Archivo para dr.Young

LUYS COLETO: El riguroso informe del doctor Young lo vuelve a confirmar: la “vacuna” covid es un veneno mortal

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags , , on septiembre 1, 2021 by César Bakken Tristán

Repitamos cuantas veces sea necesario. La existencia del SARS-CoV-2 continúa casi dos años después sin estar demostrada científicamente. Resolviendo equívocos desde el inicio. El tecno-matarratas transgénico, pues, debe – exige- ser otra cosa. Terapia génica experimental sobre un inexistente virus que originaba una enfermedad más vetusta que el cagar (la gripe)y que no mataba a nadie más que la gripe – salvo a los brutalmente asesinados por abandono en geriátricos e intubación en hospitales– y que, vaya, ha devenido en una nueva enfermedad por la masiva inoculación de tóxicos, que provoca, entre otras joyas de la corona, severa inmunodeficiencia, deterioros coronarios y neurológicos y, la gema de las genocidas élites, infertilidad planetaria.

Óxido de grafeno…y muchísimas más y letales mierdas

El doctor Robert Young es bioquímico, microbiólogo y nutricionista clínico.  Young analizó, junto a su equipo, las “vacunas” del cuarteto de FARMAFIA: Pfizer/BioNTech (“Pfizer”); Moderna/Lonza mRNA-1273 («Moderna»); Vaxzevria de AstraZeneca (“AstraZeneca”); y Janssen de Johnson & Johnson («Janssen»). Él y su equipo confirman lo intuido, sospechado y consabido: timo-vacuna con elevadísimo contenido nanometálico deletéreo que es magnetotóxico, citotóxico (efecto dañino sobre determinadas células) y genotóxico (la genotoxicidad es la capacidad para ocasionar daño al material genético por agentes físicos, químicos o biológicos) para plantas, insectos, aves, animales y humanos. Toda vida en el planeta, pues.

Evolución, dicen…

Una de las «vacunas» ( la de Pfizer) incluso contenía parásitos potencialmente mortales (concretamente, el Trypanosoma Cruzi, un parásito del cual varias variantes son mortíferas y es una de las muchas causas que se atribuyen al origen del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, vulgo SIDA, no un virus inexistente como el VIH, devenido todo ello como timosida). Tomados en conjunto, los componentes de la «vacuna», que incluyen óxido de grafeno, entre muchos otros, y que pueden estar “afectados” por fuentes de radiación externas a nosotros, generan una sustancia química altamente ponzoñosa, además de una suerte de “sopa radiante” dentro de nuestros cuerpos. Recordemos, también, otro dato. El pasado 26 de agosto, Japón anunció que suspendería el uso de varios lotes de «vacunas» de Moderna debido a inquietantes informes de contaminación con «una sustancia que reacciona a los imanes y que podría ser metal».

Recordemos un dato nuclear: las cápsidas de liposomas son cápsulas de lípidos grasos. La falsísima versión oficial asevera que su único propósito es envolver el ARN mensajero para evitar que el material genético se descomponga antes de que alcance su objetivo: las células de nuestro cuerpo. Y otro dato, vinculado a lo anterior: las cuatro timovacunas covid contienen niveles relativamente altos de óxido de grafeno, pero las cápsidas de liposomas Pfizer y Moderna son 100% óxido de grafeno (después de la extracción del ARN mensajero). Y otro necesario memento: el liposoma expandiría el óxido de grafeno a órganos, glándulas y tejidos específicos, verbigracia: ovarios y los testículos, por supuesto, además de médula ósea, corazón y, cómo no, cerebro.

Trypanosoma cruzi en un vial de Pfizer, joder…

Ingredientes no revelados por FARMAFIA                                         

En las “vacunas” de AstraZeneca, Robert Young y su equipo identificaron histidina, sacarosa, polietilenglicol (“PEG”) y alcohol etileno, que también estaban contenidos en las inyecciones de Pfizer, Moderna y Janssen. El PEG fue el único adyuvante declarado en la hoja de datos que enumera los ingredientes de la inyección de AstraZeneca. Se sabe sobradamente que la inyección de PEG y alcohol etileno son cancerígenos y genotóxicos.

La porquería inoculada por Janssen (Johnson&Johnson) también contiene partículas compuestas de acero inoxidable que se adhieren cual un «pegamento a base de carbono» de óxido de grafeno reducido. Apretada síntesis: un agregado de acero inoxidable de carbono, oxígeno, hierro y níquel que se halla junto al óxido de grafeno se encuentra en la llamada «vacuna» de Janssen. Este sórdido aglutinado es altamente magnético y puede desatar la coagulación sanguínea patológica y el denominado «Efecto COVID» o el «Efecto proteína spike». Por lo cual, la estéril disputa entre grafeneros y espigueros deviene absurdo y sinsentido.

Explícitamente reconocido por ellos como “reprogramación tecnológica de los seres humanos”, la “vacuna” de Moderna también contiene muchos cuerpos extraños, esféricos preferentemente, con algunas cavidades en forma de burbuja. Esta composición, indudablemente de nanopartículas, altamente tóxica, muestra concretamente puntos cuánticos de seleniuro de cadmio, también citotóxicos y genotóxicos. Los puntos cuánticos son nanopartículas semiconductoras que resplandecen con un color particular después de ser iluminadas por la luz (¿la enzima Luciferasa de marras?). El color que fulgura depende del tamaño de la nanopartícula. Los puntos negros aparecidos en la micrografía son, según el estudio de Young, óxido de grafeno.

Evolución-horror

Las KaKunas, senda el transhumanismo: híbrido hombre-robot

La evidencia de autoensamblaje “inteligente” de nanotecnología y movimiento de filamento también “inteligente” es un indicador de biología sintética y nanobioelectrónica, según varios artículos científicos publicados en varias revistas, y apunta nítidamente a la inclusión de óxido de grafeno. Kakunas realizadas explícitamente para la manipulación electromagnética de células y neuronas mediante la creación de redes neuronales sintéticas en el cuerpo y el cerebro humanos. Clara señal de deliberada transhumanización y cyborgización del ser humano a través de las timovacunas.

Debe recordarse que tanto Pfizer como Moderna desarrollaron las vacunas de ARNm transhumanista para DARPA (del inglés, la yanqui Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa), cuyos contratos se hallan fechados ¡¡¡ en 2013!!! Las inequívocas conexiones militares de Pfizer y Moderna, así como las conexiones de ARNm con Regina Dugan de DARPA que ahora dirige las empresas Wellcome LEAP y Dan Wattendorf.

Las “Plataformas de prevención de pandemias” de DARPA y las plataformas de diagnóstico y monitoreo ADEPT se basan, recordemos, en la bioingeniería, la manipulación genética y la biología sintética. Estos programas de adquisición humana prevén un futuro infinito de las vacunas de ARNm y el control externo del cuerpo humano y el cerebro, lo que permitiría el óxido de grafeno.

“No son vacunas, sino medicamentos nanotecnológicos”

El artículo de Young concluye que estos chutes del veneno llamado vacuna “NO son vacunas, sino medicamentos nanotecnológicos que funcionan como terapia genética … Todas estas llamadas ‘vacunas’ están patentadas y, por lo tanto, su contenido real se mantiene en secreto incluso para los compradores, quienes, por supuesto, están utilizando el dinero de los contribuyentes. Entonces, los consumidores (contribuyentes) no tienen información sobre lo que están recibiendo en sus cuerpos por inoculación”.

Todas contienen basura además de grafeno

Según el doctor Young, se estima que 500 millones de personas en todo el mundo ya han resultado heridas y potencialmente 35 millones han muerto debido a las inyecciones covid. Es probable que todo se incremente espectacularmente en los próximos meses (¿arribando el estado de sitio, leyes marciales mediante?), ya que las personas que han recibido dos inyecciones tienen 13 veces más probabilidades de resultar lesionadas, hospitalizadas o muertas por la falsaria “variante Delta” en comparación con aquellas que poseen razonable inmunidad natural. Pero, ¿qué está ocasionando realmente, según Young, las denominadas «variantes» covid las «olas» futuras?

Masacre y genocidio provocados por las timovacunas

El código genético de la proteína Spike en las «vacunas» se genera por ordenador (al igual que la secuenciación genética del inexistente SARS-CoV-2). Es quiméricamente «creado por el hombre» y se puede alterar con suma sencillez. Y, el óxido de grafeno, afirma contundente Young, “penetrará en diversos tejidos del cuerpo humano (cerebro, tejido conectivo, potencialmente en los músculos…), interactuando con frecuencias pulsantes dentro del rango 5G, afirma contundente Young. “Esto será lo que causará la próxima ola vaticinada en octubre”.

Según Young, “estos inoculados son ​​peligrosos porque las nanopartículas pueden atravesar la barrera hematoencefálica, pueden atravesar la denominada barrera sangre-aire. Por eso estas vacunas son tan peligrosas. Las partículas entran directamente” Rompiendo barrera, entonces: hematoencefálica, aire-sangre, testicular y ovárica. Masacre y genocidio, pues. En fin.

https://www.drrobertyoung.com/post/transmission-electron-microscopy-reveals-graphene-oxide-in-cov-19-vaccines