Archivo para manifestación

ARTÍCULO: Manifestación es aberración.

Posted in ARTÍCULO-INSULTO with tags , on noviembre 18, 2020 by César Bakken Tristán
Los más tontos de todos, tras un megáfono. Que los rebuznos se oigan alto y claro, por favor.

¿Cómo se entiende que un sátrapa conceda a sus sometidos la posibilidad de librarse del sometimiento, manifestándose en las calles? ¿De verdad creemos que nos vamos a redimir así? ¿Qué sería lo siguiente… el derecho del dictador a manifestarse para seguir siéndolo? No, queridos niños, de sobra sabéis que el poder es precisamente eso: PODER. Y el sometimiento es precisamente eso: SOMETIMIENTO.

En España la última sublevación contra el poder fue en julio de 1936, precisamente realizada por la parte sometida de ese poder; lógico. En el 34 se hizo lo mismo pero fracasó porque fue una revuelta orquestada desde fuera del poder real, es decir: la parte poderosa de los sátrapas no se unió a los disidentes, que fueron manejados sólo por la parte ideológica de ese poder (en este caso el comunismo y el anarquismo). Haciendo una simple analogía vemos como ahora el poder se arroga la victoria total sobre nosotros, haciendo que la manifestación callejera sea nuestra única manera de lucha y logrando que quienes la llevan a cabo crean que es la manera más efectiva de combatir… ¡pero qué lucha es esa si las manis las han de autorizar aquellos contra los que protestáis, jodidos tarados, que no sabéis ni ataros los cordones, coño!

Nada de manis, PERO NADA. A la calle se sale de manera individual y sin pedir permiso ni avisar a nuestro objetivo de lo que vamos a hacer. ¿Os imagináis a Sanjurjo y Franco llamando a Azaña para decirle el día, la hora y el lugar de su sublevación, pidiéndole permiso para realizarla? jajajajaja. Azaña, él solito, hubiera sofocado la revolución (fue eso, jodidos rojos, que no os enteráis de nada) con una simple “no autorización a la convocatoria de alzamiento”. ¡Es descojonante, pero totalmente análogo a lo que ocurre ahora! Sobre todo con el congojavirus, que ha sublimado la estupidez humana. ¡La gente se manifiesta para que les dejen respirar y trabajar! ¡No por un trabajo y vida digna, qué va… sino para que les dejen trabajar y no seguir pagando impuestos por un trabajo que no les dejan realizar! ¡Y para respirar, lo único que –obviamente – no se puede prohibir a nadie y lo han hecho, y encima cobran por la prohibición (obligando a comprar mascarillas, que no a usarlas, ojo, ya que si te quedas en casa –¿ya nadie se acuerda del puto confinamiento y cómo fue seguido por los putos espenoles? – no has de usarla). ¿Quién quiere salir a la calle bajo esa perspectiva de no poder respirar bien y tener casi todos los negocios cerrados? Los que se manifiestan contra la plandemia van con bozal…

Pues eso: que la única lucha contra los sátrapas es la unión espontánea de los sometidos y el incumplimiento radical del liberticidio legal. No te pongas bozal , no te encierres en casa, no cierres tu negocio y etc. etc. etc. ¿Sabéis que somos una proporción de 100 a 1, a nuestro favor, entre población civil, maderos /milicos? ¿Entonces por qué no somos libres y les cortamos las pelotas a los dictadores y sus secuaces? Pues porque la mayoría de civiles espenoles están del lado satánico pues cobran de él (o dependen de los que lo hacen). No hay nada que hacer… ¡sí de toda la puta vida democrática las principales manis las han convocados los sátrapas, es decir: los sindicatos y los partidos políticos! ¿No os dais cuenta, queridos niños?

Manifestarse en las calles, jamás. Luchar (en las calles y en todas partes) siempre y, por supuesto, sin pedir permiso. Las películas de los Hermanos Marx son ficción, no documental. Aunque en Espena y medio mundo, el marxismo sí que es real, y ya sabéis que no me refiero a los hermanos, sino a los hijos… a los hijos de puta comunistas y acólitos inclasificables.