Archivo para el correo de España

ARTÍCULO: “Las sandalias de San Pedro, ¿anhelo o temor de verlas?

Posted in artículo-insulto with tags , , on abril 18, 2020 by César Bakken Tristán

LEER EN “El Correo de España”: https://elcorreodeespana.com/opinion/995877460/Las-sandalias-de-San-Pedro-anhelo-o-temor-de-verlas-Por-Cesar-Bakken.html

 

Alguien de vida disoluta y propensa a la autodestrucción acelerada, dijo un día: “ahora me cuido más y he dejado los vicios. He estado enfermo, y cuando le ves las sandalias a San Pedro, hay que tener cuidado”. Este es un ejemplo más que parece el triunfo del miedo a la muerte sobre el previo desprecio a la vida. Digo que parece, porque es casi imposible que alguien cambie ciertos hábitos autodestructivos o no recaiga en ellos. En cualquier caso, sabiendo que la dama de negro nos abrazará tarde o temprano, es lógico tomarse la vida como un lugar de tránsito donde hay que vivir lo mejor posible, aún bajo el auspicio de estar caminando siempre sobre el alambre.

Soy un férreo defensor del derecho de todo ser humano a autodestruirse o cuidarse obsesivamente para retrasar todo lo posible su inevitable cita con la dama de la guadaña. Una libertad sujeta al libre albedrío, pero con una excepción tan enorme que prácticamente la anula. Dicha excepción es la denostada vida en sociedad y el ultrajado bien común. Toda acción humana que sea un efecto con consecuencias para terceras personas, ha de ser regulada, medida , vigilada y custodiada por el Estado. Sí, un ácrata como yo, cree en el Estado como vigía de la acracia. ¡Menuda paradoja! ¿O tal vez no? Veámoslo.

Dejo a un lado, aunque sin marginarlas, cuestiones religiosas y morales, y me centro en el mero estatismo. Todo hombre de bien que vive en sociedad ha de ser un estadista (y los que tengan descendencia, unos padres responsables, además). Por desgracia casi nadie lo es, bien por egoísmo, maldad o mera ignorancia. Desde que nace el hombre adquiere un vínculo ineludible con sus coetáneos y con los que le sobrevivirán, vínculo que le dota de obligaciones que han de ser soportadas y respetadas. La mayor de ellas es que su forma de vida no afecte negativamente al colectivo y tampoco su forma de muerte. Sobre la primera hay mucha legislación y jurisprudencia, y usos sociales, y dichos, y refranes, y normas no escritas… pero sobre el segundo no hay a penas nada, y lo que tenemos es sutil o dogmático. Alguien que pierde la vida es muy diferente de alguien que se gana la muerte, por eso debería estar legislado, ya que donde no llega el sentido común, ha de llegar la coacción.

Si San Pedro pudiera alternar sus sandalias con unas botas de punta de acero, podría dar la patada a todo aquel no apto para cruzar su puerta, y devolverlo a lo mundano a que expíe sus cuitas. Pero como esto escapa de nuestra razón, mejor prevenir con acciones en vida, como son las compañías de seguros y la legislación (especialmente el establecimiento de indemnizaciones), en el apartado de velar por la seguridad económica de la sociedad y protegerla de las personas con costumbres encaminadas a la mortandad. De ahí, por ejemplo, los seguros de vida, coche, vivienda y decesos; todos orientados a que sea el fiambre quien cargue con los gastos de su vida o del fin de ella. Si es obligatorio usar casco al ir en moto, no es para evitar que el motorista se casque el melón, sino para evitar todos los ingentes gastos que eso supone al Estado, y por ende al común social. El motorista, siempre que no esté en la moto, puede romperse la almendra como mejor guste, pero ahí el porcentaje de riesgo es ínfimo y, además, escapa al control del sentido común social. El suicidio está prohibido, y no sólo por creencias religiosas, sino por ley; pero la obligación a vivir no puede ser vigilada al 100%. Cristo dijo: “mi reino no es de este mundo”, pero los humanos no podemos decir: “mi vida no es de este mundo”, porque sí que lo es, y mucho. Hay que aplicar el “quien la hace, la paga”. Podría desarrollar esto enormemente, pero no es un artículo el lugar para hacerlo, y creo que ya ha quedado clara mi exposición de ideas y puedo terminar haciendo un paralelismo con el congojavirus en Espena, y el nefasto tratamiento que le han dado tanto el desGobierno como los ciudadanos.

El paisanaje espenol es actualmente demasiado analfabeto, egoísta, cretino y psicópata como para comportarse debidamente. Hay 1.001 ejemplos sobre el contagio masivo de este virus (al igual que el de su hermano mayor, la gripe –sí, ese virus que ha desaparecido de repente –) por culpa de la nula higiene y civismo de la mayoría de habitantes de Espena (no confundir con españoles, que todavía quedamos unos pocos, pese a no tener la poción mágica de la aldea gala, por desgracia). El desGobierno espenol es doblemente culpable, pues si bien el vulgo tiene licencia para ser un montón de escombros, un Gobierno jamás puede serlo… ni por acción, omisión o negligencia. Y no voy a decir por qué éste, y los precedentes desde hace 45 años –y antes de 1936 –, tanto en los “reinos de taifas” como en el Central, lo son. Ahí están la historiografía y las hemerotecas. Y por si hacían falta, las noticias de actualidad.

Sólo pretendo explicar que la vida del ser humano en sociedad no puede ser una carga para nadie, y su muerte, tampoco. Dejar un joven y bonito cadáver es cosa de extraviados mentales politóxicos, pero millonarios, que no suponen una carga para el común social, así que pueden suicidarse cuando y como quieran, pero en soledad. Aunque como todos sabemos que siempre pagamos justos por pecadores, ese control estatal de nuestra vida se ha vuelto expolio, y para prevenir los desmanes de unos pocos, todos hemos de contratar seguros, pagar impuestos injustos (el de sucesiones es “mi favorito”), excesivos y etc. El bien común, cuya defensa es tan loable en los parámetros que he indicado, se convierte en el lucrativo bien individual de élites y castas sempiternas e inevitables, y advenedizos de todo pelo, ya que las ficticias oposiciones a ser opresor están siempre convocadas y a ellas se presentan la mayoría de espenoles, si no de facto, de anhelo, que para el caso es lo mismo; pues ese anhelo se torna en consentimiento y complicidad tácita o expresa. Quien más y quien menos es un plutócrata en potencia… si no fíjense en el fenómeno llamado Loterías… que, por cierto, son del Estado y son un pedazo de impuesto más, JAJAJAJAJAJAJAJA… y JA.

 

 

ARTÍCULO: “Libertad de expresión sólo bajo previa obligación de conocimiento: Orwell fue un bulo”

Posted in artículo-insulto with tags , , , on abril 16, 2020 by César Bakken Tristán

LEER EN “El Correo de España”: https://elcorreodeespana.com/opinion/357513390/Libertad-de-expresion-solo-bajo-previa-obligacion-de-conocimiento-Orwell-fue-un-bulo-Por-Cesar-Bakken.html

 

Casi nadie atisba que los derechos van acompañados de obligaciones, al igual que toda tesis tiene su antítesis, o toda acción tiene su reacción. El problema de la manida libertad de expresión es que la obligación que tiene está pervertida, por lo tanto invalida ese derecho, ya que consiste en obligación previa de conocimiento sobre lo que se habla, la cual se tergiversa al consistir en comulgar con ideas que nada tienen que ver con el conocimiento real sobre lo que expresan, sino con la aquiescencia con los poderes fácticos que la establecen o con una mayoría social que se arroga el dominio de la razón. En cualquiera de los 2 casos: muerte del intelecto y asunción de una verdad universal torticera por el mero hecho de ser expresada bajo estas 2 circunstancias.

Cualquier espenol sabe que una de las expresiones más vulgares y carpetovetónicas es: “¡No tienes ni puta idea!”. ¿A quién no le han dicho esto alguna vez que ha ejercido su derecho a expresarse libremente? ¡Esta represión es libertad de expresión también! Por lo tanto, algo que se anula así mismo no funciona bien o, sencillamente, no existe. Por eso soy férreo defensor de que este derecho tan manido NO EXISTE (ni se le espera), pues está viciado de origen, desde el momento en que expresa dogmatismos y consignas, bien oficiales (si son gubernamentales) bien oficiosas si son revolucionarias. ¿Pero qué ocurre con los disidentes, con los que estamos entre Pinto y Valdemoro? Precisamente somos los únicos capacitados a ejercer la libertad de expresión, pues no pretendemos ganar cuotas de poder Y usamos la obligación previa de poseer conocimiento imparcial sobre lo que expresamos, complementado con la obligación de no censurar a nadie arbitrariamente. Somos la excepción que confirma la regla, lo cual no anula la regla, así que todo mal…

El asunto está en el candelero por el aburrido tema de las “noticias falsas” que el Gobierno comunista espenol censura ahora con la excusa del congojavirus, asegurando que son bulos al arrogarse la posesión de la verdad absoluta. ¡Ay, la censura! ese sustantivo que es uno de los mantras ancestrales “antifascistas”, del actual desGobierno y de su sempiterna lucha en pos de la libertad… que ahora queda claro –para el obtuso que no lo supiera – que es mera lucha liberticida.

Si todos los borreguitos que llevan toda su vida atacando a la censura y defendiendo el derecho de libertad de expresión, tuvieran el mínimo intelecto exigible a un ser humano, sabrían que, precisamente, la censura es la forma más sublime de la libertad de expresión, ocurrida por denostar la imprescindible obligación previa de conocimiento. Ahora, con las “noticias falsas”, los antiguos libérrimos se tornan en liberticidas que ejercen su derecho a censura, a imponer su verdad a los demás.

La verdad no puede ser censurada, solo puede ser ocultada, que no es lo mismo. Porque lo que se oculta es algo que EXISTE, y por lo tanto es susceptible de ser encontrada y comunicada. En el caso del congojavirus, mi opinión es disidente tanto con las gubernamentales, las opositoras y las “conspiranoicas”. Pero a mí NADIE me censura, porque sencillamente mi opinión está oculta, entendida como algo que no trasciende en la opinión pública. Y lo que ejerzo es libertad de expresión previo conocimiento de causa, sin censurar a nada ni a nadie. Aquí radica la verdad: en la tolerancia a lo que no es impuesto sino expuesto de manera motivada y argumentada; de tal manera que se torna irrefutable, aunque susceptible de fobias y filias, claro está.

El problema de fondo es que ahora la libertad de expresión se está desarrollando con todo su esplendor y los censurados creen ser víctimas, cuando antes eran victimarios, porque jamás asumieron que el conocimiento era el parámetro fundamental de esta ecuación; que sin exposición argumentada, nada sirve. Que suene la flauta, es decir, que esas víctimas actuales defendieran verdades reales por mero azar o inercia, no les habilita para sentirse ahora ultrajados. Echar por tierra una argumentación errónea de alguien no es censura, sino sentido común y ejercicio intelectual y dialéctico necesarios. Pero muchos lo confundieron con “ejercicio del derecho a la libertad de expresarse”. Si hubieran sabido, como yo desde que tengo uso de razón, que ese ejercicio es inicuo y consigue el efecto contrario: aumentar la represión; si lo hubieran sabido no se asombrarían ahora.

Muchos le están borrando el nombre a Orwell, de tanto usarlo a colación de su pueril –aunque certera – novela: “1984”. Su Ministerio de la Verdad está más en boga que nunca. ¿Cuántos de estos nuevos anti-censura y defensores de libertad, saben que Orwell fue comunista, y miliciano en la última Guerra Civil española, con el único deseo de “matar fascistas” (SIC)? Tiene multitud de documentos escritos –artículos periodísticos y obra literaria – a este respecto, especialmente su libro: “Homenaje a Cataluña”. ¿Cómo pudo, una década más tarde a todo esto, volverse anticomunista? Sencillamente porque Orwell tampoco tuvo el raciocinio suficiente para entender lo que, de manera tan simple, he expuesto yo.

Verdad sólo hay una, pero sobre hechos, no sobre pensamientos. Y como quiera que los hechos no deben supeditarse a los pensamientos ni a la ideología, tenemos montada una paradoja de dimensión tan magna que, si fuera material, taparía el sol. El adoctrinamiento está instaurado de manera tan colosal que el ÚNICO DATO que yo uso para saber que alguien puede tener algo de verdad, es que ese alguien sea casi desconocido y que su opinión sea un cero a la izquierda en la ecuación de la vida comunitaria. Ojo, no hace falta decir que los imbéciles, y por lo tanto denostados por todos, no son parte de este dato que yo uso. No hacía falta decirlo, pero lo he dicho… por algo será. El colofón del disparate son los que se jactan de ser “medios independientes” teniendo millones de seguidores y dependiendo de políticos y publicidad.

Eso sí, una suerte de obligación posterior de conocimiento puede ser una fórmula para dotar de verdad retroactiva a la libertad de expresión. Pero eso ya es asunto para otra disertación, que ya he divagado suficiente en este artículo y no hay que abusar.

 

 

ARTÍCULO: “Miedos de comunicación”

Posted in artículo-insulto with tags , , on abril 11, 2020 by César Bakken Tristán

LEER EN “El Correo de España”: https://elcorreodeespana.com/opinion/497835308/Miedos-de-comunicacion-Por-Cesar-Bakken.html

 

 

Jamás he visto una i latina con tanto poder de cambio en el significado de 2 palabras con las mismas letras: “miedo” y “medio”. Acojona, ¿verdad?

¿Y, realmente, que sucede con este movimiento de la i latina? ¿avanza o retrocede (entendiendo el avance como evolución y el retroceso como involución)? Es más, aún, ¿asumiendo el avance como progreso y el retroceso como atraso, qué sucede con esta i latina? Es más, aún todavía, ¿aceptando el progreso como progresismo y el atraso como conservadurismo, qué sucede con esta i latina?, insisto.

Moverla en la palabra miedo es avanzarla, y compone la palabra medio. Moverla en la palabra medio es retrocederla y compone la palabra miedo. Según el paradigma del movimiento de esta i latina, el medio es una evolución del miedo. O sea, que el medio de comunicación evoluciona en miedo de comunicación, que es, por lo tanto, progreso. ¡El miedo es progresismo! Pero haciendo este ejercicio al revés, el miedo es una involución del medio. O sea, que el medio de comunicación es atraso. ¡El medio es conservadurismo!.

¿A dónde quiero llegar con este aparente galimatías? Pues a algo tan simple como la distinción entre medios de comunicación y miedos de comunicación. Los mass media son medios de comunicación de miedo, infundado la mayoría de las veces pero perfectamente transmitido. El congojavirus, por primera vez en la historia, ha unificado a los mass media del mundo entero. Hasta esta crisis inoculada, el miedo de los medios era paralelo: el mismo hecho que para unos era bueno, para otros era malo. Pero ahora, ¡albricias comunicativas! todos están de acuerdo, por fin el miedo es transversal y ha tornado de paralelo a perpendicular. Eso sí, siguen siendo paralelos radicales en el tema de señalar quien es el creador del bicho, y qué políticos tienen la culpa de su ataque masivo a la sociedad. Curioso que ningún perrodista culpabilice de nada a los ciudadanos que no ostentan cargos públicos o que no son perrodistas contrapuestos… no hay que tirar piedras al propio tejado. Al igual que para un político todos somos potenciales votantes, para un perrodista todos somos potenciales seguidores.

Los disidentes natos sospechamos de que todos los medios de comunicación (tanto los pocos conservadores que hay como los mayoritarios progresistas que abruman) hacen el mismo uso del miedo, y no por la prueba empírica de esta suerte de juego de palabras que he improvisado, sino por sentido común y empirismo puro y duro. El lema de los Reyes Católicos, vaya. Además, que ciertas lecturas de adolescencia ayudaron algo, como espero que este artículo ayude a quien todavía no había vislumbrado ese algo.

Estamos asistiendo a la realización del esperpento de Valle-Inclán, a la institucionalización de este magnífico género literario. “¡Cráneo previlegiado! como decía el personaje del borracho, de esta inmortal obra. Y lo decía siempre en presencia de Don Latino, que igual son cosas mías, pero me recuerda mucho a la i latina que ha motivado esta divagación. La realidad cada vez me deja más claro que el final de “Luces de Bohemia” es, realmente, la conclusión de la vida en sociedad que podemos hacer los sometidos: por lo menos nos queda la clarividencia, el sarcasmo, el humor y la sorna para reírnos de los gerifaltes mundiales y locales –que para el caso son los mismos sólo que en diferentes estadios evolutivos que, finalmente, conjugan – y llamar a todos: ¡Cráneo previlegiado!, pese a que haya víctimas inocentes de por medio, como lo fue Max Estrella, poeta arruinado y ciego, pero clarividente, mucho más que quienes ahora dicen verlo todo… sobre todo los que dogmatizan a los mass media.

Yo soy más de Max que de mass.

ARTÍCULO: ” TVE y el humor rojo del cine espenol”

Posted in artículo-insulto with tags , , , , on abril 8, 2020 by César Bakken Tristán

LEER EN “El correo de España”: https://elcorreodeespana.com/opinion/682029519/TVE-y-el-humor-rojo-del-cine-espenol-Por-Cesar-Bakken.html

 

 

La genial comedia “Los bingueros” tiene una divertida secuencia en donde los protagonistas montan un bingo clandestino en un velatorio y todos se suman al juego. ¿Alguien se imagina un mundo real donde irrumpan dos tarados en un velatorio y monten un bingo con los presentes? ¿no diferenciar la ficción de la realidad, el sarcasmo de la mezquindad?

El cine espenol, hace mucho que perdió el norte (cuando éramos España, tuvimos un cine colosal y contamos con el único genio mundial del sector: Luis García Berlanga). Los cineastas de ahora, entre sus 1.001 desmanes, han cometido el de tornar el “humor negro” en “humor rojo”, que es una suerte de terror rojo, pero extrapolado a las artes y, por lo tanto, aparentemente inocuo y bienintencionado. Craso error y craso horror, a partes iguales.

La última perla es una serie, financiada con dinero público, que se mofa del estado de alarma comunista. Es decir… nos privan de libertad, nos arruinan la economía y… con nuestro dinero se cachondean de todo ello y de las miles de víctimas que el congojavirus está causando. ¡Y todo esto a tiempo real! Ni siquiera han sido capaces de esperar el cese de esta atroz situación actual… porque lo que les interesa es desviar la atención, seguir fomentando el aborregamiento y “el síndrome de Espena” (recomiendo leer mi artículo al respecto, en este mismo medio). Nos mean y dicen que llueve. ·”Risas garantizadas” es el eslogan de la promoción de esta comedia llamada: “Diarios de la cuarentena”. ¿A qué viene esta comedia aquí y ahora? Todavía con dinero privado, que cada cual dé rienda suelta a su psicopatía (eso que ellos llaman libertad creativa), pero con nuestro dinero, dentro de una economía en números rojos y una ruina social brutal, la situación se sale de madre.

Conozco al codirector y guionista de esta incomprensible y oportunista serie, David Marqués. No somos amigos, sólo conocidos por azares de la vida (incluso trabajé, gratis, para él editando una promoción de su buena película independiente “Aislados” –la cual os recomiendo, no encarecidamente, pero os la aconsejo ver – ). Ante mi perplejidad por el anuncio de la producción, le pregunté si era un bulo. Me dijo que no, y que las críticas negativas “tenían mucho tufo a VOX”. Con esto se refería a una noticia que me enlazó sobre que Hermann Tertsch despotricaba contra este proyecto. ¿Tufo a VOX? ¡Pero sí Tertsch es político de este partido y no se ha escondido! Confunden todo estos cineastas progres y ni saben analizar la realidad cristalina. Por eso ven tan normal hacer una serie que parodie la peor crisis mundial contemporánea y la ruina económica y moral sin precedentes tras la II Guerra Mundial. Como grandes carroñeros que son, saben sacar partida ( y partidas presupuestarias) de los cadáveres y el caos social. Ni siquiera son depredadores, porque para eso hay que tener cojones e inteligencia. Realmente tampoco son carroñeros, porque para eso hace falta NECESIDAD, y estos precisamente hambre no pasan… ahí están nuestros impuestos para saciarlos holgadamente.

Este paranoico Estado comunista, camuflado en estado de alarma, impide la producción actual de una serie de estas características. Marqués asegura que se hará a través de tlf. móviles y con los actores encerrados en sus casas, que serán el set de rodaje donde ellos, los actores, harán todas las labores técnicas, y el dirigirá por vídeo-conferencia. Eso no se lo cree Marqués, ni harto de vino. La calidad de imagen, posteriormente comprimida tras la edición, y el nefasto audio que recoge un móvil, lo impiden. Por eso veré esta abominable serie, si la emiten por internet (me niego a conectar la antena de TV a mi monitor) y os presentaré una crítica cinematográfica y técnica sobre ella, con criterio objetivo, para despedazarla por los 4 costados. Sé que la despedazaré, porque he visto el vídeo promocional y es nauseabundo. Fui un profesional del sector audiovisual – y crítico de cine –, y salí espantado y dando mandobles a diestra y siniestra. Ya no me quedan amigos en el sector, si acaso un par de conocidos. He coleccionado enemigos, y bien henchido que estoy por ello. Si encuentro un editor que me guste, publicaré un jugoso libro al respecto, que espero coleccione demandas por doquier, señal de que será una gran obra y a mí, como antiguo estudiante de Derecho, me encantan los juicios y que me demanden. Cada loco con su tema, está claro.

Si el ínclito Marqués me contesta a la reflexión final que le lancé, en nuestra breve conversación de ayer, lo publicaré en los comentarios de este artículo que jamás debería haberse escrito en un país sensato, porque nadie pensaría en hacer semejante proyecto y en la televisión del Gobierno. Nos quieren cada vez más idiotas… pero de ahí a que pretendan que aplaudamos y riamos con una serie ambientada en la muerte evitable de miles de inocentes, en la ruina sociopolítica y económica de un país y en el expolio a víctimas, arruinados, confinados y sometidos… ¡espera! ¡pero si ese es el modus operandi de esta panda de psicópatas que son estos animales bípedos “artistillas progres”, dotados del conocimiento justo sólo para hacer sus necesidades en un retrete y acordarse de tirar de la cadena. Llevan décadas haciendo lo mismo, pero jamás habían sido tan macabros como para hacerlo a tiempo real, interactuando con el dramático hecho del cual se mofan y del cual se lucran. Talento no tienen, maldad les sobra. Marqués justifica su proyecto en que “la gente ha de entretenerse, y más ahora en el confinamiento. Hay que divertir a la gente”. ¿De verdad no hay otras maneras de pasar el rato que no sea viendo series de tv. y, encima, de esta temática? ¿Ese concepto tiene Marqués de los habitantes de Espena? Mira, en eso le doy la razón, no hay más que ver los aplausos de balcón. Este tipo de engendro humano es capaz de aplaudir a las 20h. y aplaudir luego en la puta TV. viendo esta nueva serie (que llevará risas enlatadas, al ser una “sitcom”. A falta de risas espontáneas, estas son indispensables para que parezcan humor las denigraciones que enseñan). Por cierto, Carlos Bardem es uno de los actores, ese que despidió ilegalmente a los trabajadores de uno de sus negocios de hostelería. ¡Si es que jamás sacian su sed de mal!

 

ARTÍCULO: “¡Vamos a morir todos! (pero viviendo, no en vida)”

Posted in artículo-insulto with tags , , , on abril 6, 2020 by César Bakken Tristán

 

LEER EN “El correo de España”: https://elcorreodeespana.com/opinion/972127738/-Vamos-a-morir-todos-pero-viviendo-no-en-vida-Por-Cesar-Bakken.html

 

“Nuestras vidas son los ríos

que van a dar en la mar,

que es el morir (…)”

Esta elegía del siglo XV, obra magna (una más) de las denostadas letras hispanas, hay que escribirla ahora de esta manera:

“Nuestra muerte es el mar

que va a anegar los ríos,

que son el vivir (…)”

El motivo de esta actualización es el estado de miedo perpetuo en el que vive la población mundial, ahora a un ritmo exponencial gracias al congojavirus. La magnificación necrófila que es está haciendo de este virus y la inane pandemia que está provocando, causan sonrojo, tanto por vergüenza como por enfado contenido, en cualquier mente letrada y carente de miedos infundados e inoculados. La respuesta de los jerifaltes mundiales, declarando un estado de alarma casi uniforme a nivel mundial sólo es la guinda del pastel de la pusilanimidad en la que está sumida el paisanaje, en todos los puntos de la rosa de los vientos.

¿Por qué no prohibir las armas de fuego o los vehículos a motor? Pongo estos dos simples ejemplos porque este es un tema tan sencillo que no hace falta complicarse la vida y hacer un esfuerzo filosófico, psicológico ni literario. Las gilipolleces, como matar moscas a cañonazos, se las dejamos a las élites mundiales. Tanto armas de fuego como vehículos a motor, están controlados, restringidos, mesurados y humanizados, para que causen el menor daño posible del que, inevitablemente, van a causar al ser humano. Pero tanto unas como otros, son usados masivamente y causan millones de muertes anuales, “y lo que te rondaré morena”, porque somos seres mortales y con una forma de vida que mata. Pero no podemos olvidarnos de vivir, porque el otro verbo, morir, lo tenemos asegurado todos los seres vivos sobre la tierra: TODOS.

 

Sólo asumiendo nuestra condición mortal, que nos hace nacer bajo la enorme paradoja: nacer para morir; podemos intentar vivir plenamente, dentro de las posibilidades de cada cual, pues la igualdad es una falacia partidista más. Que en pleno siglo XXI las religiones y sectas (cuya única diferencia es el poder sociopolítico y económico de unas respecto a otras), lejos de disminuir, sigan aflorando más, es delirante y deprimente. Pero lo es más aún el hecho de que los Estados se hayan convertido en una suerte de nuevas religiones (en su manejo de la población, a la cual han tornado en feligresía : el Dios Estado vigila y rige tu vida por la senda del bien redentor), cuando encima no ofrecen la única prebenda BUENA Y ATRACTIVA que tienen todas las sectas y religiones ancestrales o nuevas: la promesa de la vida después de la muerte… ¡y mejorada, ojo, una vida mejorada y todo por la muerte!. Vamos a ver… yo soy metafísico y esotérico cuando ni mi razón ni las leyes físicas conocidas le demuestran a mis ojos lo que sucede en la realidad… pero estas cualidades son para mejorar mi vida sensible, el gozo de mis cinco sentidos y de mi raciocinio… ¡no son para menoscabarlas, sino que se complementan!.

Actualmente la superstición, las obsesiones, la aprensión y el miedo se han apoderado de las mentes humanas, hasta el punto de haber implosionado en la crisis del congojavirus… un virus más simple que el mecanismo de una pandereta. Pero al igual que ese instrumento puede ser usado para matar (creedme, se puede, todo sirve para eso), un simple virus también. Unos miles de muertos, y bajo las condiciones previas de edad, enfermedades y falta de higiene y civismo que he comentado en muchos artículos, han servido para provocar una crisis social y económica sin parangón desde la II Guerra Mundial. Parece que nos gusta dejar una pandereta rota en medio de una guardería… mientras los empleados de la misma están mirando el móvil y chateando sobre los peligros que hay en la vida…

Un poco de sentido común, junto a una pizca de amor a la vida, es el único remedio para que la mayoría de seres humanos dejen de ser esclavos de sí mismos y, sobre todo, dejen de esclavizar a personas que como yo tenemos muy bien agarrada la sartén, de nuestra vida, por el mango y ya empezamos a estar cansados de quemarnos tantas y tantas veces, por los manotazos que nos da la sociedad mientras cocinamos nuestra vida, en esa sartén, sin meternos con nadie ni interferir en la manera de vivir muriendo que tienen la mayoría.

Recordad siempre que nuestra libertad termina donde empieza la de los demás… y actualmente todos vivimos privados de libertad. No creo que haya que ser Marañón para entender este axioma vital, ¡joder ya!

ARTÍCULO: “Metro de Madrid: un virus mortal”

Posted in artículo-insulto with tags , , on abril 5, 2020 by César Bakken Tristán

LEER EN “El correo de Madrid”: https://elcorreodeespana.com/madrid/716796160/Metro-de-Madrid-un-virus-mortal-Por-Cesar-Bakken.html

 

 

Metro de Madrid es una EMPRESA PÚBLICA, que se lucra cobrando billetes y abonos a precios disparatados y presta un servicio nefasto, con trenes y estaciones sucias, atestado, atronador y con cadencia larga que provoca hacinamientos colosales. Amén de lucrarse con la publicidad que anega paredes y vagones, y hasta televisores con volumen. ¡Todo vale para el lucro! ¡Y al usuario que le den por donde amargan los pepinos!

Una empresa pública gestionada con criterios de beneficio de empresa privada, pero con la salvaguarda de tener ingentes cantidades de nuestro dinero asignado, lo que la convierte en un negocio seguro y rentabilísimo. Pero los ultracapitalistas, que son igual de peligrosos que los comunistas, siempre quieren más, jamás sacian su sed de dinero y de atropello al ciudadano al que expolian. Son una degeneración del liberalismo clásico y del capitalismo sensato y necesario. El antepenúltimo oprobio del Metro de Madrid a sus expoliados usuarios es el colapso de su red de transporte, con la excusa perfecta del congojavirus… pero es que hasta en esto, en mentir y ser oportunistas de pacotilla, son unos cretinos de marca mayor. ¡Alegan el cierre de estaciones y el recorte de trenes y cadencia de tránsito, para que “sus empleados” minimicen riesgos de contagios… para protegerlos!. ¿Y quién nos protege a nosotros, a los usuarios que somos SUS JEFES, al pagarles el chiringuito (encima 2 veces: impuestos y títulos de transporte). ¡Nos van a hacinar, cuando el protocolo de esta falsa pandemia exige todo lo contrario! Además, justificar el despido de miles de empleados de Metro, alegando “su protección” es de una hipocresía tan burda que no sé cómo no estamos todos en las calles, desafiando a estos sátrapas y a este Gobierno Comunista, no sé como este pueblo otrora irredento y tenaz, no se rebela ante tamaño atentado a sus derechos básicos.

¡De tanto mearnos y decirnos que llueve, vamos a morir todos ahogados, dejando un hediondo cadáver!

Espena se ha comido a España, y la situación ya es irreversible.

Insto, desde estas humildes líneas, a todos los trabajadores fijos que usen el Metro (y resto de transportes públicos, pues funcionan igual) a darse de baja. O todos moros o todos cristianos, y la puta al río, por supuesto. ¿No han conseguido un caos económico y social sin precedentes? ¡Pues que les den 2 tazas más de caos!.

 

 

 

ARTÍCULO: “Congojavirus: perrodistas vs. periodistas”

Posted in artículo-insulto with tags , , , , on abril 2, 2020 by César Bakken Tristán

LEER EN “El Correo de España”: https://elcorreodeespana.com/opinion/151078274/Congojavirus-perrodistas-vs-periodistas-Por-Cesar-Bakken.html

 

Verdad sólo hay una, por mucho que las interpretaciones sobre ella –tendenciosas o ignorantes – creen mil mentiras por cada verdad. Menos mal que la historia pone a cada uno en su sitio, haciendo del saber historiográfico la mejor herramienta para ser imparcial , libre y veraz. La enorme pega de este axioma sobre la búsqueda de la verdad, es que casi siempre llega tarde, salvo para esa rara avis de personas –entre las que me incluyo – preocupadas por investigar en todos los terrenos ajenos, pero anexos, a la verdad oficial. La crisis mundial atribuida falazmente al congojavirus es el antepenúltimo ejemplo de esto.

Todos conocemos la “gripe española” que asoló a los humanos en 1918. Los españoles, como en este caso los chinos, somos culpables de una de las pandemias más mortales de la historia (si no la más mortal de todas, dada la capacidad de asignar datos fiables no comparables con las de pandemias anteriores). Más de 50 millones de muertos, sobre una población mundial muy inferior a la actual, derivan en una tasa de mortalidad que deja la actual pandemia en ABSOLUTAMENTE NADA.

Esta comparativa de virus pandémicos no es labor de este artículo, pero os animo a investigar sobre ella. Hay un hecho muy llamativo: la mortalidad de la gripe del 18 afectó, sobre todo, a la población entre 20 y 30 años. Apasionante asunto a investigar. Os doy 2 pautas: soldados de la I Guerra Mundial y anticuerpos en la población anciana. Cuando acabéis vuestra investigación sabréis afrontar el congojavirus con una medio sonrisa sarcástica en la boca y los dientes apretados de la rabia que produce saber lo evitables que son casi todos los fallecimientos por un virus tan estúpido como el de la gripe o, en este caso, el COVID-19.

Me centro en los perrodistas y los periodistas. Los informadores públicos internacionales de 1918 mancillaron (una vez más) la imagen de España, catalogando a esa pandemia con el nombre de “gripe española”. La verdad de este oprobio es que España era neutral en la absurda I Guerra Mundial, por lo tanto sus informadores públicos no tenían intereses ocultos ni obligaciones políticas sobre esta noticia médica, y fueron los primeros de Europa (y por lo tanto del mundo) en informar sin ambages de esta pandemia mundial. Los países en conflicto armado ocultaron toda la información, por lo cual el mundo entero bautizó esta gripe como “española”. Paradoja macabra donde las haya. Los causantes de la pandemia miraron hacia otro lado, nos contagiaron a nosotros (200 mil muertos en España) y nos señalaron con el dedo mediático como los culpables de esta mortalísima pandemia. Sabiendo esto… ¿a cuales de estos informadores públicos de la época catalogáis de periodistas y a cuáles de perrodistas?

Actualmente la desinformación y la manipulación tendenciosa de los mass media ya está impregnada en todos y cada uno de los países del mundo. La versión oficial del congojavirus es que surgió en un pequeño territorio de China, y que sólo mató allí a 3 mil personas (uso el pretérito perfecto simple, porque “ya no mata en China”). ¿De verdad los informadores públicos chinos –y los internacionales que trabajan en China – no saben algo más de este asunto, ni tan siquiera para saber contar víctima mortales que están ante sus ojos?

En Espena, donde cada Comunidad Autónoma es un mundo en sí mismo, podemos ver informaciones dispares, contradictorias y enfrentadas, según el mass media que cojamos y el partido político que impere allí. El perrodismo está instaurado por doquier, y los 4 periodistas que quedan están casi cautivos y desarmados. ¿Y los mass media privados, que no dependen de las Comunidades Autónomas ni del Gobierno Central, por qué son también parciales y manipuladores? La respuesta es tan simple como cierta: dinero público e intereses económicos dependientes del Gobierno de España –y de otros inferiores según cada medio –. No obstante, hay un nexo en común a todos ellos: ningún mass media espenol está tratando este asunto como los gravísimos crímenes de Estado del 11M, donde nos mostraron, a tiempo real incluso, las imágenes más escabrosas, morbosas y repugnantes de los crímenes; junto a un ataque brutal al gobierno de ese momento. Ahora nadie lanza esas imágenes de las víctimas del congojavirus, pues son la mejor herramienta para cesar a un Gobierno. Por fin ha quedado claro que los mass media espenoles están manejados por los comunistas (*) y por todos sus socios (antagónicos pero socios).

Eso sí… los pocos mass media que señalan al Gobierno de Espena como máximo responsable de algo que empezó en una pequeñísima zona de China… deberían investigar muchísimo más antes de lanzar sus soflamas, pese a que en alguna tengan razón. Porque, como indico al comienzo de este artículo que ya acaba: verdad sólo hay una.

 

(*) yo no distingo entre socialismo y comunismo. Soy politólogo: sé lo que me digo en estos menesteres.

ARTÍCULO: “Máscaras y guantes: vanguardia del congojavirus”

Posted in artículo-insulto with tags , , , , on marzo 29, 2020 by César Bakken Tristán

LEER EN “El Correo de España”:

https://elcorreodeespana.com/opinion/702648275/Mascaras-y-guantes-vanguardia-del-congojavirus-Por-Cesar-Bakken.html

 

En la genial película española “La Vaquilla”, los maestros del humor sociopolítico –Azcona y Berlanga– le hacen decir al personaje de Alfredo Landa: “(…) vosotros y las putas nos hacéis más bajas que el enemigo”. Se dirigía a un sarasa llamado “la piporra”, personal de intendencia del bando comunista en un frente de guerra sin batallas, a colación de que Durruti, como cualquier comunista o anarquista, estaba aniquilando a los homosexuales, de maneras más o menos sutiles.

Esta secuencia cinematográfica es una analogía perfecta entre el falso cuidado que los comunistas dicen tener por los homosexuales y el falso cuidado que las autoridades sanitarias y gubernamentales tienen por los ciudadanos, a colación del congojavirus. El caso más flagrante de esta situación son las mascarillas y guantes sanitarios, auténticos cuerpos de élite del virus que dicen combatir o, cuanto menos, prevenir. El mal uso de estos medios preventivos está haciendo que el virus se extienda muchísimo más de lo que lo haría sin ellos. Paradójico hasta extremos sólo alcanzables por la ineptitud, la falta de civismo y la ignorancia supina de los actuales habitantes de España (sigo negándome a identificar como españoles a la mayoría de mis conciudadanos).

El paisanaje cree que este virus también se transmite por vía cutánea y que, por ello, hay que llevar guantes todo el rato… ¡los mismos guantes!. Esta circunstancias, a parte de anular uno de los principales cuidados higiénicos a seguir, el lavado de manos, es un enorme transmisor de virus, al impregnarse los guantes del mismo y estar tocando todo y a todos (a él mismo incluso) con los jodidos guantes.   El uso de mascarillas es todavía más delirante. La más usada es la cutre, la inútil, la decorativa llamada quirúrgica, mascarilla que sólo sirve para limitar algo la transmisión del virus, pero que es inútil total para evitar el contagio. Las otras, las buenas, las de filtro bien ajustables, sí evitan contagiarse… ¡pero son de un solo uso! Una vez captan el virus lo mantienen ahí y lo van paseando por doquier, amén de contagiárselo en las manos al manipular constantemente la mascarilla y poner el virus en bandeja de plata por todo lo que esas manos infectas manipulen. Es tétrico ver como la gente lleva semanas con la misma mascarilla… y dantesco ver como en los hospitales –de toda la vida, no de ahora– los enfermeros ponen su nombre a las mascarillas, para usarlas hasta que se rompan, meses ha del primer uso… no hay higiene ni en los hospitales, los que hemos sido operados bien lo sabemos.

He aquí el motivo de la propagación masiva de este virus, que se contagia EXACTAMENTE IGUAL que el de la gripe. ¿Por qué la gripe, con vacunas y todo, mató a 15 mil españoles en 2019 e infectó a más que el COVID-19? Exactamente por el mismo motivo que lo está haciendo el congojavirus: la falta de higiene y de civismo. Hay países, como Suecia, donde no se ha privado de libertad al ciudadano, y tienen el virus muy controlado. Vencer a estos virus es tan, pero tan sencillo, que causa pavor comprobar la conducta vital de la mayoría de habitantes de España. Casi nadie debería morir, en 2020, por gripe o congojavirus. Pero, ojo, no confundamos estos fallecimientos, como están haciendo la mayoría de personas y la totalidad de mass medias, con una actividad letal de los virus. Para nada sucede esto. Por suerte o por desgracia, somos animales mortales y tenemos afecciones mortales que se desarrollan a un ritmo más elevado del natural, debido a agentes externos, como en este caso los virus que menciono. Si un hemofílico fallece a causa de un accidente en bicicleta, la culpa no es del ciclismo, sino de que el ciclista hemofílico no coagula bien la sangre. A ver si aprendemos a hacer una etiología correcta de las enfermedades.

En Espena (antigua España) los más de 6 mil muertos a fecha de este artículo, no lo son por el congojavirus, sino por la aceleración que este virus ha provocado en enfermedades crónicas que, más pronto que tarde, hubieran causado el mismo resultado luctuoso en el paciente. Estos meses nadie fallece de pulmonía, neumonía y demás afecciones respiratorias… ni por tener el sistema inmunológico destrozado, deprimido o mermado. El virus de la gripe lleva 4 meses sin pronunciarse… por favor, vamos a hacer un esfuerzo intelectual sencillo y a llamar a las cosas por su nombre. El congojavirus ha sacado el miedo que toda persona timorata e hipócrita tiene por bandera: el miedo a SU MUERTE. Si este miedo fuera el miedo a LA MUERTE DE LOS DEMÁS, los contagios se paliarían enormemente, pues el problema de este tipo de virus es su propagación, y el problema de la propagación es contagiar, no contagiarse. Y el problema de contagiar es no tener respeto a la vida del resto de conciudadanos, lo cual es un bumerán que acaba infectando al que infecta.

Y para los timoratos e hipócritas sumos, decirles que si hay una decena de casos de fallecidos que no son grupo de riesgo… pues claro, somos seres imperfectos, y la medicina lo es aún más. De tanto ver farmacias y hospitales creemos rozar la inmortalidad, y qué va. Hay muertes que la ciencia médica jamás puede explicar y están incluidas en el porcentaje casual de mortalidad de todas y cada una de las enfermedades existentes sobre la tierra. Pero hacer esto público sería generar una hipocondría de consecuencias devastadoras. Aún así, tranquilos, espenoles: la inmensa mayoría, pero inmensa como el océano Pacífico comparado con una bañera, no vais a morir… por congojavirus. ¡Pero dejad de ser su punta de lanza con el mal uso de guantes y mascarillas! Y empezad a comportaros, aunque sea por una vez en vuestra vida, como seres racionales, solidarios y comprometidos en el bien común.

 

 

 

ARTÍCULO: “Congojavirus: perros urbanos y el fracaso de una civilización”

Posted in artículo-insulto with tags , , on marzo 24, 2020 by César Bakken Tristán

LEER EN: “El Correo de España”

https://elcorreodeespana.com/opinion/99558432/Congojavirus-perros-urbanos-y-el-fracaso-de-una-civilizacion-Por-Cesar-Bakken.html

 

 

En el estado de alarma que nos ha sumido el Estado, llama mucho la atención que el confinamiento humano obligatorio devengue bula a los amos de perros urbanos. Los perros, como lo oyes, tienen más derechos que los humanos. Y no porque sean una suerte de panacea cuadrúpeda que nos librará del congojavirus, a golpe de ladrido, a chorro de micciones y a golpe de deyecciones… sino precisamente TODO LO CONTRARIO.

600 años antes de Cristo, los romanos instauraron el alcantarillado urbano, con fines que no necesito indicar. Que en el siglo XXI todavía no hayamos llegado a lo que los antiguos romanos, es el más fiel indicador de que somos una civilización fracasada. “Pero si tenemos alcantarillados y mejores que en aquella época”–pensaréis–. Correcto, no hace falta ser Marañón para darse cuenta, pero si para protegernos de la lluvia nos ponemos un chubasquero y nos tiramos con él al mar… nula utilidad le estamos dando.

El la ciudad, hay una mayoría de animales que solemos ir al cuarto de baño a hacer aguas. Es lo normal, ¿verdad qué es lo normal? Se trata de una mera cuestión de higiene y sentido común, hasta de pudor e intimidad. ¿Entonces por qué hay cientos de miles (sólo en Madrid capital) de animales que hacen aguas en la calle, por doquier, dónde les salga de la punta del final del aparato excretor? ¿Los cuadrúpedos no pueden hacer sus necesidades en casa? Sin querer buscarle 3 pies al gato, sé que estos felinos de casa, cuadrúpedos también, hacen aguas en ella, por mero instinto, higiene y quien sabe si pudor. ¿Qué ocurre con los perros? ¿Qué ocurre con sus dueños? Donde no llega el instinto y el sentido común, llega la imposición; como fue hace años la de que estos cerdos bípedos tuvieran que recoger las deyecciones de sus canes. ¡Tener que implementar una ley y sanciones para esto!

De todos es sabido que un perro puede ser adiestrado, muy eficientemente, para mil y una cuestiones no instintivas o innatas. ¿Por qué casi nadie les adiestra para hacer aguas dentro de las casas de sus amos? Porque es muy fácil hacerlo. Y si el perro es más torpe de lo habitual, con obligarle o dejarle en casa hasta que lo haya hecho, fin del problema. Pero el egoísmo, la falta de civismo y la decrepitud higiénica de la mayoría de dueños de perros urbanos, se encargan de tirar por los suelos lo que cualquier habitante de la antigua Roma había conseguido, y convierten las calles en cloacas infectas, repletas de cagadas y meadas caninas (si puede ser, en la acera y junto a la puerta del vecino, por favor).

Son estos mismos dueños los que meten a su can en casa, después de haber estado pisando y oliendo excrementos, propios y ajenos, y con los esfínteres manchados. Son estos mismos dueños los que, ya en su casa, meten a su can en el sofá y en la cama , y les dan de comer hasta de su plato o con su propia mano. A mí la higiene de cada cual, de puertas para adentro y siempre que no afecte a la mía y a la comunidad urbana, me la trae al fresco. Respeto hasta que haya más hostelería de comida basura que de la buena… haya cada cual con su vida. Pero cuando un estilo de vida afecta negativamente al resto… hasta ahí podríamos llegar. Lo curioso es que no sólo hemos llegado y vivimos en ese estado de hediondez urbana, sino que lo superamos día a día. Prueba de ello es el congojavirus. Las calles aparecen repletas de perros con dueño, y viceversa. Se saltan –legalmente– el aislamiento domiciliario y los controles de acceso –ilegalmente– en parques y zonas verdes restringidas para el resto; para los humanos de verdad. ¡Precisamente ahora que este Apocalipsis era la escusa perfecta para implementar la prohibición legal de que los canes siguieran infectando y destrozando el ecosistema urbano y la lógica convivencia entre seres humanos pulcros, decorosos y respetables… ¡precisamente ahora es cuando, lejos de hacer esto, se les dan todavía más derechos! ¡más poder!

Los cochinos bípedos más pulcros, recogen las deyecciones de sus canes pero no se lo llevan a su casa para arrojarlas por el inodoro, qué va… dejan la bolsa donde les place y, como mucho, infectan papeleras y contenedores. ¡Ni siquiera son capaces de llevárselo a casa y hacer que esto sea algo parecido a la Roma de hace 2.600 años! ¡Viven 2.600 años por detrás de la civilización!

Aún así, la mayoría ni siquiera hace esto de la bolsa, ahí están las calles para demostrarlo. Y los que lo hacen es por temor a ser multados. Triste panorama. Pero como ninguna situación es tan mala como parece, ya que puede empeorar (lo decía una “Ley de Murphy”), el tema de los meados es aplicable al 100% de los dueños de perros. En esto no se salva nadie. ¿De dónde creen sacar la legitimación para mearnos? ¡Ni siquiera podemos aplicarles el “nos mean y dicen que llueve”, pues no lo hacen con subterfugios ni disimulo alguno. Lo hacen por doquier y estén donde y con quien estén.

Tristísimo panorama el nuestro. Amén de ser peleles del Estado, somos víctimas inocentes de muchos de nuestros conciudadanos, a los cuales yo señalo con el dedo e interpelo con la voz. Y del maltrato animal, de los ladridos que no dejan dormir ni pensar, de los ataques de perros a humanos, de ir sueltos y sin bozal, de permitir razas peligrosas que son una bomba de relojería y etc. De eso, si eso, ya os hablo otro día, que estamos en estado de alerta y hay que tener los 5 sentidos prestos para esta paranoia… los que los tengan (los 5 sentidos) y los que la tengan (la paranoia).

¡Venga! a las 20h. todos a aplaudir desde las jaulas y nichos urbanos. Y a insultar a los trabajadores que permitimos que podáis estar en vuestra casa, acojonados y tocándoos las pelotas. ¡Quédate en casa!. Eso es, precisamente el eco que os debería de llegar cuando me lo gritáis a mí, pues es lo que deseo, que os quedéis en casa toda mi vida.

ARTÍCULO: “Congojavirus: Primera Guerra Sucia Mundial”

Posted in artículo-insulto with tags , , , on marzo 22, 2020 by César Bakken Tristán

https://elcorreodeespana.com/opinion/154332693/Congojavirus-Primera-Guerra-SuciaMundial-Por-Cesar-Bakken.html

Antes de nada agradecer a las entidades sociopolíticas mundiales haber implementado este nuevo tipo de guerra internacional, prácticamente incruenta, que dejará un saldo de víctimas mortales enormemente inferior a cualquiera de los conflictos bélicos más nimios de la historia. Esta Primera Guerra Sucia Mundial (en adelante: IGSM) tiene los mismo efectos devastadores sociales y económicos (pese a ser términos sinónimos en este caso, ya que el dinero ya lo es todo en la sociedad) que las dos Guerras Mundiales conocidas por todos, pero se está llevando a cabo sin el asesinato masivo de inocentes ni el genocidio que los conflictos bélicos suponen. Pero todo conflicto internacional arrostra un gravísimo perjuicio para la mayoría de habitantes del Planeta, y un gran beneficio para sus élites. Lo novedoso de esta IGSM es que las élites han ampliado sus filas y se han blindado de una manera sin precedentes.

En toda guerra hay vencedores y vencidos, en eso estaremos todos de acuerdo, como también lo estaremos en que los damnificados siempre son los habitantes de todos los países inmiscuidos en ella, y los vencedores las élites económicas de ambos bandos, así como los vencidos son los dirigentes sociopolíticos del bando perdedor. Lo novedoso de la IGSM es que ha desarrollado un casus beli que no incluye la distinción entre bandos enfrentados, y que ha logrado unificar al enemigo, y hacerlo unívoco: toda la población mundial. Sí, todos los habitantes de la Tierra somos los culpables de la crisis mundial por congojavirus… bueno, especifico: los ciudadanos que no seamos miembros de élites económicas, gubernamentales ni funcionarios de las Fuerzas del Orden, o sanitarios. Ejemplos espenoles de ello son:

– elites económicas: INDITEX , “donante” de material sanitario –las comillas son porque esta inversión la recupera al desgravar impuestos gracias a ella–.

– gubernamentales: el Che pa Blemos y Pedro Sandez, saltándose la cuarentena (las primeras damas, esas 2 zorras, están infectadas).

– funcionarios de las Fuerzas del Orden: pululan, despóticamente, a sus anchas por las calles y son aplaudidos por el vulgo, mientras que siguen faltando a su deber y a su juramento con Espena.

– funcionarios sanitarios: sólo trabajan a cambio del dinero de nuestros impuestos, maltratan al paciente y desconocen el juramento hipocrático y el término “filantropía” del que presumen; y son aplaudidos por el vulgo.

Todos los conflictos y crisis internacionales son un juego de suma cero (1-1=0), es decir, para que alguien pierda alguien gana, te quito algo y lo tengo yo. La economía es como la energía: ni se crea ni se destruye, se transforma. En el caso de la economía mundial, que es el motor principal de todo, el dinero sólo cambia de manos, de ahí el origen de todas las crisis, como esta de 2020. Pensad en qué sectores se benefician de esta alerta mundial vírica y descubriréis tantos ataques de falsa bandera y tantas quintas columnas que os abrumará.

Me resulta soez y denigrante que la excusa para la mayor crisis económica mundial contemporánea sea un simple virus análogo al de la sempiterna gripe. No porque el virus no sea mortal, que lo es para un espectro pírrico de la población mundial, sino porque un virus de este tipo es como un puñal enfundado: jamás hará daño si no se desenfunda. ¡ Es tan simple evitar que este virus sea dañino! ¿Por qué está dañando –muy poco pero dañando– entonces? Por la sencilla razón de que el paisanaje pretende NO CONTAGIARSE, que es muy diferente a evitar NO CONTAGIAR. Aquí está el quid de la cuestión, que todavía no he visto plantear a nadie. Si nadie ataca, no hay necesidad de defensa, ergo… es imposible la guerra. Digo esto porque la defensa siempre es el mejor ataque en estos asuntos y, sobre todo, justificación de todas las guerras. Jamás hay un casus beli que no sea defensivo, JAMÁS. Ergo… el problema siempre es del que ataca, como el virus, que no olvidemos es un agente infeccioso que ataca, no que se defiende de nosotros.

Pero nosotros, como portadores, somos los atacantes. Y como la única obsesión del ser humano es protegerse así mismo, pese a quien pese y caiga quien caiga, el virus se está extendiendo. Porque con las mínimas normas cívicas y de higiene exigibles a todo ser humano que viva en comunidad, jamás se puede extender un virus de este tipo; que sólo se contagia por contacto directo con él en boca-nariz-ojos. El ciudadano se pone la mascarilla para evitar ser contagiado, no para no contagiar, que es la verdadera función de la inmensa mayoría de mascarillas; pues sólo las que tienen filtros (“las caras” para que me entienda el vulgo) evitan contagiarse, y son de un solo uso. Todos los fallecidos, que aunque pocos y casi todos víctimas potenciales de la gripe igual que del congojavirus, han fallecido por la falta de respeto del portador del virus que se lo transmitió, pues dudo mucho que los fallecidos se hayan tirado a los brazos de un infectado; máxime cuado la capacidad de movimientos de los ancianos es tan reducida. La negligencia es igual de culpable que la intencionalidad. Dejad de creer que el enemigo siempre son los demás, porque el enemigo suele estar en el espejo de tu casa.

¿Por qué la plebe, los analfabetos que son la mayoría de la población mundial, gritan desde sus agujeros vitales, a los transeúntes: “¡Quédate en casa!”?. Exactamente por el mismo motivo que vitorean a Messi, se gastan 2mil euros por estar 2 minutos con los miembros de Metallica en su camerino o votan a políticos que saben son y serán corruptos y multimillonarios con sus impuestos… ¡y que la historia demuestra que es un gremio UNIFICADO Y SOLIDARIO!, el lema de los Reyes Católicos resume lo que son los políticos: “Tanto monta, monta tanto”.

El problema es la ignorancia, no los virus. El problemón es la pandemia de analfabetismo que los mass media, los publicistas, las élites económicas y el sector informático (con sus apps para dejar el cerebro el “stand by” mientras todo te lo hace la puta máquina), videojuegos y “cultural” han instaurado. El problemazo es que el vulgo podría dejar de serlo, pues armas para ello las hay por doquier, pero lo cómodo es regocijarse en la estupidez, delegar todas las funciones en otros y seguir en el redil acolchado donde habitan.

La única pega a esto es que personas como yo, que no escondo mi intelecto pese a que sea contraproducente para mi estado sociopolítico y económico, personas como yo somos exactamente igual de potenciales contagiados por este virus análogo a la gripe; y jamás seremos transmisores, que es la causa de todo este mal. Por lo menos este caos inoculado a nivel mundial ha servido para que el populacho sepa las mínimas normas de higiene humana y nos ha dejado claro que hay que lavarse las manos… y, sobre todo, que los responsables de esto se lavan las manos y son aplaudidos por los que acaban de aprender que hay que lavárselas.

Yo no me quedo en casa. Faltaría más. Mi vida la dirijo yo, no delego en nadie para ello.

Una última reflexión: ¿Ya no existe la gripe común, que mata a tantísimos cientos de miles de personas en el mundo, anualmente? ¿Ya no hay guerra en Siria ni refugiados wellcome? ¿Ya no hay conflicto armado en Irak, Afganistán y etc?. ¿Ya no hay alerta mundial por el cambio climático? ¿ya no hay yihad?¿Ya no hay feminismo? ¿ya no hay tantas cosas que hasta la irrupción del congojavirus eran el problema de la humanidad? Volverán… como prometió Terminator que haría… y lo cumplió. La IIGSM está incubada.