomatología”, “enfermedades” derivadas…

Las mascarillas son muy perjudiciales para la salud y no sirven, en absoluto, para proteger a nadie de un virus. El virus es tan  minúsculo que los huecos o intersticios de las mascarillas no pueden impedir su fluido vagabundear bajo ningún concepto. Punto. Esto es ciencia. Lo demás es, como se dijo antes, (bio)política. Y, sobre todo, parte del plan.  Sinsentido científico absoluto que solo demuestra, otra vez, que los bozales son un símbolo de sumisión y de control poblacional con el único fin de esclavizarnos y enfermarnos.

Bozal, una única opción: DESOBEDECER MASIVAMENTE

¿Te imaginas que todo fuera mentira? La buena y mala noticia es que lo es. Es una farsa y los bozales son el Gran Símbolo del Poder (en la sombra) para testar, a golpe de vista, nuestra capacidad de obedecer sin rechistar e identificar rápidamente a quien proteste.

Presentada ‎inicialmente como una medida temporal, hoy rebuznan que, a pesar de la “vacunación”, según el diabólico poder, el uso de la mordaza seguirá siendo necesario. Bozales para siempre, aterrador panorama. No lo consientan. Está en sus manos…

…Y lo que siempre les digo, solo resta un camino: desobediencia. Masiva, claro. Y pronto. NO PONÉRSELO. En fin.

ARTÍCULO- vídeos: Os estáis envenenando, embozalados.

Posted in ARTÍCULO-INSULTO with tags , , on abril 17, 2021 by César Bakken Tristán

Bozales (y bastones de PCR) tienen más mierda, de serie, que el rabo de una vaca. Cuando los usáis, ya se sublima su toxicidad. Cuando los usáis mal (horas seguidas, manipulación constante, poner y quitar y etc.) su toxicidad llega al paroxismo. Y qué decir del maltrato infantil, Herodes era un amigo de los nenes a vuestro lado, covidiotas. ¡Pobres nenes! ¡malditos padres y abuelos!

Basta de palabrería. Ved estos 2 vídeos (10 minutos, en total, en vuestra ajetreadísima vida, que os pueden salvar la vida o, por lo menos, no adelantar vuestra muerte. Amén de liberaros de esta esclavitud y liberticidio sin precedentes, basado en un delirio sanitario sin ninguna base científica. Adoradores de Satán, no hay más):

https://odysee.com/@FRAUDELEGAL:9/GRAFEN:d

https://odysee.com/@Chemtrails:0/morguellons-covid-19-parasitos-mascarillas:2

LUYS COLETO: Cuando el rap denuncia la plandemia: el portentoso Dennys Aka Chos.

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags , , , on diciembre 29, 2020 by César Bakken Tristán

Los punkarras navarros, Lendakaris muertos, excelso Miedo A Un Planeta Plano vol. 1. El crooner Martin Sánchez, del que recientemente les hablé. Con sus memorables Radio Norte, Estado de excepción y Yo soy la ley. Y ahora glorioso hip-hop: Dennys Aka Chaos, siempre Dkc Visual. Y dedicando sus hipnóticos temazos a todo ser humano que se “siente jodido por este sistema opresor manejado por elitistas, sionistas, masones, jesuitas, familias reales, sectas religiosas y sus gobiernos títeres”.

Quítate esa mierda de la cara y ponte a respirar

Todos sus temas ponen los pelos de punta. Qué decir de su top Me jode. Siempre denunciando este teatrillo de mentirosos. Un  mundo gris virando a negro gobernado por el mal. Los acojonados esclavos regalando su libertad. Telecreyentes renunciando a su humanidad. Covidiotas dejando de pensar y de amar. Sin cuestionar a la ilegítima autoridad, corolario: derechos y libertades definitivamente abatidos sin rebozo. El bozal como paradigma de sumisión (“quítate esa mierda de la cara y ponte a respirar”). El terrorismo mediático atentando con impunidad.

Olé tu pollón

Y Dennys Aka Chos pulverizando con rabia, honor y grandeza el timo más grande jamás entrevisto. El programado asesinato de ancianos de marzo y abril. Todo grande, bro. Salvajes canciones que hablan de lucha, resistencia, valentía, gritos, quejas. Y amor a los tuyos, los críos mentalmente violados, no deseando su esclavitud. Olé tus cojones, grande, repito. Y dedicando todos sus temas ” a quien defiende la verdad y lucha por defender la libertad, sin quitarnos quitar las ganas de ser libres, ni deshumanizarnos con su propaganda del miedo”.

Y de nuevo, eterna gratitud, bro. En fin.

ARTÍCULO: “No llevar bozal no es delito”.

Posted in ARTÍCULO-INSULTO with tags , on julio 1, 2020 by César Bakken Tristán

LEER EN “El Correo de España”: https://elcorreodeespana.com/politica/991080327/No-llevar-bozal-no-es-delito-Por-Cesar-Bakken-Tristan.html

El delito (absurdo y atroz, eso sí) es no llevar bozal si no tienes enfermedades respiratorias. En cualquier lugar civilizado, con la presunción de inocencia legitimada, todo el que no llevara bozal no sería un presunto delincuente sino un enfermo respiratorio. Pero en Espena… ¡ay! el espenol… ese animal cargado de odio y animadversión hacia el prójimo, actualmente santificados por el Gobierno comunista que habilita todas las maldades sobre la tierra contra el ser humano honrado y trabajador; todas las prohibiciones posibles, todos los crímenes imaginables… ¿cómo no va a estar más henchido que nunca el espenol psicópata, si ahora le pagan más y le beatifican por ejercer su psicopatía?

Somos un inmundo país en el que delincuentes de todo pelo son sostenidos por el Estado (entiéndase por los impuestos de los que no delinquimos y estamos sometidos y expoliados)… ¿cómo vamos a imaginar que si alguien no lleva bozal es porque no puede? ¡No! ¡No lo usa porque es un delincuente al infringir la arbitraria y atroz antepenúltima ley estatal (antes de que te des cuenta ya te han calzado otras 2, de ahí “antepenúltima”). Últimamente me estoy negando a enseñar mis justificantes médicos a los 1.001 esbirros y lacayos del sistema que me los piden al día. No me sale de los cojones, así de sencillo. Primero esgrimo que si tengo cara de delincuente o mentiroso. Luego que por qué es tan mal pensado, prepotente y vil ante mí. Y ya, para terminar, que si me cree tan gilipollas como para arriesgarme a un multón y ser hasta detenido y hasta apaleado… por no ponerme el puto bozal que lleva todo el mundo. ¿Por qué en lugar de ayudarme, como enfermo que soy, me atacan? Por lo que he comentado en otros artículos: la cobardía más común del ser humano es intentar cebarse con el débil, con la oveja negra. Pero, en esta ocasión, para una vez que la injusta ley está de parte del débil… la verdad es que me lo estoy pasando muy bien (pese a la frustración, el agotamiento mental, la desazón y el cabreo que me causan). A veces les vacilo, a veces les sigo el juego, a veces acelero el paso y tienen que ir tras de mí, a veces me río en su cara, a veces les insulto si se muestran agresivos (y les amenazo, todos tenemos un límite), a veces les doy una pequeña lección de Derecho, a veces de medicina, ética y moral y etc. Y si tengo tiempo y ganas, les obligo a que se lean los 5 folios de informes que tengo. “¡Ahora te jodes y lo lees, que es lo que te exige esa ley que dices querer cumplir!” Y cuando no me piden el DNI, que ha sido siempre salvo una vez: “Y no me pides el DNI? ¿Cómo sabes que estos papeles son míos? ¿No te da vergüenza hacer tan mal un trabajo tan simple?¿No confías en mi palabra y te tragas las de unos papeles?” Hoy a una esbirra la he dicho que me ha infectado los papeles con sus manos sin guantes. Me ha espetado que “ya no son obligatorios” “¿Lo ves? ¿ves la mentira de toda esta paranoia a la que sirves? –la he gritado entre risas y cabreo – ¿por qué ya no es obligatorio llevar guantes? ¿ya no es la misma enfermedad o qué? ¡piensa cojones, piensa! igual así prosperas un día en la vida, coño”.Me divierto con ellos y por supuesto ellas, que son peores que ellos, MUCHO PEORES, porque de momento no pueden detenerme como hacen –es un ejemplo entre 1.001 reales y actuales – con los falsos maltratadores de mujeres. ¿Hasta cuándo durará esto, es decir, hasta cuando primero no me hostiarán y detendrán, y transcurridos 3 días de calabozo me pedirán los informes médicos…? Todo se andará. Pero, de momento, como grita Papillón al final de su odisea de presidiario, y tras su última y audaz fuga (ya de anciano): “¡Hey you, bastards! I am still here!” (¡Hey!, cabrones… ¡sigo aquí!). Esto es en la buenísima peli con Steve McQueen y Dustin Hoffman. El libro no lo acabé, me pareció un coñazo.

Recuerdo una fiesta de Derecho de la UCM celebrada en un disco-pub de Madrid hace 25 años. La entrada incluía barra libre de birra y 2 copas. Fui a la barra con la idea de pedir birra hasta para lavarme las manos… y me dice un camarero que ya no hay birra, que sólo era un barril, no barra libre. Encima se me puso chulo el idota al recordarle que no era eso lo que ponía el cartel… teniendo yo la razón y siendo estudiante de Derecho… le vacilé a mi antojo (sabiéndome con la razón, pero sin cebarme mucho –que igual es demasiado para según quien –) y pedí ver al encargado. Me dijeron que les acompañase arriba, a un despacho. Cogí un tercio vacío y me lo guardé a escondidas en el bolsillo del vaquero y subí con ellos. Nunca he sido gilipollas para estas cosas de las palizas que te pueden dar. Hablé con el encargado en un lujoso despacho y entendió mi reclamación. Le obligué a que bajara a ver el cartel promocional de la fiesta, sito en la puerta. Efectivamente, ponía lo que yo decía, no el camarero. Fue a la barra y ordenó, con mucha autoridad, que “a este caballero le ponéis las cervezas que quiera toda la noche”. Tuve que matizarle: “De la marca que me dé la gana y de botella –pues no pone marca ni si es de barril o botella en el cartel, y no sólo para mí, sino para los 2 amigos y las 2 amigas con los que vengo”. Aceptó, por supuesto. Y le añadí: “Y ya veremos cómo va toda la fiesta, la música y tal, que si algo no me cuadra les digo a todos que ejerzan su derecho de la barra libre de birra y te arruino el negocio”. Y no hubo mayor problema. ¡La ley estaba de mi parte! FALTARÍA MÁS QUE NOS SODOMICEN HASTA EN ESTOS CASOS.

Eso sí, mis amigos me decían que no la liara y acatara lo de no tener las birras que habíamos pagado con la entrada… pero bien que se beneficiaron de mi protesta. Los 2 hombres son actualmente enemigos míos, ambos muy forrados de pasta, en buena parte pública. Normal: la gente sin cojones, los pusilánimes, son luego los que se benefician del corrupto sistema pues son lamepollas y embaucadores profesionales. A estos 2 ya les daré caña públicamente denunciando sus corrupciones y los atroces secretos personales de innumerables infidelidades a sus mujeres que comenten por sistema, ya que son inmorales, depravados y sátrapas a tope. De momento, que sigan robando tan afablemente y torturando a sus esposas e hijos, que sigan engordando la madeja de mierda que es su vida, ovillo con el que luego jugaré yo a mi antojo, como buen gato que soy (apodo de madrileño, ya sabéis).