Archivo de Ejército español

LUYS COLETO: Cómo han diseñado el horror los antipatriotas y traidores militares para los próximos dieciocho meses.

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags , on diciembre 5, 2020 by César Bakken Tristán

Grosso modo, apretada síntesis. Estados de alarma, excepción, sitio. Guerra, enemigo, movilización, alerta, cobertura, emergencia, combatiente, criptografía, mando único, operaciones, confinamiento, frente, honor, rastreos, abandono de sí mismo, abastecimiento, resistir para avanzar, espíritu de equipo, disciplina, sacrificio, moral de victoria. Uf, qué pesadilla fraseológica, agrego.

Operación militar para aniquilar nuestras libertades

Siniestro y repulsivo y baboso lenguaje militar desde marzo (hibridado a otra forma de militarización, la «sanidad»). Obviamente, es lo suyo ya que estamos asistiendo a una operación psicológica militar (psy-op) de falsa bandera. Contra su propia población. Marca OTAN/Bilderberg. En ese sentido, el uso y abuso del lenguaje bélico deviene ineludible. Y mucho más en las sociedades turbocapitalistas del primer mundo en la que no cotizan al alza, precisamente, las consideraciones éticas. El lenguaje guerrero permite al opresivo Leviatán reclamar los mayores «sacrificios», incluso la supresión más arbitraria, descarnada y tiránica de nuestras – no otorgadas por ellos- libertades fundamentales.

A principios de mayo, mientras los gallifantes discutían acerca de las yenkas de las fases de «desescalada», se filtró un brevísimo informe del Ejército de Tierra, de apenas tres folios, casi telegráfico, que auguraba lo que iba a suceder durante los próximos meses. Los militares españoles no son augures, obvio. Antipatriotas y felones, sin más. Rastreros escribas del globalismo, además de coguionistas a través de sus cuadernos de estrategia del CESEDEN (Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional), vía IEEE, Instituto Español de Estudios Estratégicos.

Dos años de espanto, salvo reacción

El informe del ejército de tierra aseguraba que la falsa pandemia volvería. Regresaría con fuerza, probablemente a mediados de noviembre (casi lo clavan). Entonces, nuevos confinamientos, pero se reaccionaría más ágil y velozmente. La existencia de un mayor porcentaje de personas que hayan pasado ya la enfermedad en su primera oleada reduciría la gravedad y duración de esta segunda oleada. Durará tres o quizá cuatro meses, aunque volvería a aparecer, ya muy debilitada, el invierno siguiente, a finales de 2021. Para entonces, vacuna «salvadora». Según los milicos, la «normalidad» arribaría a partir de la primavera de 2022, y sería casi completa durante el verano de ese año.

Con la inestimable ayuda de los fraudulentos papayatest, todo perfectamente diseñado, lo propio de las PLANDEMIAS. Excepto que resistamos. Y digamos NO. En fin.

LUYS COLETO: Ejército español, enemigo de la libertad y de sus compatriotas.

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags , on noviembre 12, 2020 by César Bakken Tristán

Primer artículo, en este blog, de mi amigo Luys Coleto:

Bajo la excusa de la falsa pandemia del supuesto Sars-CoV-2, con la declaración del estado de alarma (mentira oficial, otra más: estado de excepción o sitio, como prefieran), reforzamiento del Estado policial y parapolicial y militar y paramilitar, secuestro domiciliario de la población, toques de queda, bestial violación de las libertades individuales más básicas y encomio del aciago aparato médico-químico-farmacéutico-tecnológico. Nos hallamos, a la sazón, desde el mes de marzo, de forma evidentísima, ante un golpe de Estado de facto. Y casi, de iure…

…Y el Real Decreto que establecía el Estado de Alarma, 14 de marzo, a cargo del aparato estatal español, con todo el gran capitalismo aplaudiendo frenéticamente (lo mismo que los esclavos aplauden a las ocho de la tarde), esculpe un dolorosísimo jalón en nuestra atroz historia del siglo XXI. Sin duda, un antes y un después.

Libertad o esclavitud

El antes y después de los últimos hombres libres sobre la faz de la tierra. Más allá de si existe el «bicho» o no, o más acá de si surgió de forma «casual» o en un laboratorio, nos acucia mucho más una cuestión esencial futura, la gran cuestión: libertad o esclavitud. Ante la plandemia, se trata de elegir, seleccionar, distinguir. Punto pelota. Nos hallamos, quizá, ante una de las últimas oportunidades de la humanidad para modificar nuestras verdades acerca de lo que significa vivir como seres humanos de manera libre, razonable y justa con los demás miembros de la especie sapiens sapiens que habitan este planeta.

Militarismo o muerte, valga la redundancia

Una de los corolarios más infaustos de los últimos meses: inquietante, apabullante y repulsiva legitimización de las Débiles Mamadas en nuestra vida cotidiana. Salvaje militarización de nuestras vidas cotidianas, incluidos los espacios públicos. Recordemos al sórdido JEMAD, excesivo y patibulario peso por toda la chatarra adosada a su terno, nauseabundo desfilar en primavera, a todas horas, en la caja tonta. Siempre junto al siniestro Fernando Simón, un Bilbo Bolson de cuchufleta.

Mediante el burdo y patético subterfugio de lo bien que desinfectan (eso sí, fumigarnos aéreamente lo hacen de puta madre), o de lo magníficamente que atacan nuestra privacidad( lo llaman rastrear), ignoramos, o queremos ignorar, la atávica y consuetudinaria configuración de una milicia española, tres siglos liberticida y golpista y derrotada, donde se señorean con intensa (y ocultada) abundancia la existencia de una corrupción sistémica y sistemática, abusos y acosos de todo tipo, condición y pelaje ( preferentemente, laborales y sexuales), incomprensibles y extemporáneos e injustificables privilegios, encubridores órganos de control y una cúpula militar esculpidamente indolente, cuando no abiertamente terrorista.

Patriotismo, obsceno pretexto

Una deplorable milicia siempre socorrida en su horror, jamás en su inexistente honor, por una vana y banal clase política, lacayunos medios de propaganda y el fantástico lucro de  empresas, no solo armamentística, y entidades bancarias, perfectas blanqueadoras, por ejemplo, de todo el pastizal que mueve la droga (ilegal). Un ejército, soez sicario de la asesina OTAN( y de sus falsas banderas), participando en todo tipo de falsarias guerras neocoloniales (Iraq, Afganistán, Siria, Malí…), despropósitos armamentísticos, apetitosas puertas giratorias. E  tutti quanti.

Con la coartada del falaz patriotismo, burdo patrioterismo, el felón ejército español, sometido al dictado de las élites globalistas y antipatrióticas, representa el más acabado y cincelado paradigma del planetario liberticidio (casi) consumado.

Abundando y sobreabundando en el horror liberticida

Cuadernos de Estrategia 201 y 203 del Instituto Español de Estudios Estratégicos. El letal CESEDEN, Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional. Ideal para recoger las mierdas de mi amada perra. Cooperadores necesarios de la actual operación psicológica de falsa bandera. Detrás de todo ello, el Ministerio de la guerra, comandado por la aciaga Mofletes, Margarita Robles (qué curioso, bendita casualidad, otro evento configurador 201, como el celebrado, en octubre de 2019, en el Hotel The Pierre de Manhattan). En nuestra hispánica mierda dizque literaria, insinuándolos y exhibiéndolos, babosean los planes del futuro, lontananza: su anhelada granja humana. Con la inestimable ayuda de la nanociencia y la neurociencia. Tras el control social, el control mental.

A saber, la «grisura» de  lo que serán las Operaciones de Información, de la Inteligencia (?) Militar en España. Por el camino, eliminación del libre pensamiento y la libre expresión. Nanobots, robots asesinos y manejo absoluto del espectro electromagnético. Electrodos, nanopartículas y sensores que se activan magnéticamente. Polvo “inteligente”. Telepatía sintética, “lectura” de la mente” y sus letales rayos azules. Hologramas y esferas. Creación de  “regiones ionizadas” en el cielo. Y las mortíferas nanovacunas, transgénicas y transhumanizadoras, desde luego. Casi nada. El espanto. Las peores pesadillas tecnológicas hechas realidad.

Libertad, el bien supremo

Todo lo que nos rodea, un esfuerzo concertado para manipular y presagiar el comportamiento humano a fin de que los ingenieros sociales y las tiránicas y difusas – y no tan difusas-  élites puedan controlar, definitivamente, social y mentalmente,  a toda la población humana. El ejército español, siguiendo la estela (¿química?) del DARPA yanqui, pieza importante de la esclavitud que nos tienen reservada.

Lo dicho al principio: libertad o esclavitud. Escojan. Y, por usted, y por todos, escojan bien. En fin.