Archivo para CUADERNO DE ESTRATEGIA 203

LUYS COLETO: Más ejemplos (españoles) de que la covid-19 es una operación psicológica de “inteligencia” militar de falsa bandera.

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags , on abril 8, 2021 by César Bakken Tristán

Curioso el asunto, benditas “casualidades” que son inequívocas causalidades.  Unos poquitos días antes de largarse a Cataluña, concretamente el 10 de enero, Pesad-ILLA nos legó su última perla. La peor. Pero la más previsible. ¿A quién adjudica el letal plan de vacunaciones “transgénicas”? Pues a Indra, ese monstruo militar. Además, 800.000 pavos de por medio. 794.892 euros, exactitud.

Tirando del hilo de Indra

Indra es la principal contratista de la industria armamentística nacional y la única española que figura en el top 100 de empresas militares mundiales (además de pringada en multitud de asuntos, sectores tan lejanos, pura apariencia y espejismo: energía, los servicios electorales/pucherazos a la carta y medios de infoxicación).

Ains, las puertas giratorias de  Indra, todo un mundo, colosal puntazo: prestando siempre delicada y especialísima atención a personalidades de la “segunda” línea del poder político, desde antiguos secretarios de Estado hasta tenientes generales de las Fuerzas Armadas.

Abundando. Me centro tan solo en algunos nombres de Indra. Siempre políticos y militares. Juan Alfonso Ruiz Molina. Los hermanos Lens Astray. El fallecido general de división Leonardo Larios Aracama. El antiguo teniente general Francisco Boyero Delgado. Manuel García Berrio, otro antiguo teniente general, además de  jefe del Mando Aéreo de Combate del Ejército del Aire entre 2004 y 2007. Eugenio Ferrer, también como el anterior, Jefe del Mando Aéreo de Combate. O, para no aburrir con más nombres, Emilio García-Conde Ceñal, militar de larga data, además de preceptor del Rey Elefante ( ains, qué estaría haciendo de verdad, pero de verdad de la buena, en Botsuana)…

Indra…y FARMAFIA untando a todo gallifante que se precie

…FARMAFIA, por otro lado, tiene untada a tanta y tanta gente. El impresionante asunto de las puertas giratorias, tan solo en Indra, y muy por encima, otras dos aquilatadas formas más de soborno a todo quisqui. Uno. El lobby o presión corporativa sobre políticos y periodistas. Dos. Los conflictos de intereses. Tantos ejemplos.

El más conocido, el exministro de Sanidad sociata, Bernat Soria, fichado en su día por la farmacéutica Abbott para realizar un informe “sobre el papel de la industria farmacéutica en la promoción de la calidad y la “sostenibilidad” del Sistema Nacional de Salud”, o el de Isabel Barreiro, que pasó de dirigir el gabinete de Juan José Güemes en la Consejería de Sanidad de Madrid a trabajar para GlaxoSmithKlein.

También exdirectores generales de Farmacia del Ministerio de Sanidad, como Regina Sevilla, que tras dejar su puesto ingresó en el laboratorio Merck, o Fernando García Alonso, que fue fichado sucesivamente por las farmacéuticas Schering-Plough, Bristol-Myers y Grupo Ferrer. O la mano derecha de Rajoy, Ana Pastor. Y tantos y tantos ejemplos. ¿Y nuestro querido Stiegmann, el Mengele voxero? Su maravillosa entrevista el 15 de abril del pasado año. En elglobal.es.  “Yo he trabajado mucho con la industria farmacéutica“…

…Y un dato que no se puede ignorar si deseamos comprender mínimamente las cosas. Todas las vacunas que se liberan a los mercados mundiales surgieron primero como diseño planificado de un laboratorio militar. Dato irrefutable. Podría extenderme páginas y páginas escribiendo acerca de las vacunas como armas (biológicas) de guerra. O del macho alfa de la manada, Fort Detrick. Da para mucho. Y todo es cierto.

Los militares españoles “profetizaron” el teatro plandémico

Pero me ciño sin más al siniestro informe de los milikitos españoles publicado por el CESEDEN y el Instituto de Estudios Estratégicos de España (IEEE), que lleva por título CUADERNO DE ESTRATEGIA 203 – ESTRATEGIAS PARA PANDEMIAS EN UN MUNDO GLOBALIZADO. Un documento impreso en 2019 y publicado en febrero de 2020, justo un mes antes del secuestro domiciliario de marzo del pasado año. ¡¡¡Benditas casualidades otra vez!!!.  Pero, no hace falta ser singularmente avispado para saber que el susodicho informe militar tuvo que comenzarse a escribir  por el año…Pues eso: jamás fueron profetas. PLANIFICADORES.

En ese sentido, el prólogo de García Vargas lo compendia todo con extrema luminiscencia. Basura globalista sin disimulos: qué buena es la ONU y Organización Mafiosa de la Salud. O la siniestra FAO. O el FMI y el Banco Mundial. Y qué chula es la Unión Europea (a través de la red GOARN y otras porquerías; además de recordarnos las “bondades del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades –ECDC-  que tanto mola Stiegmann, al igual que la transgénica Moderna).

¿Y este memorable enunciado de Varguitas, exministro de sanidad y de la guerra (¿otra casualidad?) del gobierno que creó la banda terrorista Gal? “A todo ello hay que añadir otras fundaciones, alianzas y ONG que trabajan a nivel global“. Y Qué majos son Gates y la Fundación Rockefeller. Un no parar de beneméritos (juas) “filántropos”.

Quién es quién entre la “inteligente” la soldadesca…

…Y tirando de los nombres de quienes firman semejantes falacias – médicas y políticas -, para mear y no echar gota. Memento…

María del Mar Hidalgo García. Analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE).

O José María Martín Moreno (Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, Facultad de Medicina e INCLIVA, Universidad de Valencia, Asesor senior de la División de Salud Pública y Sistemas de Salud de la Organización Mundial de la Salud en Europa).

 O Lydia Gorgojo Jiménez (Exjefa de Servicio del Centro Vacunación Internacional, Sanidad Exterior, Valencia. Profesora Ciencia Política. Facultad CCPP y Sociología de la Complutense).

 O José Luis Puerta (Doctor en Filosofía, médico especialista en medicina familiar y comunitaria, máster en dirección y administración de empresas –MBA- y diplomado en Bioestadística. En la actualidad trabaja como asesor en la Consejería de Sanidad de Madrid, tan Ayuso).

 O Lara Victoria Carreño Ibáñez (Médico. Directora de Programas. Técnico en el Centro de Situación del Departamento de Seguridad Nacional, DSN).

Y, para terminar, last but not least, Alberto Cique Moya (Coronel Veterinario – Cuerpo Militar de Sanidad, Jefatura de Sanidad Operativa – EMAD).

Carácter catecumenal (y absolutamente falso) de la versión oficial

…Conflicto de intereses. O colusión. Di que sí. Y el problema continúa siendo, desde hace quince meses, el mismo. A la mayoría de la gente no le interesa saber cómo se la engañó. Ni por supuesto cómo se la podría volver a engañar. Temen lo que podrían encontrar. Y, mientras, crece el mito coronavírico. Y, de paso, el olvido. La deliberada elusión de la matriz genitora de todo este teatro plandémico. En fin.