Archivo para la rebelión de los simios

Cine. RAFAEL LÓPEZ: “La rebelión de los simios”.

Posted in © RAFAEL LÓPEZ opina, CINE crítica y reflexiones with tags on abril 23, 2021 by César Bakken Tristán

Cuando en 1968 el notable director Franklin Schaffner (Papillon,  Patton) llevo a la pantalla, la exitosa, “El planeta de los simios”, intuyo que poco pudo imaginar que  su obra fuera la génesis de un puñado de películas, que estiraron la historia hasta límites ridículos. Porque el éxito económico del original provocó una incontrolada voracidad económica del estudio, ávido de seguir obteniendo pingües beneficios con las historias de simios. De esta manera dieron “continuidad” a la historia original con “engendros” de nuevas, y lucrativas, entregas, aderezadas con eso que los técnicos llaman ‘merchandising’, que no es otra cosa que trasladar, a productos domésticos, y de gran consumo, las imágenes más icónicas de los personajes, y ambientes, de las citadas películas.

Tengo que reconocer que, la primera película de la serie, siempre me ha gustado y que mantiene bien el tipo, al paso de los años, porque fue innovadora y tenía contenido. Si las películas que se hicieron a continuación fueron mediocres (siendo indulgente), ni les cuento la opinión que me provocan esos dichosos ‘remakes’ modernos que vampirizan aceptables, y grandes, películas del pasado camuflando su total carencia de talento, con un número interminable de ceros a la derecha en la cuenta de los costes de producción relacionados con los efectos especiales. Por supuesto el resultado final vale lo mismo que los ceros a la izquierda. 

De todos modos volviendo a mi recomendación, indicar que la película que les propongo hoy es la cuarta de una serie de cinco, la mayor parte bodrios, que desvirtuaron una génesis más que digna. El año de producción es 1972, y su director, el artesano John Lee Thompson, consiguió sacar “petróleo” (a efectos de calidad y de recaudación) con un más que reducido presupuesto. La duración es ajustadísima, son sólo de 88 minutos en los que las partes de acción son, desde mi punto de vista, las más flojas y que menos aportan a la historia. A pesar de llevar el “estigma” del “dólar”, la primera parte de la cinta aún mantiene algo el tipo y nos presenta la historia de un simio inteligente, y con capacidad para hablar, que, por ello, será hostigado, y zaherido, por el gran Leviatán, como diría mi querido Compañero don Luys Coleto. Desgraciadamente encuentro muchas similitudes entre esta cinta, de hace diez lustros, con el liberticidio y la represión totalitaria, globalista y ‘covidiota’ que nos están aplicando, con infame saña, desde hace un año y pico. Lo que no detecto son fuerzas vivas capaces de rebelarse ante tan criminal realidad. 

Volviendo a mi recomendación, mencionar al gran Ricardo Montalban que encarna al dueño del circo, que cría y protege a nuestro simio “parlante y pensante”. Para que esta película obtuviera la calificación de apta, para público infantil y juvenil, reemplazaron el final, de la misma, en el que el gobernador era masacrado, a culatazos, por parte de los simios, por un discurso melifluo, perdonavidas y buenista, del protagonista “peludo” que lidera la revuelta. ¡Ay que ver que ‘estropicios’ se hacen por el vil metal!

Hay una escena que me gusta mucho y voy a tratar de relatársela: para empezar han de saber que la acción de esta película se sitúa en un mundo futurista en el que los simios son tratados como meros criados, o dóciles mascotas, y vendidos en subastas públicas cual esclavos, o ganado; resulta que el “nuevo dueño” del simio inteligente (ya han asesinado a su protector circense en un supremo sacrificio por salvarle) es el malvado Gobernador (quien personaliza al despiadado Leviatán), y le ofrece, con aire autoritario, y despectivo, un libro al simio para que elija su nuevo nombre, confiando en su naturaleza carente del menor atisbo de inteligencia. Entonces el simio se acerca al libro, y empieza a hojearlo, hasta que se detiene, cuidadosamente, en una palabra que, por supuesto no es ababol, lechuga o zaguán, es… CÉSAR. 

Sólo puedo ofrecerles un trailer que, por desgracia, se centra en la parte, desde mi punto de vista, menos reseñable de la película: las escenas de acción. 

Y la famosa secuencia del discurso de César (doblada en hispanoamericano):

P.D.: un sentido homenaje al “tirano”.

Re-P.D.: imagino que el título de esta película no lo autorizarían, ahora, en España, ¡qué poco “inclusivo”!, ¡qué “desfachatez” no hablar de simias, ‘simies’ y simios! Cualquier día Lucifer empieza a reclamar “mejores condiciones laborales” (aunque desconozco cuáles podrían ser, estoy seguro que no sería en forma de una mayor cuota de almas, porque sus futuros “huéspedes” carecen de ella) ante el trabajo que se le avecina.